SINO Y DESTINO DE LA ASOCIACION RACIONAL ESCEPTICA DE VENEZUELA

Sección: 
RED ESCEPTICA INTERNACIONAL
Traductores: 
Pagina final: 
20
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  SINO Y DESTINO DE LA ASOCIACION RACIONAL ESCEPTICA DE VENEZUELA
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Red Escéptica Internacional

Sino y destino de la
Asociación Racional
Escéptica de Venezuela
Jesús Guevara Rivas
Universidad Bicentenaria de Aragua

Cuando hablamos de la historia del movimiento escéptico venezolano, es
referencia obligatoria la Asociación Racional Escéptica de Venezuela, por
ser la asociación más relevante para ver el desarrollo de este movimiento y a su vez un espejo de la situación nacional que nos arropa a todos.

T

ambién se la conoce como AREV, por sus siglas
en español. La descripción en su página web
reza lo siguiente1:
La Asociación Racional y Escéptica de Venezuela
(AREV) es una organización independiente y sin fines
de lucro, integrada por personas de mente abierta
que se han unido con la finalidad de divulgar el escepticismo y el pensamiento racional, y de poner bajo
escrutinio científico las afirmaciones místicas y seudocientíficas con las que somos bombardeados cada
día. La asociación promueve la ciencia y el pensamiento crítico como vías fundamentales para mejorar
la calidad de vida de los ciudadanos, dotándolos de
las herramientas escépticas indispensables para enfrentar las afirmaciones gratuitas y extravagantes de
los mercachifles de la superstición, de los buhoneros
de lo paranormal y de los traficantes de misterios, que
especulan con la ignorancia del público para obtener
grandes dividendos, al ofrecer panaceas y respuestas
rápidas (y falsas) a la enfermedad, la miseria y la incertidumbre humanas.
La AREV es, virtualmente, la única asociación a
nivel nacional dedicada a la divulgación del pensamiento crítico y escéptico, con un especial énfasis en
luchar contra las pseudociencias, sobre todo contra la
pseudomedicina y el psicoanálisis; y, con la llegada
del movimiento del «Nuevo Ateísmo» a finales de la
década de los 2000, ha hecho también menciones de
las consecuencias perversas del pensamiento religioso,
lo que impulsó en su momento cierto crecimiento del
movimiento escéptico venezolano, aunque de forma
más bien desestructurada y sin demasiada organización.
Verano 2019

El producto más acabado de la AREV es la revista
Lúcido, publicada hasta el año 2010 en formato digital.
Su comité editorial, en su última edición, lo conformaban Jorge Araica, Ricardo Babarro, Guido Nuñez,
Álvaro Osorio, Jesús Pineda, Sami Rozenbaum y Domingo Subero, siendo el coordinador del equipo Sami
Rozenbaum. Todos ellos, miembros de la AREV.
Al redactar estas líneas, tenemos la fortuna de contar con el testimonio de Guido Núñez, hoy viviendo
en EE.UU., y que relata cómo la Asociación Racional
tuvo unos inicios bastante humildes y hasta un tanto
irónicos, en los que jugó un papel relevante la experiencia personal de librarse (por los pelos) del fanatismo religioso, así como el toque humorístico que desde
siempre ha estado asociado a los escépticos y naturalistas desde Demócrito: «Me metí a buscar en Internet
y entré a varias páginas que no solo me dejaron claro
el asunto sino que me libraron del cristianismo». Guido especifica: «Yo estaba a punto de meterme a Testigo
de Jehová, pero lo de la evolución no me cuadraba».
La búsqueda de más información impulsada por la
curiosidad en la incipiente internet del año 2000 daría
con la respuesta. Uno de ellos era la página (alojada
en Geocities) de Javier Garrido Paraciencias al día2.
[La página] tenía artículos excelentes... Y yo empiezo a escribir. Me pongo en contacto con Javier y
empezamos a mandar cartas. Febrero de 2001 llega y
yo me compré El mundo y sus demonios como regalo
de cumpleaños. (…) en el transporte público escuchaba avisos de brujos y decidí ir a visitar a una bruja
diciendo que era miembro de la AREV.
Nos narra Guido.
[lo de la AREV] era un chiste a ver cómo reaccio19 el escéptico

naba. Luego se lo conté a Javier y me dijo: ¿¡Qué
coño estamos esperando!? (…) Luego conseguimos a
Sami porque empecé a hablar con gente del Csicop, y
me dijeron que Sami estaba [en ese grupo].
Tras sucesivos contactos y el impulso de sus primeros miembros, se logró formar la Asociación Racional
Escéptica. Lúcido nació como su órgano divulgativo
en diciembre de 2001, y en su primera edición en ese
mes justamente expresa que
...[la AREV] nació en febrero de 2001, de manera muy característica para nuestra época, como una
lista de correo electrónico en la que nos hemos encontrado profesionales y estudiantes, con una edad
promedio que ronda los 30 años. Vivimos en distintas
ciudades, por lo que muchos aún no nos conocemos
personalmente, pero hemos intercambiado abundante
información e ideas al punto que formamos una auténtica comunidad virtual; como corresponde a nuestra definición de escépticos, no son raras las controversias.
Todo gracias a felices casualidades y al siempre valioso intercambio de ideas facilitado por la tecnología.
Lúcido ganó en 2004 el Premio Municipal de Periodismo Científico «Arístides Bastidas», mención
«opinión», otorgado por el Concejo del Municipio Libertador de Caracas. Sus miembros también se hicieron notar en su momento en defensa del pensamiento
racional, como Sami Rozenbaum en el IV Congreso
Mundial Escéptico del Csicop en Los Ángeles (2002),
o el mismo Guido Núñez como participante de la Primera Conferencia Iberoamericana sobre Pensamiento
Crítico de 2005. La AREV también tenía su programa
de radio, Ciencia y Leyenda, que era retransmitido vía
web3.
La sociedad abierta y el escepticismo (o su falta).
Para bien o para mal, más bien para mal, la Venezuela contemporánea ofrece dificultades adicionales
para el desarrollo de cualquier movimiento intelectual, y el escepticismo no es la excepción.
Si bien la Asociación no está formalmente disuelta,
no ha dejado de ser víctima de la situación nacional
que ha impulsado a la gran mayoría de los ciudadanos de Venezuela a sobrevivir y a ocuparse de cosas
más básicas como conseguir comida y medicina. La
urgencia del día a día desplaza poco a poco, y en un
inicio casi sin notarlo, las actividades más elevadas o
que requerirían de mayor atención. Ello sin mencionar la emigración, que ha impedido a varios de sus
miembros el reunirse más seguido.
«La política lo mató todo», nos cuenta Guido. Y
no, no se trata necesariamente de conflictos entre sus
miembros por razones ideológicas. Es la política que
hizo imposible vivir normalmente en el país; primero
porque acaparó toda la opinión pública, por el ataque
sin piedad a las instituciones democráticas durante
toda la década del 2000; y luego, por las consecuenel escéptico 20

Santería Milagrosa (Flickr)

cias de la posterior crisis económica.
Si hablamos de aplicar el pensamiento racional, Venezuela vive hoy azotada por la irracionalidad en forma de políticas públicas y campea libremente sin coto
de ninguna clase. En un entorno tan agreste, en donde
las universidades batallan por sobrevivir sin insumos,
presupuestos, alumnos, profesores; donde la censura
radiotelevisiva es una cruda realidad; donde la sinrazón se lleva vidas humanas sin justificación alguna;
y en donde, parafraseando a Carl Sagan, las sombras
del pasado se hacen cada vez más fuertes y la razón se
queda sola como una pequeña vela. Es en esos lugares
y momentos cuando nace una reflexión necesaria: la
democracia y la razón mueren en la oscuridad.
Quienes aprecian su sentido crítico deben estar
siempre alertas ante cualquier amenaza irracional, aún
en la quietud y prosperidad de lo logrado, ya que los
vendedores de aceite de serpiente y los agitadores de
odio, ira y miedo nunca descansan. Siempre que se
pueda, la llama de la ciencia y la razón, por muy débil
que sea, debe estar encendida.
Porque el mundo donde gobiernan nuestros demonios no es un buen lugar. Y nunca lo será.
1-https://arev.wordpress.com
2-http://www.geocities.com/jgb64/Pseudo.htm –visible en
Wayback Machine–.
2- www.tecnologiahechapalabra.com
Verano 2019

Coordinador: 
Página inicial: 
19