Conversaciones extragalácticas y tomaduras de pelo

Sección: 
SILLÓN ESCÉPTICO
Pagina final: 
82
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Conversaciones extragalácticas y tomaduras de pelo
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

desde el sillón Conversaciones extragalácticas y tomaduras de pelo Tras dos años de ardua laconstelación de Centauro, bor en la sombra, José Ana unos 4,39 años-luz de tonio Campoy, director de la tierra;2 lo malo es que, la revista Más Allá de la por razones que Campoy Ciencia, ha publicado un no explica, la comunicalibro de difícil calificación: ción directa mente-menunas veces parece un trate no es posible, y hay que tado de risoterapia, otras, recurrir a trucos de alta un catecismo para ilumitecnología, como es un tanados de la Era de Acuablero (de madera; los merio o Nueva Era, y las más, tálicos interfieren con las una fuente inagotable de ondas del pensamiento) tópicos para crédulos con de forma circular, lleno de letras en los bordes, que atrofia irreversible del sentido común. se seleccionan mediante Campoy mira por enciun bote de yogur (una ouija, para los que entienma del hombro al proyecto SETI y similares, ya que den de esto). El frasco se él tiene una solución que mueve empujado más o hace obsoleta cualquier menos al unísono por un otra tecnología de búsquededo de cada uno de los da y contacto extraterresdos intérpretes, miembros del grupo de contactados tre, la conexión telepática. Y lo deja bien claro: ¿para Aztlán, que se ponen a la qué usar tecnología sotarea. Luego, uno de ellos, generalmente una mujer fisticada y de punta si uno puede comunicarse a la que, mensualmente, en la velocidad - aparenterevista Más Allá de la mente- instantánea del Ciencia , 3 mantiene un 1 duelo a muerte con la Fípensamiento? En el viejo y superado paradigma sica, uno de ellos, repito, científico, los móviles sova formando verbalmente lían tener, sobre todo por las palabras con las letras norma de buena conducque señala el vasito de yota, velocidad instantánea, Campoy, José Antonio [1997]: Entrevista a un extra- gur. Claro, por muy rápiterrestre: Geenom. Prologado por Fernando que era la velocidad que dos que sean con los deSánchez Dragó, Joaquín Grau, Fernando Jiménez llevaban en cada instandos, ir descifrando según del Oso y Mario Satz. J&C Proyectos Editoriales te; en el nuevo paradigma, este método el mensaje (Col. Grandes Éxitos Mundiales de la Nueva eso no siempre es así. Por extraterrestre lleva su Era). Madrid. 253 páginas. ejemplo, el pensamiento tiempo. De ahí que la gesdebe viajar tan deprisa tación de este inefable lique la velocidad instantábro durase, como se dijo nea sólo es aparentemente insla velocidad del pensamiento, al principio, más de dos años. tantánea; esto es, que la velociéste le contesta, saliéndose por Ya hacen falta tragaderas dad que lleva en cada instante la tangente, que es muy grande; para creerse todo este montaje sólo aparentemente es instantáque se ha intentado medir vadel grupo Aztlán; pero si al menea, que diría Groucho. ¿Qué es rias veces, pero sin conseguirlo. nos las respuestas que los conentonces? No se sabe. Por eso, y La telepatía permite una rápitactados ponen en boca de su ya en el curso de la Entrevista a da comunicación entre entrevisguía extraterrestre -¿tendrá boun extraterrestre: Geenom, el litador y entrevistado, aunque ca Geenom?- fuesen mediana bro que comentamos, al preguneste último diga encontrarse en mente sensatas, más o menos de tarle al sabio extraterrestre por un planeta de la estrella Alfa B, sentido común, y no estuviesen el escéptico (Junio 1998) 81 plagadas de errores científicos y de toda índole, el entrevistador tendría alguna excusa para justificar su credulidad sin límites en el grupo y en su guía. Pero es que dichas respuestas representan un rebuscadísimo ejercicio de disparates antológicos, de forma y manera que los cuatro prologuistas,4 cuatro, amigos del autor y con rango cada uno, como menos, de capitán general con mando en plaza de las que Sánchez Dragó llama cohortes esotéricas, se reservan muy mucho su opinión sobre la veracidad del supuesto extraterrestre, como si tratasen de salvar algunos gramos de sentido común del gran naufragio en el mar de la credulidad más desbordante al que casi se ven abocados por su condición de introductores y padrinos de Campoy en esta su primera aventura en el mundo de los libros. Entrevista a un extraterrestre: Geenom, no se lo pierdan, tiene una especie de blindaje contra la munición escéptica: por un lado, Sánchez Dragó advierte en su prólogo que el autor se cura al respecto en salud... avisándonos de todas y cada una de las hipótesis desjarretadoras que los escépticos -él mismo lo es-5 podrían aducir para buscarle cinco pies al gato de la presunta extraterritorialidad de las conversaciones galácticas que aquí se transcriben.... Pero, claro, si contemplamos las hipótesis alternativas a esta conversación galáctica, nos encontramos que, después de rechazar con argumentos muy endebles un presunto cortocircuito telepático entre los miembros de grupo Aztlán, el autor nos habla de comunicación con espíritus descarnados, el inconsciente colectivo, los archivos Akáshicos, los campos morfogenéticos del inefable Sheldrake, y hasta el modelo holográfico del cerebro. Ante estas alternativas, no deben extrañarnos las palabras finales de Campoy: De todas las hipótesis sugeridas para intentar explicar esta singular experiencia, ésa [que el interlocutor es verdaderamente un extraterrestre] es la que a más gente de mi entorno le parece la menos fantástica. ¿Y a usted?. (Hombre, si es a mí a quien pregunta el autor, le diría sin reparos que los del grupo Aztlán le han tomado el pelo con un des82 (Junio 1998) el escéptico parpajo increíble.) La otra placa de blindaje la pone el propio Campoy diciendo que, al haber cedido los derechos de autor al grupo Aztlán, se ve libre de que los escépticos le acusen de que detrás de todo esto no hay sino razones económicas (aquí, el autor, dice las únicas cosas sensatas que aparecen en las más de 250 páginas del libro, al anotar que algunas personas considerarán esto como un disparatado montaje... el delirio fantasioso de una mente exuberante). ¿Merece la pena comentar algunas preguntas y respuestas, muchas del tipo: pregúntame un sin sentido que yo te contestaré con una majadería? La verdad es que no sabría por dónde empezar. Ya, desde el principio, un error en la edad que el grupo Un error en la edad que el grupo Aztlán asigna a su `guía cósmico' permite a Campoy machacar en dos líneas de nota a pie de página la teoría de la relatividad de Einstein Aztlán asigna a su guía cósmico permite una nota de Campoy a pie de página en la que machaca en dos líneas la teoría de la relatividad de Einstein; sigue la conversación sobre una teoría de la evolución que más parecen versiones mejoradas de programas de ordenadores (versión 4.3, 6.2, etcétera); luego, se compara el cerebro con una emisora de radio capaz de emitir en onda corta, onda media y frecuencia modulada (claro que para eso hay que decir que Geenom postula que el pensamiento no es materia, sino energía electromagnética sublimada (la cursiva es nuestra); se habla de energías a granel y de colorines, incluyendo algunas absolutamente desconocidas por esta ignorante humanidad, como la energía vóntica, que permite expandir el espacio interatómico sin perder la energía de cohesión con la consiguiente carga electromagnética, de tal manera que, de forma instantánea, la nave [un ovni, se supone] puede alcanzar un tamaño de varios centenares de kilómetros.... Es realmente imposible seguir comentando el texto. Los despropósitos se van acumulando de manera que es tarea inútil expurgar, entre tanta mezcla de pseudociencia, máximas de ética trasnochada, mensajes y profecías apocalípticas, y consejos para andar por casa recargando las energías como si de pilas eléctricas se tratase, aquellos asuntos más hilarantes, aquellos pasajes de barroca imaginería New Age, aquellos tropezones de la sopa de letras que se nos quiere hacer pasar por sopa de nuevos paradigmas. Dos observaciones finales: el racismo ramplón que aparece de vez en cuando en el texto -como que las razas se deben a distintas colonizaciones de nuestro planeta por extraterrestres de procedencias diversas-, y la seguridad de que el prestigio del autor como azote de viejos, ortodoxos y oficiales paradigmas científicos, y crédulo comulgante con ruedas de molino, que, según sus propias palabras, arriesga en éste su primer libro,6 no sólo no se ha resentido por ello, sino que se ha afianzado sólidamente. FERNANDO PEREGRÍN Quintana, Carmen [1997]: El director de Más Allá de la Ciencia entrevista a un extraterrestre durante más de dos años. Más Allá de la Ciencia (Madrid), Nº 100 (Junio), 36-45. 2 ¡Vaya sitio más mal elegido por el grupo Aztlán para morada de su guía cósmico-espiritual, en exclusiva, Geenom! Podían haberse molestado en buscar un lugar más plausible. ¡Con lo grande que es el Universo! 3 María Pinar Merino, encargada de la sección Las leyes del espíritu en Más Allá de la Ciencia. 4 Por orden de aparición: Fernando Sánchez Dragó, Joaquín Grau, Fernando Jiménez del Oso y Mario Satz. 5 ¡Sánchez Dragó llamando escéptico a Campoy! El iluminado y heterodoxo autor de Gárgoris y Habidis siempre con sus bromas... 6 Ha quedado a salvo, en mi opinión, la lucidez del sector de editoras profesionales. Ninguna ha querido editar el libro, que ha sido publicado por su autor, dentro de una imaginaria y pomposa colección: Grandes Éxitos Mundiales de la Nueva Era. 1

Página inicial: 
81