Editorial

Sección: 
EDITORIAL
Traductores: 
Pagina final: 
5
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Editorial
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Editorial
Prohibido mirar atrás

Casi veinte años después, llegamos al número 50,
cifra redonda que podría hacer pensar en unas páginas
dedicadas a echarnos flores y a revisar nuestra historia.
Pero no va a ser así. En primer lugar, porque la actualidad manda y, si nos giramos, corremos el riesgo de
convertirnos en estatuas de sal. Por otro lado, ya hay
quien ha escrito sobre el origen e historia del escepticismo español y sus publicaciones. Se trata de Luis
Alfonso Gámez, quien además fue el primer director
de esta publicación, así como pilar importante de las
que la precedieron1: Arifo y La Alternativa Racional.
Vaya nuestro reconocimiento para él y los sucesivos
directores y equipos humanos que han hecho posible
que sigamos avanzando a hombros de gigantes.
No obstante, animamos a nuestros lectores a que
buceen por dichas publicaciones (la mayoría accesibles en nuestra web), que siguen constituyendo un
fondo documental de gran valor. Si lo hacen, se darán
cuenta de lo mucho que ha tenido que evolucionar el
movimiento escéptico español en sus más de tres décadas. Entre otras cosas, verán cómo ha disminuido el
tono burlón característico de los primeros años, mientras que ahora domina uno más serio.
Algo comprensible, pues el hablar de extraterrestres, parapsicólogos, astrólogos o creacionistas bíblicos bien se prestaba a la chanza. Pero ahora que esos
temas han pasado de moda, hemos tenido que virar
hacia otros mucho más complicados, con estafados
e incluso fallecidos en su haber, como son las pseudoterapias, las sectas o los integrismos religiosos. Sin
olvidar asuntos en los que estamos teniendo bastantes
problemas para que se entiendan nuestras propuestas y nuestra (auto)crítica ante aspectos propios de
la posmodernidad y de movimientos alternativos, en
especial cuando muestran lo que entendemos que es
una injustificada fobia a la ciencia y la tecnología, por
ejemplo cuando hablamos de alimentación o de fuentes de energía. Sin olvidarnos, por supuesto, de desenmascarar ese fascismo que, como decía Umberto Eco,
puede volver escondido en forma de revisionismo o
negacionismo histórico, xenofobia, homofobia, clericalismo, etc.

Anuario 2018

Juan A. Rodríguez

Quizá sea la palpable peligrosidad de esas pseudociencias más actuales lo que haya llevado al cambio de
actitud del mundo académico respecto al movimiento
escéptico: si hace unos años era común tildarnos de
soberbios rottweilers cientifistas preocupados por naderías, vemos ahora cómo han tomado conciencia de
la magnitud del problema y afortunadamente los colegios profesionales toman cartas en el asunto (a la vez
que van eliminando sus propias secciones pseudocientíficas), mientras que las sociedades científicas empiezan a organizar jornadas al respecto. Bienvenidas sean
sus imprescindibles iniciativas, y esperemos no haber
perdido un tiempo precioso.
Pasemos ya a presentar este número; con formato
de anuario, empiezan a ser habituales ciertos de sus
contenidos: la memoria de actividades de ARP-SAPC,
la beca de investigación de este año y las ponencias
de unas jornadas coorganizadas por la asociación, dirigidas a profesorado de todos los niveles y público en
general.
Los artículos restantes, muy variados, van desde la
magia y la superstición a la importancia de que contribuyamos al rigor científico de la Wikipedia, pasando
por una exposición divulgativa del baby led weaning,
controvertida manera de que los bebés se introduzcan
en el mundo de la comida para mayores a la que, por
«neojipi» que nos parezca, no hay que tenerle miedo.
También hay sitio para la imaginación, con los sellos
sobre la imaginería de Star Trek y una visita a la criptozoología, casi olvidada por estos lares pero aún viva
en otras partes del mundo.
Incluso tenemos cabida para el humor y no solo con
nuestras viñetas, sino también con el reto que los escépticos alemanes les han lanzado a los homeópatas,
jugándose una importante cantidad de dinero; aunque,
como diría James Randi (felicidades por su 90 cumpleaños, maestro), ahí lo tienen más seguro que en una
caja fuerte. Por cierto, ¿quién dijo que a los alemanes
no les va la guasa?
1. https://magonia.com/2005/07/07/hoy-se-cumplen-20anos-la-primera-publicac... https://www.csicop.org/
specialarticles/show/el_origen_del_movimiento_esceptico_espanol

5 el escéptico

Coordinador: 
Página inicial: 
5