Balones fuera

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Traductores: 
Pagina final: 
7
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Balones fuera
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Primer contacto
Coordinación: Juan A. Rodríguez, Marisa Marquina y Antonia de Oñate

Congreso Mundial del Aspen Institute
El Congreso Mundial sobre Pensamiento Científico
y Acción, organizado por el Aspen Institute, dentro de
su programa Ciencia y Sociedad, y nuestros colegas
del Instituto Questão de Ciência, estaba previsto celebrarse en Roma el pasado marzo de 2020, pero la
situación sanitaria lo impidió. En principio se retrasó a
septiembre y finalmente se optó por celebrarlo de manera online casi un año después. Reunió a más de cien
científicos, académicos, periodistas y comunicadores
de todo el mundo para ponernos al día y debatir temas
relacionados con la ciencia y su comunicación, en especial los de importancia global: el cambio climático,
la medicina (con especial atención a las vacunas), la
biotecnología, la cultura científica y su popularización,
repartidos en seis sesiones.
Estas consistían en unas exposiciones magistrales
por parte de un experto en cada materia, abiertas a todo
el mundo, de un nivel que poco enseñarían a cualquier
lector habitual de nuestra revista —como pueden comprobar en el canal de YouTube del Aspen Institute—,
seguidas por unos debates «a puerta cerrada», restringidos a los invitados, entre los que tuve la suerte de
encontrarme.
Resaltaré la tertulia a la que asistí, en petit comité, nada menos que con nuestro archiconocido Edzard
Ernst, Alexander Panchin (de la Comisión de Pseudociencia y Fraude Científico de la Academia Rusa de
Ciencias), o mis homólogos Michael Marshall y Tim
Mendham, directores respectivamente de las ediciones británica y australiana de la revista The Skeptic.
No voy a negar que me sentía al principio algo cohibido rodeado de tanto prestigio junto y tanto acento

el escéptico 6

endemoniado, pero pronto me solté la melena y pude
presumir con moderación de algunos de los últimos
acontecimientos vividos en nuestro país. Les hablé del
plan español sobre pseudoterapias de los ministerios
de Sanidad y Ciencia, así como de la intención del
ministro de Universidades de eliminar los contenidos
pseudocientíficos de los estudios superiores, y he de
decir que se les hacía la boca agua a todos, viendo que
ellos, sobre todo en el mundo anglosajón, aún andan
teniendo que explicar a sus políticos por qué la homeopatía no es más que una filfa.
Lamentablemente, estas tertulias restringidas no
están subidas a la red, aunque sus conclusiones, con
los resúmenes de las distintas sesiones, están por fin
disponibles en pdf1. Y solo me queda agradecer a Aaron Mertz, del Aspen Institute, y a Natália Pasternak,
del Instituto Questão de Ciência, su gran trabajo en
la organización, que debo hacer extensivo a todos los
que contribuyeron al éxito del congreso. Esperemos
que el nuestro, dedicado al mundo de las conspiraciones y que celebraremos el próximo septiembre, no sea
menos (más información en el interior de la contraportada).
Juan A. Rodríguez
Balones fuera
Edmund Burke escribió que, para que el mal triunfe,
todo lo que hace falta es que la gente buena no haga
nada. En el terreno de las pseudoterapias se puede reescribir como que para que los charlatanes triunfen
todo lo que hace falta es que quienes deberían velar
por la salud de la población miren para otro lado. Allá
por 2016, y de repente soy consciente de los lentísimos
y escasos avances en esta lucha, di la charla «Balo-

Verano 2021

nes fuera» en Escépticos en el Pub Madrid2. Allí conté
el periplo del año y pico previo en el que me dediqué intensivamente a alertar a todo tipo de entidades
(ayuntamientos, colegios profesionales, bibliotecas,
universidades, librerías…) de la intromisión de charlatanes en multitud de eventos organizados por dichas
entidades. El título de la charla es el resumen del tipo
de respuesta que solía recibir.
Recientemente me he tenido que acordar por dos
veces de esta charla. La primera, al reportar ante el
Colegio Oficial de Médicos de Palencia el caso del
doctor Gabriel Ruiz García, el inefable «doctor Clorito», un médico autodiagnosticado de trastorno mental,
como confesó en cierta ocasión en antena, al punto de
negar las infecciones microbianas y lamer, ante alguna cámara de televisión, el suelo de su consulta como
supuesta prueba (consulta, por cierto, en la que un loro
se pasea a sus anchas dejando los residuos propios de
estos animales). Adepto a las letales tesis de la Nueva
Medicina Germánica de Hamer, Ruiz recibe su mote
por su promoción abierta del dióxido de cloro como
cura de todo tipo de enfermedades. Y esto no es más
que un leve raspado de la superficie de este individuo
el cual, si la medicina fuera física de partículas, solo
podría calificarse de antimédico.
Con todo este percal, conocido de sobra por su Colegio por una desnortada trayectoria pública de décadas, la respuesta ante la queja deontológica se puede
resumir brevemente en que el Colegio considera que,
efectivamente, los hechos denunciados son gravísimos
e incumplen claramente los preceptos deontológicos a
los que los profesionales médicos están obligados. Y
que no van a tomar medida alguna, más allá de remitir
a la Consejería de Sanidad la información por si tuvieran a bien mover un dedo.
La segunda vez que he recordado la charla ha sido
tras hacer uso del derecho al recurso de alzada que proponía la propia respuesta colegial, elevando el asunto
al Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León. La respuesta en este caso ha sido un tanto
estrambótica, concordando de nuevo en la falta total
de ética y profesionalidad del «doctor Clorito», pero
en este caso elevando la apuesta de la inmovilidad
bajo el argumento de que, dado que las actividades que
practica (como dar dióxido de cloro a sus pacientes) no
constituyen actos médicos, no tienen por qué perseguir
dichos actos.
La respuesta es, por lo absurdo, de las que lo dejan
a uno sin palabras. Y con la preocupación de que, si no
hay quien barra la casa ante un caso tan flagrante (al
punto de haber recibido noticias de una supuesta víctima mortal por una infección tras un procedimiento en
la mencionada ausencia total de asepsia), no hay quien
proteja a los pacientes ante la charlatanería o la deVerano 2021

mencia (algo que también nos recuerdan casos como
los de Corbera en otros Colegios Profesionales).
Volveré a elevar la queja, esta vez al Consejo General de Colegios de Médicos. Pero, dado que parte
de su actual directiva es miembro de las entidades ya
recurridas, no hay ningún motivo para esperar que el
desenlace sea distinto.
Emilio J. Molina
Muchísimas gracias a los homeópatas del mundo
Ha llegado el momento de admitirlo: tenemos que
decirle muchas gracias a la comunidad mundial de la
homeopatía. Tenemos que estarle agradecidos por demostrar sin ningún egoísmo y de forma indiscutible
algo de vital importancia: Los homeópatas no se creen
sus propios extravagantes y anticientíficos postulados.
Sí, aprecio de verdad el valor y el altruismo que
hacía falta para dar este paso, que hace época. Quizá
debería explicarme. El 10 de noviembre publiqué «un
desafío para los homeópatas del mundo»”3. Consistía
en demostrar la homeopatía (o, si prefieren, demostrar
la premisa de que los remedios homeopáticos altamente diluidos pueden producir efectos detectables), y las
condiciones eran:
1. Usted, homeópata convencido, elige los seis remedios homeopáticos que le sean imposibles de confundir si los prueba usted mismo.
2. Yo los encargo en la potencia que usted desee a
7 el escéptico

Coordinador: 
Página inicial: 
6