Astrología. Una revisión crítica de la astrología

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
46
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Astrología. Una revisión crítica de la astrología
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

ASTROLOGÍA UNA ASTROLOGÍA En el presente artículo aportaremos una serie de argumentos o razonamientos que constituirán una respuesta negativa a un planteamiento o cuestión inicial, que podría ser la siguiente: ¿Es la astrología una ciencia? s obvio que aún hoy día la lo 14 de la Constitución Española: astrología goza de muy el derecho a no sufrir ningún tipo buena salud, al menos en el de discriminación por cualquier mundo occidental. Son muchas las clase de circunstancia personal o personas que creen en una auténti- social. ca influencia de los astros sobre su futuro; muchos son los que leen su horóscopo antes de salir La astrología es una práctica pseudocientífica que sostiede casa, e incluso esa lectura condiciona las actividades más ne que la distribución de los o menos cotidianas de esas per- planetas en el cielo, entre las sonas. Y abundan las personaliconstelaciones del zodíaco, dades con tareas de decisión en el momento justo del realmente importantes (desde nacimiento de una persona, financieros hasta jefes de esta- definirá claramente su persodo), que confían plenamente en nalidad e influirá profundalas predicciones realizadas por mente en su futuro los astrólogos. La astrología puede llegar a ser peligrosa en tanto en cuanto en multitud de ocasiones puede ser discriminatoria, como lo es el hecho de que algunas empresas seleccionan a su personal, entre otros parámetros, por su signo u horóscopo. Ello supone un atentado contra un derecho fundamental, consagrado en el artículo 7 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el artícuel escéptico 34 REVISIÓN CRÍTICA DE LA E como también semanarios y revistas mensuales de toda suerte). Podemos definir la astrología como una práctica pseudocientífica que sostiene que la distribución de los planetas en el cielo, entre las constelaciones del zodíaco, en el momento justo del nacimiento de una persona, definirá claramente su personalidad e influirá profundamente en su futuro. La astrología popular moderna proviene directamente de Claudio Ptolomeo (siglo II a.C). Sus postulados se han mantenido casi invariables a lo largo de estos más de 2.000 años, pero tanto la astrología en sí como la astronomía son muy anteriores a Ptolomeo y, en efecto, ambas materias se remontan a un pasado común. Algunos astrólogos se regocijan ante la falsa idea de la anterioridad de la astrología respecto a la astronomía, pero hoy día está claro que no hay anterioridad de ninguna de las dos, sino simultaneidad de ambas. Todo ello es consecuencia de una fortísima popularización de esta pseudociencia (probablemente usted no conoce a nadie que no sepa cuál es su signo del zodíaco), y de la normalidad, cotidianeidad y dogmatismo con el que los medios de comunicación abordan este asunto (toda la prensa supuestamente seria, y de gran tirada, incluye un horóscopo diario, así Se encuentran referencias al estudio de la influencia de los astros en la China del año 1500 a.C. Más adelante, encontramos referencias astronómico-astrológicas en Mesopotamia y Egipto y, hace más de 4.000 años, los babilonios grababan sobre tablillas, en escritura cuneiforme, los hechos más destacables relacionados con los astros, entre otras cosas. Precisiones considerablemente mayores no tuvieron lugar hasta mucho más adelante, pocos siglos antes de Jesucristo. Era tal la unión entre astronomía y astrología que el mismo Ptolomeo escribió dos obras absolutamente fundamentales. Su Almagesto constituyó la base de las ciencias del Cosmos hasta el siglo XVI, y el Tetrabiblos es un auténtico tratado de astrología, hasta tal punto que prácticamente todo su contenido ha sido aceptado por los astrólogos hasta la actualidad. Curiosamente, sin embargo, Ptolomeo no dejó de mostrar un cierto grado de escepticismo ante la supuesta influencia que él mismo describía, y escribió que, a pesar de "cierta virtud del cielo sobre todas las cosas", el grado de certidumbre de la astrología era menor que el de la astronomía. No cabe duda acerca de la fuerte intromisión de la astrología en el pensamiento de los grandes sabios de la historia: eminentes figuras como Isaac Newton y Johannes Kepler llegaron a creer firmemente en la astrología y a practicarla. Fue a partir del Renacimiento y, sobre todo, en estos dos últimos siglos, que astrología y astronomía se disgregaron, tanto en los objetos de estudio como en los métodos de trabajo. Una parte de los estudiosos se apartó de cualquier tipo de prejuicio mítico e irracional, y se centró en el estudio del Universo (de los astros, si se prefiere) mediante la aplicación de una metodología científica muy determinada y haciendo uso pleno de la racionalidad y el escepticismo. La astrología quedó como una materia de estudio de la influencia (previamente aceptada) de los astros sobre la vida humana, con una falta absoluta de rigor y con grandes dosis de irracionalidad, creencia y adivinación. Con el tiempo se ha ido centrando en una serie de elementos misteriosos y antiguas creencias (signos, símbolos, asociaciones, conjunciones y oposiciones, triangulaciones y cua- La ciencia, en cambio, se caracteriza por su continua autocorrecdraturas...). ción, por su autocrítica y autovaloComo iremos viendo, la astrología ración permanente. Con la propia ha quedado anclada en el pasado, aplicación del método científico, sigue un método de trabajo, basa- la ciencia se va poniendo a prueba do en "mancias" y artes adivinato- a sí misma. rias, que no se ajusta en nada al método científico. Como la mayo- NACIMIENTO VERSUS FECUNDACIÓN ría de astrólogos pretende elevar la Para definir la personalidad y predecir el destino astrología a la catede las personas, goría de ciencia La astrología es una los astrólogos (seguramente porpseudociencia que tienen en cuenque les interesa), juega con elementos ta el momento con los argumentos que expondremos a inexistentes y metafísi- del nacimiento cos, imposibles de o alumbramiencontinuación colocaremos a la astroprobar y que escapan to, y para nada el momento de logía en el lugar del ámbito de actuaque le corresponde: ción de la ciencia en sí la fecundación o unión entre como una pseudoespermatozoide ciencia que juega con elementos inexistentes y meta- y óvulo. Los astrólogos se defienfísicos, imposibles de probar y que den argumentando que la supuesta escapan del ámbito de actuación influencia de los astros no afecta al zigoto ni, por extensión, al feto, de la ciencia en sí. pues éste se halla protegido, dentro del seno materno, de toda influenOBJECIONES A LA cia externa (hablamos de un grosor ASTROLOGÍA de 2 ó 3 cm.). Este razonamiento Como ya hemos explicado, la es fácilmente refutable, por cuanto astrología apenas ha variado en que las paredes del lugar del alumsus postulados en los últimos vein- bramiento (y protecciones del tipo te siglos. A raíz de ello, la astrolo- que sean para conservar estéril el gía continúa poseyendo una visión lugar en cuestión) son mucho más geocéntrica del Universo (la Tie- gruesas y efectivas, de manera 35 rra en el centro). A pesar de la innovación que supuso la llamada Revolución Copernicana, en que nuestro planeta perdía su privilegiado estado y pasaba a ser un planeta más (heliocentrismo o el Sol en el centro del Universo), el método empleado por los astrólogos en sus predicciones sigue siendo el mismo que el de la edad antigua y premedieval. Ello es prueba de la falta de capacidad de autocrítica que posee la astrología, y de su arbitrariedad y poco rigor en el desarrollo de su tarea. el escéptico que, siguiendo esa regla, protegen miento. Curiosamente, sin embarmás eficazmente ante cualquier go, muchos astrólogos españoles tipo de "influencia astral". que mantienen esta postura escriben horóscopos genéricos en un La explicación es la siguiente: sinfín de diarios y revistas, con lo simplemente es mucho más sen- cual están tirando piedras sobre su cillo conocer con cierta exactitud propio tejado. el momento y lugar del nacimiento que el de la fecundación. Ello es Como decimos, según los astrólouna muestra más de la arbitrarie- gos más reconocidos sólo tendrá dad con que trabaja la astrología, validez el establecimiento de un pues toma los datos a su conve- horóscopo individualizado a partir niencia. de una carta astral, carta natal o tema natal. El tema natal es el ARBITRARIEDAD E INCOHERENCIA estado del cielo o disposición de los astros en el momento del naciPOR DEFINICIÓN Otro tema a tener en cuenta es el miento de una determinada persode los horóscopos. Nunca los na, y su base son los doce signos astrólogos que escriben horósco- del zodíaco. Los elementos que se pos se ponen de acuerdo, siempre van estableciendo en estos mapas discrepan es sus ya de por sí vagas crean un conjunto de signos o símpredicciones. Y esta discrepancia bolos, a partir de cuya interpretación y análisis, alcanza mase podrá defiyores cotas La astrología no aclara los nir la personaen los horóscasos de catástrofes en que lidad de la percopos menpierden la vida un grupo sona en cuessuales (a heterogéneo de personas. tión y se podrá cuyas direc¿Tenían todos el mismo predecir su trices deberían atenerse horóscopo individualizado? futuro. Según esto, ninguna los horóscopos diarios, lo cual nunca ocurre). persona será igual a otra ni tendrá Por otro lado, si se construye un el mismo destino. horóscopo genérico para cada signo zodiacal, teniendo en cuenta La astrología, tanto de horóscopos que, para los astrólogos, hay doce generales como individualizados, signos y que, actualmente, la puede ponerse a prueba con el población mundial supera los nacimiento de unos mellizos. 6.000 millones, cada una de esas Ambos nacen en el mismo lugar y predicciones es aplicable a más de con escasos minutos de diferencia. La distribución de los planetas por 500 millones de personas. el zodíaco es exactamente la mis¿A todas les espera el mismo futu- ma para uno y para el otro (el ro inmediato?. Bien, ante esto, la ascendente es el mismo, se dice), mayoría de astrólogos de prestigio con lo cual tendrán la misma perse sitúa en contra de los horósco- sonalidad y el mismo destino. Pero pos de carácter genérico, y mani- se dan casos en que uno de los herfiesta que lo único realmente váli- manos muere en la infancia, miendo son las predicciones realizadas tras que el otro alcanza una prósa partir de una carta astral o tema pera vejez. ¿Cómo pueden dos natal para cada individuo, aten- mellizos tener futuros tan profundiendo al lugar, día y hora de naci- damente distintos? La astrología el escéptico 36 tampoco aclara los casos de catástrofes en que pierden la vida un grupo heterogéneo de personas (terremotos, accidentes de avión...). ¿Tenían todos el mismo horóscopo individualizado? ¿Tenían todos el mismo destino? Ante estas evidencias aparecen los astrólogos y argumentan que los astros que nos influyen (pues no son todos, como veremos) no predeterminan el destino, sino que sólo lo condicionan, a tenor del siguiente dicho: "astra inclinant, non necessitant", que era lo admitido por la Iglesia en el Medioevo, a pesar de su postura claramente contraria a la astrología. De este modo es fácil explicar por qué personas que nacen en el mismo lugar y hora, cosa muy frecuente en las ciudades, aun sin tratarse de mellizos, tienen diferentes destinos. Y respecto a las catástrofes comunes, parece que, según explican, repentinamente quedan anulados todos los potenciales horóscopos individuales vigentes hasta ese instante, y ocupa su lugar una especie de horóscopo común a todas las víctimas de ese accidente, guerra, epidemia o catástrofe natural. Así que los astros que provocaron el hecho en cuestión dejan de influir de pronto, o pasan a ejercer otro tipo de influencia. Una vez más queda patente que la astrología usa sus propios elementos a su conveniencia, los adapta a cada situación de forma forzada y con total arbitrariedad. UN MUNDO DE APARIENCIAS E ILU- SIONES Hemos dicho que la astrología tiene su base en unas determinadas constelaciones, concretamente las denominadas del zodíaco (que para los astrólogos son doce). Como muchos ya sabemos, las UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA ASTROLOGÍA constelaciones son formas o figuras ideadas por los hombres, a partir de una arbitraria unión o relación entre determinadas estrellas del firmamento. Si levantamos la mirada en una noche clara, sin Luna y lejos de la contaminación lumínica, quedaremos atónitos ante una ingente cantidad de estrellas. Con un poco de tiempo e imaginación podremos crear decenas de combinaciones de estrellas con el objeto de construir figuras que recuerden objetos o animales. Y si usamos muchísimo la imaginación, podemos tratar de ver las figuras reflejadas en las constelaciones hoy aceptadas (que no sólo representan objetos y animales, sino también personas o personajes míticos realizando actividades). Es realmente difícil y se necesita una fuerte dosis de sugestión para ver un cazador en las estrellas de Orión, o ver un carro o una gran osa en Ursa Major (Osa Mayor). Las constelaciones no preexisten, son una invención arbitraria del hombre. Son las combinaciones que son, como podrían haber sido otras. Eran creaciones de nuestros ancestros con base no ya en lo que creían ver, sino en lo que querían ver, por la conveniencia de sus actividades prácticas y cotidianas del momento. La arbitrariedad queda patente en el hecho de que los astrólogos chinos, mayas y mesopotámicos veían formas muy distintas en las constelaciones primitivas, formas que no se asemejaban en nada. Hoy día se conservan 88 constelaciones en todo el firmamento, a causa de que son una muy buena herramienta "cartográfica". La división del cielo en una serie de regiones es muy útil porque facilita la orientación en el cielo y ayu- más a corto plazo, cada estrella tieda a clasificar los objetos celestes. ne un movimiento propio respecto a sus estrellas vecinas. Además de considerar la existencia previa de las constelaciones, Como consecuencia, la distribulos astrólogos poseen una visión ción de las estrellas en el firmabidimensional del firmamento, es mento en una época determinada, decir, no tienen en cuenta la reali- es azarosa o fortuita, de modo que dad astronómica de que las estre- la forma de las constelaciones va llas se encuentran a muy diferentes cambiando. Hubo un tiempo en distancias del Sistema Solar que las actuales constelaciones no (incluso las de una misma conste- existían. Hace tan sólo 100.000 lación). La senaños Ursa sación de que Major no La arbitrariedad queda veamos el fir- patente en el hecho de que aparecía ni mamento sobre por asomo. los astrólogos chinos, nuestras cabeDentro de mayas y mesopotámicos zas como una otros 100.000 veían formas muy distintas años habrá esfera plana en las constelaciones pri(de ahí el nomvuelto a cammitivas, formas que no se bre "bóveda biar, y nunca asemejaban en nada celeste") es un jamás volveefecto óptico. rá a existir. El Universo es tridimensional, tie- Parece que la inmutabilidad del ne una dimensión de fondo o pro- Cosmos no es más que una apafundidad, como el resto del mundo riencia... que nos rodea. Este hecho es importantísimo: si nos alejásemos METODOLOGÍA SIMPLISTA E INCONde la Tierra y, por tanto, cambiáse- SISTENTE mos en unas decenas de años luz Los astrólogos, además, en su tranuestro punto de observación, bajo sólo hacen uso de un determiveríamos que las constelaciones se nado número y tipo de consteladesvanecen y pierden su forma, ciones, como ya es bien sabido: las pues cada estrella tomaría otra doce (según ellos) constelaciones posición. del zodíaco. El zodíaco constituye aquel fondo estelar por donde pasa Por otra parte, el Universo de los el Sol en su recorrido anual, visto astrólogos es extremadamente desde la Tierra. ¿Por qué nos influpequeño, pues su distancia máxi- yen sólo las constelaciones del ma finaliza en unas pocas de las zodíaco, y no el resto de las estreestrellas que se ven a simple vista. llas? Según los astrólogos, porque Pues bien, dichas estrellas (aunque a través del zodíaco realizan sus parezcan innumerables, no conta- trayectorias el Sol, la Luna y los remos más de 7.000 entre los dos planetas. Esta afirmación es arbihemisferios) junto con el Sol, per- traria y no explica el porqué de esa tenecen a una pequeñísima región influencia. de la galaxia en la que habitamos, la Vía Láctea, que posee unos Podemos aducir varios argumen150.000 millones de estrellas. tos que desvirtúan el uso del zodíEstas estrellas se mueven alrede- aco como base de las cartas astrador del centro de la galaxia, una les y como fuente de predicciones. vez cada 220 millones de años. Y, En primer lugar, el número de 37 el escéptico constelaciones que "toca" la Eclíp- Tierra (norte-sur) describe un cono será la estrella Vega o alfa Lyrae la tica (plano del Sistema Solar) no en 25.800 años, según un movi- que ocupe el privilegiado emplaes de doce, sino de catorce: debe- miento en sentido opuesto a la pro- zamiento de "estrella polar". mos añadir Ophiucus (Ofiuco o el pia rotación (la precesión es un Serpentario) -ver figura 1- e inclu- movimiento retrógrado). Por extensión, ese movimiento so Cetus (la Ballena). Y, muy parafecta al resto de las estrellas. Si cialmente, son una veintena las Las consecuencias de la precesión bien la precesión no se nota en constelaciones por las que delinea son muy importantes: el eje del decenas de años, sí se aprecia en la eclíptica. De modo que la divi- mundo nunca se está quieto y los dos mil años o más. En aquella sión del año debería realiépoca, al comienzo de la zarse entre catorce y, sienprimavera (día del equiComo los astrólogos siguen usando do meticulosos, entre los parámetros de trabajo de hace 2000 noccio), el Sol se hallaveinte. ba en Aries; actualmente años, están realizando sus cálculos se halla en Pisces, a caucon un error de un signo y algo más En segundo lugar, los sa de este movimiento astrólogos no tienen en retrógrado. Esto provoca cuenta el llamado movimiento de polos siempre apuntan a regiones un adelantamiento o precesión de precesión de la Tierra. Se trata de distintas del fondo estelar. El polo las estaciones o equinoccios resun curioso y lento movimiento, ni norte celeste no siempre ha sido el pecto a las estrellas. de rotación ni de traslación, sino que es. Actualmente casi coincide del centro de nuestro planeta sobre con la Estrella Polar, perteneciente En definitiva: como los astrólogos sí mismo, a modo de peonza, una a Ursa Minor. Hace 4.000 años, siguen usando los parámetros de vez cada 25.800 años, aproxima- por ejemplo, era la estrella alfa trabajo de hace 2.000 años, están damente (ver figura 2). Dicho de Draconis la más cercana al polo realizando sus cálculos con un otro modo: el eje de rotación de la celeste boreal. Y dentro de 12.000 error de un signo y algo más (echando atrás Aries y Pisces). Aries ya no debería ser el primer signo, sino Pisces, y así sucesivamente con el paso de los miles de años, para recomenzar con Aries dentro de unos 23.000 años (curiosamente, Ptolomeo sí tenía en cuenta la precesión de los equinoccios en sus predicciones; su método de trabajo era más exacto que el de sus sucesores). La astrología, pues, se ha ido distanciando de sus propios elementos de trabajo, o sea, los mismísimos astros que conforman el zodíaco. Pero para solventar este problema surgió la escuela de la llamada "astrología trópica", que fija los signos en función del ciclo solar o calendario, y no en función de las constelaciones que en su momento se correspondieron con el signo en cuestión. Esta escuela se opone a la astrología clásica o "sidérea", que mantiene esa correspondencia entre signo y Figura 1.- Extensión comparativa de las constelaciones (astrología sidérea), círculo exterior, y de los signos (astrología trópica), círculo interior. (Cortesía de los autores) el escéptico 38 UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA ASTROLOGÍA momento de su más que improbable descubrimiento no se habría tenido en cuenta su supuesta influencia, y ello invalidaría todos los horóscopos anteriores. Durante toda la explicación hemos hablado de cierta influencia de los astros sobre las personas. Pero, ¿a qué tipo de influencia se refieren los astrólogos? ¿Qué tipo de fuerza es la fuente u origen de esa supuesta influencia? La física explica que sólo son cuatro las fuerzas que rigen en todos los lugares del Universo: las fuerzas nucleares fuerte y débil, la gravedad y el electromagnetismo. Figura 2.- La precesión: el eje de rotación de la Tierra N-S describe un cono en 25.800 años, según un movimiento en sentido opuesto a la rotación. (Cortesía de los autores) constelación. Curiosamente ninguna de las dos escuelas ataca a la otra, a pesar de los diferentes resultados en la confección de horóscopos. El caso es que, al hablar de astrología, siempre salen a relucir calendarios, signos, símbolos... En definitiva, misticismo y poco rigor científico. FUERZAS CHOSAS MISTERIOSAS Y CAPRI- Los astrólogos parten de la influencia de los planetas. La peculiaridad de estos astros reside, según ellos, en que no son astros fijos sino que se mueven rápidamente sobre el fondo estelar (de hecho, "planeta" significa "estrella errante"). De ahí esa influencia. Pero la astrología no tiene en cuenta las distancias (distancias, además, que van cambiando continuamente) que separan a la Tierra de los planetas, y las distancias entre ellos mismos. ¿Qué fuerza es ésta que actúa con la misma intensidad a pesar de las diferentes distancias? En caso de que se aceptara la influencia de los planetas, ¿cuál es el papel de la Tierra como planeta? ¿Por qué no se tiene en considera- Las dos últimas comparten que ción su posible influencia sobre son fuerzas que se ejercen por todo nosotros? el Universo, pero que disminuyen con la distancia: cuanto más lejos, Por otro lado, los astrólogos se menos fuerza. Las fuerzas nucleaenfrentan a un grave inconveniente: res, en cambio, actúan, en cierto antiguamente sólo modo, al se cono c ía n los revés: se ¿A qué tipo de influencia cinco planetas más se refieren los astrólogos? ejerce tanta brillantes, visibles más fuerza ¿Qué tipo de fuerza es la a simple vista, y como más fuente u origen de esa eran éstos los plalejanía hay. supuesta influencia? netas usados en los Estas fuertrabajos astrológizas actúan, cos. Urano no fue descubierto por además, sólo al nivel de partícula William Herschel hasta 1781; atómica, de modo que quedan ya Neptuno fue descubierto por fuera de todo interés, en lo que a Adams y Leverrier en 1846, y Plu- nuestra explicación respecta. tón en 1930 por Clyde Tombaugh. Actualmente los astrólogos utili- La gravedad, o fuerza de atracción zan también estos planetas en sus entre dos cuerpos, se determina predicciones, de modo que la gracias a una sencilla fórmula mayoría de horóscopos anteriores matemática, mérito del científico a estos descubrimientos están erra- inglés Isaac Newton. En su aplicados, por definición. Pero recorde- ción se tienen en cuenta una consmos, además, que recientes estu- tante de gravitación universal, las dios de la órbita de Plutón dan a masas de los cuerpos en cuestión y pensar la posibilidad, si bien es la distancia que los separa. Es muy remota, de la existencia de un obvio que las masas de los planedécimo planeta o planeta X en el tas son enormes, así que su Sistema Solar (este hipotético pla- influencia gravitatoria debe de ser neta ya ha recibido nombres como enorme también. Pero hemos de Panacea o Transplutón)1. Hasta el tener en cuenta su descomunal dis39 el escéptico tancia: por aplicación directa de la fórmula de Newton, resulta que ejerce más fuerza atractiva la camilla sobre la que nace el bebé, o el mismo ginecólogo que atiende el parto, que cualquiera de los planetas. La masa de aquellos es infinitamente menor que la de un planeta, pero la distancia también es, en comparación, muchísimo más ínfima. más o menos intensa en función de que el astro en cuestión emita gran cantidad de energía propia (como el Sol y las demás estrellas) o bien refleje parte de la luz o energía que recibe de otro astro (como un planeta o un asteroide). Aparte de que la mayoría de radiaciones no pueden atravesar la atmósfera terrestre, la luz o radiación (el electromagnetismo, en Respecto a la influencia de la definitiva) que emite un planeta es Luna, su gravedad se nota sustan- ridículamente inferior a la que nos cialmente en llega del Sol. Los grandes masas planetas emiten, El lenguaje utilizado por oceánicas, no por supuesto, los astrólogos en sus ya en mares definiciones y prediccio- radiación propia más o menos (pues son cuernes es la materialización pequeños o pos con temperaabsoluta de la imprecicerrados, ni en tura; no están al sión. Su lenguaje es lagos o lagucero absoluto), ambiguo, confuso y vago nas. A pesar de pero la mayoría que un 70% de de radiación que nuestra masa es de agua, ésta se emiten es reflejo de luz solar, y en halla atrapada en el interior de las cantidad minúscula. En un recién células en gran parte, y su cantidad nacido influyen más las radiacioes millones de veces inferior a la nes de la lámpara del quirófano y, de cualquier pequeño lago. La aún mucho más, la radiación de las fuerza atractiva de la Luna será emisoras de radio y aparatos de absolutamente irrisoria. televisión del lugar (ondas de radio). Respecto al último tipo de fuerza, el electromagnetismo, se trata de Y, en fin, la astrología cae una vez la más poderosa, pues es cientos más en la absoluta arbitrariedad al de billones de veces más intensa no considerar la influencia que que la gravedad, de modo que es podrían tener otros objetos celesquizá la más prometedora para los tes, como los cometas, otras estreastrólogos. El electromagnetismo llas, ya sean de nuestra o de otras se manifiesta con diferentes for- galaxias, de las que existen cientos mas e intensidades, según la longi- de miles de millones, cada una con tud y frecuencia de su onda (desde un promedio de 100.000 millones las ondas de radio e infrarrojos de estrellas; los asteroides, tanto hasta los rayos gamma, pasando los que orbitan entre Marte y Júpipor los rayos X, los rayos UV y la ter como los cercanos a la Tierra, luz visible). El estudio de la radia- descubiertos hace unos años (NEO ción que emiten los astros sirve o Near Earth Objects), así como para conocer su composición, los lejanos transneptunianos, o estructura, evolución e incluso la KBO (Kuiper Belt Objects); tamdistancia que los separa de nos- poco las sondas espaciales y los otros (con mayor o menor exacti- globos sonda, lanzados al espacio tud). Y dicha radiación puede ser recientemente; el polvo cósmico el escéptico 40 interestelar, nebulosas y cúmulos estelares, la Nube de Oort; u objetos tan peculiares como los púlsares o los cuásares, e incluso las supernovas, con una fuerza energética tan poderosa que destruiría el Sistema Solar entero y mucho más... Es decir, la astrología no se ha adaptado a los nuevos descubrimientos, y no hace uso de nuevos elementos, con lo que no intenta mejorar en su método de trabajo. AMBIGÜEDAD, VAGUEDAD, IMPRECISIÓN... El lenguaje utilizado por los astrólogos en sus definiciones y predicciones es la materialización absoluta de la imprecisión. Su lenguaje es ambiguo, confuso y vago. Las predicciones que realizan son inexactas e imprecisas, aplicables a cualquier momento y a cualquier persona común. La mayoría de veces no emiten predicciones, sino consejos o recomendaciones, qué hacer o no, cómo enfocar un problema siempre definido vagamente, o cómo actuar ante una situación genérica, nunca concreta. En definitiva, psicología barata desde el punto de vista del rigor, que no crematísticamente hablando. Una herramienta muy usada es la llamada "lectura fría", un seguido de características opuestas entre sí pero equilibradas de un modo tan sutil que casi todo el mundo podría sentirse identificado con ellas. Son expresiones como: "A veces eres extrovertido, afable, sociable, mientras que otras veces eres introvertido, cauto y reservado"; o bien: "Disciplinado y controlado por fuera, tiendes a ser aprensivo e inseguro por dentro. Aunque tu personalidad tiene puntos flacos, sueles ser capaz de compensarlos" (extraído del libro El mundo y sus demonios, de Carl Sagan, Planeta, 1997). UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA ASTROLOGÍA Es fácil que nos engañen los pseudocientíficos porque muchos de ellos poseen una especial brillantez para captar rápidamente nuestra forma de ser, por nuestra postura, expresiones faciales, respuestas a preguntas aparentemente inofensivas... Muchos sonsacan los puntos débiles de la persona, se aprovechan de su vulnerabilidad en momentos difíciles y les crean una falsa sensación de seguridad. En sus predicciones suelen emitir declaraciones que gustan de ser escuchadas por el cliente y, a la vez, dejan escapar alguna afirmación negativa para dar cierto equilibrio y lógica a la predicción. Por azar y, sobretodo, por autosugestión del cliente, alguna de las predicciones se cumplirá, o la misma persona creerá que se ha cumplido, por analogía o asociación mental inconsciente. En un intento de aclarar la cuestión, desde el Departamento de Física de la universidad de Berkeley, en California (EEUU), se preparó un estudio dirigido por Shawn Carlson, que presentaba la particularidad de su diseño experimental, extremadamente escrupuloso. Los resultados del mismo se publicaron en la prestigiosa revista Nature, en su número 318, del 5 de diciembre de 1985, del cual presentamos a continuación un extracto detallado. interpretación adecuada efectuada por los astrólogos. La hipótesis científica postula que la posición de los astros en el cielo en el momento del nacimiento de una persona no determina los rasgos de su personalidad ni de su carácter, por lo que cualquier intento de interpretarlos arrojará resultados estadísticamente similares a los del azar. Tanto astrólogos como científicos participaron activamente en el experimento, los primeros cuidando en controlar cualquier variable con tendencia a sesgar los resultados en favor de la aleatoriedad, lo que derivaría en apoyo de la hipótesis científica, y los segundos cuidando en no facilitar pistas ocultas que podrían ser utilizadas inconscientemente por los sujetos para escoger las respuestas correctas, lo que sesgaría los resultados en favor de las tesis astrológicas. Básicamente, el experimento consistió en dos partes diferenciadas: - Parte 1. Se facilitó a los astrólogos las fechas, horas y lugares de nacimiento de un grupo de voluntarios participantes en el estudio. A partir de esos datos, los astrólogos construyeron la carta natal de cada uno de ellos, y de ella interpretaron la personalidad de cada sujeto. Posteriormente, se mostró a cada sujeto un total de tres cartas natales con su interpretación de personalidad, una de ellas era la suya propia y las otras dos pertenecientes a otros participantes del grupo, escogidos al azar. El sujeto desconocía cual era cual. Se pidió a los sujetos que escogieran la primera y la segunda interpretación de carta natal que mejor se ajustara a su personalidad. También se pidió que los sujetos valoraran de 1 a 10 el grado de exactitud según el cual la interpretación de carta natal 41 El experimento se diseñó para que tuviera en consideración tanto las tesis de la comunidad astrológica como la científica, para lo cual se contó con la participación de astrólogos, científicos y estadísticos. La tesis astrológica sobre la cual se planteó el experimento fue la que se basa en la astrología natal, según la cual, como ya hemos definido anteriormente, la UN ESTUDIO posición de los planetas, Sol, CONCLUYENTE Luna, más otros objetos definidos Aunque se han publicado numero- por los astrólogos, en el momento sos "tests" encaminados a poner a del nacimiento, se pueden utilizar prueba los postulados de la astro- para determinar los caracteres de la personalidad, logía, aquellos temperamento y que han arrojado El experimento se resultados positi- diseñó para que tuvie- comportamiento del sujeto. Así, la vos, confirmando ra en consideración posición de los las tesis de los tanto las tesis de la diversos objetos astrólogos, han comunidad astrológiastrológicos sobre sido siempre ca como la científica, el fondo de cielo, refutados por los para lo cual se contó dividido en doce científicos por su con la participación de espacios imaginainadecuada metodología y, vice- astrólogos, científicos rios o "casas", y estadísticos definidos según versa, aquellos su visión desde que han mostrado resultados negativos hacia los pos- un lugar y tiempo concretos de la tulados de la astrología, han sido superficie terrestre, determina el criticados por los astrólogos ale- llamado "horóscopo", que en el gando que no habían sido diseña- caso del nacimiento de una persodos teniendo en cuenta las bases na se denomina "carta natal". De fundamentales de su trabajo. En esta carta natal se extraerá la inforprincipio, ambos puntos de vista mación sobre la personalidad y carácter de la persona, según la pueden ser válidos. el escéptico escogida como propia se ajustaba a su personalidad real. Así, según la hipótesis científica, se esperaría que los sujetos escogieran su carta natal propia una de cada tres veces, es decir, de acuerdo con el azar. Según los astrólogos, dado el diseño del experimento, predijeron que los sujetos escogerían su carta natal propia al menos la mitad de las veces. - Parte 2. A cada astrólogo participante en el estudio se le facilitó la carta natal de un sujeto del grupo escogido al azar, así como el resultado de un test estándar de personalidad, llamado test CPI (California Personality Inventory), obtenido del mismo sujeto, juntamente con otros dos resultados de test CPI de otros sujetos del grupo, escogidos al azar. El astrólogo desconocía cuál era cuál. Se pidió a los astrólogos que, de entre los tres resultados del test CPI, seleccionaran el que a su juicio mejor se correspondía con la personalidad derivada de la interpretación de su carta astral, así como el segundo mejor. También se les pidió que calificaran de 1 a 10 el grado de exactitud según el cual la descripción de personalidad facilitada por el test CPI escogido se ajustaba a la interpretada a partir de la carta natal. Similarmente a lo descrito en la parte 1 del experimento, la hipótesis científica predice que los astrólogos escogerán el test CPI correcto del sujeto una tercera parte de las veces, y según la hipótesis de los astrólogos, predijeron que acertarían la mitad de las veces o más. El test CPI viene utilizándose en psicología desde 1958, y su empleo en este estudio fue aconsejado por los propios astrólogos, ya que lo consideraron idóneo para el tipo de experimento que iban a el escéptico 42 realizar, porque refleja aspectos de la personalidad que pueden detectarse a través de una carta natal. No vamos a entrar en este artículo a exponer detalles concretos sobre las características de las cartas natales y los tests CPI, pero los interesados pueden obtenerlos consultando publicaciones especializadas. DISEÑO DEL ESTUDIO Para eliminar cualquier sesgo o desviación en los resultados, se aplicó siempre la técnica llamada de "doble ciego" que consiste en que, durante el desarrollo del experimento, ni experimentador ni experimentado conocen datos del mismo que les puedan influir, consciente o inconscientemente, hacia respuestas concretas. Para ello, a cada sujeto participante en el estudio se le asignó, al azar, un código numérico de 5 cifras, de manera que ni los astrólogos ni los científicos conocían que código correspondía a quien, excepto una persona responsable de la custodia de los datos, cargo que recayó sobre el profesor de física Richard A. Muller, de la misma universidad de Berkeley en California. La supervisión del desarrollo de los experimentos por parte de los astrólogos la efectuaron astrólogos especialmente designados por la NCGR (National Council for Geocosmic Research), una organización de gran experiencia en investigación astrológica y gran prestigio entre la comunidad de astrólogos norteamericanos. Es más, la NCGR se encargó de dar su visto bueno a la profesionalidad de los astrólogos participantes en el estudio, que además, debían poseer conocimientos de psicología y estar familiarizados con el manejo del test CPI. Los voluntarios participantes en el estudio fueron estudiantes y graduados reclutados en la misma universidad a través de anuncios en tablones, periódicos de la zona y carteles. Cada voluntario recibió su número de código, cumplimentó el test CPI y facilitó sus datos exactos de nacimiento, fecha, hora y lugar, debidamente documentados (partida de nacimiento, certificados del hospital, etc.). Asimismo, los sujetos debían responder a ciertas preguntas como (1) si creían firmemente en la astrología, (2) creían un poco, (3) no opinaban, (4) mas bien no creían o (5) no creían en absoluto, así como confesar si alguna vez con anterioridad les había sido confeccionada una carta natal. No se les dijo a los sujetos que estas preguntas afectaban a la selección de los participantes, porque a los que contestaron (5) se les eliminó del estudio ya que podían sesgar el resultado, consciente o inconscientemente, no escogiendo la interpretación de personalidad que mejor se ajustara a la suya propia. Similarmente, los que contestaron que ya se les había confeccionado una carta natal, también fueron eliminados porque podían tener experiencia que les facilitara la elección (o rechazo) de la interpretación correcta. Los fuertemente creyentes no fueron rechazados porque, en principio, ello no les representaba ayuda de cara a escoger la interpretación correcta. Finalmente, tras eliminaciones y abandonos, quedaron 177 sujetos que finalizaron el estudio. CONTROL DEL SESGO Todo experimento realizado con sujetos humanos está sometido a una clase de desviación o sesgo que normalmente no tienen en cuenta los científicos de la física. UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA ASTROLOGÍA Así pues, un experimento debe diseñarse de manera que la psicología del sujeto no altere los resultados, por lo que deben prepararse siempre los llamados "experimentos control" o simplemente "controles" adecuados. Para el caso que nos ocupa, se consideraron los siguientes controles: - Sesgo asociado al signo solar: Según la definición astrológica, el signo solar viene determinado por la constelación del zodíaco en la que se encuentra el Sol en el momento del nacimiento. Muchas personas están familiarizadas con las características de su signo solar a través de, por ejemplo, los horóscopos de los periódicos. En consecuencia, debió tenerse muy en cuenta la posibilidad de que los sujetos participantes en la parte 1 del estudio estuvieran influenciados por ese conocimiento de su signo a la hora de escoger la interpretación de su personalidad. Para corregir este sesgo, cada sujeto "test" participante se aparejó a un sujeto "control", también del grupo de voluntarios, que había nacido bajo su mismo signo solar. Por recomendación de los astrólogos, se procuró que la diferencia de edad entre sujetos test y control fuera de, al menos, 3 años, para que sus cartas natales fueran suficientemente distintas. Al sujeto control se le proporcionaron exactamente las mismas tres opciones de interpretación de personalidad que al sujeto test. Así, si la hipótesis astrológica fuera falsa, ambos grupos, test y control, identificarían la interpretación del sujeto test con igual frecuencia, pero si la hipótesis astrológica fuera verdadera, entonces el grupo test debería puntuar más alto que el grupo control. posibles limitaciones de un sujeto para evaluar su propia personalidad, ya que escoger la descripción correcta de uno mismo depende del grado de conocimiento que uno tenga de si mismo. Podríamos considerar que, si la gente suele tener una imagen inexacta de si misma, esperaríamos que en el estudio tenderán a escoger una interpretación errónea de su personalidad, aun en el supuesto de que la astrología haya proporcionado el resultado exacto. Para evaluar este sesgo, se diseñó un control que consistió en facilitar a los sujetos participantes el resultado de su propio test CPI junto con otros dos escogidos al azar entre el resto de miembros del grupo, sin saber cuál era cuál, debiendo escoger de entre los tres el que a su juicio mejor encajaba con su personalidad. pretación de su propia carta natal, esto es, las tres interpretaciones de cartas natales, una hoja preimpresa para las repuestas, el cuestionario sobre su opinión de la astrología y sobre si ya se habían hecho una carta natal con anterioridad, y un folleto de instrucciones generales. El segundo sobre contenía el material necesario para la selección de su propio perfil CPI, esto es, los tres perfiles CPI, una hoja preimpresa para las repuestas, un libreto descriptivo de las características del test CPI, y un folleto de instrucciones generales. Para la parte 2 del estudio, los astrólogos recibieron también dos sobres, pero en dos etapas separadas. El primer sobre, en una primera etapa, contenía las cartas natales que debían interpretar (normalmente, unas cuatro por astrólogo participante), una hoja modelo con el formato dispuesto PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL Y para la interpretación de cada carRESULTADOS ta natal, una hoja preimpresa para Tan pronto los participantes en el las respuestas, y una hoja de indiestudio completaron sus respecti- caciones e instrucciones. El segundo sobre se vos cuestionarios del test CPI para En el estudio se pro- entregó en una segunda etapa, determinar su perfil curó que las tesis psicológico de per- astrológicas tuvieran una vez todos los sonalidad, se les posibilidades razona- astrólogos hubieasignó un código de bles de prosperar y, a ron completado la primera etapa. 5 cifras al azar, de pesar de ello, la Este sobre contemanera que desde nía las cartas astrología falló ese momento y dunatales que habírante todo el desan interpretado en la primera etapa arrollo del estudio se mantuvo más tres perfiles de CPI por cada oculta la identidad de cada sujeto, carta, debiendo hacer correspontanto para los experimentadores der la interpretación de cada carta como para los mismos participan- natal con el perfil CPI que mejor tes (sujetos y astrólogos), técnica se le ajustara de los tres respectique, como hemos descrito ante- vos posibles, un libreto descriptivo riormente, se denomina "doble de las características del test CPI, una hoja preimpresa para las resciego". puestas, y un folleto de instruccioPara la parte 1 del estudio, los nes generales. sujetos recibieron dos sobres, el Otra posibilidad de sesgo a tener primero contenía el material nece- Para determinar la interpretación en cuenta vino determinada por las sario para la selección de la inter- de los resultados del estudio a 43 el escéptico Figura 3. Datos de los sujetos seleccionando su interpretación de carta natal (media ± D.E.). (Cortesía de los autores) dentro del margen de error de 2,5 veces la desviación estándar. La hipótesis astrológica postulaba que el porcentaje de acierto en primer lugar sería como mínimo del 50%, hecho que no sucedió. Tanto en segundo como en tercer lugares los porcentajes de acierto se mantuvieron también dentro de los márgenes consistentes con el azar, y las diferencias entre grupos test y grupos control nunca fueron estadísticamente significativas. No obstante, de esta parte del experimento cabe destacar el alto porcentaje de acierto en primer lugar que mostraron los sujetos control, que se aproximó, aunque sin superarlo, al nivel del 33,3% + 2,5 desviaciones estándar. Dado que los sujetos control recibieron exactamente las mismas interpretaciones de carta natal que los sujetos test, sin haber nacido en el mismo instante ni lugar, este hecho debe considerarse una fluctuación estadística normal. Más ilustrativos fueron los resultados de la prueba en que los sujetos debían escoger su propio perfil CPI de entre tres opciones. Tal como muestra la figura 4, los sujetos test escogieron correctamente en primer lugar el perfil CPI de si mismos menos de la mitad de las veces (44,6 ±6,3%), y dentro de los márgenes que corresponderían a una elección al azar (33,3% ± 2,5 veces la desviación estándar). Los porcentajes de acierto en segundo y en tercer lugar se mantuvieron también dentro de los márgenes consistentes con el azar, y tampoco esta vez se observaron diferencias significativas entre los resultados de los sujetos test y los sujetos control. Figura 4. Datos de los sujetos seleccionando su propio perfil CPI (media ± D.E.). (Cortesía de los autores) favor o en contra de la hipótesis astrológica o la científica, se postuló el siguiente análisis estadístico: si los resultados mostraban un porcentaje de acierto superior en 2,5 desviaciones estándar a la probabilidad del azar (33,3%), se consideraría la hipótesis astrológica como correcta. El margen de error de 2,5 desviaciones estándar sobre la media garantizaba una probabilidad de error inferior al 0,05%. Similarmente, se consideraría correcta la hipótesis científica si el porcentaje de acierto quedaba el escéptico 44 comprendido dentro de la probabilidad del azar con un margen de variabilidad de ± 2,5 desviaciones estándar. Los resultados de la parte 1 del estudio se muestran en las figuras 3 y 4. En la figura 3 puede observarse que el grupo de sujetos test escogió correctamente en primer lugar su interpretación de carta natal el 33,7 ±5,2% de las veces, lo cual representa un nivel de proba- De los resultados de esta primera bilidad consistente con el azar, parte del estudio se deduce que, a esto es, la 1/3 parte de las veces pesar de que los sujetos del grupo UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA ASTROLOGÍA test acertaron en la selección de su carta natal con una probabilidad equivalente a la del azar, estos resultados por sí solos no sirven para refutar la hipótesis astrológica, ya que se pudo comprobar también que los mismos sujetos fueron incapaces de reconocer su propio perfil CPI a un nivel superior al del azar. Es posible que realmente la gente no sepa reconocer una descripción detallada de sí misma, pero existen otras razones igualmente válidas que pueden explicar este efecto, como por ejemplo que los sujetos evitan Figura 5. Datos de los astrólogos aparejando cartas natales y perfiles CPI de los sujetos (media ± D.E.). (Cortesía de los autores) admitir ciertos rasgos de su personalidad que el test CPI delata y por ello tienden a escoger otros test 4,4%, muy en acuerdo con la hipó- que en el total del grupo que incluCPI más "positivos", o que el pro- tesis científica del 33,3%, equiva- ía los acertados y los fallados. La pio test CPI no evalúa el tipo de lente al azar, y en fuerte desacuer- misma situación se observó cuanatributos que la gente pueda reco- do con la hipótesis astrológica, que do se valoraron los resultados en nocer fácilmente. En cualquier predecía un acierto del 50% como los aciertos en segunda y tercera caso, si los sujetos no pueden reco- mínimo. Los porcentajes de acier- opciones, con notas medianas de 6 nocer una descripción minuciosa to en segundo y tercer lugar tam- y 3, respectivamente. La hipótesis de sí mismos, entonces el resulta- bién se mantuvieron también den- científica predice que, cualquiera do del experimento no nos propor- tro de los márgenes del azar. que fuera la puntuación otorgada cionará ningún dato por los astrólogos, éstos escogeríde valor, indepenCuando se tuvo an la respuesta correcta 1/3 parte Los resultados de dientemente de lo este estudio permiten en cuenta la de las veces, como así sucedió. bien que funcione la dictaminar claramente puntuación, de astrología. En conen contra de los pos- 1 a 10, otorgada CONCLUSIONES DE ESTE ESTUDIO secuencia, la infortulados de la astrolo- por los astrólo- Los resultados de este estudio permación que un sujegos al nivel de miten dictaminar claramente en gía natal tal como la to pueda facilitar exactitud con el contra de los postulados de la practican astrólogos sobre sí mismo no es que el perfil astrología natal tal como la practide reputación un test válido para la CPI selecciona- can astrólogos de reputación. En el astrología, y este es do se ajustaba estudio se puso exquisito cuidado un problema que afecta a un 30% la interpretación de carta natal, se en evitar cualquier sesgo en los de los experimentos que han mos- observó lo siguiente: cuando se resultados, y se trabajó con expertrado un efecto significativo de la consideraba todo el grupo de perfi- tos profesionales astrólogos, recoastrología. les CPI seleccionados como en nocidos en su ámbito, que aportaprimer lugar, que incluía tanto las ron sugerencias razonables al diseLos resultados de la parte 2 del acertadas como las falladas, la ño del experimento y dieron su estudio, la correspondiente a los mediana de puntuación otorgada aprobación final al mismo. En astrólogos, resultaron más esclare- era de 8, y cuando sólo se conside- definitiva, se procuró que las tesis cedores que los de la parte 1. En la raban los perfiles CPI acertados, la astrológicas tuvieran posibilidades figura 5 se observa que los astrólo- mediana de puntuación era tam- razonables de prosperar y, a pesar gos seleccionaron correctamente bién de 8. Si la hipótesis astrológi- de ello, la astrología falló. Usando en primer lugar el perfil CPI del ca fuera correcta, se esperaría que técnicas de doble ciego, los astrólosujeto al cual correspondía la carta la puntuación obtenida en los per- gos fueron incapaces de hacer prenatal en un porcentaje del 34,0 ± files CPI acertados fuera más alta dicciones, por lo que este estudio 45 el escéptico UNA REVISIÓN CRÍTICA DE LA ASTROLOGÍA refuta de manera determinante la hipótesis astrológica: la conexión entre la posición de planetas y otros objetos astronómicos en el momento de nacimiento de un sujeto y su personalidad, no existe. En 1990, más de 250 astrónomos españoles suscribieron el manifiesto, con lo cual contribuyeron en la divulgación de la razón frente a la irracionalidad, la magia y el misticismo, divulgación a la que antes aludíamos. Obviamente, no se trata de prohibir la confección de horóscopos, sino de concienciar a la sociedad de que deben tomarlos como puro entretenimiento, como algo ocioso o para diversión. Lo que es achacable a la astrología es su realidad actual, su alta presencia en todos los ámbitos, y las ganancias que obtienen los astrólogos con sus predicciones ficticias, a costa de la ignorancia y la credulidad popular. CONCLUSIONES GENERALES En 1975, más de 180 eminentes científicos, entre ellos veinte premios Nóbel, firmaron un manifiesto en contra de la astrología. El famoso científico Carl Sagan, así como unos cuantos científicos más, se negaron a firmarlo, no por estar a favor de la astrología, sino por otras dos razones: porque en el manifiesto se criticaba muy autoritariamente el que la astrología se había gestado históricamente en la superstición (pues en ella se gestaron también la meteorología, la medicina, la astronomía...) y porque consideraba que no merecía la pena afirmar públicamente lo que es obvio. el escéptico 46 BIBLIOGRAFÍA: - Toharia, Manuel (1993): Astrología ¿ciencia o creencia? McGraw-Hill. - Carlson, S. (1985): Nature vol 318, 5 - Armentia, Javier y Sabadell, Miguel Ángel (1990): Tribuna de Astronomía nº 56/57 - Sagan, Carl (1982): Cosmos. Planeta. - Sagan, Carl (1997): El mundo y sus demonios. Planeta. NOTA DEL EDITOR 1.- La problemática de la existencia de un décimo planeta ya ha sido planteada recientemente de nuevo, con datos más sólidos que nunca, con motivo del descubrimiento de un nuevo cuerpo, situado en algunos momentos a más del doble de la distancia de Plutón, y con quizás el doble del tamaño de éste, que de momento sólo recibe el nombre de 2003 UB313. Ver nota 2, pág. 33. boletín de Mediante los conocimientos que nos proporciona la ciencia, gracias al uso del método científico, hemos visto que la astrología no tiene fundamento alguno, que se trata de una pseudociencia totalmente irracional y sin base científica. Una astrología supuestamente científica debería participar de las características del método cient í fi co . L o s a st r ó logos deben demostrar lo que afirman, cosa que Una vez más, en un nuevo intento, no han hecho en toda su historia. ha llegado la hora de intentar Por su parte, la postura de los cien- parar, pacífica y esmeradamente, tíficos no debe ser muy agresiva, tanta afluencia de afirmaciones sino que usando de los instrumen- pretenciosas y de pura charlatos de que disponen, deben inten- tanería. tar colocar a la astrología en su Ramón Espax Royes y lugar, como una falsa ciencia, y Jordi Bozzo Mulet divulgar esta postura al resto de la Aster, Agrupació Astronòmica comunidad científica, para que llede Barcelona gue finalmente, sin prisa pero sin pausa, al resto de la sociedad. suscripción

etiquetas generales: 
Página inicial: 
34