El estudio científico de la mente

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
59
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  El estudio científico de la mente
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

El estudio científico de la mente Desde que surgió la ciencia cognitiva hace unos cuarenta años hasta la actualidad, hemos aprendido más del funcionamiento de nuestra mente que durante el resto de la historia del conocimiento CARLOS J. ÁLVAREZ GONZÁLEZ L a mente no puede estudiarse científicamente". Resulta relativamente fácil escuchar este comentario entre la gente de la calle e incluso, a veces, entre colegas científicos no familiarizados con la psicología. También es un argumento común en algunas teorías de la mente y de la conducta que no se caracterizan por sus simpatías hacia el método científico -psicoanálisis, escuelas humanistas, movimientos postmodernos, etcétera-. Es obvio que las razones de unos y otros son bien distintas. Por un lado, para muchas personas, reducir nuestra actividad mental a leyes y modelos mecanicistas sería como negar nuestra libertad y nuestra creatividad. Por otro, algunos científicos naturales consideran que no es comparable la mente humana -inmaterial- con el objeto de estudio de las ciencias duras -física, química...-, siendo escépticos sobre la posibili- que se asocie a la psicología con escuelas o tendencias concretas dentro de la misma: desgraciadamente, el psicoanalista continúa siendo, para muchos, el prototipo de psicólogo. Para muchas personas, reducir nuestra actividad mental a leyes y modelos mecanicistas sería como negar nuestra libertad y nuestra creatividad dad del estudio de la primera. Lo cierto es que estos argumentos, los unos y los otros, suelen ser fruto del desconocimiento de qué es y cómo trabaja la psicología científica. Debido a la juventud de nuestra disciplina, tenemos que convivir bajo el mismo nombre con orientaciones pseudocientíficas e incluso anticientíficas. De hecho no es raro Sigmund Freud, padre del psicoanálisis (Otoño 1999) el escéptico 51 En este artículo intentaré abordar, muy sucintamente, cómo surge la psicología cognitiva actual -el enfoque predominante de la psicología científica y parte integrante de lo que se conoce como ciencia cognitiva-, cuáles son sus supuestos, sus métodos, así como algunas de sus contribuciones a la hora de desmontar argumentos pseudocientíficos y creencias falsas sobre la mente y el mundo. Para aquéllos que no están familiarizados con la psicología, me gustaría dejar clara mi postura desde el principio: 1) el método científico es la única alternativa viable y válida para entender la mente y la conducta humana, y 2) los procesos mentales, no obstante su inobservabilidad directa, pueden ser estudiados científicamente. Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que, desde que surgió la ciencia cognitiva hace unos cuarenta años hasta la actua52 (Otoño 1999) lidad, hemos aprendido más del funcionamiento de nuestra mente que durante el resto de la historia del conocimiento. Como afirma Steven Pinker, director del Centro de Neurociencia Cognitiva del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), gracias a los avances teóricos y metodológicos de la ciencia cognitiva, hoy conocemos muchos fenómenos del lenguaje -y del resto de procesos cognitivos, añadimos nosotros- tan bien como el funcionamiento de una cámara fotográfica. Aunque quizá peque de ambicioso, y alineándome con el escepticismo constructivo y científico, me gustaría contribuir con esta pequeña aportación a despejar en lo posible las dudas de aquellos legos en la materia sobre la posibilidad del estudio científico de la mente. Pensamos que dicha duda, venga de donde venga, se encuentra peligrosamente próxima al escepticismo radical y relativista que niega la validez de la ciencia y la posibilidad misma del conocimiento certero, además de contribuir a meter en un mismo saco a posiciones pseudocientíficas y científicas en la psicología. LA REACCIÓN AL CONDUCTISMO Para entender el nacimiento de la psicología cognitiva debemos situarnos en el paradigma dominante -en términos kuhnianosdurante la primera mitad de siglo en psicología: el conductismo. Esta escuela surgió en Estados Unidos, dentro de una tradición asociacionista, empirista y positivista de la mano de Watson y fue elaborada por otros destacados psicólogos como Skinner. Sus consignas, derivadas de la adhesión al positivismo lógico, eran muy claras: el único camino válido era la ciencia natural y había que hacer de la Psicología una ciencia por todos los medios. Para ello, era necesario eliminar como objeto de estudio toda enti- el escéptico dad inobservable directamente, incluidos los constructos mentales hipotéticos. La mente no tenía cabida dentro de la psicología y el objeto de estudio legítimo debía ser la conducta, definida en términos físicos y observables. Además, cualquier conducta humana o animal está determinada por estímulos también observables -definidos en términos de magnitudes físicasy es adquirida a través de un proceso de aprendizaje mediante los principios del condicionamiento clásico y operante. Las leyes que relacionan estímulos y respuestas fueron estudiadas con profusión Pavlov, conocido por sus estudios sobre la relación en experimentos de laboestímulo-respuesta en animales ratorio con animales, toda vez que dichas leyes son universales también desde el punto de Las limitaciones se van haciendo patenvista filogenético. tes en los desarrollos neoconductistas de los Me parecen innegables las contribucio- años 50, cuando los propios investigadores nes positivas a la psicología del periodo de a excepción del conductismo radical de hegemonía conductista: su énfasis en la ob- Skinner-, inspirados en Hull, comienzan a jetividad y la experimentación, el rechazo a propugnar la utilidad de variables intermenociones mentalistas oscuras y metafísicas, dias en la explicación de la conducta. Estas las leyes del aprendizaje, etcétera. Sin em- variables intermedias hacían referencia a bargo, poco a poco, su programa de investi- conductas no observables, encubiertas, y, gación comienza a entrar en crisis por dife- por tanto, con un tinte mentalista. Algo rentes motivos. Para empezar, lo hace su no- cambiaba dentro de las filas conductistas: ción parcial de ciencia. Además, se iban poco a poco, se aceptaba cierta forma de marginando las conductas más interesantes mentalismo, de cognitivismo. Pero, aparte y propiamente humanas en favor de conduc- de las limitaciones del propio conductismo, tas simples y primarias. Por otro lado, las ca- se produjo una confluencia de factores de denas asociativas estímulo-respuesta no diversa índole que contribuyeron al cambio eran verdaderas explicaciones de la con- de perspectiva en psicología. ducta humana, sino, en todo caso, descripciones, y la ciencia debe, sobre todo, expli- N ACE LA CIENCIA COGNITIVA A pesar de la indudable hegemonía del car. Un ejemplo de Eysenk y Keane [1990] lo ilustra muy bien: supongamos que pone- paradigma conductista, durante la década de mos a alguien a resolver un problema difícil los años 40, existía un cierto movimiento de -el estímulo- y esperamos veinte minutos científicos que se oponían radicalmente al pacientemente a que lo resuelva -la res- conductismo. Un ejemplo destacado de este puesta-. En este caso, es obvio que centrar- movimiento fue en 1948 el simposio de Hinos en estímulos y respuesta observables ca- xon, en California, en el que un grupo de rece de interés y no es informativo para ex- eminentes científicos de diversas discipliplicar lo realmente interesante: los proce- nas se reunió, poniendo los cimientos de lo sos de pensamiento y las estrategias de reso- que se llamaría ciencia cognitiva. Desde el momento de su fundación, La ciencia cognilución de problemas. (Otoño 1999) el escéptico 53 B.F. Skinner, uno de los principales desarrolladores del conductismo gía estaban contribuyendo a este cambio. Por un lado, la teoría de la comunicación de Shannon, ingeniero del MIT interesado en dispositivos electrónicos que procesan información, quien fue el primero en defender que los dispositivos eléctricos podían abarcar operaciones fundamentales de pensamiento [Gardner, 1985]. Shannon estaba interesado en establecer leyes matemáticas que explicaran el flujo de información a través de un canal, puesto que la relación entre input y output -entrada y salida de infor- Resulta obvio que no existe nada metafísico ni misterioso en los procesos realizados por un programa informático, y lo mismo es aplicable a la mente humana tiva nace con una vocación interdisciplinar. Entre los asistentes a dicha conferencia, se encontraban matemáticos (Von Neumann), neurofisiólogos (McCulloch), neuropsicólogos (Lashley), etcétera. Este grupo de investigadores se caracterizó por su oposición a los postulados conductistas y por un acuerdo común en que era necesario un nuevo y eficaz enfoque en el estudio científico de la mente humana. Estaba gestándose la revolución cognitiva. Una serie de factores ajenos a la psicolo54 (Otoño 1999) mación, respectivamente- no es perfecta. Como la naturaleza física del canal era irrelevante, esta conceptualización resultó muy sugestiva para algunos psicólogos de la época, quienes extendieron por analogía la noción de canal a la descripción de la mente humana, empleando sus conceptos y ecuaciones matemáticas. Esta analogía, aunque sugerente, resultó bastante imperfecta y fue abandonada muy pronto (De Vega, 1984). Tanto la teoría de la comunicación de Shannon como la cibernética de Wiener - el escéptico con su noción de retroalimentación y autocontrol en dispositivos artificiales- dieron lugar a la denominada teoría de la información: la información podía concebirse independientemente de cualquier dispositivo concreto. "La información es la información. No es materia ni energía. Ningún materialismo que pretenda rechazar esto puede sobrevivir" [Wiener, 1961, citado en Gardner, 1985]. Pero, además, entre los fundamentos teóricos que dan lugar a la nueva ciencia, no podemos olvidar las contribuciones de la lógica matemática al concepto de computación -sobre todo de Turing y su máquina hipotética-, de la filosofía de Putnam, de los especialistas en computación Newell y Simon, etcétera. LA ANALOGÍA DEL ORDENADOR Este tipo de conceptualizaciones, junto al auge de las ciencias del ordenador y la teoría computacional, fue cristalizando en un nuevo tipo de mentalismo que fue desplazando al conductismo. El hecho de que una máquina pudiera llevar a cabo operaciones inteligentes que, hasta ese momento, eran exclusivamente humanas era algo totalmente novedoso. Resulta obvio que no existe nada metafísico ni misterioso en los procesos realizados por un programa informático, y lo mismo es aplicable a la mente humana. La mente podía ser estudiada, de acuerdo con una analogía con los ordenadores, como un dispositivo de procesamiento de información; los procesos cognitivos o de pensamiento podían ser caracterizados como procesos de cómputo y, al igual que los programas informáticos, podían ser analizados como una serie de operaciones elementales. En el caso particular del lenguaje, una figura fue decisiva en el disparo del choque de paradigmas más importante del siglo en psicología: la del lingüista Noam Chomsky, quien en 1959 publicó una revisión teórica del libro Verbal behaviour de Skinner. Dicha crítica fue demoledora para el asociacionismo y para las teorías conductistas sobre la adquisición del lenguaje. Chomsky dejaba bien claro que la competencia (los procesos mentales implicados en el lenguaje) era mucho más importante que la actuación -la conducta lingüística manifiesta y externa-, y que la segunda no siempre era reflejo de la primera. Además, planteó una teoría revolucionaria en lingüística -la gramática generativa transformacional- y defendió que los fundamentos mentales básicos del lenguaje (Otoño 1999) el escéptico 55 eran innatos, oponiéndisciplinas: psicología, dose también en esto a filosofía, lingüística, los postulados conducinformática, ingenietistas. Resulta lógico ría, neurociencias, etque su teoría llamara la cétera. atención de los primeros Existe cierto conpsicólogos cognitivos, senso en que 1956 fue provocando una fructíel año de nacimiento fera colaboración entre de la psicología del la psicología y la lingüísprocesamiento de intica. Algunos de los priformación, debido a la meros psicólogos cognicantidad de publicativos como Miller, Gaciones influyentes por rrett, Mehler, etc. se departe de nuevos psicódicaron a buscar confirlogos como Miller, mación empírica, meBruner, Goodnow y diante experimentos de Austin, así como por la laboratorio, de las teoproliferación de reurías gramaticales de niones científicas. EnChomsky, dando lugar a tre éstas, habría que una rama importante destacar la conferencia dentro de la psicología que tuvo lugar en el cognitiva: la psicolinMIT, donde Chomsky Noam Chomsky güística. presentó su teoría del El filósofo Putnam lenguaje, Miller habló fue aún más lejos de la capacidad de la A la psicología cognitiva [Gardner, 1985]: la inmemoria a corto plazo y vención del ordenador le interesan, sobre todo, aquellos Newell y Simon expuy la aplicación de la nosieron su influyente procesos mentales que son ción de cómputo a la modelo computacional: universales o comunes a mente humana contriel g eneral problem solver buían a resolver el di[Eysenck y Keane, cualquier lema de Descartes o el 1990]. El nuevo paraser humano clásico problema de la digma cristaliza en una relación entre cuerpo y publicación considemente. Un mismo programa informático en rada por muchos como uno de los manifiesdos máquinas distintas daba lugar a opera- tos fundacionales del mismo: la obra de Miciones de resolución de problemas estructu- ller, Galanter y Pribram [1960] quienes haralmente idénticas. Así pues, las operacio- blan de "planes y estructuras del comportanes lógicas -o software- podían describirse miento", y anuncian el fin del conductismo de forma independiente del soporte físico - [De Vega, 1984; Gardner, 1985]. hardware- . La analogía era evidente: hardware y software se relacionaban como el ce- CARACTERIZACIÓN DE LA PSICOLOGÍA COGNITIVA rebro y la mente, con lo cual los procesos A finales de los 70, se llegó a un acuerdo gementales podían describirse y estudiarse neral: el paradigma del procesamiento de incon independencia del sistema nervioso. formación era la forma apropiada para el esAdemás, el mismo lenguaje simbólico podía tudio de la mente. Aunque excedería el obser empleado para describir los programas de jetivo del presente artículo el enumerar las ambos sistemas, lo que produjo consecuen- características y postulados fundamentales cias epistemológicas obvias para la inteli- de la nueva psicología, existen algunos rasgencia artificial. Resumiendo, la cognición gos definitorios que creemos necesario expo-las actividades inteligentes y de pensa- ner para caracterizar adecuadamente la dismiento- podía ser estudiada independiente- ciplina. Para empezar, a la psicología cognitiva le mente del soporte físico -sea éste un cerebro o una máquina-. Una nueva ciencia inter- interesan, sobre todo, aquellos procesos disciplinaria había nacido, la ciencia cogni- mentales que son universales o comunes a tiva, fruto de la colaboración entre distintas cualquier ser humano. Resulta difícil hacer 56 (Otoño 1999) el escéptico ciencia de lo individual o lo idiosincrásico. Existe la hipótesis implícita de que la mente responde a una arquitectura funcional específica, lo cual es apoyado por el hecho de que existan invariantes que expliquen que todos los seres humanos, a pesar de la disparidad de experiencias y ambientes, desarrollen aptitudes similares [Mehler y Dupoux, 1990]. Es evidente que toda persona exhibe procesos perceptivos, atencionales, tiene memoria, tiene lenguaje, representaciones mentales, razona, etcétera. Son precisamente estas capacidades las que conforman el objeto de estudio de la psicología cognitiva. La investigación será la encargada de dilucidar qué procesos son universales y cuáles son específicos a un grupo de sujetos; por ello, las investigaciones con recién nacidos y los trabajos transculturales son fundamentales para determinar si un proceso concreto es o no universal. Por ejemplo, gracias a sofisticadas técnicas como la medición de succión no nutritiva, se ha encontrado que ciertas capacidades lingüísticas, como la discriminación entre fonemas, están presentes desde los primeros días de vida [Mehler y Dupoux, 1990]. Sin embargo, existen subprocesos en el reconocimiento de palabras que están modulados por las características del idioma especifico. Así, mientras que existe abundante evidencia obtenida en el laboratorio sobre la sílaba como unidad psicológica de procesamiento encargada de activar nodos léxicos en español [Álvarez et al., 1999], dicha evidencia no se ha encontrado en inglés. A pesar del enorme abismo conceptual entre el conductismo y la psicología cognitiva, ésta última representa un continuismo respecto al primero en cuanto al método. La experimentación de laboratorio es la metodología por antonomasia de la psicología cognitiva. Sólo los datos objetivos, empíricos, conductuales, obtenidos en condiciones controladas son útiles para la confirmación o refutación de teorías. En casos muy concretos, donde la manipulación de variables resulta difícil, la observación no La analogía del ordenador ha sido extremadamente eficaz, aportando a la psicología una serie de directrices, de vocavolario y de instrumentación adecuada para el estudio de la mente experimental también puede ser útil: un ejemplo lo constituye la investigación en producción del lenguaje, donde el input es interno. La analogía del ordenador ha sido extremadamente eficaz, aportando a la psicología una serie de directrices, de vocabulario y de instrumentación adecuada para el estudio de la mente [de Vega, 1984]: 1. Directrices. Para empezar, ha supuesto un metapostulado sobre qué estudiar. Lógicamente, interesaban más aquellos procesos automáticos, no conscientes, similares a los que un ordenador puede llevar a cabo. La memoria, por ejemplo, es uno de los temas más fructíferos en cuanto a modelos teóricos e investigaciones desarrolladas. Para algunos autores como Fodor [1983], solamente los procesos no influidos por la consciencia, las ideas, los sentimientos, etcétera, es decir, aquellos procesos modulares, autónomos y encapsulados con respecto al conocimiento general del organismo, pueden ser explicados por la ciencia (vgr., los sistemas de entrada que tienen que ver con los procesos perceptivos o el lenguaje). Sin embargo, hay que reconocer que estas directrices han limitado en buena medida el campo de estudio, algo que se está comenzando a superar. 2. Vocabulario. Los antiguos términos mentalistas fueron sustituidos por terminología del procesamiento de información, mucho más específica y concreta. Términos como memoria operativa, recodificación, búsqueda de información , etcétera, son comunes en la psicología cognitiva. (Otoño 1999) el escéptico 57 3. Instrumentación . La aparición de los ordenadores y tecnología asociada no sólo ha influido en la psicología desde el punto de vista teórico. Gracias a dichos avances, hoy podemos estudiar procesos que no hace mucho era impensable abordarlos. Por citar sólo algunos ejemplos, la medición de respuestas conductuales -tiempos de reacción- y la presentación de estímulos visuales y/o auditivos con una resolución temporal de milisegundos, el registro mediante infrarrojos de los movimientos oculares en la investigación de los procesos de lectura, y las técnicas de neuroimagen -PET, fMRI, etcéterao el registro de potenciales evocados del cerebro. En este sentido, puede observarse una aproximación paulatina entre la psicología cognitiva y las neurociencias, siendo cada vez más común encontrar investigaciones en las que la variable dependiente no es conductual, sino neurobiológica. El empleo del ordenador como herramienta para contrastar teorías y/o modelos destaca en el caso de los modelos de simulación, una metodología genuinamente cognitiva. Se trata de reproducir en ordenador el comportamiento inteligente humano. Ello obliga al investigador a ser computacionalmente explícito a la hora de elaborar un modelo sobre cualquier proceso mental. En este sentido, es de destacar la aportación de psicólogos cognitivos al desarrollo de las redes neuronales artificiales: un ejemplo destacado lo constituye la noción de back propagation de Rumelhart, McClelland y el grupo PDP. De hecho, el conexionismo o modelos de procesamiento humano basados en redes neuronales -procesamiento distribuido y paralelo- supone para muchos un giro copernicano en psicología cognitiva, presentándose como una alternativa al simbolismo computacional derivado de la analogía del ordenador. P SICOLOGÍA COGNITIVA Y PSEUDOCIENCIA La psicología no es ajena a la pugna entre ciencia y pseudociencia. Por ello, me gustaría terminar con una breve ilustración 58 (Otoño 1999) de cómo la investigación científica en psicología cognitiva ha contribuido en estos casi cincuenta años a rebatir muchas ideas pseudocientíficas o intuitivas pero erróneas sobre la mente y sobre nuestra percepción del mundo. Tanto otros colegas como yo mismo esperamos profundizar en algunos de estos temas en futuras ocasiones: 1. Percepción . Al contrario de lo que suele pensarse, el producto de nuestros mecanismos perceptivos no es un reflejo del estímulo o una copia del mundo real. El procesamiento no tiene lugar sólo de abajo arriba. Dicho de otro modo, lo que reciben nuestros órganos sensoriales es codificado y transformado. Las ilusiones perceptivas son más comunes de lo que creemos y tienen su base en el mismo funcionamiento de nuestra percepción. Dichas ilusiones explican, en la mayoría de los casos, las visiones de objetos y entes sobrenaturales o paranormales: fantasmas, platillos volantes, etcétera. 2. Memoria . La psicología cognitiva ha demostrado que nuestra memoria no es un sistema unitario, sino que está formado por varios subsistemas con propiedades específicas e incluso estructuras corticales diferenciadas: memoria sensorial, memoria a corto plazo -memoria operativa- y memoria a largo plazo. Además, tampoco nuestra memoria es un almacén de información totalmente fiable. La memoria es selectiva y reconstructiva. Como ha demostrado la psicóloga cognitiva Elizabeth Loftus -integrante del CSICOP y colaboradora habitual de The Skeptical Inquirer -, es relativamente fácil crear recuerdos falsos incluso en condiciones de laboratorio. Gracias a sus investigaciones y a su campaña, se han puesto en tela de juicio muchos casos de supuestos recuerdos reprimidos -un concepto psicoanalítico y pseudocientífico, obtenidos en su mayoría bajo hipnosis o mediante psicoterapia. Algunos ejemplos de estos supuestos recuerdos reprimidos los constituyen los recuerdos de abusos infantiles que emergen cuando la supuesta víctima el escéptico es adulta, la participación en rituales satánicos o la abducción por extraterrestres. Con el tiempo, Loftus y otros han puesto de manifiesto que, en muchos casos, se trata de recuerdos falsos y han denunciado condenas a inocentes por este tipo de testimonios, siendo uno de los más claros ejemplos de ciencia contra pseudociencia (ver artículo de Vern Bullough en el número 4 de EL ESCÉPTICO). 3. Representaciones mentales y esquemas cognitivos . Nuestros esquemas o sistemas de creencias modulan nuestra percepción y nuestra memoria tanto en los procesos de codificación como en los de recuperación. Muchos experimentos han demostrado que el recuerdo de textos o narraciones es distinto dependiendo del esquema mental activado. Si esto ocurre en situaciones de laboratorio -con material artificial y esquemas inducidos-, qué no ocurrirá con nuestros propios esquemas o creencias cuando percibimos estímulos ambiguos o recuperamos información almacenada. En otras palabras, la Virgen sólo la ven aquéllos que creen en ella. 4. Pensamiento y razonamiento . Existe abundante evidencia sobre los sesgos sistemáticos y predecibles en nuestro razonamiento cotidiano. Estos sesgos provocan que muchos juicios que hacemos acerca de la realidad sean erróneos. Entre los heurísticos más investigados, está el de accesibilidad que tiene que ver con el carácter selectivo de nuestra memoria. Pongamos por caso que somos creyentes en la adivinación. Si un echador de cartas acierta algo sobre nosotros -quizá por puro azar-, recordaremos ese hecho, pero no las múltiples cosas en las que falló. Este ejemplo tiene también relación con el sesgo confirmatorio, según el cual nos inclinamos a recordar -y buscarsólo aquella información que es consistente con nuestras expectativas y/o creencias, desechando lo que no las confirme. Si creemos que existe una conspiración para encubrir la visita de extraterrestres, buscaremos evidencia de ello de forma desproporcionada, rechazando la evidencia que la contradiga [Gilovich, 1997]. Otro heurístico es el de representatividad: los efectos deben parecerse a sus causas. Este sesgo está en el origen de los tratamientos de muchas de las medicinas antiguas y/o alternativas, como la homeopatía. Se asume que los síntomas de una enfermedad deben parecerse a sus causas o a aquello con lo que se cura. Además, numerosas investigaciones han puesto de manifiesto que el ser humano comete frecuentes equivocaciones en la estimación de probabilidades de eventos. Por ejemplo: no solemos ser conscientes de un fenómeno real y muy estudiado como es la regresión a la media; muchas coincidencias de eventos o casualidades , a las que las personas tienden a dar explicaciones sobrenaturales, son realmente fruto del azar; y no solemos tener en cuenta las probabilidades previas de distintos fenómenos, lo que nos lleva invariablemente a conclusiones erróneas. En fin, sirvan estos pocos y apresurados ejemplos para responder a la pregunta con la que comenzábamos: la mente no sólo puede ser estudiada científicamente, sino que, desde nuestra perspectiva, es la única forma fiable de proceder, y los supuestos y métodos de la psicología cognitiva se han mostrado extremadamente eficaces en esta labor. A GRADECIMIENTOS Agradezco las sugerencias aportadas por el doctor Carlos Santamaría, colega y compañero de departamento, a la primera versión de este manuscrito. CARLOS J. ÁLVAREZ es profesor titular de Psicolingüística del Departamento de Psicología Cognitiva, Social y Organizacional de la Universidad de La Laguna (Tenerife). Este artículo ha sido ilustrado con distintas imágenes utilizadas para demostrar la subjetividad de la percepción humana. REFERENCIAS Álvarez, C. J.; Alameda, J. M.; y Domínguez, A. [1999]: "El reconocimiento de las palabras: procesamiento ortográfico y silábico". En De Vega , M; y Cuetos, F. (Eds.): Psicolingüística del español. Trotta. Madrid. De Vega, M. [1984]: Introducción a la psicología cognitiva. Alianza Editorial. Madrid. Eysenck, M.W.; y Keane, M.T. [1990]: Cognitive psychology: a student's handbook. Erlbaum. Hillsdale. Gardner, H. [1985]: La nueva ciencia de la mente [The mind's new science]. Paidós. Barcelona 1987. Gilovich, T.; y Savitsky, K. [1996]: "Like goes with like: The role of representativeness in erroneus and pseudoscientific beliefs". The Skeptical Inquirer (Buffalo), Vol. 20, Nº 2. Mehler, J.; y Dupoux, E. [1990]: Nacer sabiendo [Naitre Humain]. Alianza Editorial. Madrid 1992. (Otoño 1999) el escéptico 59

Temas: 
Página inicial: 
51