NACE LA FEDERACIÓN VALENCIANA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Traductores: 
Pagina final: 
8
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  NACE LA FEDERACIÓN VALENCIANA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Por último, y aunque por su contenido habría de
haber sido el primero, José Miguel Cuevas hizo un
repaso exhaustivo a todo el fenómeno de las sectas:
desde su propia y difícil definición hasta su abordaje,
pasando por su consideración social, sus características, la población de riesgo, las concepciones erróneas
que tenemos sobre las mismas, sus orígenes, la falta
de herramientas de todo tipo para combatir el problema… aunque siempre con la mente puesta en la ayuda
a las víctimas y a sus familias. No en vano, Cuevas dirige un servicio de asesoramiento psicológico contra
sectas en el Ayuntamiento de Marbella.
Nos quedamos con sus consejos: no nos enfrentemos a la víctima ni tratemos de desmontarle racionalmente sus ideas; habremos de ir poco a poco
provocándole la duda para que despierte su espíritu
crítico frente a la desconfianza y la paranoia propias
del adepto. Porque tengamos en cuenta que la semilla
común a todos estos movimientos es el pensamiento
mágico; y la consecuencia, las relaciones de dependencia y obediencia hacia el grupo, el alejamiento de
su entorno y la vida anterior; del mundo real, en suma.
Juan A. Rodríguez

Clara Grima, recibiendo la placa del Premio Mario Bohoslavsky
(Foto: Hablando de Ciencia)

ción sectaria y del abuso de la debilidad (RedUNE),
llevado a cabo el pasado 24 de noviembre en Madrid,
en la sede del Consejo General de Colegios Oficiales
de Psicólogos de España.
En él, diversos especialistas y afectados nos pusieron al día de la situación del fenómeno sectario en
España y, por añadidura, merced a la actual globalización, en el mundo. De hecho, la primera conferencia,
a cargo de Luis Santamaría, trató la presencia de los
movimientos sectarios en las redes sociales. En ellas
han encontrado un ambiente muy propicio para la difusión de sus ideas, pero a su vez dificultan su tradicional secretismo y el aislamiento informativo de sus
adeptos.
Los aspectos legales fueron otro aspecto clave en
la jornada: Carlos Bardavío y Alfonso Catena defendieron la necesidad de reforma del Código Penal para
recoger el delito de persuasión coercitiva, pues los
tipos actuales (estafa, detención ilegal, torturas, coacciones, etc.) no acaban de encajar con las actividades
perniciosas de estos movimientos.
De las pseudoterapias sectarias o sectas pseudoterapéuticas habló Emilio J. Molina. Además de los ya
conocidos movimientos acerca del «origen emocional
de la enfermedad», mencionó otros incipientes y que
nos deben empezar a sonar, como son la sintergética, la anatheóresis o la sanergía. También advirtió de
la captación de jóvenes licenciados en medicina para
que firmen y avalen sus acciones y así liberarse de
posibles responsabilidades.
Invierno 2018/19

Nace la Federación Valenciana de Divulgación
Científica
A menudo, la complejidad de la ciencia (y el continuo e incesante progreso que se produce en las diferentes ramas de sus disciplinas) supone un grave obstáculo para que las personas no especializadas puedan
involucrarse en el avance científico. Este hecho ha
repercutido de una manera especialmente negativa en
la sociedad, que ha visto cómo la cultura científica se
ha convertido en una mera anécdota o una simple curiosidad. Por este motivo ha quedado más que patente la urgente necesidad de comunicar, concienciar y
hacer partícipe del conocimiento científico al público
general.
En los últimos años, el concepto de la divulgación
científica ha ido emergiendo para tender ese puente
tan necesario que faltaba entre ciencia y sociedad. De
hecho se trata de una tarea que merece el mayor de
los reconocimientos, ya que es realmente complicado
traducir la investigación y conceptos muy técnicos a
un lenguaje común que consiga atraer y captar la atención del espectador, sin perder por el camino el rigor y
la esencia del método científico.
A esta tarea se han ido sumando un creciente número de asociaciones, divulgadores, comunicadores y colectivos que han comprendido que la ciencia
hace avanzar a la sociedad, pero que este avance no
se consigue verdaderamente si no va acompañado de
la propia sociedad. La Federación Valenciana de Divulgación Científica (FeVaDiC) nace, precisamente,
como una consecuencia de querer canalizar, organizar
y coordinar todos estos esfuerzos en la Comunidad
Valenciana.
Por una parte, nuestros proyectos están destinados
a promover y divulgar la ciencia, el conocimiento
científico y el pensamiento racional, informando y
7 el escéptico

por recorrer, pero ya nos hemos puesto en marcha y
paso a paso estamos sentando una sólida base para
una Federación que, en la medida de lo posible, aspire
a cambiar la percepción social de la ciencia.
@fevadic
[email protected]

Luis Quevedo, presentador de LaOtra Ciencia (Foto: Telemadrid)

sensibilizando a la opinión pública de la necesidad de
fomentar una cultura científica. Por otra parte, la Federación estimula la cooperación y el debate interno
entre sus miembros, sirviendo como nexo de unión
para mantener contactos, intercambio de experiencias, información y apoyo mutuo.
Desde su fundación, el pasado 27 de julio de 2018,
FeVaDiC está regida por un Órgano de Gobierno
provisional compuesto, de momento, por un representante de cada una de las Asociaciones fundadoras:
Quart es Ciencia, Sapiencia, Asociación Piratas de la
Ciencia, Asociación de Tecnología y Ciencia de Bétera, Agrupación Astronómica de la Safor y Asociación
Valenciana de Astronomía. Además, hemos incorporado divulgadores y comunicadores científicos que
participan en comisiones creadas con el objetivo de
gestionar nuestros primeros proyectos:
(1) Ogmios: Gran evento anual de divulgación
científica.
(2) Anansi: Creación de una base de datos cuyo
contenido se pondrá a disposición de los Centros Educativos que deseen solicitar actividades de divulgación científica para su alumnado.
(3) +ConCiencia: Proyecto desarrollado en colaboración con la Cruz Roja y dirigido a inmigrantes y
personas en riesgo de exclusión que utiliza la ciencia
como herramienta de integración social.
(4) Pobles amb Ciència: Destinado a apoyar la
creación de nuevas asociaciones dedicadas a la divulgación científica en las localidades de la Comunidad
Valenciana.
FeVaDiC acaba de nacer y queda mucho camino
el escéptico 8

La secta homeopática mexicana
Hace poco leí un artículo escrito por Jesús Aguilar
Andrade, cuya filiación científica no está muy clara3, pero cuya implicación con la homeopatía no deja
lugar a dudas. Se titula «Pros y contras en el debate
acerca de la homeopatía»4. Me explico.
En primer lugar, el autor afirma: «nuestra intención no ha sido demostrar la eficacia o la efectividad
de la homeopatía», para así tratar de aparecer ante el
lector como un crítico imparcial, que ama la ciencia y
la verdad por encima de todas las cosas, y le molesta
que haya científicos que quieran perjudicar a los homeópatas (vaya Ud. a saber por qué oscuras razones).
Sin embargo, el autor se desmiente a sí mismo,
ya que sería muy difícil —por no decir imposible—
que alguien que no sea un fiel adepto de la homeopatía tenga en preparación los dos proyectos que él
mismo cita en otro lugar5: a) From Hippocrates to
Hahnemann, y b) Anti-homeopathy campaigns: How
pseudoskeptics misinform, distort and manipulate the
evidence.
En segundo lugar, y con independencia de las 28
cuartillas que escribe y de las 198 referencias que
cita, me parece que las conclusiones de este Sr. acerca de Mario Bunge son totalmente inapropiadas en
una discusión científica, por no decir francamente
irrespetuosas. Bunge es un filósofo muy respetado a
nivel mundial. Tiene innumerables artículos y textos
de filosofía (no menos de 20), posee 21 doctorados
Honoris Causa y cuatro profesorados honorarios en
diversos lugares del mundo hispano y anglosajón y
un premio Príncipe de Asturias, entre muchos otros.
Es parte insoslayable de la ciencia aprender a respetar a los predecesores que han hecho aportes valiosos,
aunque se discrepe de sus conclusiones. Como dice
el refrán, lo cortés no quita lo valiente. El irrespeto a
los méritos de los demás demerita al irrespetuoso (y
más cuando quien falta el respeto nunca ha presentado algún aporte concreto en ciencia alguna, como es
el caso del ¿pasante-estudiante-antropólogo-biotecnólogo? Aguilar).
Calificar lo que Bunge escribe como «Un discurso
falaz o, más bien, un ejemplo de monumental caricaturización del adversario. O, en otras palabras, un
intento de justificar la exclusión de cualquier saber, y,
finalmente, de alimentar, desde la autoridad, la negación de cualquier evidencia a favor de la homeopatía»
es más un ataque personal que una crítica científica.
Para quien suscribe es obvio que el ataque proviene
de alguien ávido de acumular currículum, haciendo
cualquier cosa menos ciencia, que obviamente no domina. O de defender la homeopatía contra viento y
marea sin que le importen las consecuencias.
Invierno 2018/19

autores: 
Coordinador: 
Página inicial: 
7