Blog de El Escéptico Digital

Suscribirse al boletín electrónico El Escéptico Digital

El Escéptico Digital (2017):

Es un boletín electrónico que distribuye gratuitamente ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. De periodicidad trimestral, en él se pueden encontrar todo tipo de artículos relacionados con la ciencia, la divulgación y el pensamiento crítico y racional.

Si desea suscribirse, visite la página de suscripción

El Escéptico Digital - Edición 2021 - Número 279 - II Época

EDITORIAL

PANDEMIA Y PSEUDOCIENCIA


 
En este momento tengo en una pestaña del navegador una noticia cualquiera sobre el coronavirus en el mundo. Leo que está golpeando a La India de forma terrible, y los servicios médicos del país están desbordados.

Hay dos terribles cuestiones que afloran de la desgracia que está asolando al país. Debemos recordar que aquel país hizo pública la recomendación de usar la homeopatía y la llamada “medicina aryuveda” para frenar la expansión del virus, aunque ya nadie se acuerda de esas declaraciones, porque lo que realmente están necesitando en los hospitales no son bolitas azucaradas, sino respiradores.

No es nuevo, hemos visto todo tipo de actitudes irracionales ante la pandemia. Desde el negacionismo más extremo hasta los que proponen solucionarlo rezando o con productos milagrosos que también son un peligro público, como el dióxido de cloro.

Por cierto, aprovecho para felicitar a los amigos de APETP (Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas) porque se ha archivado también la última de las denuncias que los charlatanes habían interpuesto contra ella. Sí, lo están leyendo bien, están denunciando a las asociaciones que defienden a los pacientes. Tienen mucho dinero y no les importa gastarlo para asfixiar económicamente a sus delatores.

Volviendo al tema, no podemos permanecer indiferentes ante este drama (ni el de ningún otro país, por lejano que nos parezca). No solo por solidaridad, sino por egoísmo. Estamos viendo cómo las nuevas cepas se están propagando sin control por estos lugares, que irremediablemente llegarán al resto del mundo. La vacunación es un sistema igualitario como ninguno. Necesita de la administración a todos los colectivos, si se desea que sea eficaz. Por último, como advierte Margarita del Val (premiada por ARP-SAPC por su trabajo a favor de la ciencia y la razón), en este país se fabrica gran cantidad de medicamentos, y su paralización podría tener consecuencias en el resto del mundo, por muy extraño que nos parezca.

Esta pandemia es el tema central del dossier del último número de El Escéptico, que ya está disponible en nuestra web de forma totalmente gratuita. Espero que os guste, igual que el resto de contenidos de este boletín, donde estrenamos colaboración con el Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de la Laguna (ACDC para los conocidos), responsables del curso “Ciencia y pseudociencias” y de “Escépticos en el Pub Tenerife”.

¡Salud y pensamiento crítico!

 
Jorge J. Frías Perles
Presidente
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

El Escéptico Digital - Edición 2020 - Número 278 - II Época

EDITORIAL

DESPEDIDA DE AÑO

Estimados lectores, me encuentro sumido en las fiestas navideñas durante la redacción de este editorial. Llegamos a la última edición de El Escéptico Digital de este 2020 pensando, como el resto de las personas, que se cierra un ciclo; como si pudiéramos archivar una carpeta o anudar una bolsa de basura, pero todos sabemos que no es así. Lo que nos espera es lo mismo que hace unos meses, y seguirá siendo así por tiempo indeterminado.

Habrá un día que podamos salir a la calle sin mascarilla. Desconozco la fecha. Entonces será momento de hacer valoraciones. Tomar nota de tantas publicaciones científicas donde se hacía mención del posible riesgo de una pandemia, de las pocas medidas que tomaron los gobiernos en su momento, y de cómo van a prever la siguiente crisis.

Pero cuando esto acabe, tendremos que tomar nota también del estado en que han quedado los mecanismos de generar bulos y falsas creencias. Estamos viviendo un tiempo en que están creciendo de forma exponencial, hasta límites insospechados. Puede parecer que todo el trabajo que se ha estado haciendo de educación y concienciación no ha servido para nada, pero yo estoy seguro de que no va a ser así: hay muchísimas personas con capacidad crítica que pensaban que estos bulos eran inofensivos, que no podían perjudicar a nadie… hasta hace unos meses. Esas personas, que hasta ahora no se han manifestado ni inundan las redes sociales con sus mensajes, son las que deben tomar el testigo cabal ante semejante despropósito. 

Conscientes de ello, desde ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico hemos publicado un dossier sobre coronavirus y pensamiento crítico, disponible en su totalidad de forma gratuita en nuestra web. El enlace está en este boletín. También en él incluimos el enlace a los vídeos de las IV Jornadas Ciencia y Pseudociencia, que han tenido que celebrarse de forma virtual hace unas semanas. Aunque destinados a profesionales de la educación, las charlas contienen una crítica muy jugosa a lo que estamos llevando ahora a las aulas. El resto del boletín contiene otras noticias y recursos que se pueden encontrar en nuestra web, el mayor repositorio de documentación sobre pensamiento crítico y escepticismo en castellano.

Aunque la transición de nochevieja a año nuevo sea totalmente irrelevante para el universo, no puedo dejar pasar la ocasión para desearos que la siguiente vuelta al Sol sea infinitamente mejor que la que hemos terminado.

¡Salud y pensamiento crítico!
 
Jorge J. Frías Perles
Presidente
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

El Escéptico Digital - Edición 2020 - Número 277 - II Época

EDITORIAL
DIEZ AÑOS SIN MARTIN GARDNER"
 

El pasado 22 de mayo se cumplían diez años del fallecimiento de Martin Gardner, una de las grandes figuras del movimiento escéptico del siglo XX (por no hablar de su tarea como escritor y divulgador).

Creo que los libros de Gardner han sido un gancho para atraer a muchos de nosotros al mundo del escepticismo. Todavía recuerdo la primera ocasión en que tuve en mis manos ¡Ajá! Inspiración, a finales de los años 80. Descubrí un mundo de acertijos, paradojas y juegos matemáticos que me llevaron a otros títulos suyos. Entre aquellos encontré unos ejemplares de la colección de bolsillo de alianza, de papel amarillento e impresos con un tipo de letra que ahora sería incapaz de leer. Con títulos como la ciencia: lo bueno, lo malo y lo falso, o la nueva era se recopilaban artículos publicados previamente en periódicos y revistas de Estados Unidos. Algunos eran difíciles de entender en el contexto de España, pero muchos otros te abrían un mundo de errores científicos, fraudes, teorías poco probadas (pero con nombres muy sugerentes), avistamientos de ovnis, leyendas, etc.

En aquellos tiempos era difícil encontrar una vía de acceso al mundo del escepticismo que no pasara por acudir a una biblioteca o a la sección de ciencias de una librería. Exceptuando algún destello en televisión, como la serie Cosmos de Carl Sagan. Quizás lo más parecido a las redes sociales fueran las revistas de divulgación científica que asaltaban los quioscos con un lenguaje mucho más llano y unas maquetaciones más visuales que las clásicas Investigación y ciencia, y Mundo Científico: Me refiero a revistas como Algo, Conocer o Muy Interesante. En ellas aparecían con cierta frecuencia artículos sobre pensamiento crítico. Recuerdo que uno de estos artículos terminaba con un cuadro de texto que animaba a escribir – cartas postales, por supuesto - a aquellos lectores interesados en el tema a Alternativa Racional a las Pseudociencias (ARP).  Y así lo hice. Ese mundo de librerías y quioscos también era un mundo postal para aquellos que vivíamos lejos de donde se estaba fraguando el movimiento escéptico. Este boletín comenzó justo en esa transición ¡hace 20 años ya!

Con la marcha de iconos como Gardner, Sagan, Asimov, Kurtz y muchos otros se nos fue una forma de entender el mundo escéptico. No teníamos revistas a todo color, ni eventos en los bares, ni canales de Youtube, ni participación en redes sociales. Y, sin embargo, parece siempre que está todo por hacer. Hay tantas cosas que queremos hacer, contar, transmitir, y todo se ha acelererado tanto… Yo tardé más de un mes en ser socio (solo los envíos postales duraban quince días cada uno), ahora las nuevas tecnologías nos lo ponen mucho más fácil, pues basta con rellenar un formulario para hacerse socio. Y al prorratearse la cuota, a partir de julio solo cuesta la mitad.

Una de las tareas a la que más dedicamos tiempo y cariño es a la revista El Escéptico, de la que acaba de salir el número 54. En el momento del fallecimiento de Martin Gardner editamos un dossier en su memoria, está disponible de forma gratuita, dentro del número 33 de la revista, en ese gran repositorio de literatura escéptica en castellano que alberga nuestra página web.

Hay más información de nuestras actividades y del panorama escéptico más adelante. El equipo de El Escéptico Digital os damos las gracias a todos por leernos una vez más.
 

Jorge J. Frías Perles

Presidente
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

El Escéptico Digital - Edición 2020 - Número 276 - II Época

EDITORIAL
“LAS CUENTAS DEL CORONAVIRUS”

 
Este número de El Escéptico digital se está haciendo de forma totalmente telemática, algo que no se diferencia de ninguno de los números anteriores. Por suerte, las telecomunicaciones nos han ayudado frente a la dispersión de los socios. Sin embargo, nos toca hacerlo ahora durante el comienzo de la cuarentena decretada como medida preventiva para frenar la expansión del coronavirus COVID-19, que tantos contagios y estupor está causando entre la población.

La gente se pregunta por qué otros no han previsto lo que ellos mismos creían que solo podía salir en las películas; pero no es cierto. Miles de científicos en todo el mundo han llevado una gran labor para evitar ésta y cualquier otra pandemia, y han estado ganando la batalla durante mucho tiempo donde vivimos a enemigos mucho peores, como el sarampión, la viruela o la poliomielitis, porque la guerra nunca acaba. Estas victorias no se ganaron a la primera, por supuesto, y no sólo hemos vencido con vacunas, sino también con la mejora de las condiciones sanitarias de nuestras ciudades, y el acceso a la sanidad de millones de personas que, además de mejorar su esperanza de vida, hubieran podido ser un vector de transmisión muy peligroso de la enfermedad. Hay que reconocer, entonces, la labor de todas aquellas personas que han colaborado en este sentido, que son muchas más de las que puede parecernos. Porque las epidemias llevan matando a mucha gente en todo el mundo desde siempre, aunque no salgan en las noticias.

En esta inédita crisis hay una gran cantidad de preguntas, pero observando lo que aparece en las redes sociales, parece que el número de respuestas las supera. Resulta que quienes pasaban de las matemáticas ahora conocen perfectamente cómo manejar los grandes números de los contagios, y hasta son capaces de extrapolarlos. Quienes hablan de los transgénicos o de las células madre sin conocerlos, ahora entiende de la replicación y vida de los virus. Y quienes escatiman la ayuda a los más desfavorecidos, la reclaman en el momento en que se sienten así, entre la población vulnerable y en riesgo.

No se puede dar la espalda a la investigación científica, a la educación y a las mejoras de las condiciones de vida de las personas, y luego pedirles cuentas. El enemigo es el virus, es momento de quedarse en casa y usar todas las medidas de higiene recomendadas. Es momento de usar la medicina científica, la que se siente denostada por curanderos, charlatanes y mercachifles. Es momento de aprender a parar los bulos, las mentiras y las difamaciones, de sanear las redes sociales. Luego, cuando todo esto acabe, será el momento de las respuestas. Algunas nos ayudarán para otros grandes retos que se nos avecina, como el gran problema del cambio climático.

Por otro lado, recordar y lamentar desde aquí la muerte de Mario Bunge, el filósofo de la ciencia y físico argentino que falleció el pasado 24 de febrero. Socio de Honor de nuestra entidad, siempre contamos con su cálido apoyo y con sus textos cuando se los pedimos. Un placer haber contado con sus escritos y su inteligencia en la denuncia de las pseudociencias y sus efectos perniciosos en el desarrollo de cualquier sociedad.

Gracias por leer El Escéptico Digital, y gracias por quedarte en casa. 
 

Jorge J. Frías Perles
Presidente
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

El Escéptico Digital - Edición 2019 - Número 275 - II Época

EDITORIAL
"DE ASCUAS Y SARDINAS”

 
Es imposible pasar estas fechas, en las que se está celebrando la Cumbre del Clima 2019 en Madrid, sin hablar del cambio climático: un ejemplo paradigmático de que la sociedad no puede vivir de espalda al conocimiento de ciertos conceptos científicos complejos, puesto que le puede acarrear un grave perjuicio en el futuro más inmediato.

Este es un tema que se ha tocado en numerosas ocasiones en nuestra revista El Escéptico, y ha sido la cuestión protagonista de algunas convocatorias de “Escépticos en el Pub” en distintas localidades. Antes que se popularizaran estas charlas, estaba muy extendida entre nuestros círculos pensar que no había pruebas suficientes para poder afirmar que la acción de los seres humanos está influyendo de manera significativa en la forma en la que va cambiando clima. Los artículos y ponentes negaban de una forma clara esta influencia, a partir de los datos que disponían. Pero es bueno cambiar de opinión, si las pruebas te enseñan el camino. Recuerdo una conversación con Eudald Carbonell -con motivo de la entrega de su premio “Mario Bohoslavsky” 2006-, en la que nos contaba cómo la evidencia de esta influencia era cada vez mayor, y la avalancha de datos no dejaba lugar a dudas. Es aproximadamente a partir de esas fechas cuando la tendencia cambia. Curiosamente, es también el pistoletazo de salida de las teorías negacionistas, tal y como lo narró en su momento nuestro añorado Eustoquio Molina.

Si alguien ha reflejado con certeza cómo me siento ante este asunto, ese ha sido mi querido Juan Manuel Sánchez Ferrer. Al principio de su artículo “El desconcertante asunto del cambio climático” dice algo muy obvio pero que solemos olvidar, y es que de premisas falsas también podemos inferir conclusiones verdaderas. Premisas falsas o escogidas a nuestro antojo, claro. Por cierto, ¿os he recomendado nuestra estupenda web de falacias lógicas? No me importa cortar la narración y repetirme una vez más, porque creo que es un estupendo trabajo del ilustrador David Revilla, y es de gran utilidad en discusiones interminables sobre éste y cualquier otro tema.

Volviendo al asunto, en el momento de la redacción del artículo mencionado (2009) era Al Gore, un político, la figura que encabezaba la alerta climática en ciernes. Diez años después lo es una estudiante adolescente, Greta Thumberg, a quien la revista Time acaba de nombrar personaje del año 2019. En esta década ¿cuántos científicos o pensadores han liderado esta causa? ¿Hemos conocido a alguno que estuviera en contra? ¿A cuántos investigadores de la rama conocemos con nombres y apellidos? Y, lo más importante, ¿están recibiendo los ciudadanos la formación para entender y opinar sobre el tema?

Así, en esta batalla de cuñaos sin cuartel, el asunto del cambio climático se vuelve aún más desconcertante. Las redes sociales son el escenario de tremebundos ataques a fotos trucadas de una adolescente, cuyos defensores defienden a ultranza cualquier medida a la que le hayan puesto la etiqueta de ecológica. Ambos bandos, mediante falacias lógicas, van a llegar a conclusiones que ellos creerán verdaderas, seguro. Pero no estoy sintiendo que se molesten demasiado en eliminar las premisas falsas para llegar realmente a las correctas.

Dejando la sardina en algún lugar indeterminado, y con la esperanza de que las brasas lleguen a cocinar este manjar, les invito a leer esta nueva entrega de El Escéptico Digital. Si en algún momento el resultado no llega a cocerse, o se quema, prometo no decirle que está deliciosa.
 

Jorge J. Frías Perles
Presidente
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

Páginas