Pseudociencia. En torno a la génesis de la concepción pseudocientífica de energía (2ª parte)

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
83
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Pseudociencia. En torno a la génesis de la concepción pseudocientífica de energía (2ª parte)
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

PSEUDOCIENCIA EN TORNO A LA GÉNESIS DE LA CONCEPCIÓN PSEUDOCIENTÍFICA DE ENERGÍA (2ª PARTE) En la primera entrega de este trabajo, publicado en nuestro número anterior, el autor nos hablaba de la importancia en el mundo de la ciencia del concepto de energía, y su evolución con el tiempo. En esta segunda parte, nos explicará cómo y por qué llegó a estar en boca de los esotéricos y ocultistas ese término y qué conclusiones epistemológicas considera que hay que extraer con relación a esta implantación migratoria del uso de la palabra `energía'. UNA INFLUENCIA DIRECTA DE LA CONCEPCIÓN ENERGETISTA DEL VITALISMO EVOLUCIONISTA: EL PROPIO USO DE LA PALABRA `ENERGÍA' EN EL ÁMBITO DE LA MENTALIDAD IRRACIONAL Anteriormente al último cuarto del siglo XIX, el peso institucional de la actividad científica era casi marginal (a pesar de la creciente importancia fáctica de la ciencia). Por otra parte, las teorías científicas no se prestaban precisamente para alimentar la retórica esotérica. Así, desde la antigüedad hasta finales del siglo XIX sólo hubo un contacto, indirecto, desde el punto de vista terminológico, entre la ciencia y el esoterismo: el vitalismo biológico. gía predominante en el vitalismo biológico sería la de los alquimistas de los siglos XVI y XVII. Sin embargo, un hecho científico de la época que sí llamaría la atención de los vitalistas biológicos fue el de las experiencias de Galvani (1780) de ranas desolladas cuyas ancas sufrían contracciones al colocarse las mismas entre dos piezas de distinto metal. Esta experiencia, ¡de la que Galvani opinaba que encerraba el secreto de la vida!, fue fuente de inspiración de la famosa obra Frankenstein o el moderno Prometeo (1817), obra de explícita orientación alquímica. Archivo idealista alemana en su vertiente mística y su influencia en la ciencia (hacia la década de 1821), volvió un cierto contacto del vitalismo biológico con la actividad A partir del siglo XVIII, siglo por excelencia de la racionalidad, el vitalismo biológico quedó desligado de la actividad científica, de manera que en todo el siglo XVIII Con el advenimieny principios del XIX la terminolo- to de la filosofía el escéptico 76 Mary Shelley (1797 - 1851), autora de Frankenstein o el moderno Prometeo (1817) científica, con lo que volvió a producirse un cierto trasvase terminológico de la ciencia al esoterismo. En la década de 1821 adquirió peso en el vitalismo biológico el uso de la palabra `fuerza' y del término `campo de fuerza', dado que en dicha época adquirió su plenitud la idea de que el concepto unificador para el estudio de la naturaleza debía ser el de fuerza (algo que más tarde decaería en ciencia unas décadas más tarde). En el último cuarto del siglo XIX los científicos consolidaron por fin un prestigio institucional del que no habían gozado nunca anteriormente, rivalizando incluso con las religiones oficiales. Dicho prestigio indujo a los esotéricos, en especial a los espiritistas, a acudir a científicos ilustres para recibir de éstos un "visto bueno"15, entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En esta época, científicos importantes se ofrecieron a ello creyendo en la buena fe del interés de los ocultistas, por lo que muchos de los primeros se esforzaron en explicar científicamente las experiencias parapsicológicas, en vez de centrarse en descubrir y detallar los muchos trucos que practican los En el último segundos. Archivo La criatura del Dr. Frankenstein, interpretada por Boris Karloff físicas en torno a la energía eran más susceptibles, que las teorías de fuerzas de inspiración newtoniana, de ser cuarto del base de una siglo XIX los científicos retórica explicatenían ya un prestigio del Dada la época, tiva de los fenóde expansión que no habían gozado ante- menos paranorde ideas afines riormente, rivalizando con males. Así, fue a las de la Liga las religiones, lo cual indu- en estos enMonista, y la cuentros direcjo a los esotéricos, en naturaleza de especial a los espiritistas, a tos entre cientílas mismas, acudir a ellos para recibir ficos y ocultislas ideas metatas cuando los su "visto bueno" físico-científisegundos debiecas sobre la materia y la energía ron percatarse del interés del térfueron la fuente de inspiración16 mino "energía" para la retórica para científicos que intentaron esotérica. explicar las tortuosas experiencias protagonizadas por los médiums y Como socio de ARP-SAPC (la demás: resultó que las ideas meta- asociación que publica esta revis- ta), he tenido la oportunidad de acceder a todos los artículos nacionales y extranjeros, de experimentados en desenmascarar las prácticas parapsicológicas, aparecidos en las publicaciones de la revista El Escéptico, y resulta que no he encontrado citada o implícita ninguna declaración pseudocientífica anterior a la Primera Guerra Mundial que incluya el término `energía'. Por ejemplo, el investigador escéptico Joe Nickell17 cita, en lo referente al tema del aura espiritual humana, que en torno a 1890 "un oficial del ejército francés intentó registrar supuestos campos de fuerza psíquica en placas fotográficas"; obsérvese que esta cita es un ejemplo de que en torno a 1890 no se decía del aura, 77 el escéptico como ahora ocurre con frecuencia, de la forma esotérica actual de XX se añade, con respecto al vitaque fuera un producto del campo emplear el término `energía', afín lismo evolucionista coetáneo, un energético humano. al vitalismo evolucionista, pero matiz de carácter sanatorio físico o separada por un abismo del ener- emocional. Como es consabido, Sin embargo, hay que advertir lo getivismo de Ostwald y desligada los esotéricos emplean con mucha siguiente: en ciertos guiones de las del monismo de frecuencia los versiones cinematográficas de Haeckel (muchos Fue en obras como las términos `enerFrankenstein aparece el término esotéricos se des- de la primera época de gía positiva' y `energía vital' en referencia al con- marcan18 explícita`energía negatiHenri Bergson en las tenido de las descargas eléctricas a mente de Haeckel). va'. Aquí pareque los esotéricos las que se somete el cadáver recoce que está gido por el protagonista, pero sería En definitiva, con- encontraron una autén- claro que la un error pensar que en tal obra lite- siderando además tica base ilustrada ideal palabra `enerpara la explicación de gía' se vuelve a raria de 1817 aparece realmente el lo explicado antes sus prácticas término `energía'. En realidad, en sobre el vitalismo emplear como vez de `energía vital' aparecen evolucionista, los principio vital escritos en dicho libro los términos esotéricos occidentales se percata- que se puede manifestar de varias ron finalmente de que invocando maneras: "benefactora" (el caso de `principio vital' y `chispa vital'. la substancia energética vitalista se "energía positiva"), o "perniciosa" La consolidación final del término consigue lo siguiente: (el caso de "energía negativa"). `energía' en el vocabulario esotéri- a) Puede justificarse prácticamente Así, parece que, en la concepción co llegó por la tradicional vía de todo si se emplea un mínimo de esotérica, el dilema entre lo bueno contacto entre la ciencia y el esote- habilidad retórica (esta afirmación y lo malo, o incluso entre el bien y rismo, esto es, por el vitalismo concuerda con una de las declara- el mal, es una cuestión de formas. biológico, aunque esta vez en su das por Frumento19 en su artículo A dicha acepción esotérica de forma filosóficamente más refina- ya citado). "energía" se le denominará aquí da y moderna: el vitalismo evolu- b) Aceptación entre un amplio sec- `acepción esotérico-vitalista de tor del público cultivado cionista. energía', para distinguirla de otras c) Resplandores de rigor, dada su más recientes. relación de descendencia con los prestigiosos científicos de la Liga Éstas más recientes son dos: la priMonista. mera vuelve a ser propia de la cultura occidental, y la segunda es En consecuencia, se comprende producto de la introducción en que los esotéricos occidentales occidente del esoterismo oriental. tomaron de los vitalistas evolucio- La primera de estas dos se puede nistas el vocablo `energía' para encontrar, por ejemplo, en el tema fascinar con un lenguaje científico de "los secretos de las pirámides". y respetable. Así, los amantes occidentales de lo mágico-miste- Para informarse del tema de los rioso empezaron a utilizar indiscrisecretos piramidales está, entre minadamente dicha palabra, para otros, un artículo de Joe Nickell expresar una substancia universal (2002), en el que se incorpora que puede cambiar de forma y que dicho tema en el asunto de la proHenri Bergson (1859-1941) además constituye un principio liferación de lo misterioso en la vital cósmico. Rusia postsoviética. En palabras Fue en obras como las de la primera época de Henri Bergson en las La diferencia entre el uso esotérico de Joe Nickell: `La locura de las que los esotéricos encontraron una inicial de `energía' y el uso vitalis- pirámides tuvo su apogeo en la auténtica base ilustrada ideal para ta evolucionista de `energía' es década de 1970 y luego declinó la explicación de sus prácticas. realmente sutil. En el uso esotérico aunque nunca ha desaparecido por Esto se puede inferir directamente de `energía' de principios del siglo completo."20 el escéptico 78 Archivo GÉNESIS DE LA CONCEPCIÓN PSEUDOCIENTÍFICA DE ENERGÍA Estas pirámides de las que habla Joe Nickell son supuestas reproducciones a escala de la Gran Pirámide de Keops. Estas reproducciones "sirven para conservar los alimentos y afilar cuchillas", entre otras maravillas varias. Según algunos de los diseñadores de estos objetos, el motivo de tales milagrosas propiedades es que generan alguna `energía' desconocida y misteriosa. Obsérvese que se habla de una energía generada por un objeto material físicamente bien determinado. Esto se aparta de la primera significación esotérica de `energía', pues se hace referencia a una energía que aparece de la nada: es una idea ajena a la de que todo es alguna forma de energía. Lo que se encuentra aquí es una concepción de energía hermana de la esotérico-vitalista pero con invocación de elementos creacionistas, quizá para compatibilizar el energetismo místico con la idea de Dios en el sentido judeocristiano o islámico, quizá para ahorrarse, aún más, quebraderos de cabeza en intentos explicativos. En primer lugar, dichas cosmovisiones, incluida la amerindia, son ajenas al concepto de substancia (a pesar de que hubo una filosofía china afín a la de Anaximandro que se olvidó hace milenios) por lo que no pueden ser afines al monismo occidental. Con relación a esto, es interesante lo que afirmó el filósofo (y filólogo académico) Friedrich Nietzsche, refiriéndose a un caso que él conocía: las lenguas uralo-altaicas (lenguas de la frontera entre Europa y Asia). Escribió que los individuos que las usan "mirarán con gran probabilidad el `mundo' de manera distinta que los indogermanos o musulmanes" debido a que el concepto de sujeto está relativamente poco desarrollado en tales lenguas. Se requiere una estructura sujetopredicado para expresar las ideas que implican el concepto de substancia. Así, es sintomático de la carencia de un concepto de substancia la ausencia de la estructura sujeto-predicado en las lenguas de extremo oriente. En esto queda incluido, por tanto, el pensamiento japonés en general. En palabras del filósofo Graham Parkes: "Muchas de las categorías filosóficas que tan naturales parecen en occidente, simplemente están ausentes en el pensamiento de oriente. Esto se debe en parte a las estructuras de las lenguas china y japonesa, que difieren bastante de la estructura sujeto-predicado propia de los lenguajes indoeuropeos."21 Según sugiere Graham Parkes, la lengua japonesa es muy adecuada para expresar el carácter dinámico del devenir, pero poco adecuada para referirse a sus aspectos "no dinámicos" o estructurales. A pesar de la importante influencia 79 Archivo Joe Nickell, del CSICOP cuenta". Se trata de un planteamiento coherente, hasta cierto punto, con el principio de conservación de la energía. En cualquier caso, desde un punto de vista científico, para conservar un trozo de carne lo que se hace normalmente es extraerle energía, no añadirle, para evitar que se desarrollen en su seno los microorganismos que la consumen. Con la introducción del esoterismo de India y de extremo oriente, y la Sin embargo, hay que señalar que moda del chamanismo de los natila acepción esotérico-vitalista de vos amerindios, ha habido una `energía' tamnecesidad de traLas cosmovisiones de bién pulula en lo ducir los términos India y de extremo que se profiere específicos con oriente, y también la sobre las pirámilos que se explides mágicas. En amerindia, son ajenas al can originariael folleto de un concepto de substancia mente las doctrikit estadouninas que llevan por lo que no pueden dense de pirámiser afines al monismo asociadas. Y ha de, como explica ocurrido que para occidental Joe Nickell, está traducir dichos escrito "la Pirámide es una lente términos se ha empleado extensageométrica que enfoca la energía mente la palabra `energía'; sin cósmica" permitiendo la conser- embargo, las cosmovisiones de vación de alimentos, etc. Lo que extremo oriente y del chamanismo se plantea ahora es que la pirámi- amerindio son muy diferentes del de se limita a ultraconcentrar la monismo que hay asociado a la energía cósmica en un reducido significación metafísica propiaespacio, y no a crearla por "su mente occidental de `energía'. el escéptico que en su día ejercieron los jesuitas en Japón, y a pesar de la actual influencia estadounidense, más costumbrista y técnica que otra cosa, en la cultura japonesa no se ha asimilado la filosofía occidental, debido a barreras lingüísticas estructurales y a un deseo de preservación de la tradición cultural histórica. Por otra parte, lo que más se aproxima en la tradición occidental al pensamiento oriental, o al amerindio, desde un punto de vista cosmometafísico, es la doctrina de la lucha de contrarios presente en el pensamiento de Heráclito de Efeso Imagen de la página web de portada de kuanyin-reiki.com. (kuanyin-reiki.com) o en la escuela pitagórica. Las cosmovisiones extraoccidentales indi- Con estas nociones se vislumbra Después de haberse leído entre cadas son dualismos, no monismos. que la traducción estándar occi- líneas varios textos24 de promotodental de la palabra Reiki, la pala- res y seguidores de la sanación Sintomático de la profunda dife- bra para designar una doctrina Reiki, se ha llegado a la conclusión rencia entre estos dualismos y el japonesa de pseudosanación con de que el significado del término monismo occidental son las decla- manos vinculada al esoterismo `ki' es próximo al del término raciones del pensador y líder nati- japonés, se ha de analizar crítica- Yang del dualismo taoísta (recuérvista peruano Javier Lajo22, que ve mente. Normalmente se dice en dese que el principio Reiki es el la tradición monista occidental Occidente que Reiki es la conjun- principio activo complementario como algo completamente espurio ción de dos palabras japonesas: del principio pasivo Ying), y tam`rei' y `ki'; se bién próximo al de `fuego vital' en en la mentalidad de los Tanto el dualismo dice que la el sentido en que Heráclito profenativos del continente oriental como el primera sig- ría la palabra `fuego' cuando decía americano. Tanto el duaamerindio tienen en nifica, grosso que tanto un exceso como un lismo oriental como el común la concepmodo, Uni- defecto de fuego destruye a los amerindio tienen en ción del devenir verso, y que individuos. común la concepción del la segunda devenir como resultado como resultado de de las posibles interac- las posibles interac- s i g n i f i c a La base de la doctrina Reiki es que ciones de dos principios ciones de dos princi- energía vital, el sanador, a través suyo, inyecta dinámicos complemen- pios dinámicos com- de manera al paciente fuego vital procedente que normal- del Cosmos, en el caso de que falte tarios. Por ejemplo, en la plementarios mente se dicho fuego, o que bien extirpa tradición oriental, una madera se concebía como resulta- supone que Reiki significa energía fuego vital si el paciente lo tiene en exceso (se puede estar enfermo do de una interacción entre los dos vital del Universo (o cósmica). de un exceso de fuego vital, como principios básicos (Ying y Yang) en la que domina ligeramente el prin- Pero en realidad `ki' no se puede ocurre en el caso de las fiebres cipio pasivo (Ying); otro ejemplo traducir por `energía vital' intensas). Se vislumbra que el teral respecto también es la concep- tomando `energía vital' con su cer significado que se baraja en el ción, de la cultura andina ayma- significación esotérico-vitalista, campo esotérico con el término ra23, de que el devenir universal pues se vincularía a una doctrina "energía" no corresponde a una está conformado por los resultados monista, algo ajeno al monismo substancia, sino a un principio de las "peleas" entre el aläsaya y como es el esoterismo de dinámico (un "fuego vital") que conforma el devenir junto con "el Extremo Oriente. el mäsaya. el escéptico 80 GÉNESIS DE LA CONCEPCIÓN PSEUDOCIENTÍFICA DE ENERGÍA agua", esto es, junto con el ele- decir algo de lo que pasará aplimento que le es complementario. cando el principio de conservaPodría pensarse que, a ciertos ción de la energía. efectos, da igual hablar del fuego vital frente al agua que hablar de la La extrema generalidad implicada energía positiva frente a la energía en el concepto de energía es resnegativa de la orientación ponsable de occidental esotérico-vita- La extrema generali- que dicho lista. Sin embargo, no es dad implicada en el concepto sea así. En la tradición esoté- concepto de energía también un rico-vitalista occidental la eslabón funes responsable de curación consiste en que dicho concepto d a m e n t a l extraer concretamente el entre la físisea también un eslamal presente, esto es, los ca y el resto bón fundamental de la cienesfuerzos (o pseudoesentre la física y el cia, y entre fuerzos más bien) se centran en extraer la energía resto de la ciencia, y la física y la entre la física y la negativa del paciente o metafísica. metafísica bien en transformarla en Como ya se una energía "no dañina"; ha comentapor el contrario, en la tradición do, las ideas metafísicas de curativa oriental no hay mal algu- Ostwald en torno a la energía fueno que extraer, sino un equilibrio ron fructíferas. Para concebir que restablecer (o más exactamen- cabalmente esto último se propone te, pseudorestablecer). Y aquí se aquí que, de hecho, la aplicación termina el relato de la formación de la concepción metafísica de la de la gran polisemia asociada a la escuela Energetik de Ostwald ha palabra `energía'. funcionado como una inferencia ampliativa. Cuando, en la década RECAPITULACIÓN de 1881, se propuso que las correLa ciencia necesita de grandes laciones de equivalencia empírica concepciones unificadoras y la constatadas entre 1830 y 1870 son energía es el elemento principal de las concepciones generales para la misma. De hecho, el concepto de energía es el principal elemento de unión entre todas las áreas de la física, desde la termodinámica a la teoría cuántica de campos, pasando por todas las demás disciplinas físicas. Además, cuando se hace muy difícil realizar predicciones efectivas empleando las leyes de la dinámica, siempre se puede recurrir a las relativamente simples, pero de gran alcance, leyes y fórmulas donde está implicado el concepto de energía. Por ejemplo, en el reto de enjundia de la predicción del tiempo atmosférico (la atmósfera está sujeta a una dinámica caótica), siempre se puede Mario Bunge indicios de la existencia de la substancia cósmica universal, lo que de hecho se hizo implícitamente fue, desde un punto de vista lógico, inferir que, relacionadas con las correlaciones constatadas en el período 1830-1870, podían haber otras por descubrir. Así, la pregunta que se realizó en la década de 1881 de si la energía era la substancia cósmica puede formularse de esta manera: ¿Si hay una correlación, por ejemplo, entre los procesos de movimiento y los químicos, por qué no puede haber otras correlaciones entre los procesos de movimiento, por ejemplo, y otros todavía desconocidos? Sin embargo, hay que tener muy presente que si no se es extremadamente cuidadoso, cualquier palabra que pretendidamente signifique un concepto superunificador puede acabar en una palabra totalmente vacía de contenido. Este es el problema subyacente que ha azotado a la disciplina filosófica específica de las grandes concepciones globales sobre la naturaleza: la metafísica. Seguramente hay que admitir que la metafísica ha tenido un papel importante en la historia de la ciencia, como queda patente, por ejemplo, con la de la escuela Energetik, con la teoría atómica de Leucipo y Demócrito, o con las especulaciones que dieron lugar a las teorías de los campos de fuerza; y es cierto que no faltan concepciones metafísicas que sean utilizadas hoy en día por los científicos para razonar heurísticamente, aunque no se consideren rigurosamente científicas. En cualquier caso, la metafísica ha de estar claramente vinculada a enunciados que puedan constatarse empíricamente; y lo contrario lleva a la metafísica a ser objeto de paran81 el escéptico gón con lo más burdo y tenebroso a la vez, como se ha visto en el relato sobre el empleo pseudocientífico de `energía'. ¿Es posible una metafísica científica, es decir, es posible una metafísica rigurosamente compatible e íntimamente relacionada con la ciencia? Según el filósofo de la ciencia Mario Bunge (1999) ello es algo lógicamente posible. Pero En cualquier caso, en vista de tal afirmación hay que comple- cómo manipulan los ocultistas los mentarla con un método bien defi- términos científicos, sí hay una nido sobre cómo conseguir una conclusión que extraer de la géne- NOTAS DEL AUTOR metafísica comsis de la Los esotéricos buscan en la 15. Sobre este asunto del asunto del pletamente proteconcepción "visto bueno", ver, por ejemplo, ciencia elementos que puep s e u d o - Sarmiento Zotes, Eduardo, Espíritus en gida del sinsentido. Esto constitu- dan ser "fácilmente" dege- científica el banquillo, en la revista El Escéptico, ye un objetivo que nerados en deux ex machina de energía: Otoño-1999, página 60 y siguientes. muchos piensan para poder justificar con la los esotéri- 16. Sobre este suceso fundamental de la historia de las pseudociencias, ver, por respetable terminología que no es posible cos buscan ejemplo, Sarmiento Zotes, Eduardo, científica cualquier cosa satisfacer; pero, en en la cien- Espíritus en el banquillo, en la revista El cualquier caso, es cia ele- Escéptico, Otoño-1999, página 60 y propia de su imaginería uno de los grandes mentos que siguientes. temas de interés para la filosofía y, puedan ser "fácilmente" degenera- 17. Nickell, Joe, Lo que el ojo no ve, en la revista El Escéptico, otoño-invierno de seguramente, para una ciencia dos en deux ex machina para poder 2000, página 54 y siguientes. ambiciosa. justificar con la respetable termi18. Sobre este desmarque ver, por ejemnología científica cualquier cosa plo, members.fortunecity.es/bibliotecagnostica/Antropologia4.htm (edición de ¿La asimilación esotérica de `ener- propia de su imaginería. 2004). gía' debería tomarse como paradigma de acogida de términos Parece claro que, para evitar ser 19. Frumento, Antonio S., Desmitificando científicos por parte de los esotéri- objeto de la manipulación esotéri- la energía, en El Escéptico, primavera1999, página 57 y siguientes. cos? En favor de una respuesta ca, los científicos han de ser aún Nickell, Joe, Moscow Misteries, publiafirmativa a la pregunta, está que más rigurosos en la presentación 20. cado en la revista Skeptical Inquirer, en todos los casos de términos de sus teorías y eliminar al máxi- julio/agosto 2002, págs. 17 y ss. (Versión científicos más recientes importa- mo la retórica en la que no pocas española: Misterios de Moscú, publicado dos por el mundo ocultista hay de veces se cae. Para llegar a estos en El Escéptico, invierno 2002/primavera 2003, págs. 46 y ss.) por medio, por algún peregrino objetivos estoy convencido que la Parkes, Graham, artículo Japanese motivo, cierta característica aso- filosofía de la ciencia es una herra- 21. Philosophy en The Oxford Companion to ciada atractiva para la retórica eso- mienta auxiliar especialmente Philosophy, Oxford University Press, térica, como ocurrió en lo relativo valiosa, que por desgracia no 1995. (Edición española: Enciclopedia a la energía. Por ejemplo, el enun- pocas veces se deja de lado en aras Oxford de Filosofía, editorial Tecnos, 2001.) ciado del principio de incertidum- de un hiperpragmatismo o de un Sobre el pensamiento de Javier Lajo, bre de Heisenberg es citado por los neopitagorismo excesivo. Uno y 22. ver, por ejemplo, Gutierrez Estévez, esotéricos porque lleva consigo el otro a la larga acaban favoreciendo Manuel, El estilo de la civilización ametérmino `incertidumbre', lo que a un caldo de cultivo para la irracio- rindia, en Revista de Occidente, nº 269, Octubre-2003, página 7 y siguientes. muchos no iniciados puede sugerir nalidad. 23. Sobre el pensamiento de la cultura que vivimos en un mundo donde aymara ver Gutierrez Estévez, Manuel, todo es incierto y, por tanto, posiEl estilo de la civilización amerindia, en Juan Manuel Sánchez Ferrer Revista de Occidente, nº 269, Octubreble todo lo que podamos 2003, página 7 y siguientes. imaginar****. Sin embargo, en el escéptico 82 favor de una respuesta negativa a la anterior pregunta, está que la exuberante y sugerente presencia actual de la ciencia hace que la acción puente del vitalismo biológico, y de la metafísica desbocada, hayan perdido el protagonismo que tuvieron antaño para los ocultistas, como el que tuvieron en el caso de la energía. AGRADECIMIENTOS: Al estudiante de física Miquel Bordera por sus observaciones para explicar la cuestión del vitalismo biológico y la posibilidad de las máquinas de movimiento perpetuo, al filósofo Francesc Xicola por su información sobre la absorción de la metafísica por parte de los esotéricos, al historiador de la ciencia Néstor Luján por sus comentarios sobre la influencia occidental en la cultura filosófica japonesa, y a Vicente Lázaro y al traductor Ambrosio García por sus observaciones de estilo. GÉNESIS DE LA CONCEPCIÓN PSEUDOCIENTÍFICA DE ENERGÍA 24. Entre estos textos analizados se destacan aquí son los de kuanyin-reiki.com (edición de 2004) y sanacionysalud.com (edición de 2004). De las dos, es en kuanyin-reiki.com donde queda más explícito el significado originario oriental de Reiki. NOTAS DE LOS EDITORES **** Ello se ve más claro si cambiamos el término `incertidumbre' por el de `indeterminación', que es como físicos e historiadores de la ciencia como Manuel García Doncel creen que sería más adecuado traducir este principio al español. Aunque para un científico el cambio de nombre es una mera cuestión de precisión lingüística (importante, pero no vital, dado que lo enunciado es lo mismo y eso es lo que importa), se puede observar como ello significaría un golpe mortal a muchos de los libros y creencias esótericas más extendidas. BIBLIOGRAFÍA DE FUENTES PRIMARIAS -- Clausius, Rudolf (1875), Die mechanische Wärmetheorie, Braunschweig (Versíon belga: Clausius, Rudolf, Théorie mécanique de la chaleur , Société Belge d'éditions, Bruxelles, 1897) -- Feria Magic 98 (2004), Recopilación de textos feriales esotéricos de la feria Magic 98 (Ver Escrig, A., Sánchez, J. M., La feria de los ignorantes (o un día en Magic 1998) , en El Escéptico Digital, número 1 de 2004). -- Frumento, Antonio S. (1999), Desmitificando la energía, en la revista El Escéptico, primavera-1999, página 57 y siguientes. -- Haeckel, Ernst (1969), The riddle of the universe at the close of the nineteenth century , New York; Readex Microprint. -- Müller, B., Günther, H. H. (2003), Reiki. Cómo curar con la energía cósmica, Ediciones Obelisco, Barcelona. -- Ostwald, Wilhem (1908), Grundiss der Naturphilosophie, Leipzig, Raclam. -- Shelley, Mary W. (2000), Frankenstein, Ediciones SM, Madrid. WEBGRAFÍA DE LAS FUENTES PRIMARIAS MÁS REPRESENTATIVAS DE LAS UTILIZADAS -- kuanyin-reiki.com (edición de 2004) -- sanacionysalud.com (edición de 2004) -- members.fortunecity.es/bibliotecagnostica/Antropologia4. htm (edición de 2004) BIBLIOGRAFÍA DE FUENTES SECUNDARIAS -- Atkins, P. W. (1992), La segunda ley, editorial Prensa Científica, Barcelona. -- Carnap, Rudolf (1969), Fundamentación lógica de la física, Editorial sudamericana. -- El Escéptico CD-Rom (2003), recopilación de todos los artículos publicados por la revista El Escéptico. -- Espasa-Calpe (1980) , Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana, Madrid, 1980. -- Escrig, A., Sánchez, J. M. (2004), La feria de los ignorantes (o un día en Magic 1998), en El escéptico digital, número 1. -- Graells, J., Martín, C. (1999), Una anàlisi dels fonaments dinàmics de la termodinàmica relativista de l'equilibri (Un análisis de los fundamentos dinámicos de la termodinámica relativista del equilibrio), publicada en Revista de física, Volumen 2, número 6, primer semestre, Societat Catalana de Física. -- Gutierrez Estévez, Manuel (2003), El estilo de la civili- zación amerindia , en Revista de Occidente , nº 269, Octubre. -- Mason, Stephen F. (1996), Historias de las ciencias, 4. La ciencia del siglo XIX , página 143, Alianza editorial. -- Mosterín, Jesús (1996), Historia de la filosofía, 4. Aristoteles, Alianza Editorial. -- Mosterín, J., Torretti, R. (2002), Diccionario de lógica y filosofía de la ciencia, Alianza Editorial, Madrid. -- Nickell, Joe (2000), Lo que el ojo no ve, en la revista El Escéptico, otoño-invierno, página 54 y siguientes. -- Nickell, Joe (2002), Moscow Misteries, publicado en la revista Skeptical Inquirer, julio/agosto, págs 17 y ss. (Versión española: Misterios de Moscú, publicado en El Escéptico, invierno 2002/primavera 2003, págs. 46 y ss.) -- Ortega y Gasset, José (1966), El Espectador I, editorial Espasa-Calpe, Madrid. -- Parkes, Graham (1995), Japanese Philosophy, en la enciclopedia The Oxford Companion to Philosophy , Oxford University Press. -- Pelletier, Philippe (2000), El problema del ecofascismo, en Tierra y Libertad (edición electrónica), nº163, Febrero. -- Sánchez Ferrer, Juan Manuel, Análisis lógico comparativo de las teorías termodinámicas y de las físicas estadísticas (memoria de proyecto de tesis doctoral), Departamento de lógica, historia y filosofía de la ciencia de la Universidad de Barcelona, Barcelona (España). -- Sarmiento Zotes, Eduardo (1999), Espíritus en el banquillo, en la revista El Escéptico, Otoño, página 60 y siguientes. -- Sklar, Lawrence (1998), Physics and chance (Philosophical issues in the foundations of statistical mechanics), Cambridge University Press. BASE BIBLIOGRÁFICA FILOSÓFICA O CIENTÍFICA -- Bunge, Mario (1959), Causality. The place of the causal principle in modern science , Cambridge, Massachusetts, Harvard University Press. -- Bunge, Mario (2001), Diccionario de Filosofía, Siglo XXI editores, Méjico. -- Parkes, Graham (1995), Japanese Philosophy, en la enciclopedia The Oxford Companion to Philosophy , Oxford University Press. -- Sánchez Ferrer, Juan Manuel, Análisis lógico comparativo de las teorías termodinámicas y de las físicas estadísticas (memoria de proyecto de tesis doctoral), Departamento de lógica, historia y filosofía de la ciencia de la Universidad de Barcelona, Barcelona (España). -- Stegmüller, Wolfgang (1979), Teoría y experiencia, editorial Ariel, Barcelona-Caracas-Méjico, abril. 83 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
76