Ciencia y superstición sobre meteoritos

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
13
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Ciencia y superstición sobre meteoritos
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

CIENCIA Y SOBRE EL ESCUDO SAGRADO En tiempos de Numa Pompilio (715-672 a.C.), que fue el segundo monarca de Roma y el primero tras la muerte de Rómulo, a un meteorito metálico se le dio forma de escudo. Se creía que su poseMoneda del emperador Heliogábalo (Siglo III d.C.). (Cortesía del autor) sión protegía de cualquier desgracia a quien lo llevaba, lo que hizo accedió al traslado. El meteorito y cantos y se sacrificaban toros y que fuera un objeto muy fue llevado a Roma con toda la ovejas. También hizo preparar una codiciado. pompa, acompañado por una pro- carroza con oro y piedras preciocesión de sacerdotes galos eunu- sas para transportar cada día el Para evitar que el escudo fuera cos engalanados. meteorito entre dos templos. sustraído, las audaces autoridades Cuatro caballos blancos tiraban de romanas hicieron once escudos de Con la moral alta, los romanos la carroza que sólo Heliogábalo hierro exactamente iguales, de esta expulsaron a Aníbal de la penínsupodía conducir. A su paso por la manera si alguien pensaba en la itálica y conquistaron Cartago. ciudad, todo el mundo tenía que robarlo tendría mucho más trabajo Ante los hechos, las autoridades hacer reverencia al emperador y al y, posiblemente, nunca sabría cuál romanas hicieron construir un meteorito. era el auténtico. templo dedicado al meteorito en el monte Palatino, lugar donde, El comportamiento extravagante y LA BATALLA CONTRA según Tito Livio (59 a.C.-17 d.C.), negligente de Heliogábalo no duró ANÍBAL fue venerado durante varios siglos. mucho, ya que apenas cuatro años A finales del s. III a.C. los cartagimás tarde de su nombramiento él y neses, con Aníbal al frente, amena- LA ADORACIÓN DE su madre fueron asesinados por la zaban peligrosamente la República HELIOGÁBALO guardia pretoriana. Sus cuerpos Romana. En este clima de insegu- Vario Avito Basiano (218-222 fueron mutilados y arrastrados por ridad, en el año 205 a.C., una d.C.) fue proclamado emperador a las mismas calles de Roma por impresionante bola de fuego cruzó los catorce años gracias a una donde Heliogábalo paseaba con el el cielo de Roma. Las autoridades meteorito. romanas, después de consultar los maniobra organizada por su abueLibros Sibilinos --una serie de la. Poco tiempo después adoptó el Hoy en día podemos contemplar oráculos del destino-- concluye- nombre de Heliogábalo (o Elagábalo), en numerosos museos arqueológiron que la bola de fuego era una como muestra de su adoración al cos las monedas que Heliogábalo señal divina según la cual Aníbal dios Sol. hizo acuñar y en donde aparece podía ser vencido si una roca una cuadriga arrastrando la carrosagrada dedicada a Cibeles, que Heliogábalo fue uno de los empeza con el meteorito. había caído del cielo hacia el 2000 radores más depravados y tiranos a.C. en Frigia y que se guardaba en del imperio romano, entre sus un templo de Pesinonte, en excentricidades más conocidas se GUERRAS DEL Galacia (actual Turquía), era tras- incluyen banquetes descomunales, SIGLO XV orgías palaciegas, una recompensa En 1492, Cristóbal Colón y su triladada a Roma. para el médico que lo transforma- pulación vieron una bola de fuego Una delegación de la República ra en mujer... y también la venera- cruzando el cielo en dirección al Romana se desplazó hasta allí y le ción obsesiva de un meteorito Viejo Mundo. El meteorito que ocasionó aquel espectáculo (temipidió al rey Átalo el meteorito, caído en Emesa, Siria. ble para la expedición que se diriquien, en un principio, no quiso Heliogábalo rendía culto cada día gía al Nuevo Mundo) cayó al acceder a la petición. Pero, cosas del destino, aquel mismo día tuvo al meteorito, vestido con sedas y mediodía en un campo cercano a lugar un terremoto cerca de donde con las mejillas pintadas de blanco la ciudad amurallada de Ensisheim, estaba el rey y éste, atemorizado, y rojo, mientras se ofrecían danzas Alsacia. El ruido del meteorito se 21 SUPERSTICIÓN METEORITOS os meteoritos son fragmentos de rocas y/o metal que provienen del espacio y alcanzan la superficie de nuestro planeta después de superar la fricción con la atmósfera. Durante el episodio de rozamiento con las moléculas de aire de la atmósfera, la caída de un meteorito adopta el aspecto de una auténtica bola de fuego celeste que, según sea su magnitud, puede llegar a ser muy impresionante. Hoy en día la ciencia sabe muy bien qué son los meteoritos, de dónde vienen y cómo caen, pero hasta hace relativamente poco la caída fortuita e inesperada de un meteorito iba casi siempre acompañada de supersticiones y otras entelequias ajenas a la razón. Veamos unos ejemplos. L el escéptico 20 el escéptico CIENCIA Y SUPERSTICION SOBRE METEORITOS llegó a oír en los Alpes, a más de fue utilizada como arma propagancien kilómetros de distancia. dística! Como es de imaginar, el consejo de los "sabios" ni fue desEl meteorito, de forma triangular y interesado, ni estuvo exento de la de unos ciento veinte kilogramos presión de las circunstancias políde peso, estaba en el fondo de un ticas del momento. Austria estaba agujero de un metro de profundi- preocupada por la posición expandad. Todos los vecinos de Ensisheim sionista de Francia; además, la se encontraron alrededor del agu- mujer de Maximiliano, Ana de jero discutiendo qué es lo que Bretaña, tuvo que acceder a casarhabía que hacer. En la memoria de se con Carlos VIII, rey de Francia, los más ancianos no había rastro para conservar su potestad sobre la de ninguna cosa parecida. Bretaña, de modo que Maximiliano perdía la Bretaña y Finalmente, sacaron la piedra del su hija Margarita de Austria perdía agujero y empezaron a arrancarle su derecho sobre el trono. pedazos para guardarlos como amuleto. Una cosa tan extraordi- Por todo ello no resulta difícil imanaria que había caído del cielo ginar la manipulación a la que se tenía que ser necesariamente vio sometida la caída del meteoribuena. Cuando llegaron las autori- to. La guerra entre el Imperio dades, el expolio terminó y el Austríaco y Francia se saldó a meteorito se transportó delante de favor de Maximiliano y, una vez la iglesia, dentro de la ciudad. más, Sebastián Brant celebró el triunfo escribiendo poemas donde Unos días más tarde, el príncipe se relacionaba la victoria de Maximiliano de Austria, hijo del rey Federico III, fue a Ensisheim a Maximiliano con la caída del ver el meteorito con sus propios meteorito de Ensisheim. ojos. Maximiliano quedó muy impresionado con el acontecimiento e hizo venir a sabios y consejeros para examinar la piedra caída del cielo. Después de varios días de deliberación, éstos decidieron que Dios había enviado la piedra a Maximiliano como una señal divina para que éste hiciera la guerra contra los franceses. Y así fue. Maximiliano se llevó también dos trozos del meteorito, uno para él y el otro para su buen amigo Segismundo de Austria. Se imprimieron varios panfletos propagandísticos en los que Sebastián Brant, el poeta más conocido de la época, recitaba las grandezas del meteorito y de Maximiliano. Maximiliano se llegó a creer tanto la señal de Dios en forma de meteorito que incluso empezó a organizar una nueva cruzada contra los turcos, en 1503, que nunca llegó a realizarse por falta de aliados en otros reinos. en el último momento y en el lecho de muerte, Carlos II designó al duque Felipe de Anjou como su sucesor a la corona española. Esto no fue bien visto por los otros reinos europeos, que veían que una alianza entre España y Francia iba a romper el equilibrio de fuerzas existente entonces en Europa. Nació así la Gran Alianza entre Inglaterra, Países Bajos, algunos estados Germánicos, Portugal y Saboya, a favor del archiduque Carlos de Austria. La Gran Alianza declaró la guerra al rey de Francia y a Felipe de Anjou (entonces el nuevo rey de España, Felipe V) en mayo de 1702. Empezaba la Guerra de Sucesión española. En Cataluña las cosas no funcionaron bien con el nuevo rey absolutista y la oposición a Felipe V fue en aumento. Y es en este contexto cuando una gran bola de fuego cruzó el cielo de una gran parte de Cataluña (desde Girona hasta Barcelona) y un meteorito cayó en Terrassa el día de Navidad de 1704. ¿Cuál fue la reacción de la gente? ¿Cómo se interpretó la caída del meteorito, precisamente en un día de Navidad? Así lo escribió Francesc de Castellví (1682-1757) en sus Narraciones Históricas: "Estos presagios dio la naturaleza, instruida de la Providencia; y aunque todos son vulgares fenómenos, amenaza Dios con ellos para correr a la enmienda de los vicios. Esto dio asuntos a varias interpretaciones, según lo vario de los efectos. Difundida la noticia en Europa, muchos lo consideraron presagio de lastimosos sucesos. En España se temió común infortunio; en Cataluña, atemorizó a los más; admiró a todos. A pocos les pareció preludio de felicidades. Los más reflexivos discurrieron vaticinio de sangrienta guerra en los límites de la Corona de Aragón, y en particular en Cataluña, y que la España toda sería sangriento teatro de infelicidades". Es decir, una vez más se relacionó la caída de un meteorito con una guerra y/o intervención divina. Unos meses después de la caída del meteorito, en verano de 1705, Cataluña proclamó al archiduque Carlos de Austria como rey de España, quien entró triunfante en Barcelona como rey Carlos III de España a finales del mismo año. De este modo la Guerra de Sucesión se convirtió también en una guerra interna de España. También hubo quien aprovechó la caída del meteorito para usos propagandísticos. Un médico de Barcelona, Joan Solar, imprimió un documento en el que defendía con argumentos astrológicos y extraños que la caída del meteorito era una señal del cielo a favor del archiduque Carlos: "Digo, pues, que denotan sus influencias prosperidades, y augmentos á Nuestro Rey, y Monarca CARLOS tercero (que Dios guarde) aunque la ambicion de algunos Principes de poca lealtad, introducidos de secretas embaxadas, procuraràn para desazer la Cezarea Alianza; Pero no obstante eso, seràn de muy poco provecho; Porque los bellicos influxos de Marte, con la asistencia de otras Constelaciones de la octava Esfera, estorvarán los funestos accidentes de los contrarios, y con esto abrá tambien crueles guerras, derramamientos de Sangre, con muerte de Principe, y gente noble, reboluciones de pueblos con poca fè, y lealtad entre algunos, mudança de leyes, puestos, y otras cosas. Pues que dirè de aquel prodigiosos señal Celeste, que sucediò el dia 25. De Deziembre de 1704. Dia de la Navidad de JESV-CHRISTO Nuestro Señor, que pareciò mas milagroso, que natural, /.../ De la misma suerte sucederán los augmentos y progresos de la Casa de Austria, y en particular favorecerán dichos Influxos á nuestro Rey, y Monarca CARLOS tercero, como yá tengo dicho...". Las predicciones de Joan Solar resultaron totalmente erróneas. A pesar de que la evolución de la guerra hacía pensar en una victoria clara del archiduque Carlos, un hecho inesperado cambió el curso de la historia. En abril de 1711 murió el emperador de Austria, José I, y el archiduque Carlos de Austria, que era su hermano, heredó la corona. Ante la amenaza que suponía una alianza entre España y Austria, más temible aún que la alianza entre España y Francia, los países de la Gran Alianza negociaron la paz con Luis XIV y reconocieron Felipe V como rey de España mediante el tratado de Utrecht de 1713. Anaxágoras pensaba que los meteoritos no eran más que fragmentos expulsados del Sol. Por su parte, Aristóteles se ocupó de los meteoritos en sus obras De Caelo y Meteorologica. El filósofo dividía el Universo en dos partes, la esfera perfecta e inalterable de las estrellas fijas y el mundo sublunar, imperfecto y cambiante al que pertenecía la Tierra. Pues bien, justo en la zona intermedia de estas dos, Aristóteles postulaba que había una materia combustible, caliente y seca que al acercarse a la Tierra sufría una especie de exhalación que originaba las estrellas fugaces y los meteoritos. Está claro que las ideas de Anaxágoras y Aristóteles estaban muy lejos de la realidad, pero lo importante fue el esfuerzo que estos dos filósofos realizaron para encontrar una explicación racional a los hechos. Es en la Europa del Siglo de las Luces, o Ilustración, donde encontramos una discusión más profunda entre ciencia y superstición sobre meteoritos. La Ilustración fue el movimiento intelectual que dominó en el siglo XVIII y se caracterizó por rechazar los fundamentos teológicos y las tradiciones, imponiendo una visión más crítica y valorando especialmente a la naturaleza, insistiendo en la necesidad que los seres humanos descubrieran sus secretos por medio de la razón. Es en esta época cuando el avance del pensamiento científico dio lugar a una profunda reconstrucción de la interpretación de la caída de los meteoritos frente a la superstición. EL USO DE LA RAZÓN FRENTE A LA SUPERSTICIÓN LA GUERRA DE SUCESIÓN ESPAÑOLA En 1700, el rey de España Carlos II murió sin dejar descendencia. Dos candidatos pugnaron por la sucesión, por un lado el archiduque Carlos de Austria, que era el sobrino de la reina de España, Mariana de Neuburgo, y por el otro el duque Felipe de Anjou, nieto del rey de Francia Luis XIV. ¡Así fue como la caída de un En un principio, el sucesor tenía meteorito a finales del siglo XV que ser el archiduque Carlos pero, el escéptico 22 Muchas de estas historias parece que tengan su razón de ser. ¿Cómo, si no, se podía explicar la caída de una piedra del cielo o la visión de una bola de fuego surcando el cielo en aquellos tiempos? Pero a pesar de la creencia extendida de una interacción divina directa sobre la caída de los meteoritos, algunos pensadores ilustres como Anaxágoras (500428 a.C.) o Aristóteles (384-322 Así, Antoine Laurent de Lavoisier a.C.) ya defendieron en su (1743-1794), que revolucionó la química de la misma manera como momento el uso de la razón. 23 el escéptico CIENCIA Y SUPERSTICION SOBRE METEORITOS Newton revolucionó la física unos años antes; Pierre Simon Laplace (1749-1827), conocido sobre todo por sus estudios sobre mecánica celeste; Jean Baptiste Biot (17741862), conocido por sus trabajos de polarización de la luz y electromagnetismo, y Siméon Denis Poisson (1781-1840), conocido por aplicar de manera brillante las matemáticas a diferentes campos de la física, defendían la idea que los meteoritos eran producto de fenómenos atmosféricos. eran volcanes y no cráteres de los meteoritos y por qué caían impacto de meteoritos, tal y como sin necesidad de recurrir a ahora sabemos. divinidades ocultas. Por su parte, Ernst Florens Friedrich Chladni (1756-1827), quien asentó los principios de la acústica, sostenía que los meteoritos provenían del espacio. Chladni llegó a esta conclusión después de estudiar con detalle todas las crónicas y relatos sobre caídas de meteoritos que encontró en la biblioteca de Göttingen. No obstante, las ideas fantasiosas y la superstición prevalecieron durante años. Aún hoy se oyen las más extrañas e inverosímiles explicaciones relacionadas con la caída de meteoritos. Hace relativamente poco, en 1992, cayó una lluvia de meteoritos en Mbale, Uganda. Los habitantes de esta localidad recogieron los meteoritos, los trituraron y se los comieron porque creían que Dios se los había enviado para curarlos de enfermedades. ¡Aunque también hay quien sostiene que son los meteoritos los que nos traen enfermedades, como el SARS (síndrome agudo respiratorio severo)! Sea como fuere, los meteoritos han dejado de estar sujetos a las redes de la superstición para convertirse en auténticas joyas de la ciencia, porque hoy en día sabemos que en su interior se encuentran las claves que precisamos para reconstruir y entender mejor, por ejemplo, el origen y evolución del Sistema Solar. Jordi Llorca Departamento de Química Inorgánica, Universidad de Barcelona Por ejemplo, Lavoisier, después de Había relatos de épocas muy disestudiar en su laboratorio los tintas y de todo tipo de lugares y meteoritos que condiciones cayeron en 1768 atmosféricas: días en Lucé, Francia, nublados, soleaconcluyó que se dos,... Finalmente, y trataban de piridespués de agrias ta (un sulfuro de discusiones en diverArpón del siglo XIX, fabricado con una hierro abundansas academias de punta de meteorito. (Cortesía del autor) te en la corteza ciencias, se admiterrestre) sacudida por un rayo. La tió como verdadera la teoría de opinión predominante, no obstan- Chladni, publicada por primera te, era que los meteoritos se forma- vez en Riga en 1794 (Über den ban en la atmósfera por procesos Ursprung der von Pallas gefundede coagulación de polvo y después nen und anderer ihr ähnlicher caían a la superficie de la Tierra. Eisenmassen). Otros científicos argumentaban que los meteoritos eran rocas Pero lo más importante había expulsadas por los volcanes de la sido el triunfo de la razón por Luna, porque por entonces se pen- encima de la superstición. La saba que los cráteres de la Luna ciencia podía explicar qué eran HUMOR, por Pedro Mirabet el escéptico 24

Temas: 
autores: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
11