UN MARCIANO EN MI BUZÓN (3.11) ALIENÍGENAS DE LA CAJA TONTA ESPECIAL STAR TREK

Sección: 
ANUARIO 2018
Traductores: 
Pagina final: 
69
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  UN MARCIANO EN MI BUZÓN (3.11) ALIENÍGENAS DE LA CAJA TONTA ESPECIAL STAR TREK
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Un marciano en mi buzón (3.11)
Alienígenas de la “caja tonta”

Especial “STAR TREK”
Luis R. González

E

l 17 de septiembre de 1967, una serie de ciencia
ficción sobre una nave espacial terrestre, que
patrullaba por las fronteras del infinito y más
allá, debutaba en la televisión alemana. Se trataba de
Raumpatrouille Orión (Fig. 1) y su cincuentenario se
ha conmemorado por los servicios postales germanos
con un sello, cuyo Sobre Primer Día reproducimos
aquí (Fig. 2). Fue la primera serie de ciencia ficción
alemana para televisión, pero su elevado coste y la
llegada del color (que imponía una reconversión de
equipos) ocasionó que solo llegasen a emitirse siete
episodios. Constituyó un gran éxito y sobrevivió en
papel, pues llegaron a publicarse hasta 145 novelas
basadas en la serie.
Algo flotaba en el ambiente de la época. Al otro
lado del charco, el 6 de septiembre de ese mismo año,
la cadena CTV de la televisión canadiense fue la primera en poner en antena las aventuras de la nave Enterprise, creada por Gene Roddenberry. Dos días más
tarde, en los Estados Unidos, fue la NBC la responsable de emitir Star Trek hasta completar las escasas

tres temporadas (79 episodios) que duró, debido a su
baja audiencia. Pero las reposiciones posteriores la
convirtieron en una serie de culto. La presión de los
seguidores se plasmó primero en una continuación de
dibujos animados (1973-1974) y, tras la aparición de
la primera película en 1979, hoy en día ha llegado a
convertirse en una verdadera franquicia.
Aunque no fue la primera (recordemos la divertida Perdidos en el espacio), creo que para todos los
escépticos (al menos, para los aficionados al género)
esta serie ocupa un especial lugar en nuestro corazón,
tanto por la calidad de los guiones que la alejaban de
la simple space opera como sobre todo por la figura
del racionalista por excelencia (casi figura para imitar
por todos nosotros), el icónico híbrido vulcano-terrestre «señor Spock», personificado por el actor Leonard
Nimoy (1931-2015) (Figs. 3 y 4). La hojita bloque fue
emitida por Guinea-Bissau el mismo año del fallecimiento del autor. Quizá por las prisas, el retrato no es
nada favorecedor.
El primer avistamiento filatélico de la nave En-

Fig. 1

Fig. 2

Anuario 2018

65 el escéptico

Fig. 3

terprise tuvo lugar el 28 de agosto de 1979 en una
hojita bloque emitida por Paraguay para conmemorar
el nacimiento del profesor Hermann Oberth, uno de
los fundadores de la astronáutica y muy querido entre
los ufólogos por su defensa de la posibilidad de visi-

Fig. 4

el escéptico 66

Fig. 5

tantes alienígenas, a los que él denominaba uránidas
(Fig. 5). El 13 de julio de 1981, las islas Comores reproducían la nave de ficción junto a su contrapartida
real, la primera lanzadera espacial norteamericana
de pruebas (nunca llegó a ser puesta en órbita). Este
transbordador (OV-101) fue bautizado con el mismo
nombre después de que el presidente Gerald Ford recibiese «cientos de miles de cartas» de los aficionados
trekkies (Fig. 6).
Casualmente, la primera serie filatélica específica
sobre Star Trek fue puesta en circulación por la isla
caribeña de San Vicente en mayo de 1994 y no estuvo dedicada a la serie original sino a su continuación,
The New Generation, cuyo primer episodio apareció
en antena el 28 de septiembre de 1987 y se convirtió
en un éxito inmediato. Comandada por el capitán Picard y con el androide Data ocupando la figura racional, se sucedieron hasta 176 episodios, que culminaron en un doble final «All Good Things…» en mayo
de 1994 (Fig. 7).
Desde entonces, y hasta 2017 (con el cincuentenario), llevo catalogadas unas 60 emisiones filatélicas
en torno a los distintos productos que conforman la
franquicia. Naturalmente, no tenemos espacio para
revisarlas todas, así que me limitaré a reseñar las más
curiosas.
Su país de origen, Estados Unidos, le dedicó en
1999 un sello dentro de la serie dedicada a los años
sesenta en la celebración del milenio (Fig. 8). En 2017
sí mereció una serie propia, con un diseño muy minimalista (Fig. 9).
No sería hasta el 4 de enero de 1996, con ocasión
del cercano trigésimo aniversario que el capitán Kirk,
el señor Spock y el resto de la tripulación original merecieran la gloria filatélica; una vez más, gracias al
archipiélago caribeño de San Vicente y las Granadinas. De los diversos valores emitidos, destacaré uno
de mayor tamaño en oro de 24 quilates (Fig. 10).
Pero esta serie de artículos siempre ha tenido como
referencia los objetos voladores no identificados y sus
hipotéticos tripulantes, así que pasemos revista rápida
a las naves espaciales de Star Trek a partir de dos emi-

Fig. 6

Anuario 2018

siones filatélicas. La primera fue puesta en circulación
el 20 de julio de 1999 por la isla de Granada, antigua
colonia británica en el Caribe (Fig. 11). La segunda,
uno de los bloques dedicados a esta serie por la república rusa de Baskortostán en el año 2000 (Fig. 12).
Merece la pena recordar que la propia nave Enterprise
fue confundida con un ovni en el episodio 19 de la
serie original («Tomorrow is Yesterday»), después de
que un pliegue temporal la transportase a la década
de 1950.
Si hablamos de alienígenas, son una presencia habitual, incluso diríamos que imprescindible, en las
distintas series y películas. En su gran mayoría, antropomorfos, claro (por cuestiones técnicas y económicas). No obstante, la serie original incluye algunas
imágenes icónicas que años más tarde aparecen incorporadas en la mitología abduccionista. Por ejemplo,
el episodio 18 («Arena») nos presenta una raza alienígena reptiliana, los Gorn. Y en el episodio 66 («Wink
of an Eye»), un grupo de alienígenas, invisibles gracias a que viven en un «tiempo acelerado», tratan de
raptar a los tripulantes del Enterprise para mejorar
su moribunda genética. La misma idea fue defendida
como real por el famoso abduccionólogo Budd Hopkins en su libro Sight Unseen (2003).
El bloque de cuatro sellos emitido por nuestro habitual archipiélago caribeño (esta vez por la isla Unión)
el 21 de septiembre de 2016 nos muestra a varios alienígenas que aparecieron ya en la serie original (Fig.
13). En cambio, el bloque de seis valores puestos en
circulación por Liberia el 21 de diciembre de 2015 recoge los extraterrestres que aparecen en la penúltima
serie televisiva de la franquicia, Star Trek – Enterpri-

Fig. 7

Fig. 8
Fig. 11

Fig. 9

Anuario 2018

Fig. 10

67 el escéptico

Fig. 12

Fig. 13

se. Con 98 episodios en cuatro temporadas entre 2001
y 2005, fue una especie de precuela, sin excesivo éxito (Fig. 14).
Hasta el momento, estas son las series de televisión
de la franquicia:
1 The Original Series (1966–69)
2 The Animated Series (1973–74)
3 The Next Generation (1987–94)
4 Deep Space Nine (1993–99)
5 Voyager (1995–2001)
6 Enterprise (2001–05)
7 Discovery (2017–presente)
Salvo la última, demasiado reciente, todas las demás
han merecido algún tratamiento filatélico. A modo de
resumen, presento una hoja bloque canadiense (parte
de toda una gama de artículos de merchandising puestos en circulación en 2017). Nos muestra a todos los
capitanes de las distintas naves insignia (Fig. 15).
En la época actual, no podemos olvidarnos del sexo
femenino. La serie original fue rompedora. Es famosa
la anécdota de que fue allí donde los mojigatos televidentes norteamericanos pudieron ver el primer beso
interracial televisivo. Naturalmente, la teniente Uhura
se ha ganado su propia emisión. Emitida por Tuvalu (unas islas del Pacífico descubiertas en 1568 por

Fig. 17

el escéptico 68

Fig. 14

Fig. 15

Fig. 16

Álvaro de Mendaña y bautizada como Islas Nombre
de Jesús) el 30 de diciembre de 2016, vemos aquí el
bloque de cuatro valores (Fig. 16).
A este personaje femenino lo han seguido muchos
otros con gran predicamento entre los seguidores de la
franquicia. En otro bloque puesto en circulación por
esa misma isla de Oceanía el 28 de enero de 2016
podemos ver a varias de ellas (Fig. 17).
En el ámbito de las películas, en 2009 J.J. Abrams

Fig. 18

Anuario 2018

optó por dar al botón de reinicio, creando una historia
alternativa que ha dado en llamarse «línea temporal
Kelvin». Solo existe una serie dedicada hasta el momento a este universo, la puesta en circulación por
otra de unas islitas de las Antillas menores: San Cristóbal (Saint Kitts, en inglés), el 26 de mayo de 2016.
Vemos aquí el bloque con los sellos de los personajes
(Fig. 18).
Terminaré con una breve referencia a los tebeos.
Aunque la serie de dibujos animados para televisión
todavía no ha llegado a la filatelia, si ha merecido ese
honor la colección de tebeos (primera de varias) contemporánea con la serie original, publicada en Estados Unidos por el sello Western, y de los que llegaron a aparecer 61 números, con guiones propios. El
número 48 (Fig. 19), aparecido en octubre de 1977,
contenía una aventura titulada «La muerte aborda el
Enterprise». Ese fue el escogido por el diseñador de la
emisión filatélica de Palaos del 15 de agosto de 2016,
aunque con dibujos propios, no una reproducción de
los originales (Fig. 20).
¡Casi me olvido de los klingons! Los alienígenas
más carismáticos de la serie, para los que incluso ha
llegado a desarrollarse un idioma propio, no podían
dejar de aparecer en los sellos. En concreto, en dos
hojitas bloque navideñas puestas en circulación por
Antigua y Barbuda en Febrero de 2016 (Fig. 21 y 22).
Como dicen los vulcanos para despedirse: ¡Larga
vida y prosperidad!

Fig. 19

Fig. 20

Próxima entrega:
Alienígenas en la “caja tonta”: Doctor Who
El autor desea agradecer la colaboración de Giancarlo D’Alessandro, ufólogo italiano editor del PHILCAT. Catalogo di UFOfilatelia disponible en la red:
http://web.tiscalinet.it/Giada/
Asimismo, agradecería la colaboración de los lectores para ampliar la casuística filatelico-ufológica y
pone a su disposición estos y muchos otros sellos de
temática espacial para todo tipo de exposiciones.

Fig. 21

Anuario 2018

Fig. 22

69 el escéptico

Coordinador: 
Página inicial: 
65