Argumentos y carcajadas

Sección: 
EDITORIAL
Pagina final: 
4
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Argumentos y carcajadas
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Editorial Argumentos y carcajadas U na sola Blavatsky nos revela, acerca de la raza husu verdad, evidencias que el escéptico casi mana, mucho más de lo que podría revelarnos una nunca puede contrastar ante las cámaras o los recua de psicólogos. Sus obras prueban rotundamicrófonos en tiempo real. ¿Qué hacer entonmente que, incluso en medio de lo que parece ser la ces? ¿Qué margen de maniobra queda ante un civilización, el hombre de Neanderthal sigue estando entre discurso disparatado que no se puede rebatir nosotros", escribía en 1931 Henry Louis Mencken. Si este con argumentos porque desconocemos el grado ácido periodista estadounidense, azote de charlatanes y de la de certeza de lo que mantiene la otra parte? sociedad bienpensante, levantara la cabeza en la España de fin Amén de apuntar ese desconocimiento, la irode siglo, se daría cuenta de que se quedó corto cuando dijo, senía es una magnífica salida a este tipo de situaguro que compasivamente, que "el verdadero encanto de Esciones. tados Unidos consiste en que es el único país cómico del que El humor y la pseudociencia son incompase tiene noticia". Basta ver cualquier debate televisivo, el estibles. No hay nada que indigne tanto a un pacio que ocupan en las estanterías de los grandes almacenes charlatán como las risas del público. De ahí los libros dedicados a la falsa ciencia o cómo el 90% de los meque, cuando el disparate es mayúsculo o indios de comunicación nos ha vendido el final de un milenio comprobable, la ironía sea un medio magnífico que nos volverá a vender en diciembre de este año, para compara sacar a relucir lo intrinsecamente estúprobar que la comicidad patética no tiene fronteras. Pero, pido, las contradicciones e imbecilidades en las como en todo, en la sinrazón también hay grados. que incurren habitualmente los negociantes de Conviene, por un lado, diferenciar a chiflados y charlalo paranormal. A mediados de diciembre, un tanes. Los primeros, como indica Martin Gardner, creen en lo adivino ­así se presenta­ se lamentaba en la teque mantienen y los segundos no; "pero eso no impide que levisión pública vasca de haber llegado tarde a una persona pueda ser ambas cosas". un programa debido al Por otro lado, el nivel del discurso caos reinante en BaraEs necesario desmontar pseudocientífico oscila entre la chájas. Con buen tino, un con argumentos sólidos las chara sinsentido y semianalfabeta que escéptico ironizó prepatrañas más sofisticadas, habla de "cambio de polaridad de los guntándose qué tipo de polos" o de que el Rey "claudicará en futurólogo era si no hay ahondar en el porqué su hijo" y las más arteras argumentabía previsto eso, y el púde su auge y en sus orígenes ciones que deforman una realidad, blico estalló en carcajaque la mayoría del público ignora, das. Es sólo un ejemplo, para adaptarla a las necesidades del mercado. Este último es el pero significativo de que, sin entrar en profuncaso de las publicaciones y los programas especializados. El didades que en ocasiones ni comprende el otro abanico es, por lo tanto, muy amplio y el discurso escéptico interlocutor, puede ponerse en evidencia la tiene que saber adaptarse a las necesidades de cada momento irracionalidad más brutal. y medio. Es necesario ­lo practicamos en EL ESCÉPTICO y Obviamente, si el discurso pseudocientílo seguiremos practicando­ desmontar con argumentos sólifico es más profundo o más peligroso ­como es dos las patrañas más sofisticadas y ahondar en el porqué de su el caso de las medicinas alternativas­ que decir auge y en sus orígenes, tal como hacemos en este mismo núque ya se predijo cualquier cosa sobre Rociíto o mero respecto a las abducciones. Sin embargo, quedarse sólo Isabel Preyler, que asegurar que el transistor se en ese nivel discursivo puede resultar, a veces, contraprodudebe a tecnología extraterrestre o que mantecente. ner que el consumo de nueces es bueno para la Si, en un programa televisivo al uso, uno da únicamente memoria porque su forma asemeja la del cereargumentos racionales cuando tiene enfrente a ese tipo de esbro, la respuesta ha de ser más elaborada. Pero, tafadores que hace su agosto leyendo a la gente el porvenir, no también en este escenario, la ironía es algo que hace falta ser adivino para vaticinar que puede llevar las de siempre hay que tener presente y que puede perder. Los videntes rara vez entran al trapo del debate sobre servir para ofrecer, por ejemplo, una explicación los fundamentos de sus prácticas porque se trata, en la mayode la homeopatía desde el punto de vista de la ría de los casos, de sujetos incapaces de elaborar un discurso mecánica cuántica. La pseudociencia se toma, mínimamente coherente y, por si eso fuera poco, es su negoen general, muy en serio a sí misma, y ése es cio lo que está en juego. Al igual que otros pseudocientíficos, precisamente un punto flaco que el esceptisuelen preferir remitirse a lo que ellos consideran pruebas de cismo científico no puede pasar por alto. (Otoño 1999) 4 el escéptico

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
4