"Desmitificando el "poder de la mente". ¿Cómo funciona el cerebro?"

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
28
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  "Desmitificando el "poder de la mente". ¿Cómo funciona el cerebro?"
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

¿CÓMO FUNCIONA EL CEREBRO? EL CEREBRO COMO ÓRGANO BIOLÓGICO Los términos "Poder de la mente" o "Energía psíquica", aunque muy vagos e imprecisos, sugieren que el cerebro humano es capaz de realizar tareas que desafían las leyes de la naturaleza, que tiene poderes sobrenaturales. De nuevo el debate entre ciencia y pseudociencia1. Sólo tenemos que abrir determinado tipo de revistas o publicaciones, o escuchar los comentarios de amigos o familiares, para darnos cuenta que hay "poderes mentales" que gozan de un crédito excelente. La telepatía, la telequinesia o la percepción extrasensorial (PES) (ver más abajo) serían buenos ejemplos de ello. Teniendo en cuenta que no existe ninguna prueba científica (comprobable, reproducible) de que el cerebro humano posea características más allá de las naturales, ¿por qué están tan extendidas estas creencias sin fundamento? Los autores del presente artículo pensamos que muchos de los mitos populares que refieren a los poderes sobrenaturales del cerebro se sustentan en el desconocimiento real de cómo éste se organiza y funciona. El objetivo de este artículo es, precisamente, tratar de ilustrar dentro de los conocimientos actuales y de la manera más sencilla, aunque rigurosa, cómo funciona el cerebro humano y así desmitificar su faceta mágica. En los últimos años se ha avanzado mucho sobre el conocimiento del cerebro. Hoy en día, y gracias a las neurociencias, sabemos más acerca de su estructura y organización, de su funcionamiento, y de cómo determina nuestra conducta. especialización, también tiene sus limitaciones. Por ejemplo, el cerebro humano no puede en ningún caso obtener información del exterior si no es a través de los órganos de los sentidos. De la misma manera, los pulmones están capacitados para asimilar oxígeno del El cerebro humano, tal y como lo aire pero no del agua, por lo que conocemos ahora, es un órgano no podemos respirar debajo del biológico fruto de miles de años de agua. evolución natural2. Entender este hecho es fundamental por dos DE LA NEURONA AL razones: primero, porque implica CEREBRO que el cerebro, como órgano bioló- Fue Santiago Ramón y Cajal, pregico, es natural (nunca sobrenatu- mio Nobel de Medicina en 1906, ral), con características naturales y quien postuló por primera vez la que, por tanto, obedece a las leyes "doctrina neuronal"3. Como conde la naturaleza; y segundo, por- secuencia de su trabajo, hoy sabeque implica que el funcionamiento mos que la neurona, célula nerviodel cerebro humano va en la línea sa, es la unidad funcional del sistede garantizar la supervivencia de ma nervioso. la especie y, por tanto, está modelado (por la evolución) para ese La propiedad principal de esta fin. célula nerviosa es su capacidad de transmitir impulsos eléctricos, que Así, la función primordial de nues- codifican y procesan la informatro cerebro, y por extensión la del ción recogida por los órganos de resto del sistema nervioso, tiene los sentidos. La información nerque ver, básicamente, con nuestra viosa se transmite de neurona a capacidad para relacionarnos de neurona por medio de mensajeros manera interactiva con el medio químicos llamados neurotransmiambiente que nos rodea. Para ello, sores. Las neuronas están conectanuestro cerebro, al igual que el del das unas con otras, de manera que resto de los vertebrados, recibe una sola neurona puede estar información del medio externo conectada simultáneamente con mediante los órganos de los senti- muchas otras neuronas localizadas dos (tacto, visión, olfato, gusto y en distintas áreas de nuestro oído) y una vez procesada, utiliza cerebro. esa información para adaptarse al medio externo (físico o social) de En el cerebro hay distintos tipos de manera óptima. Esto es lo que neuronas que se distribuyen y hace continuamente, cada segun- organizan de manera específica en distintas regiones cerebrales confido. Está especializado en ello. riendo, a su vez, propiedades funY precisamente, a causa de esta cionales específicas4. Así por DESMITIFICANDO EL "PODER DE LA MENTE " ejemplo, en el tronco del encéfalo (está fuera del cerebro propiamente dicho), hay grupos de neuronas encargados de funciones básicas para el mantenimiento de la vida, como el control del ritmo cardiaco y respiratorio, y el control del ritmo de actividad sueño-vigilia; el tálamo y el hipotálamo son áreas relacionadas con el control hormonal de todo nuestro organismo y con la integración de la información que recibimos del exterior a través de los órganos de los sentidos; los núcleos de la amígdala y el hipocampo, son regiones fundamentales en los procesos de memoria y en la conducta emocional. Todas estas áreas mencionadas son consideradas "antiguas" desde un punto de vista evolutivo, es decir, son muy parecidas en el cerebro de muchos animales, desde un roedor hasta un humano. El área más "moderna" y más desarrollada en el cerebro humano es la corteza cerebral, que es el tejido de neuronas que forma la superficie cerebral. En la corteza cerebral se integra y se procesa toda la información que nos llega del exterior, parte de la cual se hace consciente, y da origen a lo que llamamos funciones superiores complejas como el lenguaje, el pensamiento lógico y la atención. A su vez, la corteza cerebral puede subdividirse en distintas áreas y lóbulos con funciones más o menos bien delimitadas. Todas estas áreas y núcleos cerebrales descritos de una manera muy simplificada están interconectados entre sí de forma organizada, de manera que incluso para la realiza51 el escéptico 50 el escéptico ¿CÓMO FUNCIONA EL CEREBRO? Todas las áreas y núcleos cerebrales están interconectados entre sí de forma organizada, de manera que incluso para la realización de tareas aparentemente sencillas, como mover un brazo o escuchar una conversación, es precisa la actividad coordinada de prácticamente todo el cerebro. ción de tareas aparentemente sencillas, como mover un brazo o escuchar una conversación, es precisa la actividad coordinada de prácticamente todo el cerebro. Una manera de ilustrar la organización funcional de nuestro cerebro es el estudio de pacientes con lesiones en áreas específicas del mismo5. Por ejemplo, hay pacientes que a causa de una lesión en el lóbulo temporal del cerebro (hipocampo) pierden la capacidad de memorizar acontecimientos nuevos a corto plazo. Estos pacientes no recuerdan lo que hicieron treinta segundos antes por lo que su vida diaria cambia dramáticamente. Otro caso interesante es el de la llamada "visión ciega". Esta patología se produce por una lesión localizada en la corteza occipital y deja ciego al paciente aun cuando su sistema visual está en perfectas condiciones (no hay patología ocular). En realidad lo que le ocurre con estos pacientes es que son capaces de ver pero no son conscientes de ello, por lo que se comportan como si estuviesen ciegos. sus actos. Ni siquiera, son capaces de tener interacciones sociales "normales" (se muestran agresivos y desinhibidos), aun cuando sus capacidades intelectuales se mantienen intactas. Estos estudios sugieren que no sólo la capacidad de ver u oír depende del correcto funcionamiento de nuestro cerebro, sino también la capacidad de relacionarnos socialmente y de interpretar el mundo que nos rodea en términos morales. Entre las conductas que podemos considerar "anormales" o patológicas y la conducta "normal" o fisiológica hay una estrecha línea divisoria, pero a pesar de eso, lo que está claro es que ambas dependen del funcionamiento natural, nunca mágico, de nuestro cerebro. natural haya actuado o vaya a actuar. Y sin el substrato biológico adecuado (por ejemplo, un órgano característico) no puede haber una función biológica. Como ejemplo, los peces no pueden asimilar oxígeno del aire a través de las branquias (necesitarían pulmones) o los gatos no pueden andar regularmente apoyándose sobre dos patas (necesitarían un sistema motor diferente). La telepatía6 se define literalmente como "sentir a distancia", aunque el término se suele utilizar para referirse a la capacidad de comunicarse mentalmente con el prójimo. Nuestro cerebro, a través de los órganos de los sentidos, nos permite ver objetos visibles y oír señales audibles, pero nunca "detectar" o "percibir" el pensamiento de otras personas. Igualmente, el cerebro humano no es capaz de transmitir pensamientos a otras personas. Para ser comunicados, los pensamientos han de ser transmitidos a través del lenguaje (hablado, gestual), y siempre, el mensaje ha de ser recibido a través de los órganos de los sentidos (oído, visión) de un receptor (el interlocutor). No tenemos órganos para "detectar pensamientos" en nuestro cerebro. Cabe mencionar que nuestros órganos de los sentidos tienen sus limitaciones por lo que no podemos captar algunas frecuencias auditivas (inferiores a 20 hertzios o superiores a 20.000 hertzios) o visuales precisamente porque no están capacitados para ello. En cambio, algunos animales como los perros o los murciélagos, que no son la médula espinal. La prueba irre- brales. Las ondas cerebrales regiscapaces de ver colores, son capa- futable es que cuando por un acci- tran la actividad eléctrica generada ces de escuchar sonidos de alta dente es seccionada la médula por la actividad simultánea de frecuencia (superiores a 20.000 espinal no podemos moverlas. millones de neuronas de la corteza hertzios). Estos mismos argumencerebral4. Esta señal es muy débil. tos se pueden utilizar para No existe percepción más allá de Para que se hagan una idea, desmentir la PES. No existe captar las ondas cerebrales nuestros sentidos, el propio percepción más allá de que registra un electroencefanombre de `percepción nuestros sentidos, la propia lograma precisa la colocación extrasensorial' es un craso error de electrodos muy sensibles definición es un error. en el cuero cabelludo y de De la misma manera que no puede En algunos casos se ha argumenta- potentes amplificadores que transmitir pensamientos telepáti- do que esa "energía psíquica" aumentan la señal registrada. camente, el cerebro humano no podría tener que ver con las ondas También se pueden detectar los puede mover objetos sólo con cerebrales que se detectan en nues- campos magnéticos que genera la desearlo. La telequinesis o psico- tro cerebro. Esto carece de todo actividad de las neuronas corticacinesis6 se define como "la capaci- fundamento y quien dice esto des- les gracias a un aparato muy sensidad de mover objetos por medio conoce profundamente el signifi- ble y sofisticado denominado de ejercicios psíquicos". Así, el cado y origen de las ondas cere- magnetoencefalógrafo. Esta señal famoso farsante Uri (eléctrica, magnética) generada por nuestro cereGeller6, explicaba su capabro es tan débil que no cidad para doblar cucharas puede tener ningún efecto o parar el funcionamiento en el exterior. Existen de relojes a distancia. Si algunos peces, como el esto fuese cierto, demostorpedo, cuyo sistema nertraría la existencia de una vioso se ha especializado presunta "energía psíquien generar descargas elécca" que, como es lógico, tricas que aturden a sus nadie sabe muy bien cómo presas. Los humanos, por definir. suerte o por desgracia, no disponemos de dichas De nuevo, desde el punto especializaciones. de vista neurobiológico, la pregunta es evidente, ¿con Cabe mencionar que qué órgano o estructura y investigaciones recientes de qué manera el cerebro están tratando de consees capaz de transmitir esa guir que un discapacitado fantástica energía para (tetrapléjico) pueda mover mover o transformar objeel cursor en un monitor de tos? (definir las caracterísordenador enseñándole a ticas físicas de esta "dominar" su actividad supuesta energía pertenecerebral (ondas cerebracería al ámbito de la física). Nosotros somos capales)7. Para ello hay que conectar electrodos en el ces de mover nuestras cuero cabelludo del sujeto extremidades a voluntad que a su vez van ensamporque existen conexiones Dos células ganglionarias retinales adyacentes espacialmente, físicas y palpables (ner- con colores diferentes, de las que se hicieron una serie de blados en un dispositivo electrónico muy complevios) que conectan nuesregistros durante el desarrollo del hurón. En el fondo hay ráfagas intermitentes de potenciales de acción que constituyen jo. Además requiere de un tro cerebro con nuestras la actividad normal de las células ganglionarias duro entrenamiento por extremidades a través de 53 ¿TIENE EL CEREBRO HUMANO CAPACIDADES SOBRENATURALES? Desde un punto de vista neurofisiológico, y en base a lo dicho anteriormente en relación con la estructura y organización del cerebro humano, resulta fácil argumentar en contra de la existencia Pero sin duda, los casos más de "poderes mentales" del tipo de espectaculares son los descritos en la telepatía, la telequinesia o la pacientes que han sufrido lesiones percepción extrasensorial (PES). en la corteza prefrontal orbital (el área de cerebro que se localiza El argumento consiste en que el exactamente encima de nuestras funcionamiento del cerebro depenórbitas oculares). Estos pacientes de de características neurobiológisufren cambios dramáticos en su cas adquiridas durante un largo conducta social y moral. No son proceso evolutivo (características capaces de planear el futuro, de que garantizan la supervivencia de distinguir lo bueno de lo malo la especie) y dichos poderes mendesde un punto de vista social, ni tales no tienen un substrato biolóde predecir las consecuencias de gico sobre el cual la evolución el escéptico 52 el escéptico ¿CÓMO FUNCIONA EL CEREBRO? Somos conscientes de que la existencia de estos conocimientos científicos no desanimará a los muchos charlatanes y farsantes que intentarán sacar tajada de la ignorancia de algunos. Pero al menos que no lo hagan en nombre de la ciencia parte del sujeto. Y, por supuesto, todo con cables y conexiones físicas, ni trampa ni cartón, y mucho menos, "energía psíquica". a este mito las modernas técnicas de imagen cerebral, como la Tomografía de Emisión de Positrones (PET)4. Esta técnica permite estudiar el funcionamiento de nuestro cerebro mientras realiza tareas cognitivas concretas. Por ejemplo, podemos ver qué áreas de nuestro cerebro están más activas cuando leemos un libro o tratamos de recordar algo que acabamos de aprender. Las imágenes obtenidas mediante el PET nos muestran usualmente en colores vivos, como el rojo, las áreas de nuestro cerebro más activas durante esas tareas y en colores apagados, como el azul, las que menos participaron en los pruebas realizadas. rugía tiene mucho que ver en la historia del mito del 10%. Hay casos de pacientes que han sido capaces de llevar una vida normal con un solo hemisferio cerebral. Esto, mal entendido, daría pie al mito del 50%, pero... ¿el 10%? En estos pacientes se pone de manifiesto una cualidad fundamental de nuestro cerebro que es común para el resto de nuestro sistema nervioso: la plasticidad neuronal. Esta cualidad hace referencia a cambios adaptativos de nuestro cerebro muy relacionados con capacidades como la memoria y el aprendizaje. El cerebro reducido de estos pacientes trata de adaptarse y asumir las funciones de la zona faltante para ocasionar así el menor perjuicio funcional. Además, aunque estos pacientes pueden llevar una vida normal, no es cierto que tengan las mismas capacidades que una persona sana. La plasticidad neuronal también se pone de manifiesto en personas que han perdido alguna capacidad concreta, como por ejemplo, invidentes. Estas personas, con el tiempo, desarrollan más otras capacidades, como quizás el tacto o el oído puesto que, al faltarles la visión, hacen más uso de estos órganos para suplir, en la medida de lo posible, las carencias de no poder ver. Esto sugiere que es posible potenciar capacidades que tenemos hasta cierto límite pero nunca potenciar o crear capacidades nuevas, mágicas, en nuestro cerebro. DEL CEREBRO Como hemos visto, el conocimiento científico del cerebro ha avanzado muchísimo en las últimas décadas, permitiéndonos entender mejor el fundamento biológico de nuestra conducta. Aún quedan muchos problemas por resolver, quizás entre los más inquietantes, las bases neurobiológicas de la consciencia, y de la conducta social y moral. Para afrontar estas cuestiones quizás se necesiten nuevas revoluciones dentro de la disciplina científica de las neurociencias. Pero es muy poco probable (diríamos que imposible) que de estos avances se descubran nuevas "energías" que justifiquen las afirmaciones que algunos hacen acerca de los "poderes de la mente". 5. Oliver Sacks Un antropólogo en Marte, Anagrama (1997); Antonio Damasio El error de Descartes, Drakontos Crítica (1996); VS Ramachandran y Sandra Blakeslee Phamtoms in the brain, Quill William Morral (1998). 6. The Skeptic´s Dictionary, www.skepdic.com 7. A Ferdinando, MussaIvaldi, LE Miller, "Brain-machine interfaces: computational demands and clinical needs meet basic neuroscience", TRENDS in Neurosciences 26, 329-334 (2003). ¿USAMOS SÓLO UNA PEQUEÑA PARTE DE NUESTRO CEREBRO? Es otra creencia extendida que sólo usamos un 10% de nuestro cerebro8. Si esto fuese cierto, sería lógico pensar que nuestro cerebro está infrautilizado y que, por tanto, es en el restante 90% en donde se encuentran los "poderes mentales" y "psíquicos" que nunca nos han enseñado a utilizar. Esta aserción no tiene el más mínimo fundamento real. Pero, ¿cuál es el origen de esta falsa creencia? Por una parte, es posible que se deba simplemente a la necesidad humana de sentirse superior, de distanciarse del resto de los organismos, de quedar fuera del dominio de la biología. Por otra parte, es probable que se deba a la mala interpretación de determinados hallazgos científicos. Pero, y aquí el malentendido, eso no significa que sólo las partes más iluminadas (en rojo) de nuestro cerebro estén activas. En realidad, estas imágenes del PET se obtienen como diferencia entre una imagen de la actividad del cerebro antes de realizar la tarea y otra durante la realización de la tarea. De esta manera los colores indican una funcionalidad relativa, Por ejemplo, los primeros neurofi- remarcando las áreas más activas siólogos que estudiaron el funcio- en relación con el resto, que por namiento del cerebro denominaron supuesto también están activas. "corteza silente" a aquellas áreas del cerebro que aparentemente no A pesar de que, como se ha mentenían ninguna función sensorial o cionado anteriormente, hay determotora. Hoy en día se sabe que minadas funciones que recaen muchas de estas áreas se corres- principalmente en áreas específiponden con regiones (cortezas de cas de nuestro cerebro, es la interasociación) implicadas en la inte- acción entre distintas áreas del gración y procesamiento de cerebro la responsable, en último muchos tipos de información que término, de nuestra conducta y de nuestras capacidades mentales. llega a nuestro cerebro. Sin embargo, somos conscientes 8. Nature Neurosque la existencia de estos conoci- cience (Editorial) 6, 99 (2003). mientos científicos no desanimará a los muchos charlatanes y farsantes que intentarán sacar tajada de la Alberto del Arco y ignorancia de algunos. Pero al Gregorio Segovia menos que no lo hagan en nombre (Departamento de de la ciencia. NOTAS Y BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA: 1. Carl Sagan El mundo y sus demonios, Planeta (1997). 2. Francisco Mora El reloj de la sabiduría, Alianza Editorial (2001). 3. Santiago Ramón y Cajal Recuerdos de mi vida: Historia de mi labor científica, Colección Alianza Universidad, Alianza Editorial (1984) (Edición original: 1901, 1ª edición). 4. ER Kandel, JH Schwartz, TM Jessell (Eds) Principles of Neural Science, Appleton & Lange (1991). Fisiología, Facultad de Medicina, Universidad Complutense de Madrid) Alberto PorrasChavarino (Unidad Médica, Pfizer SA, Madrid) Rodrigo Martínez (Departamento de Neurobiología (BMC), Universidad de Upsala, Suecia) También pueden haber contribuido También es cierto que la neuroci- EL ESTUDIO CIENTÍFICO el escéptico 54 55 el escéptico

Temas: 
Página inicial: 
26