La guerra de dos mundos

Sección: 
SILLÓN ESCÉPTICO
Pagina final: 
76

CINE VS. FÍSICA

Decárgar el artículo en PDF

Si los libros de divulgación científica patrios son escasos, todavía son menos los orientados a un público juvenil. Escribir sobre ciencia de manera que pueda interesar a los jóvenes no es fácil, pero Sergio L. Palacios sale airoso de la prueba. No en vano lleva cuatro cursos impartiendo una asignatura en la universidad de Oviedo llamada Física en la ciencia ficción.

Portada del libro "La guerra de dos mundos"No cabe duda de que examinando de cerca las hazañas de los superhéroes, analizando las armas futuristas de La Guerra de las Galaxias, o el teletransporte de series como Star Trek podremos saber qué principios físicos sustentan tales maravillas o, por el contrario, conocer qué leyes se están violando.

En los 37 artículos -de títulos a veces tan cinematográficos como Por un puñado de antimateria o (Surfeando) con tablas y a lo loco- se procede básicamente de dos maneras diferentes. En algunos la referencia de la película sirve como excusa para explicar el funcionamiento real de alguna ley física o dispositivo tecnológico. Así, en el primer capítulo, Rayos, láser y centellas se explica el funcionamiento de los rayos láser tomando como excusa los sables de La Guerra de las Galaxias. En otros, sin embargo, se demuestra que lo que estamos viendo es totalmente absurdo desde cualquier punto de vista, por muchos superpoderes que se tengan. En A lo hecho, pecho se explica que aunque Superman pueda detener el impacto de una bala, si se le dispara con una ametralladora debía retroceder por las colisiones de las balas.

Por suerte para el autor, el rigor científico de los guionistas de Hollywood deja mucho que desear, así que tiene material para ilustrar de manera amena una serie extensa de fenómenos: que no tendría sentido hacer explotar un meteorito como en Armaggeddon, que el deshielo de los casquetes no cubriría la tierra de agua, así que Waterworld nos está engañando, o que hay películas como The Core que deberían recibir un premio a la mayor cantidad de despropósitos juntos. No se salva ni El principito.

El libro se complementa con un índice muy completo, una serie de referencias bibliográficas ordenadas por capítulos y una relación cronológica de todas las películas mencionadas en el texto.

Recomendable no sólo para el público más joven, al cual está dirigido, sino para todas las edades. Esperaremos continuación.

Sergio L. Palacios: Ediciones Robinbook, 2008. 250 páginas.

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
76