Más de lo mismo

Sección: 
SILLÓN ESCÉPTICO
Pagina final: 
85
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Más de lo mismo
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Más de lo mismo El misterio sobre los orígenes del ser humano ha sido, sin duda, uno de los grandes motores de la investigación. Pero no sólo eso, también el saber cómo se formó el universo, nuestro mundo e, incluso, nuestra propia cultura es algo que nos une, en general, a la humanidad, sea como pueblos o como meros individuos, ya que, desde nuestra más tierna infancia, solemos machacar a preguntas a nuestros progenitores, tratando de que nos aclaren algo sobre lo que hacemos aquí y por qué hemos venido, intentando hallar un cierel futuro. Así, un origen en una causa creadora divina nos permite pensar en un presente y en un futuro en el que dicha influencia continuará siendo básica, mientras que un origen natural nos permitirá creer que el futuro -próximo o lejano- estará regido por sus leyes. Sin embargo, en el presente, tras la caída de un cierto sentimiento religioso cristiano clásico en muchas personas, vemos cómo hay una búsqueda de una cierta transcendencia mistérica en el pasado, con saberes sólo para iniciados, con la construccomo los humanos -pero con un toque de superioridad o divinidad-, que precedieron a las conocidas en miles de años en su dominio de la Tierra, surge de la necesidad de llenar ese vacío y que sean los misteriosos seres representantes de dichas culturas los que hayan legado a los hombres un mensaje salvador, que nos redimirá de nuestros pecados y problemas. Creer que el ser humano evolucionó solo, como el resto de bichos, y que el surgimiento de las diferentes formaciones sociales fue un proceso lento, aunque ra- Archivo ARP La esfinge de Gizeh, con la gran pirámide al fondo. to sentido a nuestra estancia en este mundo. Esa curiosidad, y la dificultad de dar respuesta a las preguntas planteadas, tengo la impresión de que ha sido, en gran parte, uno de los motores del sentimiento religioso, así como del interés por la historia y la arqueología, ya que muchos suponen que conocer el pasado nos puede aportar datos para prever ción de nuevos mitos acerca de los orígenes, que nos permitan entender mejor el presente, uniendo una cierta mentalidad religiosa -mal entendida- con una mentalidad científica -aún peor conocida-. Creo que la moda, desde hace veinte años, de mitos sobre astronautas en la antigüedad o sobre misteriosas culturas formadas por seres que podían ser cional, parece ser un esfuerzo excesivo para mucha gente que no se conforma con una realidad tan poco estimulante y que, ante la parquedad de evidencias, no duda en inventarlas o tergiversarlas -con o sin intención-. Pero este proceso de creación de seres mitad dioses y mitad hombres no es un proceso nuevo, sino que siempre ha existido. En muchas mitologías y reel escéptico (Junio 1998) 83 o Diodoro. ligiones, como la cristiana, la que sólo para algunos poco inpresencia de un mediador siemformados. pre ha sido un elemento imporExtravagantes sinrazones Entre estos algunos , está tante. ¿Quién no recuerda las Colin Wilson, autor de El menhistorias de esos héroes griegos, No fue, sin embargo, hasta el sisaje oculto de la esfinge, que cree glo pasado, cuando las primeras semidioses, arrancando -de graque en la esfinge egipcia, que se do o con astucias- sus misterios expediciones arqueológicas en alza, monumental, junto a las civilizadores a los moradores del pirámides en Gizeh, están las Oriente Próximo y en el norte de Olimpo para acercárnoslos a los África sacaron a la luz una serie evidencias que nos hablan acerterrestres? de ciudades perdidas y culturas ca de una supuesta civilización Héroes civilizadores que, en de las que tan sólo se tenía alpre-egipcia. Dicha cultura, que un momento pasado, mítico, engún recuerdo, cuando la parael autor llama atlántida, pese a señaron a unos primitivos seres arqueología empezó a fantasear, que dicho nombre, según él, no humanos la capacidad de cultiespecialmente en lo que se refietiene porque ser el correcto, esvar la tierra, domesticar animare a la egiptología, todo ello unitaba dotada de unas capacidado al nacimiento de ciertos grules, la cerámica, la metalurgia. des mucho más allá de las del pos secretos, dentro del romanNo sólo eso, en ocasiones, esos hombre actual, lo que le permihéroes procedían tía, entre otras code un mundo presas, gracias a podevio, también mítires que ahora llamaco, de una antigua ríamos paedad de oro en la ranormales -pese a que el hombre haque a Wilson tampobía tenido unas co le encanta esta cualidades muy palabra-, desplazar superiores a las fácilmente, sin ayuactuales. Historias da de máquinas ni preciosas que se instrumental, los pueden rastrear en bloques de piedra de la mayoría de culmás de 200 tonelaturas, y que solían das necesarios para atribuir a dichos la construcción de la grandes hombres, gran esfinge. Ellos surgidos de doratambién fueron la das épocas prefuente de los conocivias, la construcmientos sobre astroción de grandes nomía, geometría, monumentos en el arquitectura, etcétepasado, dado que ra, de todos los puelos hombres norblos de la antigüemales -y menos los dad, desde los egipantepasados cercios hasta los mayas canos- no podían o los olmecas -cultuser capaces de haras separadas no cer determinadas sólo por la geografía, obras que el tiemsino por un par o po había respetamás de miles de do, como los años si contamos megalitos -Stonedesde sus inicios-. henge es un buen Este mundo anteejemplo- o las pirior al egipcio, según rámides. Wilson, vivía en un El estudio de estado de conciencia estas últimas, tan colectiva, que anidaantiguas y notaba en el hemisferio bles desde siemderecho del cerebro. pre, provoca una Wilson, Colin [1997]: El mensaje oculto de la esfinge [From Atlantis Luego, dicha mente to the Sphinx]. Trad. de Jordi Beltrán. Revisión y adaptación de normal admiración cayó a un tipo de Javier Sierra. Ediciones Martínez Roca (Col. Enigmas). Baren todos los que conciencia especial, celona. 344 páginas. han tratado de en el cerebro izquieradentrarse en sus do, que si bien no es misterios, habiendo exdel todo negativa, ya que ha imticismo. plicaciones sobre su origen despulsado nuestra lógica y capaPese al avance del conocide siempre. Sin embargo, ya en cidad de raciocinio -no en todos, miento acerca del pasado, que la antigüedad, la normalidad en como se observa al leer este ligracias a la mejora de las técniel tratamiento de las mismas era bro-, sí que nos ha provocado cas de investigación ha hecho más la norma que la excepción, una visión en túnel , que muchas dudas se vayan desy tal parecen demostrar los traunidireccional, que precisa de vaneciendo, sinrazones extravatados de autores como Herodoto fuertes estímulos constantegantes siguen persistiendo, aun84 (Junio 1998) el escéptico mente. El ser humano, al evolucionar (?), en algún momento del tercer milenio antes del nacimiento de Cristo, tuvo que dejar la mente colectiva de nuestros antepasados para pasar a la actual, con grandes ventajas, pero limitada e individual, así como más penosa y agotadora. Es la conciencia del cerebro izquierdo. Wilson parte de una serie de evidencias, la mayor parte de ellas misteriosas, difíciles de verificar y publicadas en oscuros libros, que él suele citar casi como malditos (así como, de vez en cuando, señala el pavor -no sin razón- de algunos de los autores de las teorías en las que se basa, como Hanckok, por ejemplo, de ser tenidos como chiflados). Las evidencias y datos que aporta suelen no serlo en realidad cuando uno conoce algo mejor que el autor el tema del que se trata -no es difícil-, y, así, errores de bulto se suceden sin fin. Hacer una cuenta de las inexactitudes que se entremezclan en El mensaje oculto de la esfinge precisaría de un esfuerzo superior al que este crítico se ve capaz de acometer. Así, el autor señala, con toda naturalidad, que una de las causas de la evolución es tener una meta, y que la necesidad de preservar el fuego por los neandertales fue la causa de la explosión del cerebro y de su desarrollo posterior en nuestra dirección. Por otra parte, usa una terminología para hablar de la cadena evolutiva humana, así como en el momento de establecer filiaciones entre el hombre actual, el de Neandertal y el hombre de Pekín, que ya estaban muy superadas en la época de redacción del libro y que revelan la inexactitud de sus fuentes, al tiempo que invalida las hipótesis surgidas de ellas. Y remata la faena cuando indica que me inclino a creer que éste fue el motivo de que el hombre de Cromañón se convirtiera en el fundador de la civilización. Su dominio de la magia le daba un sentido de optimismo, de tener una meta, de control, como ningún animal había poseído antes. Nos encontramos, de nuevo, con una visión acientífica de nuestros orígenes, atribuyendo a causas espirituales lo que es un proceso evolutivo normal, igual al de los rumiantes o al de los grillos. Para Wilson, el verdadero estímulo de la evolución fue el conocimiento. La explosión del cerebro debió ser fruto de la intervención de una tercera fuerza. Según el autor, el origen de dicha fuerza fue posiblemente la explosión de un meteoro, aunque es más probable que fuera el crecimiento del lenguaje, de la religión y de las actitudes sexuales, amén del descubrimiento, por parte de los cromañones, de la magia cinegética. Es decir, Wilson hace gala de un cierto conocimiento de una terminología científica ya en desuso para impresionar al lector, aunque tras su terminología no haya más que el vacío más absoluto, y así llega, como puede, al final de su libro sustentando la hipótesis que al principio he comentado. Pero no sólo es eso. Su desconocimiento, profundo, de la astronomía a simple vista le hace preguntarse cómo se podía conocer en la antigüedad con precisión el Norte geográfico. La creencia, de nuevo, en que los hombres de hace 20.000 años - e incluso los que viven en las llamadas culturas primitivas- son proto-hombres es la misma que en la antigüedad. Los hombres, hace 10.000 años, eran exactamente como nosotros, y para ellos determinar el Norte geográfico era tan sencillo como para nosotros si nos fijamos en el eje de rotación de las estrellas cualquier noche. El conocimiento astronómico de mayas y egipcios no tiene nada de sobrenatural, aunque sí de esfuerzo meritorio en la investigación y comprobación de datos, así como en la transmisión de conocimientos sobre los movimientos de los objetos celestes. Wilson junta materiales ya explicados racionalmente, pero no cita la explicación lógica, sólo la mistérica -un caso claro sería el de los dogones y su conocimiento de la existencia de Sirio B en torno a Sirio A-. Un lector poco experto lo que hace es suponer que el autor debe saber de qué habla, que, aunque en algún dato se equivoque, todo no puede estar mal. Pues sí, lo está, al menos todo lo que conozco, y lo que no está mal está poco claro, y se nota que Wilson lo usa aunque no lo entiende. Por ejemplo, en el caso de todas sus referencias a los conocimientos astronómicos de los pueblos de la antigüedad o la alineación de monumentos. Hace etimologías silvestres, al asociar palabras únicas en idiomas diferentes para indicar parentesco entre éstos, lo que me recordó cuando hace años, ya muchos, en una clase de griego, un compañero preguntó al profesor si el nombre del río Potomac (en EE UU) procedía de la palabra griega potamós (río). ¡Incluso se pregunta si puede ser casualidad que una lengua sencilla, como la aymara, se pueda traducir tan bien al lenguaje informático y sea hablada alrededor de Tiahuanaco! ¿Y sus opiniones sobre las tesis de Velikovsky y Hörbiger? Habla del radio polar y del año solar, y da unas cifras que, tomadas cómo se tomen, ni se aproximan a la cifra real. Hay más perlas; pero ya no me queda cuenta ni ganas de contar. La aproximación de Wilson al mundo egipcio, a las pirámides, a la esfinge, no va más allá de lo expuesto y debatido millones de veces por otros autores, sólo que en esta ocasión los responsables no llegaron del espacio, sino que fue una civilización previa. Hablar, a estas alturas, de lo maravilloso de las medidas de una pirámide o de la esfinge de Gizeh, y dar como increíbles datos normales cuando uno analiza la geometría de este tipo de figuras, ya resulta cansado. Sin embargo, puede ser útil recordar una cosa, y es que a mí, como arqueólogo -y científico-, me sería igual si las pirámides las hubieran hecho egipcios, marcianos, atlantes o agrimensores finlandeses. Lo importante es que el método que se use para conseguir dichos datos sea el científico, que las evidencias sean razonables, y que el que escriba algo al respecto supere los mismos problemas de crítica que supera cualquier investigador de la antigüedad cuando imputa un determinado tipo de cerámica a una cronología concreta. Todo lo que no se ajuste a ello puede ser divertido; pero, en cualquier caso, quizá no merezca el mismo tipo de respeto como afirmación acerca de lo que fue el mundo. ALFONSO LÓPEZ BORGOÑOZ el escéptico (Junio 1998) 85

Página inicial: 
83