Vuelve el horror de Amityville

Sección: 
CINE
Pagina final: 
72
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Vuelve el horror de Amityville
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

VUELVE secuelas y popularizó el tema de las casas encantadas, sirviendo de avance a la mucho más conocida Poltergeist. En España el título sólo les resultará familiar a los que hoy día ronden los treinta y tantos y fueron asiduos de las estanterías de terror de los videoclubes de los años ochenta. Al igual que la primera versión, La morada del miedo, producción de Michael Bay dirigida por Andrew Douglas, basa su gancho publicitario en que narra una "historia real". CINE EL HORROR DE AMYTIVILLE estadounidense lo que las caras de Bélmez a la española. La historia es conocida, aunque sea vagamente, incluso por personas que no muestran un interés especial por lo paranormal. El `Bélmez de Nueva York' tiene muchos puntos en común con su equivalente jienense: el misterio en sí es increíblemente ridículo, también fue desmontado en su día pero, igualmente, se ha resistido a morir convertido en una especie de icono de la cultura basura norteamericana. La historia es bien sencilla. Amityville es un pueblo de unos 9.000 habitantes del estado de Nueva York. Aunque se constituyó en municipio a finales del siglo XIX su fundación se remonta a ¿Qué es el horror de 1600, por lo que cuenta con un Amityville? Aunque para patrimonio arquitectónico bastante Cartel de la película La morada del miedo (The Amityville horror) ­2005- de Andrew el público notable en el Douglas; con Ryan Reynolds, Melissa George, Aunque para el público español el que destacan Philip Baker Hall y Jimmy Bennett. (Archivo) español el término no las casas colotérmino no ajo el título de La morada tiene ningún signi- tiene ningún significado, niales de diverdel miedo se ha estrenado ficado, a menos que para el estadounidense sos estilos. Una en España The Amityville se sea un chiflado de ellas, la medio Amityville es Horror, nueva versión de un del cine de terror situada en el nº sinónimo de casa pequeño clásico del terror de serie barato, para el esta112 de Ocean encantada. De casa B de los años 70. The Amityville dounidense medio Avenue, fue el encantada auténtica, Horror (1979), la original, prota- Amityville es sinóescenario del se entiende gonizada por James Brolin y nimo de casa encanfamoso horror. Margot Kidder, obtuvo un éxito tada. De casa encantada auténtica, En 1974 la casa estaba habitada insospechado a pesar de ser un se entiende. El horror de por la familia DeFeo, un matrimofilm muy modesto, generó varias Amityville es a la cultura popular nio con tres hijos y dos hijas. La B el escéptico 70 noche del 14 de noviembre, a las 3,15 h de la madrugada, Ronald `Butch' DeFeo, el hijo mayor, cogió un rifle y acabó metódicamente con toda su familia, descargando el arma de cama en cama. Después se duchó, salió a dar una vuelta y, ya de madrugada, se fue a trabajar. En el juicio, después de haber intentado hacerse pasar por loco, declaró que unas voces le obligaron a hacerlo. Kaplan empezó a sospechar que se encontraba ante un fraude desde la primera llamada de George Lutz. Su tesUn año después, en timonio era incohediciembre, otra famirente y no presentalia adquirió la casa. El ba el más mínimo matrimonio formado detalle que se pudiepor George y Kathy ra contrastar. Lutz veía su sueño Además, su discurso hecho realidad: una estaba plagado de residencia colonial en numerosos tics una zona residencial a demonológicos que un precio asequible. resultaban muy llaNadie quería vivir allí mativos. En su priporque había sido mera visita a los escenario de un criLutz, Kaplan descumen. Pero el matrimobrió que George era nio Lutz no vio proun aficionado a la Calle Mayor de Amityville (Ayuntamiento de Amityville) blema alguno y se historia de la brujeestableció en la casa. Sin embargo, lugar estaba encantado: se trataba ría, sobre la que poseía numerosas veintiocho días después huía en de un antiguo cementerio indio en publicaciones. También descubrió plena noche presa del pánico, el que se depositaba a los muertos que la casa no presentaba ninguno dejando todas sus pertenencias en por enfermedad. La habitación de los destrozos causados por `el ella. No quisieron volver nunca a roja se levantaba precisamente horror': las puertas y ventanas recogerlas. George Lutz se puso en sobre el lugar en el que se realiza- seguían en su sitio con sus goznes contacto con el parapsicólogo ban terribles rituales. El testimo- del siglo XIX intactos. La famosa Stephen Kaplan y le contó lo que nio de los Lutz dio lugar a una habitación roja no aparecía por ocurría. Se oían ruidos extraños, novela de las "basadas en hechos ninguna parte, ni las moscas, tamaparecían miles de moscas de la reales", The Amityille Horror, de poco los olores. nada que se evaporaban de un ins- Jay Anson. La historia auténtica Ni la policía local ni los tante a otro, olores asquerosos se El libro, es tan banal que sor- bomberos habían recibido hacían notar en puntos muy con- publicado prende que todavía cretos de la casa. Pero eso sólo era en plena llamada alguna de los perviva el principio: Lutz encontró una fiebre del Lutz pidiendo ayuda misteriosa habitación roja que cine demodurante su estancia en alguien había cegado. Al fran- níaco generada por el éxito de El Amityville, lo que resultaba basquearla se desencadenó el infier- exorcista y The Omen, fue un éxito tante curioso. ¿Cómo no llamar no: puertas y ventanas se abrían y y dio lugar a la primera película. pidiendo ayuda cuando hay un cerraban violentamente hasta amenazante cerdo volador revoloarrancar los goznes, los objetos La historia auténtica es tan banal teando alrededor de tu casa? volaban de una habitación a otra, que, como en el caso de Bélmez, Ningún vecino de Ocean Avenue una figura de porcelana mordió a sorprende que todavía perviva. El había visto nada llamativo, mucho 71 George en un tobillo(!), se oían voces amenazantes -presumiblemente las que forzaron a Ronald DeFeo a acabar con su familia-... y había un terrorífico cerdo de ojos llameantes que levitaba por las noches frente a las ventanas de la casa(!!). Un sacerdote intentó exorcizar el edificio sin éxito y una pareja de psíquicos, Ed y Lorraine Warren, concluyó que el principal encargado de `debunkearla', es decir, de desacreditarla, fue el parapsicólogo Stephen Kaplan, fundador del Parapsychology Institute of America, seguido después por varios periodistas y Joe Nickell, del CSICOP. el escéptico EL HORROR DE AMITYVILLE reclamándose derechos e bles' por los lugareños, que son ingresos de una forma bas- invitados amablemente a abandotante poco digna. Incluso nar el lugar por la policía local. En Lutz mantiene una página la web municipal (www.amityviweb que pretende ser la `ofi- lle.com) se indica que ni el cial' del horror de Amityville Ayuntamiento, ni los ciudadanos, (www.amityvillehorror- van a facilitar las visitas de los truth.com). Por su parte, la turistas paranormales por respeto a psíquica Lorraine Warren ha las víctimas del crimen DeFeo y a actuado la intimidad de la como asesora El negocio paranormal familia que habita de la nueva no es bienvenido en hoy la casa. La película y su web tampoco Página web que mantiene George Lutz y Amityville. Una buena testimonio se muestra fotografíque pretende ser la `oficial' del horror de diferencia con Amityville. (www.amityvillehorrortruth.com) puede ver en as de la casa, ni Bélmez, por cierto varios vídeos indicaciones para menos un cerdo volador. La histo- en la página web llegar a ella. El ria de los Lutz tenía muchos aguje- del film (www.amityvillehorror- negocio paranormal no es bienveros. El más notable era que no movie.com). Ronald DeFeo sigue nido en Amityville. Una buena habían abandonado la casa a los 28 encarcelado. diferencia con Bélmez, por cierto. días de entrar en ella, sino a los 10. Pero no lo hicieron tan aterroriza- A pesar de todo, la casa es frecuenJulio Arrieta dos como decían, porque un par de tada por legiones de curiosos, apodías después volvieron para mon- dados como `the Amityville horritar una garage sale, una de esas ventas de barrio que realizan los estadounidenses cuando quieren deshacerse de sus pertenencias. No es que no volvieran a por sus cosas, sino que las vendieron todas. La conclusión de Kaplan fue sencilla: los Lutz abandonaron la casa porque no podían afrontar su pago, se sentían incómodos con el hecho de que hubiera sido el escenario de un crimen y querían aprovechar económicamente la circunstancia. Joe Nickell comprobó posteriormente que las personas que han residido desde entonces en la casa no han sufrido molestia sobrenatural alguna. Por si fuera poco, William Weber, el abogado de DeFeo, confesó que él había sugerido a George Lutz crear toda la historia para escribir un libro y ganar dinero con él. Desde entonces, los Lutz, Weber y Anson han pleiteado unos con otros -y todos contra las productoras de cineel escéptico 72 Joe Nickell (CSICOP) y Juan Soler (ARP-SAPC), tras haber doblado fácilmente una cucharillas, en un reciente congreso escéptico en Argentina, celebrado el mes de septiembre pasado. (S. López)

Página inicial: 
70