Informe: fiebre anti-vacunación. Tos ferina y vacunación antipertúsica en España

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
66
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Informe: fiebre anti-vacunación. Tos ferina y vacunación antipertúsica en España
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

TOS FERINA Y VACUNACIÓN ANTIPERTÚSICA INFORME: FIEBRE ANTI-VACUNACIÓN EN ESPAÑA cer con exactitud las tasas de morbi-mortalidad atribuibles a la tos ferina, ya sea por las dificultades en su diagnóstico, por el falseo de cifras o por las negligencias en su declaración; pero nunca ha podido ser desmentida su alta contagiosidad ni su potencial gravedad, sobre todo en lactantes. inmunizados registró en tales centros una morbilidad del 3,71%, enfermaron solo el 1,26% de un total de 8.871 niños no inmunizados y únicamente un 0,068% de los que recibieron una vacuna adsorbida6. La generalización de la vacunación infantil con DTPe permitió un progresivo descenso de la incidencia de la enfermedad y sus complicaciones2. En España, la aplicación de la DTPe se inició en el ámbito de la pediatría privada, con las lógicas limitaciones que esto suponía. Fue en la década de 1950 cuando se extendió al marco de la salud pública, aunque parcial y desigualmente entre las distintas regiones7. Seguía siendo de prescripción individualizada por los propios facultativos hasta 1965, cuando se instauraron las campañas nacionales de vacunaciones sistemáticas8. La progresiva implantación de la inmunización universal de los lactantes y párvulos del país y la inclusión de la tos ferina entre las enfermedades de declaración numérica al sistema EDO (1982), contribuyó e ilustró la rápida declinación de su incidencia, paralelamente al progresivo incremento de las coberturas vacunales, que actualmente oscilan alrededor del 95% en todas las comunidades. El descenso de la incidencia de casos de tos ferina en niños a partir de 1989 ha sido espectacular, y, sobre todo desde 1995, cuando se declararon por vez primera menos de diez casos por 100.000 habitantes. Son datos de validez dudosa, puesto que su infradeclaración persiste, pero que son extraordinariamente inferiores a los 140­150/100.000 habitantes que un hoy, mueren anualmente en el mundo cinco millones de niños por enfermedades infecciosas susceptibles de ser prevenidas mediante vacunas (difteria, tétanos, sarampión, tos ferina, poliomielitis y tuberculosis)1; casi 300.000 a consecuencia de la tos ferina2. Otros cinco millones resultarán afectados por secuelas neurológicas permanentes1. Como apunta W. J. Hoyt en este mismo número de la revista, las antiguas estadísticas de todos los países registran una mayor letalidad por tos ferina que por el resto de infecciones propiamente pediátricas. Los autores lo atribuyeron en gran parte a la ausencia, en lactantes pequeños, de lo que en los años cincuenta del siglo XX se conocía como "inmunidad de reserva"3, o sea la falta o insuficiencia de anticuerpos maternos antipertúsicos transferidos trasplacentariamente a sus pequeños hijos. A dad ferinosa" en relación a la global, calculada entre el 0,24% y el 0,91% en Francia, Holanda y EEUU3. Consecuentemente con ello, en las estadísticas facilitadas por la OMS en 1953 no se citan las pertenecientes a España4. La situación epidemiológica mundial sufrió un vuelco con la introEn España, estas disfunciones han ducción de las vacunas antipertúsido notorias hasta casi nuestros sicas, inicialmente en forma de días. Fue Pou Díaz uno de los pri- soluciones salinas (1933), pero meros pediatras en abordar esta sobre todo a partir del uso de vacuproblemática en nas adsorbidas Pou Díaz, a mediados del nuestro país. A de microorsiglo pasado, cifró en un mediados del g a nismos vivos 69,8% el porcentaje de siglo pasado, atenuados (Pe), niños menores de cinco cifró en un que desde 1938 69,8% el por- años que habían padecido se aplicaron en centaje de niños combinación la enfermedad y, entre menores de 1.347 pacientes controla- con los toxoides cinco años que dos, detectó una letalidad tetánico y diftéhabían padeciricos: la clásica del 1,92% do la enfermeD T P e 3,5. L a dad y, entre 1.347 pacientes con- efectividad de las vacunas fue trolados, detectó una letalidad del pronto comprobada. Zourbas, por 1,92%, destacando su relación citar solo uno de los autores que la Incluso en los países con los inversa con la edad3. Sin embargo, investigaron, la demostró en niños mayores controles oficiales, ha se carecían de datos oficiales que albergados en casas-cunas de sido siempre problemático cono- permitieran establecer la "mortali- París: mientras que en lactantes no 64 se notificaron en algunos de los una relación causal entre muerte súbita del lactante y cualquier años ochenta2. vacunación (http://books.nap.edu/ El componente pertúsico de la catalog/10649.html). La coexisDTPe causa, con relativa frecuen- tencia de ambas circunstancias cia, reacciones locales en el punto sólo puede considerarse como una de su inyección, (enrojecimiento, coincidencia temporal, sin ningún tumefacción, dolor, nódulos sub- nexo causal10. cutáneos, etc.), sobre todo si la técnica de su administración no es del La hipótesis de una correlación todo correcta. Menos a menudo causal entre la vacunación con puede ocasionar reacciones gene- DTPe y el desarrollo de una encerales, como fiebre, somnolencia o falopatía permanente se quiso hipotonía, o episodios de llanto basar fundamentalmente en un persistente. estudio-control Todas son pasaepidemiológico jeras y no conrealizado entre traindican la 1976 y 1979 en Gran Bretaña aplicación de (NCES)11, que dosis sucesivas, abarcó un aunque las más millar de niños. intensas pueden Según sus aconsejar tomar resultados, el algunas precau9 riesgo sería de ciones cuando se deban aplicar. un caso por 310.000 dosis administradas. La teoría de que la vacuna antiNingún estudio pertusis puede posterior ha provocar una ratificado este muerte súbita en aserto. Re-análactantes o trastornos cerebrales lisis posteriores realizados por el permanentes ha gozado de una IOM concluyeron que esta posibicierta aceptación en la sociedad y lidad sólo debería considerarse fue lo que condujo a interrupcio- cuando el cuadro aparece de modo nes o descensos de su indicación agudo dentro de la semana posteen algunos países, con los resulta- rior a la inmunización; su incidendos nefastos que recuerda W. J. cia sería inferior a la considerada y Hoyt en su excelente trabajo y que muy probablemente condicionada se basaron en informes anecdóti- por condiciones patológicas preecos, carentes de validez científica, xistentes que igualmente se hubiepero tratados de modo alarmista ran manifestado en ausencia de por los medios. una inmunización. El Institute of Medicine (IOM) de EEUU, después de examinar la totalidad de la biografía sobre el tema, ha descartado taxativamente De todos modos, por el principio de precaución, el antecedente de tal eventualidad representa la única contraindicación verdadera 65 el escéptico el escéptico TOS FERINA Y VACUNACIÓN ANTPERTÚSICA EN ESPAÑA de la vacunación antipertúsica2,9. En todo caso, el riesgo de presentación de una complicación neurológica grave posvacunal es infinitamente inferior al inducido por el propio padecimiento de la tos ferina, fijado a mediados del siglo XX entre el 1 y el 2% de casos (en España, del 1,10%, según Pou Díaz), con secuelas permanentes en una gran mayoría de casos y una mortalidad cercana al 40%3,12. infecciones que sólo de este modo pueden obtenerse, evitando rectificaciones obligadas por restricciones vacunales impelidas por falsos e, incluso a veces, interesados argumentos sin base científica. Medicina Preventiva. Masson. Barcelona. 1986:128. 2. Moraga FA, Campins M, Corretger JM. Difteria, Tétanos, Tos ferina (DTP). En: Arístegui J (ed). Vacunaciones en el niño. De la teoría a la práctica. Bilbao, Ciclo ed 2001: 316 3. Pou-Díaz J. Tos ferina. En: SalaGinabreda JM (ed). Enfermedades infecciosas en la infancia. Barcelona Ed. Científico Médica 1955: 643. 4. Hansen F. Tos ferina. En: Opitz H, Schmid F (eds), Enciclopedia Pediátrica, V: Enfermedades infecciosas. Madrid. Ed Morata 1963: 415. 5. Hansen F. Vacunación antipertússica. En Opitz M, Schmid F (eds), Enciclopedia Pediátrica, III: Inmunología. Pediatría Social. Madrid. Ed. Morata 1963: 740 6. Zourbas J. Epidemiologie et prophylaxie de la coqueluche. Rev Hyg Med 1961 ; 9 : 114. 7. Villalbí JR. Una perspectiva sobre els programes de vacunació a Barcelona. En: Cent anys de Salut Pública a Barcelona. Institut Municipal de la Salut, Ajuntament de Barcelona: 157 8. Piédrola Gil. Medicina Preventiva y Salud Pública. 10ª ed. Barcelona, Masson 2001: 447. 9. Jiménez R, Corretger JM. Efectos adversos de las vacunas. En: Salleras L (ed), Vacunaciones Preventivas. Principios y Aplicaciones. 2ª ed Barcelona, Masson 1993: 655 10. Corretger JM, Arístegui J, HernándezSampelayo T. Las recientes imputaciones a las vacunas: interpretación actual. Vacunas. Investigación y práctica 2004; 5: 87 11. Aldersdale R, Bellman M, Rawson NSB et al. The National Childhood Encephalopaty Study. Whooping cough. Londres. Her Majesty's Stationery Office 1981; 88: 79-169. 12. Litvak AM, Gibel M, Roshental SE, Rosenblatt P. Cerebral complications in pertussis. J Pediatr 1948; 32: 357 el escéptico COMPLETE SU COLECCIÓN DE Nº 1 `La Mars Global Surveyor le borra la cara a Marte'; `La verdad oculta tras el código de la Biblia'; `La cruzada de la Sábana Santa'; `Orce: ¿Falta de rigor o fraude?' (número agotado). Nº 2 `El arca de Noé de los seres extraordinarios'; `De Condon a Sturrock: los ovnis se estrellan con la ciencia'; `Ascenso de lo irracional'; `La Academia de Lagado'; `El misterio de Rennes-leChâteaux'. (número agotado). Nº 3 `El relativismo cultural y otros relativismos'; `La paranoia conspiracionista'; `¡Busque a E.T. en su ordenador!'; `Potenciar la razón'; `La necesidad de creer'; `Medicinas alternativas y bioética'; `¿Qué garantía nos da la ciencia?'. Nº 4 `Feynman contra la superchería'; `Astrología en clase'; `5 de mayo del 2000: el día del juicio final'; `Abusos infantiles y recuerdos inducidos'; `La chica con rayos X en los ojos' (número agotado). Nº 5 `Nostradamus volvió a fallar'; `Cajal y la ciencia (verdadera y falsa)'; `Enigmas remata a Lorca'; `Dawkins: sobre lo paranormal'. Nº 6 `¿Se acaba el milenio?'; `El trasfondo cultural de las abducciones'; `Una interpretación mecanicocuántica de la homeopatía'; `El estudio científico de la mente'. Nº 7 `Manifiesto Humanista 2000'; `El `efecto Júpiter' y cosas semejantes'; `Sobre pirámides, majanos y estrellas';' Magia y tecnología'. Nº 8 `Argumentando a favor de la evolución'; `Entrevista a Francisco Ayala'; `Tunguska: el impacto, la hipótesis, el mito'; `Dogon, un misterio inexistente'; `Arqueología soñada: la historia de las pirámides de Guímar'. Nº 9 `Templarios con teléfono móvil'; `El fracaso de la ufología'; `Recordando peligrosamente'; `El argumento del diseño y el principio antrópico'. Nº 10 Extra: `El fin del hambre en el mundo'; `Plausibilidad, trascendencia y la epidemia panespérmica'; `Los caballeros de ninguna parte'; `Entrevista a John Allen Paulos'. Nº 11 Extra: Informe Especial sobre Historia y Pseudohistoria: `El Conocimiento de la historia'; `¿Hubo un eclipse durante la crucifixión de Jesús?'; `La Atlántida y Laputa'. Nº 12 Extra: Informe Especial: Comunicación social de la ciencia y, además, `El misterioso mapa de Piri Reis', `Astrología: Apuntes sobre la historia y evolución de un mito', y `¿Son compatibles ciencia y religión?'. Nº 13 `Adiós a Stephen J. Gould'; `El holandés errante'; `Psicologías alternativas'; `El mundo después de Darwin' y `La vuelta al mundo en cinco megalitos (I)'. Nº 14 `El regreso de los visionarios'; `Bromas útiles'; `La Gran Pirámide y las otras'; `¿Regresó Houdini después de la muerte?'. Nº 15 `Las fabulaciones de Jehová'; `Por qué salen mal las cosaas: el enigma del Universo resuelto para su comodidad y conveniencia'; Supermercado de adivinos. Modus Operandi de una gran estafa pública'. Nº 16 `Algunos siguen en la Luna'; `¿Por qué es peligrosa la pseudociencia?'; `¿Es capaz el método científico de encontrar eficacia en la acupuntura o en la homeopatía?'; `Misterios de Moscú'. Nº 17 Extra: Informe Especial: Sobre ética, clones y células madre y, además,`Elegir la verdad'; `Buenas y malas razones para creer'; `¿Civilizaciones en el Universo?'. Nº 18 `¿Qué se esconde tras las líneas de Nazca?' `¿Psi animal? Animales prodigiosos', `Meteoritos: ciencia y superstición', `¿Cómo funciona el cerebro? Desmitificando el poder de la mente', `Cambio climático, ¿origen natural o antrópico?'. Las elevadas especificidad y pureza de las actuales vacunas permiten reducir al mínimo la frecuencia e intensidad de sus posibles efectos adversos. Paradigmas de estos hechos son precisamente las vacunas antipertúsicas acelulares, En España, el rechazo a las vacu- compuestas por componentes antinaciones por temor a reacciones génicos atóxicos de Bordetella secundarias graves es un fenóme- pertussis y diseñadas para uso no casi inexisinfantil (Pa) y tente, fácilmente para la adolesEn España, el rechazo a salvable por el centes y adullas vacunaciones por personal vacu- temor a reacciones secun- tos (pa). El uso n a d o r. E n l a darias graves es un fenó- de la Pa combiexperiencia nada con los meno casi inexistente, práctica pediáfácilmente salvable por el toxoides tetánitrica, que incluco y diftérico personal vacunador ye la dispensa(vacuna DTPa) ción y administración de las vacu- se remonta a más de veinte años y nas incluidas en los calendarios su administración a millones de comunitarios, solo excepcional- niños ha evidenciado indiscutiblemente se detecta una resistencia de mente, junto a su eficacia y efectilos padres a su aplicación por este vidad, una reactogenicidad muy motivo, aunque se percibe un lento inferior a la atribuida a la DTPe2, ascenso de posturas radicales por no habiéndose declarado hasta el parte de ciertos naturistas o fieles presente ningún caso de encefalode medicinas alternativas. Aunque patía aguda achacable a su empleo. no faltan algunos informes puntua- Presentaciones combinadas con les y anecdóticos sobre una even- otros antígenos vacunales (Hib, tual relación causal entre la vacu- VPI, hepatitis B) está permitiendo nación con DTPe y trastornos neu- simplificar y ampliar los actuales rológicos, nunca ha sido demostra- calendarios de vacunaciones sisteda eficientemente ni han desperta- máticas. do alarmas sociales con repercusiones sobre el cumplimiento de las pautas oficiales, lo que ha posiJosé Mª Corretger Rauet bilitado el conseguir coberturas vacunales que se hallan entre las más elevadas del mundo occiden- NOTAS tal, alcanzar los objetivos de 1. San Martín H. Las vacunaciones en reducción e incluso eliminación de España. Manual de Salud Pública y el escéptico 66 cada ejemplar más gastos de envío 7 Solicítelos por carta a ARP-SAPC (El Escéptico) Apartado de Correos 310 08860 CASTELLDEFELS o por correo electrónico a [email protected] 67 el escéptico

Temas: 
Página inicial: 
64