LA ALTERNATIVA RACIONAL N.º 25

Sección: 
HACE 25 AÑOS
Pagina final: 
46
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  LA ALTERNATIVA RACIONAL N.º 25
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Hace 25 años

La Alternativa Racional

nº 25*

Luis R. González

E

n esta ocasión, Félix Ares cede su Editorial a otro
de nuestros «pesos pesados», Javier Armentia, con
ocasión de la primera de sus «Crónicas ARPías». Por
desgracia, sus múltiples ocupaciones impidieron que esta
iniciativa fuese duradera, y solo hubo una segunda.
Hoy me asalta una terrible duda: ¿fue
adecuado lanzar hace dos años la campaña
anti-astrológica?

Armentia se veía asaltado por la duda al comprobar que
incluso Telefónica ofrecía la consulta astrológica como uno
de los servicios del prefijo 906 (hoy, 806). A estas alturas
del siglo XXI ya no debe quedarle ninguna duda. Seguimos
siendo el Pepito Grillo de lo paracientífico, pero no hemos
logrado esa presencia escéptica continuada en los medios
de comunicación a la que se aspiraba.
El primer artículo en solitario de la nueva Directora
Ejecutiva de ARP, Mercedes Quintana (reflejo del cambio
en la distribución de socios hacia Madrid), aprovecha la
ocasión de este número paradigmático para echar un
vistazo a siete años de historia de ARP. Causó polémica
especialmente el siguiente comentario:
Con una aplastante mayoría se refleja la
diferencia a favor de los hombres: el 92,6
de los socios y el 95,6% de los suscriptores.
Como es lógico, las razones que explican
esta diferencia son las mismas que originan
—entre otras cosas— la escasa presencia de
mujeres en carreras científico-experimentales,
consideradas tradicionalmente como «de
chicos». No son causas ligadas a ningún
misterio de la biología, simplemente lo que se
enseña a unos y a otras desde que nacen.
Aquella «deplorable» situación se ha corregido en cierta
medida, aunque seguimos estando muy lejos de la paridad.
Con datos de enero de 2017, los hombres son el 88% de
los socios y el 89,5% de los suscriptores. Más curioso es
el cambio en los porcentajes por comunidades autónomas:
en 1992 el 48% de los socios provenía de Madrid, seguidos
de lejos por el País Vasco con un 18%, y Cataluña con un
11%; en 2016, aunque la comunidad líder sigue siendo
Madrid con un 19%, es seguida de cerca por Cataluña con

el escéptico 46

un 17,6%, y el País Vasco cuenta apenas con un 7%.
Como socio alejado de los órganos de poder, viviendo en
la soleada Málaga, desconozco las tensiones ocasionadas
por el «desembarco» del sector madrileño en ARP, aunque
me consta que las hubo. A efectos prácticos, solo puedo
señalar un curioso efecto: la reaparición en el ámbito
paranormal de José Luis Jordán Peña, escribiendo como
escéptico en nuestras páginas sobre la sangre de san
Pantaleón. Es cierto que lo importante son las ideas y su
argumentación, no las personas, pero no puedo dejar de
señalar el contraste. Quisiera creer que se trató de una
estrategia para ganarse su confianza y conseguir así el gran
bombazo que se publicó en el número 29: su «peculiar»
confesión como autor del llamado affair UMMO, el famoso
epistolario de unos supuestos alienígenas recibido por
diversos creyentes ibéricos y que todavía colea en internet.
La apertura de LAR a otros temas permite a Rogelio
Vázquez tratar otro asunto religioso, nada menos que los
éxtasis de Santa Teresa, sugiriendo que podrían deberse a
ataques de migraña.
Aquel año 1992 se produjo una pérdida irremplazable
para el movimiento escéptico: el fallecimiento de Isaac
Asimov. Disfruté mucho con sus relatos de ciencia ficción,
y todavía más con sus escritos sobre divulgación científica
y escepticismo. Pero lo que más echo de menos es su
facilidad para escribir páginas y páginas sobre cualquier
aspecto científico de forma amena y fácil de entender.
Durante un tiempo Stephen J. Gould pudo ocupar su lugar,
pero también él nos dejó. En la actualidad, no tenemos
nadie tan polifacético como ellos, y se echa en falta.
Se convocan los primeros premios ARPíos para medios
de comunicación, solicitando la votación de los suscriptores
sobre canales de televisión, emisoras de radio, periódicos y
revistas especializadas.
Las últimas cuatro páginas del boletín incluyen una
valiosa herramienta en aquella época predigital: un índice
de autores de los artículos de la revista (hasta el número 24
inclusive), así como los índices de cada una de ellas.
* www.escepticos.es/node/3525

invierno 2016/17

Página inicial: 
46