ENTREVISTA A BANACHEK, EL MENTALISTA QUE ENGAÑÓ A LA (MALA) CIENCIA

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
77
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  ENTREVISTA A BANACHEK, EL MENTALISTA QUE ENGAÑÓ A LA (MALA) CIENCIA
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Entrevista a Banachek,
el mentalista que engañó
a la (mala) ciencia
Luis García, Inma León y Andrés Carmona
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

En el otoño de 2014 pasó por nuestro país el aclamado mentalista Banachek.
Tuvo actuaciones en varias ciudades españolas, algunas abiertas al público en
general y buena parte de ellas en eventos exclusivamente dirigidos a magos.
A pesar de su apretada agenda, con espectáculos casi a diario durante más de
un mes, tuvo la gentileza de atendernos antes de su actuación en Madrid para
hablarnos de magia, mentalismo y pensamiento crítico.

S

teve Shaw (el nombre real tras su conocido apodo)
nació en 1960 en Reino Unido, pero se crió entre
Sudáfrica y Australia. Tuvo una infancia muy complicada, y nos habló sobre ello en la entrevista, que le acabó
llevando a los Estados Unidos a mediados de los 70. Desde
que llegó allí empezó a apasionarse por la magia y su salto
a la fama llegó unos pocos años más tarde colaborando con
James Randi para el Proyecto Alfa.
Dicho Proyecto Alfa fue un montaje. Comenzó en 1979
orquestado por el mago James Randi, con la colaboración
de Steve Shaw y Michael Edwards, para desmontar una investigación muy poco rigurosa sobre parapsicología que se
llevó a cabo en la Universidad de Washington con un importante apoyo financiero de la compañía aérea McDonnell
Douglas. Tanto Steve Shaw como Edwards lograron durante años convencer a los investigadores de que sus poderes
eran reales. Usando únicamente la mente (supuestamente,
claro) doblaban todo tipo de utensilios, movían a distancia objetos en cámaras cerradas, trucaban fotografías... En
1981 los laboratorios McDonnell anunciaron que tenían
listas las conclusiones de su investigación, pero Randi se
adelantó haciendo publico cómo habían engañado a los investigadores en decenas de experimentos. También pudimos hablar sobre ello a fondo en la entrevista.
En la actualidad, Banachek es uno de los mentalistas
más prestigiosos y galardonados del mundo. Aparte de actuar por todo el mundo y escribir libros sobre magia, es o ha
sido asesor en asuntos de magia para clientes de la talla de
el escéptico 70

James Randi, Penn & Teller, David Blaine, Lance Burton
o Criss Angel. Ha sido además durante años el responsable
del Reto del Millón de Dólares de la JREF (Fundación Educativa James Randi).
EL ESCÉPTICO: Hola, Sr. Banachek. Gracias por
atendernos durante su gira por España. Comencemos por
su situación actual. ¿Qué tal está yendo la gira? Usted ya
estuvo en España anteriormente, ¿ha descubierto algo nuevo que no conociera?
BANACHEK: En esta gira hacemos 27 actuaciones
aquí en España, a veces dos el mismo día: por ejemplo, un
espectáculo de magia y luego en otro punto de la misma
ciudad una conferencia.
Es interesante ir de ciudad en ciudad, he visto buena
parte de España, lugares muy bonitos, edificios antiguos
preciosos. Se me ocurre que hace muchísimos años tenía
que ser espectacular ir de una ciudad a otra por aquí, con
esos castillos enormes, ¡y esas catedrales! Hay que verlas
aunque seas ateo.
Nací en Inglaterra, me fui de allí con nueve años, estuve
siete en Sudáfrica, luego en Australia. Llevo en los Estados
Unidos desde los 16. Ahora tengo 54. En EE. UU. tenemos
edificios altos, pero no tan extensos como los de aquí.
El contacto con el público español es muy interesante.
He tenido traductores no muy buenos que, en cuanto empezaba la actuación, se daban cuenta de que yo uso mucho
la psicología y veían que era más difícil de lo que habían
esperado. Pero en Barcelona tuve un traductor simultáneo
anuario 2016

(foto: www.banachek.com)

fantástico, buenísimo. Cuando lo hacen bien, esa es la mejor forma, el público se divierte y yo disfruto. Hay gente
que me ha dicho que era la primera vez que veía la actuación de un mentalista y quería repetir. Otros sí habían visto
algún espectáculo de mentalismo pero me decían que nada
parecido. Y no lo digo porque esté hablando con vosotros,
lo diría delante de cualquiera: he estado en otros países y no
es igual; todas las personas que he conocido aquí en España
se han volcado con nosotros, nos han ayudado en todo lo
posible: los organizadores de las conferencias, los de los
espectáculos, todos. Ha sido fantástico.
En Bilbao y en Madrid ya había estado pero no conocía
ninguna de las otras ciudades. Todo ha sido nuevo para mí.
A veces soy como un niño. Tengo una hora o dos antes del
espectáculo, dejo a mi mujer en el hotel y me voy a dar
una vuelta por la ciudad; veo todo lo que puedo, vuelvo
y le digo: “tienes que ver esto”. Aunque esté cansada, me
la llevo a verlo porque seguramente no vuelva más allí. Y
eso lo hago en casi todos los países a los que voy. Europa
tiene mucha historia, una historia muy rica. A mí la historia me fascina. En Sudamérica me fascinan los mayas. Y
en Europa, los romanos. Porque te fijas en lo que hicieron,
los acueductos que atraviesan el paisaje, los edificios que
construyeron y ¡caramba! No tenían las herramientas que
tenemos ahora y aun así construyeron tantas cosas que siguen en pie. Me resulta increíble.
Este edificio [el del teatro] no va a durar tanto como las
catedrales románicas ni nada de eso. Pero probablemente
anuario 2016

no lo pretendían. Lo derribarán dentro de un par de años
y harán otro. Así son las cosas hoy en día. Ya no se hacen
las cosas para que duren; se hacen para que estén, digamos,
cincuenta años y luego se cambian.
EE: Sobre su carrera en el mundo escéptico, sabemos
que colaboró con Randi desmontando a Popoff, sabemos
que es usted el director del Desafío del Millón de Dólares
de la JREF, pero en España no se conoce tanto el Proyecto
Alfa, ¿podría describirlo en sus propias palabras?
BA: En los años 70 y 80 Uri Geller era muy famoso. Se
dio a conocer sobre todo por algo nuevo: doblar y mover
cosas con el poder de la mente. Lo de mover cosas no era
tan nuevo, ya se había hecho antes, pero doblar metales sí
que era algo muy novedoso, vanguardista, y tuvo mucho
éxito en todo el mundo.
Resulta que a mí me abandonaron en Sudáfrica de niño,
cuando tenía nueve años, con mis dos hermanos, uno de
un año y el otro de tres. Yo los crié hasta que cumplí los
quince. Estando aún en Sudáfrica, Uri Geller vino por allí
y le oí por la radio, todavía no teníamos televisión. Dijo:
“coged cucharas o algo de metal y yo las doblaré a través
de la radio“. Mi madre había dejado un costurero cuando se
marchó, así que cogí una aguja, me concentré y pensé que
se doblaría. Y creí que se había doblado, una pizquita, algo
microscópico, pero que se había doblado. Todos los adultos
que yo conocía creían en Uri Geller y, si ellos decían que
eso era verdad, tenía que serlo.
Me marché de allí para buscar a mi padre biológico,
71 el escéptico

que se había ido de casa cuando yo tenía un año. Supe que
estaba en Australia y me fui allí. Luego nos mudamos a
Estados Unidos. Y allí leí el libro de Randi La verdad sobre
Uri Geller. Randi decía que Geller era un mago, que lo que
hacía eran trucos de magia. Me molestó que eso no me lo
hubiera contado nunca nadie.
Leyendo el libro descubrí formas de doblar clavos y
empecé a hacer mis pinitos, pero fui más allá: empecé a
doblar llaves, inventé mi propia técnica para doblar clavos… Había oído —no lo había visto, pero lo había oído
decir— que cuando Geller doblaba algo, lo veías doblarse.
Pues bien, todo lo que yo doblaba, todo, se veía cómo se
doblaba. Hasta muchos años después no vi a Geller; pero
en aquel momento lo que hacía era ponerle a alguien una
cuchara en la mano y cuando la persona abría la mano, la
cuchara estaba doblada. Así que mis doblamientos, y lo
digo humildemente, eran mejores que los de Geller. Llegué
a ser muy bueno en eso.
Ten en cuenta que, al haber sido un niño abandonado,
tenía problemas de adaptación. No era muy sociable. Cuando iba al instituto tenía tres trabajos porque mi familia era
muy disfuncional y yo me había ido a vivir de alquiler por
mi cuenta. Era el raro. Así que empecé a doblar y a mover
cosas, y todos los chicos robaban cubiertos de la cafetería
y me los traían para que los doblara. Me expulsaron unos
días por lo de los cubiertos, ¡no los robaba pero fui yo quien
tuvo problemas! Incluso ideé una forma de hacer que sonara antes la campaña del colegio y también me metí en líos
por eso.
En fin, llegué a ser tan bueno en esas cosas que le escribí
una carta a Randi. Le decía: “si alguna vez necesitas un
chaval para engañar a los científicos, creo que yo serviría”.
No esperaba respuesta pero recibí una carta de Randi en la
que me decía que, si alguna vez iba a New Jersey, fuera a
visitarle. Surgió la oportunidad y fui a verle. No me pidió
que le hiciera ninguna demostración, lo cual me decepcionó. Semanas después supe que el motivo fue que no quería
un aprendiz; quería conocerme, pero no enseñarme nada.
Prefería que yo me inventara mis propios trucos. Así, llegado el caso, podría decirles a los científicos: “yo a este chico
no le he enseñado nada, lo ha aprendido todo por su cuenta,
¿se imaginan lo que podría haber hecho si le hubiera enseñado yo? “
La oportunidad llegó en 1978 o 79, no recuerdo ahora
exactamente. McDonnell Douglas, la empresa aeronáutica,
le dio medio millón de dólares a la Universidad de Washington para estudiar lo que llamaban PKMB, [las siglas en
inglés de] Doblamiento Psico-Kinético de Metal. Buscaban chicos que doblaran metales. Yo tenía 18 años, pero era

bastante crío. Les escribí y me pidieron que fuera para ver
qué sabía hacer. Randi me llamó un par de días después.
Me dijo: “hay un tipo en San Luis que da medio millón de
dólares para estudiar la psicokinesis“. Le dije que ya me
habían aceptado. Él me habló de otro chico al que habían
aceptado, que ya estaba allí y que les había dejado impresionados doblando una llave. Se llamaba Mike Edwards.
Mike había llamado a Randi para preguntarle qué tenía que
hacer. Randi le dijo: “tú sigue, nosotros iremos documentando todo el Proyecto Alfa“. Le pregunté a Randi si podía
confiar en Mike y me dijo: “no sé, no le conozco mucho; tú
ve e improvisa“.
Me fui a San Luis. Mike y yo llegamos en avión el mismo día, coincidimos en su terminal y salimos juntos. Sabíamos que nos íbamos a divertir. Fue entonces cuando conocí
a Peter Phillips. Peter Phillips llevaba un anillo que, según
me dijo, le había dado un médico en África y lo llevaba
como protección. Empecé a pensar que la cosa sería fácil…
o quizá no, alguien puede simplemente tener interés en la
parapsicología y llevar un amuleto sin creer en él.
Yo aún no tenía carnet de conducir. Mike sí, pero era
demasiado joven para alquilar un coche. Así que Peter Phillips alquiló uno y nos dejó a nosotros el suyo, y le seguimos hacia su casa. Mike conducía y yo iba en el asiento
de al lado. Se me ocurrió mirar al asiento de atrás y vi un
maletín, qué interesante. Lo cogí y, con cuidado de que Peter no pudiera verme por el retrovisor, abrí las cerraduras.
Dentro había cubiertos: cucharas, tenedores, cuchillos. Me
puse a doblarlos con las manos. Luego lo cerré y lo dejé de
nuevo en el asiento de atrás. Al cabo de un rato abrí la guantera. Allí había llaves. Las doblé y las dejé donde estaban.
Mike me miraba con una cara… Fui a coger las llaves del
contacto y entonces me pegó en la mano y me dijo: “oye,
tío, ya está bien”.
Todas esas cosas las descubriría Peter más adelante, y si
no conseguíamos doblar nada en el laboratorio, por lo menos aquello le mantendría el interés, le dejaría la esperanza
de poder grabarlo algún día. Nuestros primeros doblamientos en el laboratorio fueron microscópicos, porque no sabíamos si tenían falsos espejos para mirarnos, no sabíamos
qué veían, qué sabían. Luego, a medida que pasaba el tiempo, empezamos a doblar cosas más grandes, de forma más
visible.
Cuando surgió aquello, había dos teorías. La primera
era que si no había pruebas de percepción extrasensorial
en experimentos hechos con los controles adecuados era
porque no había dinero para financiarlos, algo de lo que
esos científicos llevaban años lamentándose. Bueno, no hay
duda de que el problema no era el dinero sino el sesgo:

Randi decía que Geller era un mago, que lo que hacía
eran trucos de magia. Me molestó que eso no me lo
hubiera contado nunca nadie.

el escéptico 72

anuario 2016

(foto: www.banachek.com)

ellos seguirían creyendo y seguirían tratando de probar su
sistema de creencias en lugar de investigar científicamente
si aquello era cierto. La segunda era que, como todos tenían
doctorados, se creían muy inteligentes y no veían necesario
recurrir a personas que, sin tener un título, fueran expertas
en ese campo. Y así fue.
Nosotros teníamos nuestras normas. Si alguna vez nos
hubiesen preguntado si éramos magos, teníamos que haber
dicho que sí y que estábamos trabajando con Randi. Cada
vez que hacíamos un experimento, se lo contábamos a Randi por carta o por teléfono y le explicábamos qué habíamos
hecho y cómo. Entonces Randi les escribía: “si están ustedes haciendo experimentos, ¿han comprobado tal cosa?,
quizá les interese hacer tal otra”. Pero nunca le contestaron
ni le preguntaron cómo sabía lo que estaban haciendo, eso
no se lo plantearon ni una sola vez. Nosotros nunca tuvimos
que descubrirnos y confesar que era un engaño. En todo
ese tiempo nadie nos preguntó si éramos magos, jamás. Un
portavoz de la McDonnell Douglas llegó a decir que sí nos
lo habían preguntado, pero no era cierto.
Poco antes de que todo aquello terminara, cuando ya
sabíamos que íbamos a hacer un programa de televisión,
hubo un congreso en el que estaban aquellos parapsicólogos y también estaba Randi, quien hizo correr dos rumores. Uno era la verdad: que Mike Edwards y yo estábamos
trabajando con él para engañar a aquellos científicos. El
otro era que nosotros tres y algunos científicos estábamos
trabajando para engañar a todos los demás parapsicóloanuario 2016

gos. Cuando volvimos, nos contaron que habían oído esos
dos chismes y les parecían ridículos, se rieron. Hablaban
de ello como rumores, no como hechos. No nos preguntaron si eran ciertos, si trabajábamos con Randi, si éramos
magos. No nos investigaron. Si me hubieran investigado
a mí, habrían averiguado que en su día afirmé tener poderes paranormales; cuando visité a Randi, me aconsejó que
siguiera fingiendo que los tenía. En cuanto a Mike, había
salido varias veces en el periódico de su ciudad. Si hubieran
indagado, habrían descubierto que era un mago y que había
hecho actuaciones de escapismo con una camisa de fuerza.
Pero no lo hicieron.
Cuando lo hicimos público y explicamos el engaño, no
quisieron hacer declaraciones a ningún medio hasta hablar
con nosotros. Uno de los del Mac Lab me llamó, o le llamé
yo a él. Me dijo: “he oído rumores de esto y lo otro…” Le
pregunté que qué opinaba de ellos. Me respondió: “no pueden ser ciertos, vosotros sois auténticos, chicos”. “Por desgracia, es verdad”, le dije. Empezó a preguntarme: “pero
¿y esto? ¿y esto otro?”, intentando encontrar algo que hubiéramos hecho y que no tuviera más explicación que la
paranormal, intentando aferrarse a algo.
EE: Lo cuenta como algo divertido, pero era una cuestión muy seria.
BA: Sí, era algo muy serio. Por ponerlo en su contexto,
eran los años de la Guerra Fría, Rusia tenía mucha propaganda sobre gente con poderes paranormales y se estaba
invirtiendo mucho dinero en esas cosas. El gobierno de Estados Unidos se gastaba dinero en Stargate y en otras investigaciones de ese tipo. Se estaba malgastando un montón de
dinero, y la aparición de Uri Geller hizo que se gastara aún
más. Eso es lo que más le critico a Geller: que por su culpa
se tirara el dinero en esas cosas en vez de emplearlo para
investigaciones realmente científicas. Hay quien dirá que lo
que hicimos nosotros, engañar a científicos en nombre de la
ciencia, tampoco es ciencia y no está bien, que hicimos mal
en gastar dinero en eso. Pero es que, si ellos hubieran actuado como científicos, nos habrían descubierto y no hubiéramos seguido adelante. Nosotros no hicimos nada malo. Hicimos algo necesario. Había más gente metiéndose en esas
historias, validándolas con otros grupos. Además de Geller
estaba Hasted en Inglaterra, Gerardo en Francia… Había
varios convenciendo a la gente de que tenían auténticos poderes. Si no hubiéramos llegado nosotros a formar parte de
aquello para desenmascararlos, habrían llegado otros que
no hubieran denunciado que aquello era un fraude.
EE: Algunos de esos experimentos parece imposible
creérselos; son fáciles de ejecutar por un profesional.
BA: Es gracioso, porque yo lo hacía todo; te sorprenderías. Los mejores trucos son los más sencillos. Por ejemplo,
tenían una campana de cristal con un pivote. Puse un rotor
en el pivote y lo tapé con un cristal antiestático. Me preguntaron si podía moverlo. Yo siempre decía que sí, fuera lo
que fuese. A los pocos segundos estaba girando a la izquierda. Para asegurarse de que no era una corriente de aire, me
pidieron que lo hiciera girar hacia la derecha, y así lo hice.
Mike y yo teníamos una clave. Si necesitábamos hablar,
uno decía: “oye, tengo sed, ¿vamos a por algo de beber?”
En aquel momento Mike me lo dijo. Salimos y, claro, me
preguntó “¿cómo lo haces?, es increíble”. Y le respondí:
“no te lo vas a creer pero después de tantos años de hacer
esto, he descubierto que sí tengo poderes”. “Venga, hom73 el escéptico

bre, cuéntamelo”, insistió él. Se lo conté, volvimos a entrar
y él también lo hizo. Eso lo repetimos muchas veces en
muchos experimentos distintos.
En uno te dejaban solo en una habitación, te daban un
sobre cerrado con grapas y con un dibujo dentro. Luego te
enseñaban veinte diapositivas. Entonces tenías que salir y
decir: la trece, o el número que pensaras que era. Abrían
el sobre, sacaban el dibujo y habíamos acertado. Bueno,
fallábamos a veces a propósito, solo queríamos acertar más
que lo que correspondería por azar pero no queríamos que
sospecharan. Mike me preguntó cómo lo hacía y le expliqué que, cuando me dejaban solo, quitaba las grapas con
cuidado, sacaba el dibujo, lo miraba, lo volvía a meter y
volvía a poner todas las grapas. Así sabía qué dibujo era y
podía decírselo. “¡Ah, genial!”, y entonces Mike ya estaba
en el ajo. Pero se me olvidó decirle que yo dejaba las grapas
en el cenicero. Él las puso en la silla y sin querer le dio un
golpe y se cayó. Como no las encontró todas, lo que hizo
fue poner las que pudo y –ahí estuvo rápido– volvió, dijo:
“la número siete”, y empezó a abrir el sobre. Le gritaron:
“¡no, tú no puedes abrirlo!” Así que les dio a ellos el sobre medio abierto. Desde luego, dijo el número mal porque
iban a sospechar de que hubiera empezado a abrir el sobre.
Otra vez dejé abierta la ventana. Por las noches cerraban la puerta con llave. Salimos a las tres de la mañana y
volvimos a eso de las cuatro. Yo trepé, entré por la ventana
—entonces estaba muy delgado— le abrí a Mike y volví.
Vi que había una pisada en la mesa. Tardamos una hora en
encontrar algo para limpiarla.
El caso es que doblamos todo lo que allí había. ¡Todo!
Había incluso algunas cosas de Tom Richards, entre ellas
una maleta a cuyo interior le pude echar un vistazo. Él decía que había espíritus que daban toques en la mesa, y yo
siempre me fijaba en que su pie derecho se movía también
de modo que tenía que tener allí algún tipo de dispositivo,
cuando todos creían que realmente un espíritu daba golpes.
Quería hacer muchas cosas conmigo, pero traté de evitarlo.
Incluso les dije a los científicos: “mirad la imagen, puede
verse cómo mueve los dedos”. También hacía fotografías
en stop-motion, y tenía acuarios con un candado y posos de
café dentro. Los objetos de dentro se movían pero la grabación era siempre en stop-motion... El día que nos colamos
tenía allí uno de sus acuarios. Abrimos la cerradura, apagamos la cámara, escribimos cosas en los posos de café, lo
doblamos todo y cerramos de nuevo el candado. Cerramos
la ventana y volvimos al sitio donde estábamos alojados.
Un rato más tarde, sobre las 8 de la mañana, me llamó
Peter Phillips y me dijo: “¿Qué tal has dormido?”, le dije:
“No demasiado bien”, claro que no, porque estuvimos

hasta tarde en el laboratorio pero añadí: “Anoche tuve un
sueño rarísimo. Soñé que llegaba al laboratorio y estaba
todo doblado”. Él dijo: “Vale, ya hablamos después, intenta
descansar un rato”. Me llama media hora más tarde y me
dice “¡Steve! ¡Ha sucedido! ¡Ha sucedido!”, y continuó:
“¡Tu sueño se hizo realidad! ¡Todo en el laboratorio estaba
doblado!”.
Hicimos bastantes locuras, como esa otra vez en la
que participó un psicólogo freudiano llamado Berthold
Schwarz, que no formaba parte en realidad del Laboratorio
McDonnell pero se lo creía todo. Me dejó una cámara y me
dijo: “Hay una dama que afirma poder tomar fotos con su
cámara y hacer que luego aparezcan ovnis en el cielo, ¿puedes tú hacer eso?”. Yo siempre decía que sí, así que tomé
la cámara, hice varias fotos... al revelar el carrete se vieron
imágenes del torso de una mujer, un pezón y un muslo, un
bebé naciendo, un retrato de Jesucristo... todo tipo de cosas
raras. Ten en cuenta que el tipo era un psicólogo freudiano.
Lo que hice fue escupir en el objetivo de la cámara y a
medida que iba tomando fotos se iba secando la saliva, de
manera que cada foto tenía formas diferentes, como cuando
miras a las nubes en el cielo y ves todo tipo de cosas. Lo curioso es que al ver luego las fotos con él, realmente parecía
lo que él imaginaba, no era solo su imaginación.
EE: En el Proyecto Alfa, después de haber contado la
verdad sobre el experimento hubo ciertas discusiones éticas
acerca de la metodología empleada.
BA: Es lo que decíamos antes. Algunas personas no consideraban ético engañar a los científicos en nombre de la
ciencia. Lo curioso es que un parapsicólogo llamado Trevor
Finch dijo incluso: “Si creen que pueden engañar a los parapsicólogos, intenten colar a un mago en el experimento.
No se saldrán con la suya”. De forma que nosotros cumplimos lo que él dijo, y en cualquier caso, si por su parte ellos
hubieran aplicado correctamente el método científico, nos
habrían pillado enseguida. No lo hicieron y no fuimos una
excusa para que ellos hicieran mala ciencia y dijeran: “Oh,
esos magos, ¡nos engañaron!”.
EE: El Proyecto Alfa también demostró que no importa
la cantidad de dinero invertida en estudiar algo.
BA: No, no importa. Si comienzas una investigación
con un sesgo claro desde el principio, lo único que quieres
es documentar lo que ya crees de antemano. No importa la
cantidad de dinero cuando tiene relación con este tipo de
fenómenos. Que hubieran llevado a Randi o a casi cualquier otro mago. Randi se ofreció en todo momento para
que hubiera alguien que supiera cómo analizar estos experimentos, porque los ilusionistas nos especializamos en
distintos tipos de magia, de modo que necesitas a alguien

Eran los años de la Guerra Fría, Rusia tenía mucha
propaganda sobre gente con poderes paranormales y
se estaba invirtiendo mucho dinero en esas cosas.

el escéptico 74

anuario 2016

(foto: www.banachek.com)

que pueda interpretar cierto tipo de magia. Claro, en aquel
momento había magos que también creían en Uri Geller,
pero porque no tenían la misma especialidad.
EE: Es curioso su interés en desmontar todo tipo de
fraudes. ¿Qué le motiva a implicarse de esta manera?
BA: Creo que el origen fue el darme cuenta, tras leer un
libro de Randi, que las cosas no siempre son lo que parecen,
y esto me intrigaba. Como mentalista, uso mis cinco sentidos y creo la ilusión de un sexto. No es que tenga un sexto
sentido, pero creo esa ilusión. Hay algunos mentalistas que
pretenden que creas que son psíquicos y se llaman a sí mismos psíquicos. No les gusta el término mentalista porque
implica estar usando trucos. Cuando empecé en esto, no
sabía que había un área especializada de la magia dedicada
a este tipo de trucos llamada mentalismo.
EE: Mucha gente no cree que lo que hace un mago sea
realmente magia, saben que hay trucos, pero sigue habiendo mucha gente que sí cree que los mentalistas tienen habilidades especiales.
BA: Por eso yo hago una advertencia al principio de
cada espectáculo. Siempre le digo a la gente que yo uso mis
cinco sentidos para crear la ilusión de un sexto, les digo que
no tengo poderes psíquicos. Hay algunos magos que dicen:
“No deberías hacer la advertencia, es como si estuvieras
representando Macbeth y pararas en mitad de la obra para
avisar: de acuerdo, no soy Macbeth y quiero que lo sepan
antes de seguir la función”. Claro que no, y el ejemplo es
estúpido por el contexto, la gente ha ido a ver una obra.
anuario 2016

Pero si yo estoy en ese mismo escenario, el que esté haciendo algo no lo hace menos real. Es como si un neurocientífico se sube al escenario y habla sobre el cerebro humano
de cosas veraces y tras un rato la gente dice: “Oh, este tipo
verdaderamente sabe lo que dice”. Si un cirujano empieza
a hablar del corazón y todo el mundo entiende lo que dice,
entonces no es una obra de ficción. Cuando yo subo al escenario sé que hay gente que no va a creerlo pase lo que pase
y diga lo que diga. Pero hay una porción de gente que nunca ha visto este tipo de espectáculos, no saben qué creer. Si
yo subo al escenario y digo que todo es real, lo hago desde
una posición de autoridad. Lo que diga será verdad para esa
gente. Por eso considero importante hacer esa advertencia
al principio, y no todos los mentalistas lo hacen.
EE: Entonces considera poco ético dejar que la gente
crea que tiene poderes. ¿Cree que debería ser obligatorio?
BA: Yo no soy quién para decirle a la gente lo que debe
decir o hacer. Solo puedo decirte lo que yo hago y digo.
Que personalmente lo considere más ético no significa
que deba ser obligatorio, porque se convertiría en algo así
como una dictadura. Creo que debemos responsabilizarnos
de nuestras acciones, y si subes a un escenario y tratas de
convencer a la gente de que tienes poderes reales, adquieres
esa responsabilidad, y si un periodista escribe un reportaje
y revela tus trucos, lo tienes merecido. Si al subir al escenario hubieras dicho: “Miren, esto no es real, es una ilusión”,
entonces nadie tendría motivos para desmontar tus trucos
porque todos sabrían que se trata de puro entretenimiento,
75 el escéptico

igual que con otro tipo de magos.
Igual que si proclamas: “puedo curar a la gente, o hago
esto, o lo otro”. Además, si haces eso y revelan tus trucos,
puede que estén revelando también alguno de los míos, por
lo que me estarías perjudicando como artista y dejaría de
asombrar a la gente. Pongo otro ejemplo: en los Estados
Unidos tienes el derecho de quemar la bandera, tienes ese
derecho pero la responsabilidad de no hacerlo. Mucha gente ha muerto por esa bandera, muchos han hecho cosas geniales por ella, deberías sentirte orgulloso de ese símbolo y
por ello no deberías quemarlo. Puedes hacerlo, pero tienes
la responsabilidad de no hacerlo porque enfadarías a mucha
gente. Esto es igual, tienes que asumir que aparezca un reportaje que desmonte tus mentiras, y en realidad tú mismo
te habías expuesto a ello desde el principio haciendo ese
tipo de afirmaciones.
EE: En estos últimos años hemos visto bastantes investigaciones con colaboraciones entre magos y neurocientíficos. Por ejemplo, las investigaciones de Susana MartínezConde con magos como Apollo Robbins o el propio James
Randi. ¿Qué opina de este tipo de colaboración?
BA: Pienso que es genial, pero hay que andar con mucho cuidado. Hay una línea que no debe cruzarse, siempre
hay cosas que los magos hacen y no son reales, son solo
trucos. El efecto de un movimiento de mano implica esto,
lo otro, cómo provocar una distracción... hay cosas muy
interesantes y eso es bueno.
EE: Ustedes los magos son expertos en percepción y en
desviar la atención.
BA: Sí, pero puede darse el caso de que algún mago,
para que suene mejor, pueda mentir en algo al neurocientífico, y que luego este lo ponga en su estudio. He visto
algunos ejemplos y he pensado: “Esto no es del todo cierto”. Quizá alguno lo haga por conseguir algo de publicidad, vete a saber. Hay que tener mucho cuidado con estas
cosas y no cruzar esa línea; siempre tienes que trabajar con
hechos contrastados. No porque un mago te diga algo tienes que pensar que es verdad. La mayoría serán honestos,
pero muy de vez en cuando alguien se tomará una pequeña licencia poética. Cuando hablamos de ciencia no puede
haber licencias poéticas, deben ser hechos. Es distinto a si
estamos hablando con un reportero, como hizo Houdini:
“Eh, mira, salté del puente, atravesé el hielo, y tuve que
ir bajo la capa respirando en pequeños espacios con aire
hasta encontrar la siguiente abertura”. Nunca pasó esto; en
realidad, cuando Houdini saltó no había hielo alguno en el
río, pero en aquella época no había internet y no se podían

comprobar las cosas como haríamos hoy en día. Los científicos deberían ser muy cuidadosos sobre lo que obtienen
de los magos y hacer correctamente sus investigaciones. Si
un mago te dice algo, lo miras con detalle, te aseguras de
que es verídico y solo después lo pones en tu publicación.
EE: Si un mago accede a participar en un experimento
científico, será honesto...
BA: ¿Será honesto, o debería serlo? Son cosas diferentes.
EE: Debería, por supuesto.
BA: Desearía que lo fuera, pero no significa que vaya a
ser así. No todo el mundo es honesto, y algunos dicen y hacen cosas solo porque queda bien. Su trabajo es hacer que
las cosas parezcan más grandes y mejores de lo que son.
Es lo que hacemos los magos, es nuestro trabajo, y a veces
podemos olvidarnos cuando hablamos con otra gente de lo
que es verdad y lo que no.
EE: Si se aplica el método científico correctamente, se
entiende que siempre habrá una doble validación, un rigor.
BA: Ayudará, sí. Cuando doy alguna charla, todo el contenido suele girar en torno a esos pequeños detalles y sutilezas que hacen que la gente piense que algo está pasando
cuando realmente no es así. Del mismo modo, cada palabra
que yo use puede tener un significado para una persona y
otro muy distinto para otra. Se trata siempre de desviar la
atención, y es lo que busco todo el tiempo en cada cosa que
hago.
EE: ¿Está ahora mismo involucrado en alguna investigación de este tipo? ¿Estaría interesado en ello?
BA: No, ahora mismo no. Podría quizá interesarme. Me
encanta la neurociencia, me encanta la ciencia en general,
me encanta la psicología... Leo más libros de psicología
que de cualquier otra cosa. Leo de todo, soy muy ecléctico.
Leo desde novelas de misterio a ciencia ficción, lo que sea.
Pero la mayoría de lo que leo son libros y revistas que tienen algo que ver con la psicología.
EE: ¿Qué beneficios cree que podría aportar esa colaboración para usted o sus espectáculos?
BA: Siempre que te involucras en cosas así recibes algo
a cambio, porque aprendes. Me encanta aprender, y el conocimiento es poder. Creo firmemente en eso. Me irrita mucho cuando voy a algún lugar, ya sea un restaurante o una
cafetería y haces alguna pregunta sencilla sobre su trabajo,
algo que quieras saber por curiosidad, el tipo de café que
sirven... y no saben responderte. Si yo trabajase allí me gustaría ser el mejor en eso, conocerlo todo. Cuando actúo en
un hotel me preocupo por las puertas traseras y ese tipo de
cosas. ¿Cómo puedes trabajar en un sitio y no tener interés

Cuando doy alguna charla, todo el contenido suele
girar en torno a esos pequeños detalles y sutilezas
que hacen que la gente piense que algo está pasando
cuando realmente no es así.

el escéptico 76

anuario 2016

Banachek con algunos de nuestros socios.

ni en lo que tienes detrás del mostrador? No entiendo esa
forma de ser, yo siempre trato de sacar algún beneficio de
esas situaciones.
EE: Quizá como mago, su conocimiento sobre algunas
cosas no sea tan sistemático como lo sería si colaborase con
algún experimento.
BA: Es interesante lo que planteas, considerando por
ejemplo que yo enseño a otros magos cómo doblar metal.
Buena parte de eso es instintivo para mí, pero cuando tengo
que incluir esas técnicas en un DVD para la gente, siempre
tengo que plantearme por qué lo hago como lo hago, por
qué lo sujeto de esta manera o de la otra, qué beneficio
obtengo de cada cosa. Casi todas las cosas tienen un sentido
que nunca pensé, porque lo hice por instinto. Incluso me
pregunto: ¿Puede que esté justificando la forma en la que lo
hago? ¿O realmente es la idónea? Con algunos detalles me
he dado cuenta de que realmente no los necesito, pero ya se
han convertido en hábitos.
Os voy a poner un ejemplo. Hago duplicación de
imágenes, en ocasiones con un gato. Yo sé de antemano
que la persona ha elegido un gato (no voy a decirles cómo
lo sé, pero lo sé), aunque nadie sabe que yo tengo esa
información. Me coloco espalda contra espalda y le digo:
“Adelante, comience a dibujar”. Solo esa persona sabe que
va a dibujar un gato. Al poco tiempo le digo: “¡Quieto!
¿Ha dibujado un círculo o parte de un círculo?” El público
entonces piensa: “Podría haber elegido cualquier cosa, y
haberlo dibujado de cualquier manera, pero él sabe que
anuario 2016

empezaría con un círculo”. Le pido que continúe, y mi
siguiente pregunta no es si ha dibujado dos triángulos, sino:
“¿Dos triángulos significan algo para usted?”. Enseguida
la persona piensa en las orejas y responde que sí, aunque
quizá no lo haya dibujado todavía, pero la percepción para
el público es que ha dibujado un círculo y después dos
orejas. Entonces digo: “De acuerdo, siga dibujando y avise
cuando haya terminado”. Esto mete cierta prisa a la persona
que está dibujando, que corre para terminar rápido. Antes
de terminar le digo: “¿Olvidaste ponerle una boca?” Y casi
siempre lo han olvidado, porque siempre suelen empezar
por la cabeza, cuento hasta cinco para confirmarlo diciendo
“círculo”, continúan, cuento hasta cinco de nuevo y digo
“dos triángulos significan...” y con eso les llevo del interior
al exterior de la cabeza y normalmente continúan con el
cuerpo e incluso la cola, pero olvidan completar la boca.
Al reírse con mi recordatorio final, el público se asombra
de nuevo y piensa: “Supo que había una boca y supo
que se había olvidado”. Es el tipo de psicología que uso
constantemente en mis espectáculos. Desviar la atención de
la gente a otros lugares u otras cosas.
EE: Muchas gracias por todo, ha sido muy amable.
BA: ¡Gracias a vosotros!
Web: http://www.banachek.com/
Facebook: https://www.facebook.com/Banachek?fref=ts
Twitter: https://twitter.com/Banachek
77 el escéptico

Página inicial: 
70
Compartir: