Hercólubus o planeta rojo

Sección: 
EL SILLÓN ESCÉPTICO
Pagina final: 
141
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Hercólubus o planeta rojo
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

el sillón escéptico objetivo; desmitificar los pretendidos fenómenos paranormales, fomentar el racionalismo y, lo que considero más importante, enseñar a pensar por uno mismo. Una joya del pensamiento crítico. También aprenderemos que tipos de Juan Pablo Fuentes experimentos se han hecho para poder confirmar algunos poderes HERCÓLUBUS O paranormales (como la radioestesia) y como todos los resultados han sido PLANETA ROJO negativos. Los zahoríes son un caso JOAQUÍN ENRIQUE AMÓRTEcurioso; la mayor parte de ellos creen GUI VALBUENA (V. M. RABOsinceramente en sus poderes. Los LU) autores examinaron a bastantes de Ediciones Humanidad, Puerto ellos con un sencillo experimento. Cortés (Honduras) En un campo se encontraban varias Impreso en Burgos, España tuberías. Por algunas circulaba el (2004) agua y por otras no,. Era un experimento de doble ciego; ni los experi- Lamento decirlo, especialmente en mentadores ni los zahoríes sabían el año siguiente al de El Quijote pero por dónde estaba circulando el agua. el presente texto niega completaLos resultados son los esperables: el mente aquello que escribió Miguel promedio de aciertos es el mismo de Cervantes acerca de que "No hay libro tan malo que no tenga algo que eligiendo al azar. bueno". La presente obra me llegó Por último los autores dan una expli- por correo postal a mediados del cación científica a supuestos miste- pasado mes de junio, y había sido rios que resultaron no ser tales pero enviada anónimamente a mi direcque, a pesar de estar perfectamente ción por alguien que me recomendacomprendidos, todavía se utilizan ba su lectura en una carta fotocopiacomo si lo fueran. El mejor ejemplo da cuyo original había sido escrito a es el del sarcófago de Arles-SurTech, que produce agua de manera milagrosa. ¿La mano de Dios en acción? Algo mucho más prosaico, la lluvia y la condensación natural pueden explicar perfectamente la generación de agua. El libro concluye con una serie de estudios sociológicos realizados en Francia que parecen apuntar a un auge del pensamiento mágico y que da alguna conclusión sorprendente, como que no existe relación entre la educación y la creencia en fenómenos paranormales. una carta astral lo suficientemente ambigua cualquiera podrá verse reflejado en ella. Es muy fácil hablar con aparente profundidad pero sin decir nada. Con la amenidad como bandera y una recopilación de temas excelente --aunque quizá excesivamente locales--, espero que el libro cumpla su el escéptico 140 mano. Francamente, la cosa pintaba mal y, sin embargo, fue capaz de ir a peor. Publicada bajo el pseudónimo de V. M. Rabolu (el V. M. es de `Venerable Maestro'), fue escrita por un autor colombiano, Joaquín Enrique Amórtegui Valbuena (1926-2000), que fue hasta su muerte uno de los líderes, probablemente el máximo, del llamado Movimiento Gnóstico Cristiano Universal, secta fundada en el año 1954 por otro colombiano, Víctor Manuel Gómez Rodríguez (V. M. Samael Aun Weor), muerto (o transmutado en monje tibetano --no está claro, depende de la fuente--) en el año 1977, a los sesenta años de edad. El motivo del liderazgo de Amórtegui, que además ostentaba el título de Juez del Tribunal del Karma, no era pequeño, ya que parece ser que el tal Rabolu, que fue un venerable maestro del que no tenemos mucha más información, se reencarnó en él en el año 1974. La razón de haberme leído el librito, y de atreverme a comentarlo aquí, es que pese a ser éste un tipo de lecturas que generalmente reconozco no suelo frecuentar, sentía una cierta curiosidad ante la gran cantidad de carteles que inundó algunas ciudades de España, no sé si muchas, durante el año 2004 (creo recordar), anunciado esta obra y los efectos devastadores del impacto de un supuesto planeta llamado Hercólubus contra el nuestro (bueno, ahora tras la reunión de Praga de la Unión Astronómica Internacional tal vez sólo sea un planeta enano y no nos debamos preocupar tanto...). Parecía haber mucho dinero detrás de todo el asunto, pero, siendo sincero, ni mi paciencia ni mi interés me ha permitido llegar demasiado lejos en mis averiguaciones, pese a que una visita por Internet, poniendo en la verdad" y trata de un mundo que va a chocar contra el nuestro, el cual está habitado (como todos los demás planetas, por otra parte) por otra humanidad tan malvada como la de aquí (no vale la pena desertar, pues) y tan armados como nosotros, por lo que si la opción fuera tratar de desintegrarles, ellos lo harían antes con nosotros. El que avisa no es traidor. Tras decir eso y hablar de otras desgracias, indica el autor al principio del siguiente capítulo que sólo habla de Hercólubus por encima, sin profundizar, `para no alarmar a la gente' (sic). Ignoro en lo que estaba pensando Amórtegui cuando lo escribió, pero pretender que no se asuste la gente tras anunciar nuestro choque con otro planeta --cuyos habitantes además nos podían desintegrar a la mínima-- implica una fe en la calma y el alma de esta humanidad pecadora de la que probablemente no seamos dignos. Después, vuelve a hablar de tragedias por nuestros ensayos atómicos en los océanos y, más tarde, nos comenta sus viajes psíquicos por Marte y por Venus, y lo que allí vio y conoció tras encontrarse con unos seres realmente maravillosos, acabando todo con sus teorías sobre viajes astrales y su fórmula para conseguir el desdoblamiento astral, basada en recitar dos mantras que permiten salir del cuerpo físico e irse de viaje consciente por el Universo entero -- sin temer a que le quiten a uno lo puntos por exceso de velocidad, lo cual es una seria ventaja--. Los mantras consisten en la repetición de "la ra s" y "fa ra on", prolongando el sonido de cada sílaba. Como suena. Pero mejor no lo toquemos más, que así es la `cosa'. Alfonso López Borgoñoz 141 cualquier buscador el nombre de Amórtegui o Rabolu, nos permite sumergirnos en un curioso mundo de cientos de páginas llenas de mensajes sectarios --dignos de un estudio más amplio-- y de luchas entre diferentes grupúsculos de acólitos enfervorizados. Curioso como soy, pero no mucho más que eso, descubrí por la Red noticias sobre el autor, sobre su mujer, Olga Gordillo, y sobre la fundación que a nombre de su esposo (bueno, del venerable maestro) ella dirige (tienen una Web en www.fundacionvmrabolu.org). Dicha fundación es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la "divulgación, defensa y protección de la obra de Amortegui", con una serie de advertencias contra diversas editoriales de Brasil y Alemania que han impreso en España --o siguen distribuyendo-- el presente libro (y otros) sin licencia, así como contra algunos miembros de la secta que se han escindido o algo similar. Se debe decir que, por lo que parece, un venezolano de origen alemán, llamado Johann Conrad Volkenborn, que seguía la secta, traicionó a los herederos del venerable maestro y registró la marca V. M. Rabolu y Hercólubus o Planeta Rojo, reimprimiendo la obra sin permiso en nuestro país, dado que, en su ignorancia, pretendía que ello fuera un negocio. Sin embargo, tras pensarlo mejor, lo que nos tememos es que los ignorantes lo seamos nosotros y realmente lo haya sido. Pero... ¿cómo puede ser que eso sea posible con una obra así? Más allá de las bromas, el mundo de las sectas aterroriza cuando materiales como éste del que aquí hablamos es capaz de levantar tantas pasiones y generar tantas páginas, publicidad, etc. Volviendo al libro, en mi paseo por Internet, entre otras, descubrí la Web del volumen que aquí tratamos, visible en la dirección en www.hercolubus.net, en la que averigüé que éste había sido escrito sólo un par de años antes de la muerte de su autor, en el año 1998, con un gran esfuerzo por su parte. La obra, en sí, no empieza mal "La Humanidad está embelesada con los pronósticos de los falsamente llamados científicos, que no hacen sino llenarlas de mentiras, desfigurando el escéptico

 

Página inicial: 
140