Evolución

La Casa Amarilla es un trocito de historia de la ciencia y la gente debería saberlo

El Escéptico Digital - Edición 2013 - Número 271

Volver al sumario


José Luis Cámara

(Noticia publicada originalmente en el Diario de Avisos)

En diciembre de 1914, el joven psicólogo alemán Wolfgang Köhler se instalaba en el Puerto de la Cruz, a donde llegó tras ser nombrado segundo director de la Estación de Antropoides de Tenerife, ubicada en la conocida como Casa Amarilla. Desde esa fecha, y hasta 1920, Köhler realizó en el centro portuense una serie de experimentos sobre la cognición de los chimpacés que constituyeron el punto de arranque de la revolucionaria Escuela de la Gestalt. Casi un siglo después de aquello, la Casa Amarilla sigue en la memoria de muchos científicos y seguidores de Köhler, que apuestan por la recuperación de una instalación que actualmente está abandonada y envuelta en una maraña legal que retrasa su rehabilitación.

El Escéptico: 
autores: 

Cuando la televisión española prohibió la palabra "evolución"

El Escéptico Digital - Edición 2013 - Número 274

Volver al sumario


Manuel Ansede

(Artículo publicado originalmente en el diario EsMateria).

El 18% de los españoles cree que un Dios, se supone que el cristiano, creó al ser humano tal y como es hoy en día. Es decir, casi uno de cada cinco ciudadanos no acepta a estas alturas la evolución expuesta por Charles Darwin en 1859, según un sondeo internacional llevado a cabo por el British Council.

Los resultados no son casuales. Durante décadas, en España existió un programa sistemático, impulsado por las autoridades eclesiásticas y franquistas, para borrar de la opinión pública cualquier dato que pusiera en duda el Génesis que pregona la Biblia: Dios creó a Adán, después a los animales y, por último, a Eva a partir de una costilla de Adán, como “ayuda idónea para él”.

El Escéptico: 
autores: 

¿PARA QUÉ?

Edición 2010 - Número 7 (240) - 3 de julio de 2010

Volver al sumario


Adela Torres Calatayud

(Artículo publicado originalmente en la bitácora La Biblioteca de Babel)

El problema cuando hablas de evolución, cuando quieres explicar un concepto evolutivo a un público que no tiene por qué saberlo pero que está, o parece estar, interesado, es que el lenguaje tiene sujeto y predicado.

El Escéptico: 

Páginas