De parte de Hector: Sopita de definiciones

Mi querido amigo Hector (https://www.facebook.com/hector.anton.7), bajo solemne promesa de hacerse socio de la cosa esta (" Este último "El Escéptico" tiene que estar bien. Sagan forever. ") y ante una de esas discusiones surrealistas de FB, me ha pasado un par de etiquetas/definiciones que deberían figurar en wikipedia pero que el celo antiesceptico de algunos editores impide conservar mas alla de unos minutos. Y le he ofrecido este miniespacio para que asi conste.

SOPITA DE DEFINICIONES: MAGUFO Y MÁS.

El término Magufo causó controversia prácticamente desde su nacimiento. Fue incluido en la wikipedia a mediados de 2007 por parte de la lista de correo Escépticos, feudo de ARP-SAPC (Sociedad para el avance del pensamiento crítico) y se modificó veinticinco veces antes de su retirada. La versón original era la siguiente:

 

"Magufo es un término utilizado generalmente en listas de correos, foros de internet y otros ámbitos por personas escépticas de las pseudociencias para referirse a los promotores de éstas. Se llama magufos, por ejemplo, a los astrólogos, ufólogos, homeópatas y a los practicantes de pseudociencias en general; también se refiere de esa manera a personas que se atribuyen poderes sobrenaturales como los psíquicos y otros supuestos dotados; de manera semejante el término magufo se hace extensivo a ciertos periodistas especializados en lo esotérico y lo paranormal que fungen de tales sin cuestionar si el objeto de su especialización existe realmente más allá del mundo de las creencias.

La palabra es el resultado de una combinación de mago y ufólogo. Fue acuñada en 1997 en la lista de correo de Escépticos por Xoan M. Carreira, y pronto ganó aceptación entre la comunidad escéptica d ehabla hispana.

Es frecuente la confusión entre el magufo y el crédulo. El magufo no cree necesariamente en lo que practica o vende. Un crédulo es quien acepta de forma acrítica las afirmaciones de los magufos y a menudo es cliente de sus servicios, consumidor de sus productos o víctima de sus timos. En ese sentido un magufo puede ser también quien se aprovecha de la credulidad ajena."

Personalmente no considero que ese término fuera lo bastante hiriente para merecer la retirada de la afamada enciclopedia virtual. Algunas personas sí lo creyeron así y alegaron que la definición imponía el descrédito de ciertas materias de investigación, lo cual choca frontalmente con la definición en sí: una investigación seria ha de ser abordada de manera crítica, ya que de lo contrario distaría de ser una investigación per se y se transformaría como mínimo en una mera opinión, nunca una divulgación seria bajo el marco del método científico.

Tal controversia es en cierta manera explicable ya que la ausencia de un término certero (y en parte jocoso y ácido a modo de denuncia) dejaba a la gente que se beneficiaba de las pseudociencias en una especie de limbo indefinible y el hecho de acuñarlo hizo que los focos convergieran directamente en ellos lo que les hizo sentir incómodos e incluso en muchas ocasiones llegaron a amenazar físicamente a todo aquél que los señalara de manera directa como timadores, lo cual sigue ocurriendo hoy día de manera habitual. Por todo ello la retirada de un término en la wikipedia, aunque pueda parecer una acción banal lleva implícito un trasfondo de rabia perruna y egolatría que sigue surgiendo a menudo en las conversaciones con personas de ciertos círculos.

 

Dejando de lado la controversia del término, las heridas que haya podido causar y el resentimiento que sigue latente en la comunidad magufa considero necesario una redefinición del término ya que su retirada de la wikipedia no ha hecho que se deje de utilizar, sino todo lo contrario: sigue en boga campando a sus anchas dentro y fuera de la red y buscando desesperadamente que alguien le ponga un traje en forma de definición. Como en cualquier idioma vivo las palabras bastardas suelen evolucionar hasta que consiguen hacerse un hueco en la RAE, y aún así ello no es garantía de una definición precisa e inmutable, pero lo que no se puede permitir es que Magufo se quede sin su merecida actualización. Allá va:

 

Magufo: crédulo en una o varias pseudociencias.

 

Simple, elegante y contundente, pero que requiere un recordatorio, wikipedia mediante, de lo que es la pseudociencia:

 

Pseudociencia: ("Falsa ciencia") Es aquella afirmación, creencia o práctica que es presentada incorrectamente como científica, pero que no sigue un método científico válido, no puede ser comprobada de forma fiable o carece de estatus científico.(...)

 

Vemos que en la nueva definición he dejado fuera al timador que busca beneficio económico a quien elude el último párrafo de la definición original, al cual se le podría llamar vendedor de magufadas, aunque esa expresión ya se solaparía con vendehumos, charlatán o estafador, palabras ya existentes, asentadas en el idioma y que no necesitan de una nueva definición.

También se ha ignorado la parte de la definición en la que se alude a la "práctica de la pseudociencia sin creencia en ésta misma". En tal caso el término magufo no sería correcto, ya que se le acercaría más el término vendedor de magufadas, ya que por norma general quien practica magufadas buscando lucro suele tener una cohorte de magufos detrás. Si se las creyera y obtuviera dinerito sería un magufo vendedor de magufadas. Si no se las creyera y no obtuviera lucro alguno simplemente sería un troll infiltrado en algún círculo en el que se tratan temas científicos o alguien que se aburre muy mucho.

 

Troll: Persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema (...) con la principal intención de molestar o provocar una reacción emocional negativa o incluso por diversión. (...)

 

Bajo mi punto de vista no había confusión alguna a la hora de utilizar el término magufo para referirse al crédulo, sino que hacía evidente la necesidad una palabra para referirse al creyente de las pseudociencias (practicante o no) y se adoptó tal término ya que tanto el círculo en el que surgió, las conversaciones y debates en los que maduró, como la definición en sí se prestaban a ello.

La práctica de las pseudociencias también podría ser objeto de análisis. Alguien puede tomar homeopatía, flores de Bach o ser un antivacunas, pero no se puede practicar el antichemtrailismo por ejemplo. A lo más que puede aspirar un antichemtrailista es a difundir supuesta información o a formar grupos con creencias afines, pero no a "practicar activamente el hecho de antichemtrailear", a no ser que se dediquen a ir por ahí con mascarillas antigás en la cara, cota de malla de orgonitas y gorros de papel de aluminio en la cabeza.

 

Siguiendo con las definiciones y para enmarcar el contexto en el que surge Magufo es necesario mencionar la Ley de Poe y el Cientificismo:

 

Ley de Poe: Aforismo surgido de internet según el cual en la ausencia de un guiño o indicación que lo aclare es difícil o imposible distinguir entre una postura ideológica extrema y la parodia de esa misma postura.

 

Cientificismo: Tendencia a dar excesivo valor a las nociones científicas (...) considerando que son el único conocimiento válido.

 

La primera definición nos presenta un término falaz en el que de vez en cuando algunos terminamos cayendo. Parece que no tenga sentido alguno más allá que la mera diversión, pero en realidad va mucho más allá. Es muy estimulante aplicar la Ley de Poe en ciertas conversaciones e ir viendo las reacciones del o los interlocutores. Muy a menudo evidencian ellos mismos sus creencias magufas que de otro modo serían reacios a expresar al verse inmersos en un círculo que ellos considerarían hostil, así como de vez en cuando aparece como elefante en cacharrería otro practicante de dicha ley, ambos se detectan y se propicia un diálogo que en principio puede parecer de besugos pero que en esencia destila humor fino con el magufismo de fondo.

 

El segundo término también es una constante en el mundillo. A menudo se detecta al cientificista tras una aplicación de la Ley de Poe, ya que, después de intentar rebatir de manera científica y habiéndose hecho patente abiertamente la falta total de seriedad por parte del que aplica la ley y las risas que ha provocado, el interlocutor continúa con su verborrea sin reconocer, ya sea por exceso de orgullo o falta de capacidad, que ha estado conversando con alguien que realmente no creía lo que pregonaba, evidenciando de esta manera que su razonamiento está falto de espíritu crítico. El cientificismo y la ineptitud no van necesariamente de la mano, pero sí suelen estar relacionados. No hay diferencia alguna entre el cientificista y el magufo ya que aunque parezcan posturas contrapuestas su argumentación falla en la base. No importa si el cientificista o el magufo tienen razón o no en una afirmación concreta.

 

De todas maneras una aplicación de la Ley de Poe bien efectuada no debería ser detectable durante el mayor tiempo posible. Personalmente aún tengo dudas al respecto de algunas conversaciones que he tenido con ciertas personas de si me estaban tomando el pelo o no. Si lo han hecho (algo por otra parte no muy complicado) vaya desde aquí mi humilde y sincero reconocimiento.