Informe. Fiebre anti-vacunación. El pinchazo duele a todo el mundo

Sección: 
ARTÍCULOS
Traductores: 
IZETA ANDER
Pagina final: 
62
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Informe. Fiebre anti-vacunación. El pinchazo duele a todo el mundo
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

FIEBRE ANTI-VACUNACIÓN INFORME DUELE A TODO EL MUNDO Una historia televisada sobre la víctima de una reacción rara a una vacuna puede hacer invisible el inmenso bien causado por la misma. John Allen Paulos Sin embargo, ni el nombre común pertussis fue la responsable del ni el latinajo dan ninguna indica- 1,3% de muertes en Inglaterra y ción de que la tos y las dificultades Gales (Research Defence Society, respiratorias se complementan a 1999). menudo con vómitos. Ni tampoco indican que la fase de paroxismo Probablemente al leer hasta aquí puede durar hasta cuatro semanas, han imaginado víctimas adultas. ni que esta fase --en la que la víc- De hecho, y hasta que la vacunatima necesita de asistencia cons- ción efectiva estuvo disponible, Cuando pertussis invade el orga- tante-- es también la más alta- pertussis había sido una de las nismo, la persona infectada hace mente contagiosa de esta enferme- causas principales de mortalidad sonidos horrorosos al inhainfantil en todo el mundo. lar. Cuando tiene la oportuAntes de los años cuarenta, En 1931, antes de la vacunación, nidad de inhalar. Esto no fue la causa principal de la infección por pertussis fue la ocurre a menudo en la tortumortalidad y morbilidad en responsable del 1,3% de muertes rante "fase de paroxismo", bebés y niños de los Estados en Inglaterra y Gales caracterizada por ataques Unidos (CDC, 2002). Desde repentinos de tos severa y 1890 hasta 1940, en Nueva repetitiva. El nombre en latín de la dad mortífera. Dado que altamen- Gales del Sur, la tos ferina mató a enfermedad, pertussis, significa te y mortífera son términos relati- más niños menores de cinco años "tos intensiva". Pero el nombre en vos, déjenme contarles que las que la difteria, siendo la segunda inglés (whooping cough; tos ferina infecciones por pertussis ocurren causa de mortalidad infantil por en castellano) describe más apro- en el 70-100% de los contactos por detrás de la gastroenteritis (Hamilpiadamente el sonido agónico que cohabitación de personas no inmu- ton, 1979). las víctimas de esta enfermedad nizadas con una persona infectada emiten cuando, finalmente, tienen (CDNANZ, 1997). En 1931, antes Solamente en el Hospital Infantil la posibilidad de tomar aliento. de la vacunación, la infección por Royal Alexandria, de Sydney l sensacionalismo de los medios, el fanatismo religioso y los practicantes de medicinas alternativas han avivado el fuego iniciado por investigaciones cuestionables, provocando una epidemia mundial de una enfermedad casi olvidada. EL PINCHAZO E recesión (Gangarosa y cols. 1998). Fue entonces cuando Justus Ström, un influyente médico sueco, cuestionó la necesidad de la vacunación continuada contra la tos ferina. En una publicación en el British Medical Journal, aseguró que la tos ferina había dejado de ser un problema gracias al progreso económico, social y de la medicina en general. Es más, se refirió a 36 casos de enfermedades neurológicas y los relacionó con la vacunaEn la mayoría de los países la fre- ción contra la tos ferina, calculanLa fuerza de la tos pertúsica es tan cuencia y la severidad de las epi- do una alarmante tasa de complisevera que muchos pacientes caciones neurológicas de 1 acaban con la tez descolorida entre 6.000 (Ström 1960). La primera indicación de probley con pequeñas hemorragias en la piel o en la conjuntiva. Ström presentó inicialmente mas vino de Suecia en 1960, La tos, por sí sola, puede estos datos en un congreso cuando el país llevaba menos de provocar hernias, prolapso diez años de vacunación y la inci- de la Asociación Médica Sueca, provocando acalorarectal (protrusión del esfínter dencia ya había descendido a un anal o de la mucosa rectal a tercio. Fue entonces cuando Jus- das discusiones que incluyetravés del ano), e incluso ron severas críticas a sus tus Ström, un influyente médico métodos y conclusiones encefalopatía hipóxica (una sueco, cuestionó la necesidad de enfermedad degenerativa del (Malgrem y cols. 1967). A la vacunación continuada cerebro). Literalmente, un pesar de todo, las dos sugeadulto puede ir a golpes de rencias de Ström --que la tos hasta la consulta del proctólo- demias de tos ferina declinó mar- vacuna hacía poco por controlar la go o el neurólogo. Es más, el tra- cadamente según aumentaba el tos ferina y que la vacunación gado de vómito, mucus y partícu- porcentaje de población vacunada. podía hacer más mal que bien-- las como resultado de la inspira- Irónicamente, la vacuna pudo acabaron con la fe de los pediatras ción violenta puede provocar una morir de éxito, tal y como presagió suecos en el programa de vacunainfección secundaria que resulte este comentario editorial del Bri- ción. Poco tiempo después la Real finalmente en neumonía. Algunos tish Medical Journal en 1960: Academia de Medicina de Suecia niños pueden incluso malnutrirse "Cuando la inmunización consi- dispuso un comité especial para porque literalmente no tienen gue la desaparición virtual de una investigar el asunto. Dicho comité tiempo para comer en las inusuales enfermedad es inevitable que algu- concluyó que los cálculos de las paradas entre los constantes ata- nos cuestionen la necesidad de tasas de complicaciones adversas ques de tos. Algunos pacientes, seguir inoculando a los niños ruti- realizados por Ström erraban por normalmente niños, mueren nariamente" (Editors, 1960). un orden de magnitud, y corrigieron dicha tasa a 1 entre 50.000 (Malleson y cols. 1977; CDNANZ 1997). La primera indicación de la exis- (Malgrem y cols. 1967). Aparentetencia de problemas vino de Sue- mente, Ström nunca aceptó las MIEDO Y ASCO EN EL CAMI- cia en 1960, cuando el país llevaba correcciones del comité a sus menos de diez años de vacunación. datos. En 1967 publicó nuevos NO DE LA VACUNACIÓN En 1906 se descubrió el agente Anteriormente, Suecia tenía altas datos asegurando que los problecausal de la tos ferina, la bacteria tasas de incidencia de tos ferina mas neurológicos se habían increBordetella pertussis. Veinte años (300 casos por cada 100 mil habi- mentado, en este caso hasta 1 de más tarde, se desarrolló la primera tantes). En 1960, la incidencia cada 3.600 niños vacunados vacuna contrabasada en la bacteria había descendido a un tercio de (Ström 1967). Este hecho provocó inactivada (Research Defence esa cantidad y estaba en plena una pérdida de confianza aún 57 (Australia), murieron 85 niños en el año 1940: "Una planta completa con treinta camas estuvo llena de estas pobres criaturas durante meses. La mayoría de los pacientes admitidos eran jóvenes. Los adultos no estaban en gran peligro, por lo que se les atendió en casa, con sus hórridos espasmos de tos acabando en vómitos ahogantes, y así durante semanas que parecían no acabar nunca" (Hamilton 1979). Society, 1999). Tras dos décadas de ensayo y perfeccionamiento, diversos países adoptaron diferentes versiones de la vacuna de pertussis inactivada, se establecieron protocolos de vacunación y se comenzó a vacunar masivamente a los ciudadanos. Muchos de los productores de la vacuna la combinaron con otras para combatir con una sola dosis el tétanos, la difteria y la tos ferina. el escéptico 56 el escéptico FIEBRE ANTI-VACUNACIÓN mayor en la seguridad de la vacuna. Afortunadamente, y gracias quizá a las críticas de la Real Academia sueca a la publicación original, la reacción se expandió con lentitud por Suecia. En 1974, en el Reino Unido, Kulenkampff y colegas publican otros 36 casos de reacciones neurológicas adversas a la vacunación con pertussis inactivada. Las pruebas en que se basaba la publicación eran débiles, hecho claramente admitido por los propios autores, que afirmaron desconocer "la Fig. 1.- Tasa de pertussis en el Reino Unido (por 100.000 habitantes) prevalencia natural de la infección o la frecuencia de encefalopatía por inoculación (enfermedad cere- adversas, y que habló poco acerca embargo, la tasa de vacunación bral inducida por la vacunación) del enorme bien realizado históri- cayó precipitadamente. Antes del jaleo, las tasas de vacunación en el en la población a la que nos referi- camente por la vacuna. Reino Unido andaban en torno al mos" (Kulenkampff y cols. 1974). Es más, admitieron que "un tercio La cobertura negativa en prensa y 81%. Entre 1974 y 1978, descende nuestros pacientes presentaban televisión persistió durante años. dieron al 31 por ciento (Gangarosa contraindicaciones a la inocula- Nuevos médicos dieron también el y cols. 1998, Research Defence paso de infor- Society 1999). El Reino Unido ción por vacuna mar al público estaba perdiendo el control sobre pertussis, como En el Reino Unido, la sobre los horro- la tos ferina, lo que había logrado historial previo tasa de vacunación cayó res de la vacu- tras casi dos décadas de trabajo. de ataques de precipitadamente. Antes nación con per- Como muestra la Figura 1, la tasa tos, historial del jaleo, las tasas de tussis inactiva- de pertussis per capita se multiplifamiliar de crisis vacunación andaban en da (Gangarosa có por diez en esos cuatro años convulsivas en parientes de pri- torno al 81%. Entre 1974 y cols. 1998). (Gangarosa y cols. 1998). y 1978, descendieron al Entre ellos mer grado, reacestaba Gordon Mientras tanto, la tasa de tos ferina 31 por ciento ciones adversas Stewart, un en Suecia volvía a crecer, añadiena inoculaciones previas, infecciones recientes con- prominente académico experto en do argumentos contra la eficacia currentes o defectos neuronales salud pública, que afirmó que la de la vacuna a los médicos suecos previos" (Kulenkampff y cols. protección otorgada por la vacuna que ya estaban predispuestos por de pertussis no era suficiente para las publicaciones de Ström. Sin 1974). asumir los riesgos asociados a su embargo, para apreciar el probleA pesar del tono cauto empleado uso (Stewart 1977). Sin embargo, ma en su justa medida hay que con propiedad por los autores del la comunidad médica británica recordar que la tasa de tos ferina estudio, los líderes del movimien- mantuvo un sano escepticismo. en Suecia en los años 40-50, antes to anti-vacunación lo amplificaron Junto a la publicación de Stewart, de la introducción de la vacuna, hasta la saciedad con el apoyo de The Lancet publicó otro artículo fluctuaba a menudo en torno a los los medios de comunicación. Poco cuya conclusión era que "se hospi- 300 afectados por 100.000 habitiempo después de su publicación, talizaron [por infección con per- tantes. Dicha tasa (Figura 2) era en la televisión británica aireó un pro- tussis] menos niños inmunizados 1975 de unos 50 por 100.000 grama sobre la vacuna de la tos que los esperados en caso de que (Gangarosa y cols. 1998). Sin ferina enfocado a las pruebas la inmunización no fuera efectiva" embargo, ya se había sentado un anecdóticas de terribles reacciones (Malleson y cols. 1977). Sin precedente, y la desconfianza de el escéptico 58 Cortesía autor Cortesía autor los médicos suecos más las noticias provenientes del Reino Unido convencieron a la sociedad médica sueca de la necesidad de abandonar la vacunación con pertussis inactivada en 1979. Entre 1980 y 1983, la tasa de tos ferina en preescolar se disparó hasta 3.370 por cien mil. En años subsiguientes se registraron más de 10.000 casos anuales (Gangarosa y cols. 1998; Cherry 1996). Los efectos de la publicación de Kulenkampff llegaron rápidamente también a Japón, aunque allí la reacción fue más suave. El movimiento anti-vacunación de Japón, que era bastante activo de por sí y ya había provocado un debate nacional sobre las reacciones negativas de la vacunación contra la viruela, se aprovechó de las noticias británicas para alarmar al público. En 1975, el creciente clamor popular y la desafortunada muerte de dos niños al día siguiente de su vacunación provocaron la suspensión de la campaña por parte de la Asociación Médica de la Prefectura de Okayama. Dos años más tarde la tasa de vacunación contra la tos ferina en los niños japoneses se había sepultado desde casi un 80 por ciento hasta el 10%. En tan sólo cinco años desde el inicio de semejante fiasco, Japón experimentó una terrible epidemia de tos ferina (Figura 3) con más de 13.000 infectados y 41 muertos (Gangarosa y cols. 1998). Los siguientes en reaccionar a las noticias de supuestas reacciones neurológicas a la vacunación con pertussis fueron los australianos, que empezaron a temer las reacciones adversas de la vacuna más que a la propia tos ferina. El movimiento pasivo contra la vacunación comenzó a crecer, y los doctores australianos abandonaron 59 Fig. 2.- Tasa de pertussis en Suecia (por 100.000 habitantes) Cortesía autor Fig. 3.- Tasa de pertussis en Japón (por 100.000 habitantes) Cortesía autor Fig. 4.- Tasa de pertussis en Australia (por 100.000 habitantes) el escéptico FIEBRE ANTI-VACUNACIÓN ca Galina Chervonskaya orquestó una campaña de prensa para desacreditar la vacunación, con el resultado de que la vacuna contra la difteria, tétanos y tos ferina se aplicó un 30% menos. No sorprende que la Federación Rusa (Figura 5) también comenzara a experimentar brotes epidémicos de la enfermedad (Gangarosa y cols. 1998). Cortesía autor previos a la histeria. Las tasas de incidencia de la enfermedad en Inglaterra y Gales descendieron paralelamente. VOLVIENDO AL "STATUS QUO ANTE BOTCHUM " Los brotes epidémicos han sacudido las conciencias de los países que los han experimentado, aunlentamente la vacunación contra la 2001). En un informe de la Unidad que las reacciones oficiales y de la tos ferina. Un estudio dirigido por de Salud Pública de Hunter (Valle opinión pública son variadas. McIntyre y Nolan a principios de de Hunter, Nueva Gales del Sur) Muchos países han introducido los noventa concluyó que más de sobre este último brote, se afirma una vacuna recombinante (acelula mitad de los facultativos austra- que "aproximadamente el 30% de lar) contra la tos ferina, "más segulianos encuestados recetaban la los casos en el Valle de Hunter han ra". Algunos han controlado el vacuna difteria/tétanos, cuando lo sido en pacientes de 10 a 19 años problema introduciendo más dosis apropiado habría sido la triple de edad". Los niños australianos de recuerdo en los protocolos de vacunación contra difteria, tétanos de más de ocho años no están vacunación. Sin embargo, otros y tos ferina (McIntyre y países en los que los procols., 1994). En 1993, gramas de vacunación En Rusia, la viróloga Galina CherLester y Nolan predijeron nunca se vieron afectados vonskaya orquestó una campaña la catástrofe venidera en para desacreditar la vacunación, con por los movimientos antiAustralia: "La existencia vacunación no han experiel resultado de que la vacuna contra mentado ningún brote epide poblaciones infantiles la difteria, tétanos y tos ferina se démico. Entre ellos, se agrupadas geográficaaplicó un 30% menos... incluyen Portugal, Hungría, mente y con protección Noruega, la antigua Alemainadecuada contra la tos ferina [...] podría promover brotes vacunados contra la tos ferina "a nia del este, Polonia y los Estados epidémicos" (Lester y cols., 1993). causa de la preocupación por posi- Unidos (en este último la situación bles efectos secundarios de la ha variado recientemente, ver La tinta del artículo acababa de vacuna a partir de esta edad" recuadro final). secarse cuando azotó el primer (ABC Science Online 2000). La reacción japonesa ante la epibrote. La epidemia de tos ferina australiana de 1994 sumó más de En las décadas de los setenta y demia fue la más rápida y fuerte. 5.000 casos. Tres años más tarde ochenta, la Unión Soviética man- Japón retomó la vacunación antillegó la segunda gran ola al país. tuvo controlada la tos ferina tos ferina en 1981 con la nueva Esta vez se registraron 10.699 mediante programas de vacuna- vacuna recombinante y las tasas de casos, nueve de ellos fatales. En la ción obligatoria. La Perestroika lo incidencia de la enfermedad retorepidemia australiana de 2000- cambió todo: la obsesión anti- naron a los niveles anteriores al 2001 (Figura 4), se registraron gubernamental avivó el movi- fiasco. En el Reino Unido, la tasa 7.185 casos y dos niños fallecidos miento contra la vacunación, y en de vacunación aumentó más lentaa fecha de 6 de noviembre de 2001 concreto contra la vacunación mente y alcanzó en los años 90 (Gangarosa y cols. 1998; Kingsley, anti-tos ferina. La viróloga soviéti- niveles superiores a los máximos Fig. 5.- Tasa de pertussis en la Federación Rusa (por 100.000 habitantes) En contraste, Suecia aún mantiene altas tasas de tos ferina. Todavía en 1996, y a pesar de las continuas epidemias, no se había reiniciado el programa de vacunación (Cherry, 1996). Los esfuerzos de Australia por detener la tos ferina Texto publicado originalmente en la siguen siendo impedidos por el revista del CSICOP Skeptical Inquirer magazine (enero, 2004). movimiento pasivo anti-vacunaTraducción del original en inglés por ción. Valga como ejemplo la epiAnder Izeta demia de 2001-2002 en ese país. También la Federación Rusa sigue sin controlar la Curiosamente, el movimiento con- BIBLIOGRAFÍA enfermedad y presenta hoy tra la vacuna anti-tos ferina ha - ABC Science Online, 2000. First una de las mayores tasas de death of baby in NSW whooping demostrado de manera conclutos ferina del mundo desyente la necesidad inexcusable de cough epidemic. ABC (Australia) arrollado. Science Online. Disponible en necesidad inexcusable de los programas de vacunación, los artículos de Ström, Kulenkampff y Stewart todavía se citan frecuentemente en las publicaciones de los movimientos anti-vacunación. Eugene Gangarosa (Universidad de Emory), hablando a Science News sobre los movimientos antivacunación, afirmó lo siguiente: "no hay duda de que estos movimientos torpedean, colectiva e individualmente, los beneficios de la vacunación" (Christensen 2001). AGRADECIMIENTOS Quiero agradecer a C. R. "Skip" Wolfe, del Center for Disease Control, por facilitarme los datos originales sobre la tos ferina citados en la publicación de Gangarosa y cols., de la que es coautor. Las figuras para este artículo se realizaron combinando datos de dicho artículo con datos de la Organización Mundial de la Salud sobre la incidencia de pertussis (WHO 2002) y datos demográficos del Resumen de datos demográficos IDB (US Census Bureau 2002). los programas de vacunación Cuando la alarma anti-vacunación --caracterizada por ataques mediáticos, investigadores confundidos, fervoroso apoyo de grupos religiosos y de magufos de la medicina alternativa-- se expande, la sociedad afectada comienza a tomar decisiones terriblemente equivocadas. Todavía no tenemos un nombre en latín para esta enfermedad social tan peculiar. William John Hoyt, Jr. En esta triste historia han jugado su papel las cifras distorsionadas, la confusión de correlación con causalidad y el analfabetismo estadístico. Las campañas sensacionalistas de los medios de comunicación han contribuido también a avivar rescoldos medio apagados. Pero en todos y cada uno de los países que han experimentado las incendiarias epidemias había otros grupos de presión implicados. En los movimientos contra la vacunación tienen gran prominencia agrupaciones religiosas cuya oposición a las vacunas se basa en razones morales o religiosas. Tanto en los movimientos pasivos como en los activos, también son prominentes los practicantes y seguidores de la homeopatía, quiropráctica, y medicina natural y alternativa (Gangarosa y cols. 1998). A pesar de que, de manera inadvertida, el movimiento contra la vacuna anti-tos ferina ha demostrado de manera concluyente la http://www.abc.net.au/science/ news/stories/s206624.htm. - Cherry, J. D. 1996. Historical review of pertussis and the classical vaccine. J. Infect. Dis. 174 Suppl 3, S259-S263. - Christensen, Damaris. 2001. Vaccine Verity: New studies weigh benefits and risks. Science news 160:7. Disponible en h t t p : / / w w w. s c i e n c e n e w s . o r g / a r t i cles/20010818/bob17.asp. - Comunicable Diseases Network Australia New Zealand (CDNAZ). 1997. The control of pertussis in Australia. - Editors, 1960. Immunization against whooping cough. Br. Med. J. 2: 1.2151.216. - Gangarosa, E. J., Galazka, A. M., Wolfe, C. R., Phillips, L. M., Gangarosa, R. E., INCREMENTO RECIENTE EN LOS CASOS DE TOS FERINA EN EE.UU Tras una década de incremento gradual de la incidencia de pertussis en EEUU, últimamente se están registrando incrementos alarmantes por su brusquedad. En 2002, la incidencia de la enfermedad en Tejas se multiplicó por dos (HND 2002). Durante el verano de 2003, el condado de Pierce (Washington) cuadruplicó los casos registrados (TPCHD 2003). Las tasas de vacunación en los EEUU siguen siendo altas, aunque se han unido al resto del mundo en la aplicación de la nueva vacuna recombinante tras la aparición de la fiebre anti-vacunación. el escéptico el escéptico 60 61 R I N C Ó N Miller, E. and Chen, R. T. 1998. Impact of anti-vaccine movements on pertussis control: the untold story. Lancet 351, 35661. - Hamilton, D.G., 1979. Whooping cough immunization. Med. J. Aust. 2:851. - HND. 2002. Whooping cough rises. Health news digest (www.healthnewsdigest.com ). Enlace actualmente no disponible. - Kingsley, Danny. 2001. Whooping cough outbreak continuing. ABC (Australia) Science Online. Disponible en http://www.abc.net.au/science/news/stories/s426911.htm. - Kulenkampff, M., Schwartzman, J. S. and Wilson, J. 1974. Neurological complications of pertussis inoculation. Arch. Dis. Child. 49, 46-9. - Lester, R. and T. Nolan. 1993. D.T. vaccine in place of DTP vaccine for children. Med. J. Aust. 159: 631. - MacIntyre, C. R. and Nolan, T. 1994. Attitudes of Victorian vaccine providers to pertussis vaccine. Med. J. Aust. 161, 295299. - Malleson, P. N. and Bennett, J. C. 1977. Whooping-cough admissions to a paediatric hospital over ten years. The protective value of immunisation. Lancet 1, 237-9. - Malmgren, B., Vahlquist, B. and R. Zetterstrom. 1967. Complications of immunization. Br. Med. J. 11: 1800-1801. - Research Defence Society. 1999. Whooping cough (pertussis) vaccine. Disponible en http://www.rdsonline.org en la sección Medical milestones/ Whooping cough. - Stewart, G. T. 1977. Vaccination against whooping-cough. Efficacy versus risks. Lancet 1, 234-7. - Ström, J. 1967. Further experience of reactions, especially of a cerebral nature, in conjunction with triple vaccination: a study based on vaccinations in Sweden 1959-65. Br. Med. J. 4, 320-323. - Ström, J. 1960. Is universal vaccination against pertussis always justified? Br. Med. J. 2:1184-1186. - TPCHD. 2003. Rise in Pertussis Cases in Pierce County. Tacoma-Pierce County Health Department. Disponible en http://www.tpchd.org/news/releases/pertussisrise.htm. - WHO. 2002. World Health Organization vaccines and biologicals database. Disponible en http://www.who.int/vaccines-surveillance/StatsAndGraphs.htm. - U.S. Census Bureau. 2002. U.S. Census Bureau international data base. Disponible en http://www.census.gov/ ipc/www/idbnew.html. E S C É P T I C O Manuel Calvo Hernando una teoría y la anuncian, o la hacen do para dirigir estas regresiones, pública, deben señalar tanto los hay mucho intrusismo profesional, hechos favoramuchos far"Cada vez tengo más la bles como los sa nt es, asimpresión" concluía Muñoz que no concuertrólogos o dan con ella. Molina "de estar viviendo en brujos poco Esta debe ser otro siglo, en una edad oscu- serios que hoy también la ra a la que aún no ha llegado p u e d e n práctica cientíhacer mucho la Ilustración." fica y hoy vividaño a las mos en la edad de la ciencia, de un personas no iniciadas. Me pregunmodo tan decisivo que nos resulta té si los directivos de esa emisora difícil entender cómo pudieron consideran que hay horas en las existir alguna vez los brujos, cuan- que es lícito contar embustes, y do nada de lo que ellos proponían funcionó nunca, o muy poco. avanza, que, poco a poco, con progreso lentísimo, va desplazando a la superstición. Ilusiones, se contesta: no hay nada ganado firmemente para la claridad del pensamiento racional y del avance científico. Los adelantos más resplandecientes de la tecnología sirven para difundir mensajes medievales. Siglo y medio... DUDA E n su libro El placer de descubrir, editado por Crítica, el premio Nóbel de Física Richard P. Feynman (1918-1988) afirmaba que, por todas partes, hay curaciones por la fe y que siguen en Lourdes las sanaciones milagrosas. Quien cree en curaciones milagrosas tendría que aprender algo de medicina. Un científico no está nunca seguro. Cuando se hace un enunciado, la cuestión no es si es cierto o falso, sino más bien qué probabilidad tiene de ser cierto o falso. En nuestro tiempo se ha descubierto que debemos dejar sitio para la Richard P. Feynman duda, o no hay progreso ni aprendizaje. La gente busca certezas, la basura que encontró. También pero no las hay. Uno cree que sabe, estudió la percepción extrasensocomo cuestión de hecho. Pero la rial y los fenómenos psi. Estuvo mayoría de nuestras acciones están incluso en la habitación del hotel basadas en un de Uri Geller y En su libro, Feynman se ni la lectura del conocimiento dirige a los cultivadores incompleto y pensamiento ni de pseudociencias para realmente no el doblado de pedirles que si construs a b e m o s d e yen una teoría y la anun- llaves funcioqué va todo, o cian, o la hacen pública, naron. Feynqué finalidad man analizó deben señalar como tiene el mundo. mínimo tanto los hechos también diverEs posible vivir favorables como los que sas formas de y no saber. psicoterapia, no concuerdan con ella sin resultados. El Premio Nóbel ha tratado de situarse en la posición de quienes En su libro, Feynman se dirige a analizan algunas pseudociencias y los cultivadores de pseudociencias confiesa que quedó abrumado por para pedirles que si construyen UN P A R A LUGAR L A TECNOLOGIAS QUE DIFUNDEN MENSAJES MEDIEVALES El escritor y novelista Antonio Muñoz Molina publicó hace tiempo en El País una diatriba inteligente sobre las falsas ciencias, que nos parece oportuno glosar en nuestro Rincón Escéptico. El trabajo, titulado "Las edades oscuras", se inicia con el relato de la entrevista que escuchó en una emisora digna de toda confianza. La entrevistada se declaraba "especialista en ciencias ocultas", y la locutora le preguntaba, con el respeto que merece un experto, cuáles eran los mejores procedimientos para hacernos recuperar, no ya los recuerdos perdidos de la infancia, sino la memoria de existencias anteriores (¿creería la locutora en "existencias anteriores"?). La señora explicó las virtudes terapéuticas de remontarse a las vidas que podemos haber vivido hace siglos. "Iba a cambiar de emisora" cuenta Muñoz Molina "pero la curiosidad pudo más que la indignación: cuidado, avisaba la experta, no todo el mundo está capacita- La reacción más rancia y el progresismo más ficticio hacen causa común contra el pensamiento racional. Hablo con personas --afirma Muñoz Molina-- que me dan la impresión de ser bastante parecidas a mí y al cabo de un rato me preguntan con afectuoso interés cuál es mi signo del zodíaco. Participo en la discusión de un proyecto atractivo y difícil, y días después me entero de que uno de los que se sentaban en la misma mesa ha consultado Antonio Muñoz Molina con un brujo para saber si otras en las que no; me acordé de tendrá éxito el proyecto, y si a él le esos ancianos de antes que al ver conviene participar. la televisión no distinguían entre los telediarios y las películas, entre "Cada vez tengo más la impresión" concluía el escritor "de estar la ficción y la realidad". viviendo en otro siglo, en una edad Uno cree --continuaba Muñoz oscura a la que aún no ha llegado Molina-- que la racionalidad la Ilustración." 63 el escéptico 62 el escéptico

Temas: 
Página inicial: 
56