A) Revisiones recientes sobre los efectos biológicos y en la salud de los campos de frecuencia industrial

A1) J.G. Davis y col.: Health Effects of Low-Frequency Electric and Magnetic Fields. Oak Ridge Associated Universities, 1992.
- "...no existen pruebas convincentes en la literatura publicada para apoyar la opinión de que la exposición a campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja, generados por fuentes como electrodomésticos, pantallas de visualización y líneas eléctricas locales, sea peligroso para la salud."
A2) J.A. Dennis y col.: Human Health and Exposure to Electromagnetic Radiation (NRPB-R241). National Rad Protect Board, Chilton, 1993.

- "El conjunto de las pruebas apunta a una ausencia de efectos a los niveles a los que la gente está expuesta normalmente."
A3) P. Guenel y J. Lellouch: Synthesis of the literature on health effects from very low frequency electric and magnetic fields. Nat Inst Health Medical Res (INSERM), Paris, 1993.
- "Los estudios de laboratorio nunca han mostrado un efecto cancerígeno, [pero] los resultados epidemiológicos disponibles en la actualidad no permiten excluir en este momento un papel de los campos magnéticos en la incidencia de leucemia, en particular en niños... El efecto de los campos magnéticos en la salud humana es todavía un problema que hay que investigar. Sólo se convertirá en un problema de salud pública si se confirman efectos concretos."
A4) J. Roucayrol: Report on extremely low-frequency electromagnetic fields and health. Bull Acad Nat Med 177:1031-1040, 1993.
- "No hay una evidencia concluyente que asocie los campos eléctricos y magnéticos con efectos sobre la reproducción o teratógenos, y/o que tengan un papel en la iniciación, promoción o progresión de ciertos cánceres, incluso aunque algunos datos no pueden excluir esta posibilidad... las asociaciones observadas entre campos eléctricos y magnéticos y ciertas patologías, como leucemias y otros cánceres infantiles y en adultos, no pueden mantenerse con los datos epidemiológicos disponibles."
A5) J.E. Moulder y K.R. Foster: Biological effects of power-frequency fields as they relate to carcinogenesis. Proc Soc Exp Med Biol 209:309-324, 1995.
- Artículo revisado por expertos basado en una versión de 1995 de este documento de preguntas más frecuentes. Ver A12 para una adaptación posterior.
A6) K.R. Foster y J.E. Moulder: Questioning biological effects of EMF. IEEE Engineering in Medicine and Biology, vol 15 (Jul/Aug), Institute of Electrical and Electronic Engineers, New York, pp. 23-102, 1996.
- Colección de artículos, escritos por varios autores, sobre campos de frecuencia industrial y radiofrecuencias y salud humana, y que ha sido editado por los autores de este documento de preguntas más frecuentes.
A7) National Research Council (U.S.): Possible health effects of exposure to residential electric and magnetic fields. National Academy Press, Washington, DC, (1996).
- "Basándonos en una evaluación exhaustiva de los estudios publicados sobre los efectos de los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia industrial en células, tejidos y organismos (incluyendo seres humanos), la conclusión del comité es que la evidencia actualmente disponible no muestra que la exposición a estos campos represente un peligro para la salud humana. Específicamente, ninguna evidencia concluyente y consistente muestra que la exposición residencial a campos eléctricos y magnéticos produzca cáncer, efectos neurocomportamentales adversos o efectos en la reproducción y el desarrollo."
A8) R. Kavet: EMF and current cancer concepts. Bioelectromag 17:339-357, 1996.
- "Actualmente se piensa que la carcinogénesis es un proceso de múltiples etapas que requiere, al menos, dos sucesos genotóxicos en su desarrollo crítico, pero que es facilitado por efectos proliferativos no genotóxicos en células diana... Los efectos [de los campos de frecuencia industrial] relevantes para la carcinogénesis no han sido confirmados y no se ha determinado un mecanismo de acción..."
A9) K.R. Foster y col.: Weak electromagnetic fields and cancer in the context of risk assessment. Prc.IEEE 85:733-746, 1997.
- Revisión de los posibles efectos en la salud de los campos electromagnéticos de baja intensidad desde la perspectiva de la evaluación del riesgo cancerígeno, incluyendo tres casos de temas relacionados con campos electromagnéticos y cáncer. Los autores concluyen que "la evidencia que apoya una relación entre campos y cáncer es débil e inconsistente. Sin embargo, en vista de las dificultades inherentes a la evaluación del riesgo de cáncer, y para probar algo negativo en general, no es posible demostrar que no existe tal relación... Este problema puede requerir una comprensión más amplia del riesgo y de la comunicación del riesgo por parte del público y de las organizaciones involucradas profesionalmente en la tecnología de la electricidad."
A10) A. Lacy-Hulbert y col.: Biological responses to electromagentic fields. FASEB J 12:395-420, 1998.
- "La evidencia acumulada... indica que los estudios epidemiológicos no son capaces de proporcionar una correlación clara entre exposición [a campos de frecuencia industrial] y el desarrollo del cáncer... [La epidemiología] está influenciada por el hecho de que no se conoce el mecanismo por el cual [campos de frecuencia industrial] pueden contribuir a producir tumores. Este último hecho también ha contribuido al fracaso de los experimentos en animales en generar evidencias convincentes de efectos mutagénicos o de promoción de tumores... El tema recurrente de esta revisión ha sido la necesidad de demostrar una única e inequívoca respuesta inducida [por campos de frecuencia industrial] que sea reproducible de forma consistente en laboratorios independientes... Hasta que esto no se consiga, el asunto de las respuestas biológicas [a campos de frecuencia industrial] continuará siendo visto con gran escepticismo por la mayoría de la comunidad científica."
A11) Assessment of Health Effects from Exposure to Power-Line Frequency Electric and Magnetic Fields: Working Group Report, National Institutes of Health, Research Triangle Park, NC, 1998.
- Los campos de frecuencia industrial son un "posible", pero no un "probable" cancerígeno. Ver Q27F para más detalles. Ver también A16 para un informe actualizado.
A12) J.E. Moulder: Power-frequency fields and cancer. Crit Rev Biomed Eng 26:1-116, 1998.
- Artículo revisado por expertos basado en una versión de comienzos de 1998 de este documento de preguntas más frecuentes.
"Los mecanismos de la carcinogénesis están lo suficientemente establecidos como para que los estudios de laboratorio puedan ser utilizados para evaluar si un agente tiene potencial cancerígeno. Se han publicado aproximadamente 100 estudios en busca de evidencias de que los campos de frecuencia industrial tienen actividad genotóxica o epigenética. Estos estudios no han hallado evidencia replicada de que los campos de frecuencia industrial tengan el potencial ni para producir ni para contribuir al cáncer. De los pocos estudios que han mostrado alguna evidencia de actividad cancerígena, la mayoría han utilizado condiciones de exposición con poca relevancia en el mundo real, ninguno ha sido replicado y muchos intentos directos de replicación han fracasado. Esto, unido a la epidemiología y la biofísica lleva a la conclusión de que la asociación causal entre campos de frecuencia industrial y cáncer no sólo no está demostrada, sino que es bastante improbable."
A13) J. McCann, L.I. Kheifets y col.: Cancer risk assessment of extremely low frequency electric and magnetic fields: A critical review of methodology. Environ Health Perspect 106:701-717, 1998.
- "Esta revisión proporciona una discusión sobre la metodología de evaluación del riesgo de cáncer pertinente para desarrollar una estrategia para campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja... Se ofrecen las siguientes recomendaciones:
1) La evaluación del riesgo debe contemplarse como un proceso iterativo que forma parte informa de un juicio general sobre riesgos para la salud...
2) La identificación de un riesgo que llegue a la conclusión de efectos débiles o nulos, como los que pueden estar asociados a los campos de frecuencia industrial, debe asignar un peso significativo a los bioensayos en animales...
3) Debe incluirse un factor que tenga en cuenta las posibles diferencias en la sensibilidad a la carcinogénesis por la edad...
4) La ausencia de evidencia de relación dosis-respuesta y la aparente falta de reactividad del ADN [de los campos de frecuencia industrial] sugiere que puede ser apropiado un factor de seguridad (o incertidumbre) o margen de tipo de exposición para la caracterización del riesgo
5) La evaluación del riesgo debe permitir, por lo menos, llegar a una conclusión previa relativa a los límites del riesgo cancerígeno de la exposición [a campos de frecuencia industrial], y también debe definir una agenda de investigación eficiente destinada a clarificar las incertidumbres de forma apropiada para una evaluación más completa."
A14) J.E. Moulder y K.R. Foster: Is there a link between exposure to power-frequency electric fields and cancer? IEEE Eng Med Biol 18(2):109-116, 1999.
- "Algunos autores han sugerido recientemente que son los campos eléctricos de frecuencia industrial, más que los magnéticos, los que podrían estar relacionados con el cáncer; para la mayoría su conclusión se basa reinterpretaciones posteriores de los estudios epidemiológicos existentes. En este artículo revisamos la evidencia concerniente al tema de si los campos eléctricos de frecuencia industrial podrían causar o contribuir al cáncer... La hipótesis general de que los campos eléctricos de frecuencia industrial están relacionados de forma causal con cáncer en humanos es incluso más débil que para los campos magnéticos, y se le puede calificar de forma razonable como inexistente... No es necesario decir que nuestra sociedad tiene muchos problemas de salud urgentes, pero según todas las apariencias, el cáncer debido a las líneas eléctricas no es uno de ellos."
A15) National Research Council. Research on Power-Frequency Fields Under the Energy Policy Act of 1992. Nation Academy Press, Washington, DC, 1999.
- "Los resultados del programa EMF-RAPID no apoyan la disputa de que el uso de energía eléctrica supone un gran riesgo no reconocido para la salud pública. La investigación básica sobre los efectos de los campos magnéticos de frecuencia industrial debe continuar, pero no se requiere un esfuerzo especial para financiar la investigación."
A16) Health Effects from Exposure to Power-Line Frequency Electric and Magnetic Fields: National Institutes of Health, Research Triangle Park, NC, 1999.
- "La evidencia científica que sugiere que la exposición [a campos elelctromagnéticos de frecuencia industrial] supone algún riesgo para la salud es débil". Ver Q27G para más detalles. El informe está disponible en:
http://www.niehs.nih.gov/emfrapid/html/EMF_DIR_RPT/Report_18f.htm
A17) Committee on Man and Radiation: Possible health hazards from exposure to power-frequency electric and magnetic fields - A COMAR Technical Information Statement. IEEE Eng Med Biol 19(1):131-137, 2000.
- "Tras el análisis de los informes de investigación relevantes publicados durante los últimos 10 años, COMAR concluye que es extremadamente improbable que exposiciones medias durante 24 horas a campos magnéticos de frecuencia industrial menores de 1 mT [1.000 microT] puedan asociarse con problemas para la salud. Una buena evidencia de laboratorio muestra que campos entre 100 y 10.000 veces superiores a este nivel, tanto sinusoidales como pulsados, pueden inducir una variedad de efectos biológicos... Muchos de los informes sobre efectos de campos más débiles deben considerarse como preliminares, ya que algunas observaciones no han podido ser replicadas por diferentes laboratorios, mientras que otras, observadas en células, no han sido claramente relacionadas con efectos en animales completos. Tampoco se conocen completamente los mecanismos de interacción entre campos de frecuencia extremadamente baja y baja intensidad y células, tejidos o animals de laboratorio; por tanto, el impacto para la salud de tales campos en animales completos y personas, si es que existe, no puede ser pronosticado o explicado.
El texto completo está disponible en: http://homepage.seas.upenn.edu/~kfoster/powerfreq.htm
A18) J.E. Moulder: The Electric and Magnetic Fields Research and Public Information Dissemination (EMF-RAPID) Program. Radiat Res 153:613-616, 2000.
- En Estados Unidos la preocupación pública sobre si la exposición a campos de frecuencia industrial estaba ligada al cancer llevó al establecimiento de un programa de investigación por parte del Congreso, el EMF-RAPID (Electric and Magnetic Fields Research and Public Information Dissemination). Gran parte del trabajo financiado por el EMF-RAPID no ha sido publicado todavía en la literatura científica. El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud y el Medio Ambiente de Estados Unidos (NIEHS) pidió a la revista Radiation Research que publicara un número especial en un intento de remediar este vacío de publicación. Esta es la introducción a ese número especial. Ver también H55, H56, H57, H58, J17, K8, K9 y K10.
A19) A.W. Preece, J.W. Hand y col.: Power frequency electromagnetic fields and health. Where's the evidence? Phys Med Biol 45:R139-R154, 2000.
- Una revisión de la controversia entre cáncer y líneas eléctricas que concluye: "No se ha hallado ninguna asociación entre exposición a campo magnético en el laboratorio y carcinogénesis tanto en modelos animales como celulares. En realidad, los estudios han demostrado que los campos magnéticos no se asocian con el cáncer. Sin embargo, se mantiene la confusión en cuanto a que los resultados de algunos estudios epidemiológicos pueden interpretarse como que sugieren que vivir cerca de líneas de transporte de alta tensión parece incrementar ligeramente el riesgo de leucemia infantil."
A20) ELF Electromagnetic Fields and the Risk of Cancer. Doc NRPB, 12, 2001.
- "Los experimentos de laboratorio no han proporcionado una buena evidencia de que los campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja sean capaces de producir cáncer, y los estudios epidemiológicos sobre personas tampoco sugieren que causen cáncer en general. Existe, sin embargo, cierta evidencia epidemiológica de que una exposición prolongada a niveles altos de campos magnéticos de frecuencia industrial se asocia con un pequeño riesgo de leucemia en niños. En la práctica, tales niveles de exposición se dan rara vez entre el público en el Reino Unido. En ausencia de una clara evidencia de un efecto cancerígeno en adultos, o de una explicación plausible derivada de experimentos sobre animales o células, la evidencia epidemiológica no es en este momento lo suficientemente sólida como para justificar una conclusión firme de que tales campos causan leucemia en niños. Sin embargo, a menos que investigaciones futuras indiquen que este hallazgo es debido al azar o a un artefacto no reconocido, queda la posibilidad de que una exposición intensa y prolongada a campos magnéticos pueda aumentar el riesgo de leucemia en niños."