Los productos naturales ¡vaya timo! en los medios

 

Los productos naturales ¡vaya timo! sigue dando que hablar en todos los medios. Su autor, JM Mulet, ha aparecido recientemente en el programa Espejo Público de Antena 3. En el mismo debate con el ecologista Jorge Riechmann sobre los productos de agricultura ecológica y las falsas propiedades que se les atribuyen.
 
El debate está disponible en la página web de Antena 3 en dos partes:
 
Por otro lado, Mulet es protagonista de la entrevista que Valencia Plaza publicó el pasado 20 de agosto. En la misma hace un repaso completo a todos los productos naturales que analiza en su libro: alimentos, remedios de herboristería, etc.
Compartir: 

"¡¿Por qué a mí?!" en e-book

Ya está disponible en edición digital el libro "¡¿por qué a mí?!" de Alejandro Borgo, en la página web de Libranda.

"¿A mí me pasan todas?, ¿esta mala racha no se me termina nunca?, ¿siempre voy a ser un fracasado?, pensamos habitualmente cuando examinamos nuestra historia personal y nuestro presente. En realidad, más que pensamientos, son creencias que, confrontadas con la realidad, carecen de sustento. El rasgo más sobresaliente de estas creencias es que están exageradamente centradas en uno mismo. Miles de personas sufren por aquello que creen que sólo a ellas les ocurre y hasta podrían asegurar que son víctimas de un misterioso "maleficio" de origen desconocido. Y esa presunción, al consumir energías, suele tener efectos devastadores para la salud. ¡¿Por qué a mí?! analiza la manera como las personas manejan sus creencias y cosmovisiones y su influencia en la vida cotidiana, así como las variantes más extremas de autoengaño: el prejuicio, la generalización excesiva, las racionalizaciones y otro tipo de estrategias que hacen que la realidad "encaje" en lo que ya creen de antemano. En el mundo de las creencias, lo único imposible es que los imposibles existan. Alejandro J. Borgo ha escrito un libro para optimistas y pesimistas, para crédulos y escépticos. ¡¿Por qué a mí?! vale más de lo que cuesta porque es tan entretenido como instructivo. Y está escrito en el florido estilo porteño, lo que contribuye a acortar la distancia entre el lector y el autor. Decídase: compre este libro. Aprenderá un kilo y pasará buenos momentos riéndose de macanas ajenas y propias. Mario Bunge"

Compartir: 

La inmortalidad ¡vaya timo!

 

Aunque en las librerías aparecerá a principios de septiembre, ya está a la venta en la web de la Editorial Laetoli el libro La inmortalidad ¡vaya timo!, escrito por Gabriel Andrade.
 
"Hollywood —escribe el autor— está repleto de historias de fantasmas, espíritus, contactos con el más allá, el Juicio Final, apariciones, resurrecciones y demás historias por el estilo. Así que creemos que nos espera un más allá cuando estiremos la pata. Es hora ya de saber distinguir las películas de la vida real. Sabemos que Superman no existe, pero varios niños se han lanzado desde balcones creyendo que podrían volar como el superhéroe. Los fantasmas aparecen en películas, pero se trata precisamente de eso: películas. No nos vaya a pasar como al Quijote y se nos seque el coco creyendo que los cuentos fantasiosos son reales".
 
Gabriel Andrade nació en Maracaibo (Venezuela) en 1980. Obtuvo una licenciatura en Sociología, una maestría en Filosofía y un doctorado en Ciencias Humanas en la Universidad del Zulia. Es profesor en esa misma universidad, donde imparte cursos de filosofía y sociología. Ha escrito numerosos artículos sobre estudios de la religión desde una perspectiva sociológica, histórica y filosófica. Es autor de tres libros: La crítica literaria de René Girard (Universidad del Zulia, 2007), El darwinismo y la religión (Universidad de Cantabria, 2009) y Breve introducción a la filosofía de la religión (Universidad de Cádiz, 2010). Vive en Maracaibo.
 
Gabriel Andrade es autor asimismo de El posmodernismo ¡vaya timo!, con prólogo de Mario Bunge, que se publicará próximamente en esta colección.

 

Compartir: 

Ya está a la venta el escéptico nº 34

Ya ha salido a la venta el nº 34 de la revista El Escéptico, que lleva como tema central un dossier sobre las actividades que ARP-SAPC ha realizado durante el año 2010, y que incluye, entre otros contenidos, la crónica del V Congreso sobre Comunicación Social de la Ciencia, celebrado en Pamplona con gran protagonismo del mundo del escepticismo; además de un análisis de lo que han sido las convocatorias de Escépticos en el Pub y el curso de Ciencia y Pseudociencias  de La Laguna por parte de sus organizadores. Además de una entrevista a Richard Monvoisin, que estuvo de visita por España.

El número se completa con otros interesantes artículos:

*Escalofríos, por Gurutz Lizarrasoro.

*Adiós, amigo, adiós, por Juan Soler.

*Los premios In-nobles 2010, por Arnaldo González Arias.

*La medicina: ciencia o creencia, por Pedro Caba.

*Osteopatía - Quiropráctica, por Jean Brissonnet.

*No sé por qué me enfado, por Claudi Mans.

*La ignorancia es contagiosa. La importancia del pensamiento crítico en la gestión medioambiental, por Ian Woodward.

*Sobre ciencia y los medios de comunicación: Entrevista a Ben Goldacre, por Socialist Worker.

Además, en este número se inauguran dos nuevas series por entregas. En la primera Luis R. González Manso vuelve a deleitarnos con sus sellos de temática ufológica, con "un marciano en mi buzón 2.1". Por otro lado, Antoni Escrig nos trae la traducción de la famosa "enciclopedia de las afirmaciones, fraudes y engaños de lo oculto y sobrenatural" de James Randi.

Puede solicitar El Escéptico nº 34 o cualquier otro número retrasado escribiendo a [email protected]

Compartir: 

Fernando Cuartero, absuelto

Fernando Cuartero ha sido finalmente absuelto de la condena que le obligaba a pagar 204 € por llamar "vulgares estafadores" a unos espiritistas invitados al II Seminario Vida después de la Vida, que se celebró en las dependencias de la Universidad Castilla La Mancha (UCLM).

Cuartero, profesor de la institución, dio la voz de alarma cuando tuvo conocimiento de que se iba a celebrar este espectáculo - encubierto con nombre de seminario - dentro de la misma y utilizando su logotipo, además de cobrar una entrada de 45 €. En una carta al vicerrector se preguntaba "¿por qué hacen uso de la imagen de la UCLM de manera indebida? Aquí me permito recordarte que es eso precisamente lo que buscan. Este tipo de vulgares estafadores, por el módico pago de unas tasas, obtienen, mediante una mala práctica, un pretendido amparo académico que es completamente falso."

Con su protesta consiguió que se retirara el uso de las siglas de la UCLM para promocionar el evento, aunque el mismo llegó a celebrarse. Es más, el organizador del acto exigió a Cuartero una disculpa, que se negó a realizar considerando ridícula la cuestión, y sin saber para su sorpresa que luego iba a ser objeto de una demanda por injurias y calumnas que acabaría en un veredicto en el que la juez entendía que era innecesario denominar "estafadores" a los espiritistas. 

En su artículo historia de un despropósito publicado en el último número de El Escéptico (nº 34), él mismo lo relata así: "Lo lógico sería que al ser condenado por lo penal, aun no siendo firme, me destituyeran inmediatamente, y así ocurriría si se tratara de una condena por cualquier otro motivo. Por el contrario, autoridades, compañeros investigadores o personal de servicios, estudiantes, no han parado de mostrar su solidaridad y apoyo en cuanto se han enterando. Curiosamente, no he tenido ni una sola crítica. Y si bien una condena debería llevar aparejado un desprestigio, en mi caso, al contrario, el prestigio no ha parado de aumentar."

Tras la apelación se ha producido la absolución de Cuartero, aunque el proceso ha sido anulado por prescripción del mismo, no dando lugar a enmienda alguna de la sentencia. Él explica así el incluir este motivo en su defensa: "Por varias razones, en primer lugar, por consejo de mi abogada, que sabe de leyes y de procesos más que yo; en segundo lugar, porque era un hecho cierto que había prescrito y era un alegato válido, por lo que parecía una tontería renunciar a un arma poderosa; y en tercer y último lugar, pero no menos importante, porque era una salida fácil para que la justicia pudiera enmendar su error sin llamar demasiado la atención."

Compartir: 

Páginas