UN ESTUDIO DE LAS CREENCIAS PARANORMALES DE LOS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD DE LAS ISLAS BALEARES (UIB)

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
47
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  UN ESTUDIO DE LAS CREENCIAS PARANORMALES DE LOS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD DE LAS ISLAS BALEARES (UIB)
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Un estudio de las creencias paranormales
de los estudiantes de la Universidad
de las Islas Baleares (UIB)
Hugo Matas Blázquez
Universitat de les Illes Balears
“La idea de que la gente abandonará sus creencias irracionales ante la solidez de la evidencia presentada
ante ella es en sí misma una creencia irracional, no apoyada por la evidencia.”
George Lakoff (2007)

En el marco del trabajo de fin de máster del Máster en Cognición y Evolución
Humana de la Universidad de las Islas Baleares y con el patrocinio de la I Beca
de Investigación de ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico,
iniciamos la investigación a la que hace referencia este artículo (La coexistencia
del conocimiento científico y las creencias paranormales: ¿Una paradoja en la
universidad?), mediante la que pretendemos analizar la relación entre la educación
universitaria y las creencias paranormales a través de un estudio descriptivocorrelacional con un diseño longitudinal de cuatro años.

Creencia en fenómenos paranormales
Los términos más utilizados y que agrupan diferentes
tipos de creencias en fenómenos paranormales son los siguientes: creencias pseudocientíficas, sobrenaturales o
paranormales (brujas, fantasmas, seres sobrenaturales, habilidades humanas como la telepatía, la adivinación, etc.);
creencias mágicas (pensamiento de los niños en la etapa
preoperacional o de las personas de sociedades primitivas);
y supersticiones (rituales, amuletos, la mala suerte del número 13, etc.). En este trabajo vamos a utilizar el término
creencias paranormales para abarcar todo tipo de creencias, incluidas las del pensamiento mágico y la superstición.
Respecto a los “fenómenos paranormales”, hay un gran
consenso a la hora de afirmar que son hechos que contradicen las leyes de la ciencia (Broch, 2007; Goldacre,
2011;  MacDonald, 1995; Sagan y Udina, 1997; Shermer,
2009). Como su propio nombre indica (del griego pará ‘al
lado, al margen’ y el adjetivo normal), son incompatibles
con la “normalidad”. Normalidad entendida como un marco de información que nos permite comprender aquello que
nos rodea y a nosotros mismos a través de la observación
empírica y el método científico. Esta incompatibilidad
el escéptico 44

es de tal calibre que, si se pudiese verificar alguno de los
acontecimientos paranormales, implicaría la necesidad de
una revisión de las leyes científicas (Sutherland, 1996). De
hecho, hasta el momento, no tenemos constancia de que se
haya podido repetir este tipo de fenómenos en condiciones
controladas.
Lo que sí ha hecho la ciencia, tras aportar una explicación irrefutable, es devolver al marco de la normalidad algunos fenómenos disfrazados con un halo fantástico como
la telepatía, la videncia o la fuerza Ki de los monjes Shaolin, entre otros (Henri Broch, 2007).
Relación entre las creencias paranormales y la educación universitaria
El premio Nobel de Física (1992) Georges Charpak,
en el prólogo de la obra de Henri Broch (2007), Magos,
gurús y sabios. Una explicación sencilla de lo inexplicable, afirmó que un numeroso público es crédulo debido a
“la ausencia casi generalizada del aprendizaje, desde la
más tierna infancia, del razonamiento científico (…) el
auge de la ciencia y de su enseñanza nos proporciona los
medios para resistir a la ola de oscurantismo que se ha
abatido sobre el planeta”. Afirmación que, probablemente,
anuario 2016

(foto:Jeremy Wilburn, https://www.flickr.com/photos/jeremywilburn/5431132846/)

podríamos generalizar como idea común. En cambio, tras
una revisión de la literatura científica sobre las creencias
paranormales en el ámbito universitario, solo cabe que la
afirmación de Charpak se convierta en duda: ¿realmente la
educación científica puede reducir la creencia en fenómenos paranormales?
A pesar de que uno de los objetivos principales de la
educación superior, además de transmitir el conocimiento
científico, es desarrollar en su alumnado una actitud crítica
y el pensamiento analítico, se da la paradoja de que algunos
estudios mantienen que las creencias paranormales van en
aumento entre los estudiantes universitarios.
La literatura científica demuestra que no solo hay un alto
porcentaje de la población general que cree en fenómenos
paranormales y que, incluso, algunos han participado en
estos fenómenos; sino que este tipo de creencias va en aumento. En el ámbito universitario pasa exactamente igual:
la creencia en fenómenos paranormales ha ido en aumento
entre los estudiantes. Los resultados de Messer y Griggs
(1989) indican la participación de un 65% del alumnado en
al menos un “fenómeno paranormal”. Por otro lado, Broch
(2000) verificó que siete de cada diez estudiantes aceptaban
la “capacidad” de doblar cucharas con la mente como un
anuario 2016

hecho científico.
Si buscamos respuestas que puedan explicar lo que acabamos de ver, el estado de los conocimientos sobre estas
creencias, es un verdadero mar de contradicciones en el que
encontramos dos grupos de resultados. El primero, con dos
enfoques: el que se refiere al efecto de la educación sobre
las creencias paranormales, y el que se refiere al efecto de
las creencias paranormales sobre la educación universitaria. En el segundo grupo de resultados se engloban los referidos a las diferencias entre disciplinas universitarias.
Las contradicciones de los resultados podrían deberse
a que algunos trabajos quedan menoscabados porque sus
muestras contaban con un número muy reducido de participantes, algo que disminuye la fiabilidad de las comparaciones entre diferentes disciplinas universitarias (MacDonald, 1995; Aarnio y Lindeman, 2005). Otros autores han
señalado que algunas muestras han adolecido de un número
insuficiente de participantes escépticos (Roberts y Seager,
1999) o de participantes crédulos (Aarnio y Lindeman,
2005). Por lo que, como afirman Manza y otros (2010), una
distribución más equitativa entre escépticos y creyentes es
un aspecto importante para tener en cuenta en futuros trabajos en esta línea de investigación. Igual de conveniente
45 el escéptico

sería contar con un número suficientemente amplio de disciplinas y con un equilibrio de participantes de ambos géneros (Aarnio y Lindeman, 2005). Con el agravante de que
todos los diseños para analizar la influencia de la educación universitaria sobre estas creencias han sido de carácter
transversal, cuando los más adecuados son los estudios longitudinales (McDonald, 1995; Aarnio y Lindeman, 2005).
En resumen, hace más de setenta años que hay un interés por la interacción entre las creencias paranormales y
la educación universitaria, sin resultados que arrojen luz
suficiente para poder tener conclusiones satisfactorias.
Creencias paranormales y género
Son frecuentes los resultados que indican que las mujeres son significativamente más crédulas que los hombres
(Aarnio y Lindeman, 2005; MacDonald, 1995; Richman y
Bell, 2012; Williams, Francis y Robbins, 2007; Randall y
Desrosiers, 1980; Wiseman y Watt, 2004). En cambio, no
hemos encontrado ningún estudio en el que ocurra lo contrario, que los hombres crean más en fenómenos paranormales que las mujeres. Lo mismo afirman Richman y Bell
(2012). Lo visto indica la importancia del género como
constructo cultural en este estudio, una posible variable extraña para tener en cuenta desde la obtención de la muestra
hasta el análisis de los resultados.
Objetivos e hipótesis
Vistos los sesgos en investigaciones anteriores, un objetivo fundamental fue lograr un número suficiente de participantes que asegurara la fiabilidad de las comparaciones
entre grupos, además de permitir llevar a cabo el futuro
estudio longitudinal de la influencia de la educación universitaria sobre los alumnos que en esos momentos estaban
matriculados en primer curso de los diferentes grados.
Normalmente las investigaciones se han centrado en
el efecto diferencial entre los estudiantes de “ciencias” y
de “letras”. Los resultados disponibles en la literatura no
permiten afirmar de forma clara que el hecho de estudiar
disciplinas más puramente científicas que otras implique un
mayor escepticismo. Si buscamos el contraste en los métodos de enseñanza, tampoco parece que haya normas globales que las diferencien (Grimmer y White, 1992). Además,
entendemos que la influencia ejercida por la educación no
es asumida en el mismo grado por todos los alumnos. Por lo

tanto, probablemente no es adecuado pretender encontrar
un hecho diferenciador en la agrupación de disciplinas.
En nuestra opinión, si algún efecto puede tener la educación universitaria no tiene por qué estar necesariamente
mediado por las diferentes disciplinas en las que están matriculados los alumnos. Creemos que el grado de escepticismo adquirido tendrá que estar relacionado con cuestiones
relativas al aprendizaje del estudiante, no con el hecho de
estudiar unos u otros contenidos. Las cuestiones relativas
al aprendizaje a las que nos referimos tienen que ver con
variables como la cantidad y la calidad de la educación
recibida. Es decir, el tiempo estudiando sumado al grado
de aprendizaje. Luego, si se pudiese determinar que la
educación universitaria pudiera ser un antídoto contra las
creencias paranormales, las variables subyacentes podrían
ser la cantidad de tiempo estudiando en una universidad
(número de cursos) y la capacidad de asumir la educación
universitaria, de interiorizar los contenidos científicos y de
desarrollar una capacidad de análisis crítico, que deberían
verse reflejados en los resultados de la evaluación académica (nota media del expediente académico). Por lo tanto,
nuestras hipótesis son: 1) que no encontraremos diferencias
significativas en el grado de creencias paranormales entre
alumnos de diferentes grupos de disciplinas (controlando la
variable sexo); y 2) que si se dan diferencias significativas
atribuibles a la educación universitaria, vendrán determinadas por una cuestión cuantitativa (mayor o menor número
de años de estudio), sumada a otra cualitativa (nota media
del expediente académico).
Metodología e instrumentos
Enviamos un cuestionario sobre creencias paranormales,
junto a un consentimiento informado, de forma individualizada vía intranet, al 100% del alumnado matriculado en
primer o cuarto curso de la Universidad de las Islas Baleares (UIB). El plazo para contestar fue de tres semanas. El
último día se recordó mediante un mensaje electrónico que
tenían una encuesta pendiente a todos aquellos que todavía
no habían contestado.
El cuestionario utilizado fue una versión ampliada de la
Escala Revisada de Creencia Paranormal (RPBS; Tobacyk,
1988). Según Lindeman y Aarnio (2006), la RPBS contempla pocos ítems para evaluar la creencia en la astrología y,
además, carece de referencias a algunas de las más popu-

Los resultados disponibles en la literatura no permiten
afirmar de forma clara que el hecho de estudiar disciplinas
más puramente científicas que otras implique un mayor
escepticismo.

el escéptico 46

anuario 2016

lares, como la creencia en amuletos, rituales, fantasmas o
espíritus. Por ello, estas autoras diseñaron y validaron un
modelo ampliado de la RPBS que amablemente nos cedieron. Es una escala que consta de 55 ítems diseñados para
evaluar el nivel personal de creencia en fenómenos paranormales relacionados con el espiritismo, los seres extraterrestres, los fantasmas o espíritus, la percepción extrasensorial, la brujería, las creencias religiosas, los amuletos, los
rituales, los presagios de la suerte, la astrología, los efectos
lunares y el Feng Shui.
Participantes
En el curso 2014-2015, la población diana de nuestro
estudio estaba constituida por 6075 alumnos, divididos por
ramas de conocimiento según determina el Real Decreto
1393/2007, por el que se establece la ordenación de las
enseñanzas universitarias oficiales. De estos, 1193 cumplimentaron el cuestionario. Del total de la muestra el 60%
fueron mujeres y el 40% hombres, con una edad media
de 22,98 años (SD1 6,78; 10,3% mayores de 30 años). El
58,09% estaban matriculados en primer curso con una edad
media de 22,3 años (SD 5,67) y el 41,91% restante en cuarto curso con una media de 26,74 años (SD 7,33). Un 68,8
% de la muestra dio el consentimiento para acceder a sus
datos personales con el objetivo de consultar la nota media
de su expediente académico.
Esperamos que los resultados y conclusiones de este trabajo puedan ser publicados más pronto que tarde, además
de continuar con el análisis de los datos que nos han proporcionado los 1779 alumnos participantes de este curso
académico 2015-2016.
Antes de acabar, queremos incidir en que no se trata
únicamente de cuestiones para estudiar debido a que contradicen las leyes de la ciencia y pueden ser un indicador
válido para el análisis de la educación universitaria; sino
que, evidentemente, van más allá del ámbito universitario.
Son sinónimo de engaños e ilusiones como la homeopatía (Goldacre, 2011), la curandería (Thompson, 2009) o
las abducciones (Shermer, 2009). Algunas de estas creencias, incluso, son dañinas; por ejemplo las lecturas psíquicas, la curación por la fe, la cirugía psíquica (Richman y
Bell, 2012) o la homeopatía, que según Posadzki, Alotaibi,
y Ernst (2012) puede dañar de forma directa e indirecta,
principalmente por la sustitución de tratamientos médicos
convencionales eficaces. Un claro ejemplo de lo dañinas
que pueden llegar a ser estas creencias y de que nadie está
a salvo de las mismas es el caso de la muerte de Steven
Paul Jobs, conocido como Steve Jobs, cofundador y presidente ejecutivo de Apple. Un personaje visionario y genio creativo, que según su biógrafo “durante nueve meses
se negó a someterse a cirugía para el cáncer de páncreas2,
decisión que lamentó más adelante cuando su salud empeoró.”(…) “En su lugar usó acupuntura, dietas vegetarianas, hierbas medicinales y otros tratamientos que encontró
en Internet, e incluso consultó a un vidente. Hasta julio de
2004, cuando se operó, también estuvo influenciado por un
doctor que en su clínica aplicaba enemas, ayunos y otros
tratamientos pseudocientíficos.”3
anuario 2016

Referencias bibliográficas
Aarnio, K. y Lindeman, M. (2005). Paranormal beliefs,
education, and thinking styles. Personality and Individual
Differences, 39(7), 1227-1236.
Broch, H. (2000). Save Our Science The Struggle for
Reason at the University Astrology, parapsychology, and
other” paranormal” phenomena are fashionable. Can we
understand why? Skeptical Inquirer, 24(3), 34-39.
Broch, H. (2007). Magos, gurús y sabios. Una explicación sencilla de lo inexplicable. Barcelona: Gedisa.
Goldacre, B. (2011). Mala ciencia: no te dejes engañar
por curanderos, charlatanes y otros farsantes. Barcelona:
Ediciones Paidós.
MacDonald, W. L. (1995). The effects of religiosity and
structural strain on reported paranormal experiences. Journal for the Scientific Study of Religion, 34 (3), 366-376.
Messer, W. S. y Griggs, R. A. (1989). Student belief and
involvement in the paranormal and performance in introductory psychology. Teaching of Psychology, 16 (4), 187191.
Posadzki, P., Alotaibi, A. y Ernst, E. (2012). Adverse
effects of homeopathy: a systematic review of published
case reports and case series. International Journal of Clinical Practice, 66 (12), 1178-1188.
Randall, T. M. y Desrosiers, M. (1980). Measurement
of supernatural belief: Sex differences and locus of control. Journal of Personality Assessment, 44 (5), 493-498.
Richman, H. y Bell C. (2012). Paranormal beliefs then
and now. North American Journal of Psychology, 14 (1),
197-206.
Roberts, M. y Seager, P. (1999). Predicting belief in
paranormal phenomena: A comparison of conditional and
probabilistic reasoning. Applied Cognitive Psychology, 13
(5), 443-450.
Sagan, C. y Udina, D. (1997). El mundo y sus demonios.
Bogotá: Planeta.
Shermer, M. (2009). Por qué creemos en cosas raras.:
Pseudociencia, superstición y otras confusiones de nuestro
tiempo (2 ed.). Barcelona: Alba.
Sutherland, S. (1996). Irracionalidad: el enemigo interior. Madrid: Alianza Editorial.
Thompson, D. (2009).  Los nuevos charlatanes. Barcelona: Crítica.
Williams, E., Francis, L. J. y Robbins, M. (2007). Personality and paranormal belief: A study among adolescents.
Pastoral Psychology, 56 (1), 9-14.
Wiseman, R. y Watt, C. (2004). Measuring superstitious
belief: Why lucky charms matter. Personality and Individual Differences, 37 (8), 1533-1541.
Notas:
1 Desviación estandar o desviación típica (Standart Deviation)
2 Steve Jobs sufría un tumor neuroendocrino de páncreas.
Este tipo de cáncer es poco común y la supervivencia media del
paciente es muy superior si la comparamos con la del tumor de
tipo adenocarcinoma, el tumor más común.
3 Recuperado de http://es.wikipedia.org/wiki/Steve_
Jobs#cite_note-Pancreatic_Cancer_Treatment-62
47 el escéptico

Página inicial: 
44
Compartir: