Radiaciones electromagnéticas ¿dañinas o benéficas?

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
59
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Radiaciones electromagnéticas ¿dañinas o benéficas?
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Radiaciones electromagnéticas: ¿dañinas o benéficas? A. González Arias. Facultad de Física, Universidad de La Habana (Cuba) Actualmente hay un `boom' en el estudio de las aplicaciones médicas de la radiación electromagnética de baja frecuencia. Se publican infinidad de artículos, tanto a favor como en contra. Van siendo incluso frecuentes los `resúmenes de resúmenes' y los meta-análisis estadísticos, compendio de muchos estudios. La mayor parte no se refiere al estudio biológico de los efectos sobre los tejidos, sino a estudios estadísticos llevados a cabo sobre las personas, asumiendo a priori que el tratamiento será siempre inocuo o benéfico. Otros, por el contrario, le achacan a la radiación proveniente de las líneas de alta tensión y equipos electrodomésticos toda clase de efectos perniciosos. ¿Quién tiene razón? 1 INTRODUCCIÓN En estos momentos existe un `boom' en el estudio de las aplicaciones médicas de la radiación electromagnética de baja intensidad y baja frecuencia, entendiéndose por tal las radiaciones con frecuencias de 20-100 Hz e intensidades de 20-100 T. También se utilizan campos pulsantes, que no se aplican de forma continua, sino por impulsos de corta duración, con una frecuencia algo mayor. Aparecen muchos artículos a favor y en contra de terapias aplicadas a dolencias específicas (artritis, dolores de cabeza, fracturas) y los artículos de resumen o reviews se multiplican, hasta el punto que se hace prácticamente imposible revisarlos todos. La cantidad de publicaciones es tal que ya incluso existen `resúmenes de resúmenes'1. Una rápida revisión muestra que la mayor parte de las publicaciones no se dedica al estudio de los tejidos y a la evaluación biológica, bioquímica o biofísica de los efectos de la radiación, sino que se llevan a cabo estudios estadísticos con el fin de establecer si el procedimiento será o no benéfico para determinada dolencia. Los resultados son muy disímiles: en ocasiones no se reporta beneficio alguno; en otras el beneficio está en los límites de la confiabilidad de la estadística aplicada, lo que los hace muy dudosos, y solo en unos pocos reportes de aplicaciones muy específicas aparecen efectos claramente diferenciados con los grupos de control. Otros resúmenes refieren que muchos de estos reportes estadísticos no incluyen grupos de control (y por tanto su el escéptico 56 confiabilidad es nula a causa del efecto placebo). En este resumen específico la conclusión fue `se necesitan más estudios', algo que se repite bastante en muchos artículos2. La cantidad de artículos donde se resumen y comparan diferentes terapias es en realidad colosal. El resumen de resúmenes sobre diversos tratamientos para la osteoartritis en la rodilla ya mencionado en [1] (23 en total), reporta sólo dos resultados referentes a las terapias electromagnéticas ­por cierto, contradictorios3,4-, para llegar a la conclusión, después de una amplia discusión, de que es mucho mejor hacer ejercicio. Uno de las aplicaciones más difundidas de las terapias electromagnéticas tiene que ver con las fracturas de los huesos largos. Un metaanálisis de 11 artículos estadísticos, seleccionados entre 1980 y 2008 con criterios rigurosos de confiabilidad, llegó a la conclusión de que `aunque la estimulación electromagnética ha sido evaluada en múltiples ensayos aleatorios, la evidencia actual proporciona poca justificación para el relativamente alto uso clínico... en la reparación de fracturas'5. Otro resumen de 2009 acerca de los efectos cardiovasculares de la radiación afirma que los intentos de reproducir tanto los estudios epidemiológicos como los de laboratorio han sido por lo general infructuosos. Se concluye que los resultados equívocos reportados hasta la fecha requieren esclarecimiento con estudios más profundos6. Aunque la mayor parte de estos reportes se refieren a efectos benéficos en las personas, no faltan quienes afirman todo lo contrario, y atribuyen efectos dañinos a las radiaciones de baja frecuencia, cualquiera sea su intensidad (por ejemplo, la proveniente de los tendidos eléctricos). Sin embargo un resumen publicado en 1992 expresa: `Una cantidad substancial de evidencia indica que los efectos de los campos electromagnéticos sobre la bioquímica celular... puede relacionarse con la densidad de corrientes inducidas, con la mayoría de los efectos ocurriendo a niveles en exceso de 10 mA/m2... estos efectos ocurren a niveles que exceden las corrientes endógenas presentes normalmente en los tejidos vivos. Desde esta perspectiva, resulta en extremo difícil interpretar los resultados de estudios epidemiológicos recientes que reportan una correlación entre la incidencia de cáncer y la exposición a campos magnéticos de frecuencia 50-60 Hz y densidades de flujo bajas en extremo. Los niveles de densidad de corriente inducida por la exposición residencial son, en casi todos los casos, significativamente menores que los niveles que originan perturbaciones medibles en el laboratorio sobre las funciones biológicas'7. Tampoco faltan los escépticos. Un artículo de S. Solomon, médico del Departamento de Neurología del Montefiore Medical Center de New York, tras un análisis bastante exhaustivo de todos los factores que intervienen en el dolor concluye que la mejoría en el dolor u otros síntomas a menudo se atribuye falsamente a una supuesta terapia, cuando en realidad la remisión tiene lugar porque el padecimiento ha seguido su curso normal8. Desde luego, también existen resúmenes no basados en estadísticas, sino en estudios bioquímicos y biofísicos complejos a nivel celular. Un grupo de investigación de la Universidad Técnica de Dresde ha publicado hace poco un resumen muy completo, de 86 páginas (15 de ellas dedicadas a enumerar unas 400 referencias) que incluye la acción de campos eléctricos, magnéticos y electromagnéticos a nivel celular. La gran diversidad de temas tratados hace prácticamente imposible llegar a una conclusión general9. En los estudios estadísticos, como no aparecen efectos indeseables de forma inmediata, es usual asumir que el procedimiento no será perjudicial para el paciente. Pero nadie garantiza que a la larga sí pudiera serlo. Ejemplos muy concretos hay en la historia, y resulta oportuno recordar lo que sucedió con los rayos X en sus inicios, donde tampoco se observaban daños inmediatos a las personas tras su aplicación. 2 LOS RAYOS X Y LA BELLEZA FEMENINA Al poco tiempo de aparecer los primeros equipos para radiografías, surgieron en los EE.UU salones de belleza que empleaban los rayos X para depilar los vellos en diversas partes del cuerpo, principalmente de mujeres jóvenes. El procedimiento fue promovido, entre otros, por el médico Albert C. Geyser, quien se presentaba con los siguientes atributos (según el original en idioma inglés): `Medical Director of the Tricho System, Formerly, Professor of Physiological Therapy and Chief of Clinic at Fordham University, Lecturer and Chief of Electro and Roentgenray Clinic at Cornell College, Lecturer and Chief of the Electro and Radio Therapy Clinic at the New York Polyclinic, etc.' En fin, como para creer a pie juntillas todo lo que afirmara. Para 1925 existían en los EE.UU alrededor de 75 máqui- Figura 1. El sistema Tricho para eliminar el vello facial mediante radiación de rayos X. (Foto: www. museumofquackery.com/ephemera/ tricho.htm) nas Tricho diseñadas para eliminar los molestos e indeseables vellos en las mejillas y el labio superior de señoras y señoritas ­y quizás de algún que otro insatisfecho caballero (figura 1). Sin embargo, al cabo de unos pocos años se comprobó que una gran dosis única de radiación, o muchas dosis pequeñas repetidas en largos períodos de tiempo, podía causar daños serios en los tejidos sin que se notara de inmediato, creando lesiones que salían a la luz meses o años después. Las lesiones se manifestaban como cambios en la pigmentación, queratosis, úlceras y la aparición de carcinomas que conducían a la muerte. En 1930 el Dr. Henry H. Hazen publicó un artículo titulado `Daños como Resultado de la Irradiación en los Salones de Belleza' donde aparece escrito lo siguiente: "Hace alrededor de 5 años cierto número de salones de belleza en varias ciudades instalaron máquinas Roentgen con el propósito de tratar el vello superficial... (también) se aplicaron tratamientos para otras condiciones... En mi lista hay una paciente que alegaba haber sido tratada por acné, y otra por pecas" 10. En su gran mayoría eran mujeres con edades entre 18 y 30 años. Más adelante resume el Dr. Hazen: "En varios congresos han aparecido muchos reportes de daños a la piel causados por los tratamientos de rayos Roentgen en los salones de belleza... En esta serie de 10 casos no menos de 7 mujeres han recibido serios daños... Es de notar que en cada caso apareció una irritación a partir de la tercera o cuarta sesión y que, no obstante, se continuó la aplicación de los tratamientos. No podemos dejar de maravillarnos de la estupidez de los operadores y de la persistencia e ignorancia de las víctimas. Cualquier medida para proteger de su propia tontería a las mujeres que buscan mejorar su apariencia es recomendable. Es asombroso que en muchas comunidades La mayor parte de las publicaciones reflejan estudios estadísticos, y no bioquímicos, sobre las terapias electromagnéticas 57 el escéptico las actas de práctica médica solo incluyan la prescripción de medicamentos y permitan a cualquier fisioterapeuta aplicar sus prácticas sin permiso o interferencia, con un total desprecio por los peligros potenciales de su proceder". Lo que resulta aún más sorprendente es que situaciones similares se produzcan en la actualidad, no con los rayos X, sino con otros procedimientos que no han sido estudiados lo suficiente. Tales procedimientos prometen un máximo de beneficios con un mínimo de molestias, aunque en realidad su eficacia no ha sido demostrada, y a la larga podrían resultar dañinos para el paciente. La situación es mucho peor cuando los practicantes se ven estimulados por la indiferencia, la tolerancia, y a veces el apoyo oficial. Una vez introducidos, los supuestos tratamientos benéficos son muy difíciles de erradicar. Sirva de ejemplo el hecho de que, a pesar de que el procedimiento de Tricho podía llegar a causar la muerte, aparecieron reportes de víctimas dañadas en las revistas médicas hasta unos 15 años después, bien entrada la década de 1940. 3 RADIACIONES DE BAJA FRECUENCIA El tratamiento con radiación de bajas frecuencias entre 20 y 100 Hz, reputado por algunos como muy novedoso, en realidad no lo es. La figura 2 muestra una paciente durante una aplicación del Theronoid, producido en los EE.UU. a partir de 1928. Consistía en un enrollado toroidal de alambre conductor de unos 50 cm de diámetro con una caja adosada y dos controles: uno de apagado/encendido, y otro de alta/ baja para regular la intensidad. Diseñado para aplicaciones caseras, el paciente lo conectaba a la corriente de la vivienda para autoaplicarse tratamientos diarios de 3 a 5 minutos de duración. Este no fue el primer dispositivo con estas características, pues con anterioridad se habían patentado otros similares, para ser usados tanto en personas como animales, hasta en caballos (para todo el caballo, parado en 4 patas, figura 3). Como casi siempre ocurre con estas terapias `maravillosas', los promotores afirmaban que el dispositivo podía curar casi cualquier dolencia, desde el estreñimiento hasta la parálisis. En 1933 la Comisión Federal de Comercio de los EE.UU. prohibió la publicidad del Theronoid como disposi- tivo terapéutico, por no encontrar que proporcionara beneficio alguno a las personas (http://www.americanartifacts. com/smma/index.htm). La actividad eléctrica está presente en el cuerpo humano en todo momento. Es posible medir los potenciales causados por las corrientes en el corazón mediante el electrocardiograma, o en el cerebro mediante el electroencefalograma. Un hueso sometido a un esfuerzo mecánico también puede generar diferencias de potencial por efecto piezoeléctrico. De manera que no es absurdo suponer que la aplicación de una corriente eléctrica adecuada de baja intensidad pudiera afectar los tejidos de distintas maneras. A nuestro entender, el problema principal radica en que casi nunca se supone que pueda haber efectos dañinos. La mayoría de los investigadores asumen de entrada que, de haber algún efecto, será benéfico, sin tomar las debidas precauciones previas ensayando con tejidos y animales. La corriente eléctrica se puede aplicar directamente, a través de contactos en la piel, o de forma indirecta mediante un campo electromagnético de baja frecuencia ­que genera campos eléctricos y corrientes en el interior del cuerpo-. La palabra adecuada es importante; los tejidos responden de muy diversa forma a diferentes señales eléctricas, en dependencia tanto del tejido particular considerado como de la señal aplicada8. Aunque hay muchas otras aplicaciones reportadas, la más estudiada es la relacionada con las fracturas óseas. Si bien el mecanismo no está totalmente esclarecido, se sabe que la radiación estimula los procesos biológicos referentes a la formación del hueso y a la asimilación de implantes. Es norma usual emplear frecuencias entre 20 y 100 Hz con intensidades muy pequeñas, entre 0,5 y 8 mT, y duración de hasta 30 minutos. El tratamiento puede extenderse durante días o meses. Pero junto a los reportes de ensayos en animales, aparecen otros muchos aplicados a las personas, a pesar de que no se ha demostrado a plenitud que los tratamientos sean siempre benéficos, y de que hay investigadores que alegan que la regeneración del hueso podría ocurrir de manera indeseable. Un artículo muy documentado, basado en ensayos en animales, publicado en 2003, concluye que "...sin conocer con precisión el mecanismo celular asociado a la respuesta de los Figura 2. El Theronoid de 1928, prohibido en 1933. Figura 3. Terapia electromagnética para equinos. (Patente de los años 20 del siglo pasado). el escéptico 58 tejidos a estas intervenciones, resultaría difícil e inefectivo implementar una terapia apropiada acorde a la prescripción clínica precisa''. Más adelante señala: "se requiere un esfuerzo en este sentido para lograr la suficiencia en la aplicación clínica". Y al final de la publicación, en un intercambio con los revisores, los propios autores advierten: "...utilizar esta tecnología de forma indiscriminada (sin prescripción y supervisión apropiada) puede causar efectos secundarios indeseados, e incluso dañinos" 11. La radiación electromagnética de baja frecuencia no solo se aplica en los huesos. También en la cabeza, para supuestamente calmar los dolores o la ansiedad, o en cualquier otra parte del cuerpo con diversos fines. Existen equipos comerciales en los que se puede introducir el torso completo de una persona (figura 4). Sin embargo, un reporte bastante extenso de la Universidad de Washington en 2004, firmado por H. Lai y N.P. Singh12 reporta que "... ratas expuestas a campos sinusoidales de 60 Hz por dos horas, a intensidades de 0,1-0,5 mT, mostraron incremento de la rotura de cadenas simples y dobles de ADN en las células del cerebro". Tal resultado debería indicarle a los magnetoterapeutas contemporáneos no aplicar indiscriminadamente campos de baja frecuencia cerca de la cabeza de los pacientes, al menos hasta tener mayor información sobre el tema. Si el efecto también se presentara en otro tipo de células ­lo que es muy probable- al exponer los ovarios o los testículos a estas radiaciones se podría dañar el ADN de óvulos y espermatozoides. Como son entidades unicelulares, se incrementaría así la probabilidad de que el paciente llegue a procrear hijos con alguna anormalidad, lo que, desde luego, no se sabrá de inmediato. CONCLUSIONES A pesar de la inmensa cantidad de publicaciones y resúmenes acerca de los efectos de la radiación electromagnética en terapias de diversos tipos, el denominador común de las conclusiones parece ser `se necesitan más estudios'. Se reconoce la estimulación del crecimiento en las fracturas como algo comprobado, pero existen alertas indicando que la regeneración del hueso podría ocurrir de manera indeseable. Otros consideran que los beneficios no justifican su relativamente frecuente uso clínico en algunos lugares. Reportes acerca del daño en las cadenas de ADN de ratas sugieren una posible afectación a óvulos y espermatozoides si la radiación se aplica de forma indiscriminada. Los niveles de densidad de corriente inducida por la exposición a líneas de alta tensión y otras fuentes en la industria y áreas residenciales son, en casi todos los casos, bastante menores que los niveles me- Figura 4. Equipo moderno para radiaciones de baja frecuencia. dibles en el laboratorio que originan perturbaciones sobre las funciones biológicas. Este resultado tiende a desestimar cualquier posible influencia de los factores residenciales en la salud de las personas. ____________________________________________ Publicado originalmente en la Revista Cubana de Física vol. 27, No. 2B, 2010, p.203-207 (ISSN: 0253-9268, www.fisica.uh.cu/biblioteca/revcubfi/index.htm. Reproducido con permiso expreso del autor. REFERENCIAS 1. Jamtvedt G., K. Thuve Dahm, A. Christie, R. H. Moe, E. Haavardsholm, I. Holm, K. B Hagen, "Physical therapy interventions for patients with osteoarthritis of the knee: An overview of systematic reviews", Physical Therapy vol. 88 Number 1, January (2008). 2. Vincent W., F. Andrasik y R. Sherman, "Headache treatment with pulsing electromagnetic fields: A literature review", Appl. Psychophysiol. Biofeedback 32:191­207 (2007) 3. McCarthy CJ, MJ. Callaghan, JA. Oldham. "Pulsed electromagnetic energy treatment offers no clinical benefit in reducing the pain of knee osteoarthritis: A systematic review", BMC Musculoskeletal Disorders 7:51, (2006) 4. Hulme JM, VA. Robinson, RA. de Bie, et al. "Electromagnetic fields for the treatment of osteoartritis", Cochrane Database Syst Rev. (1):CD003523, (2002) 5. Mollon B., V.da Silva, J. W. Busse, T. A. Einhorn y M.Bhandari, "Electrical stimulation for long-bone fracturehealing: A meta-analysis of randomized controlled trials", J Bone Joint Surg Am.; 90: 23222330 (2008). 6. McNamee D.A., A.G. Legros, D.R. Krewski, Gerald Wisenberg, Frank S. Prato y Alex W. Thomas, "A literature review: the cardiovascular effects of exposure to extremely low frequency electromagnetic fields", Internat. Archives of Occupational and Environmental Health, vol. 82: 919-1041 (2009) 7. Tenford T.S. e, "Biological Interactions and Potential Health Effects of Extremely-Low­Frequency Magnetic Fields From Power Lines and other Common Sources", Annu. Rev. Publ. Health 13:173 (1992) 8. Solomon S., "A Review of Mechanisms of Response to Pain Therapy: Why Voodoo Works", Headache, vol. 42:656-662 (2002) 9. Funk R.H.W, T. Monsees y N Ozkucur, "Electromagnetic effects ­ From cell biology to medicine", Progress in Histochemistry and Cytochemistry 43, 177­264, (2009) 10. H. H. Hazen, "Injuries Resulting from Irradiation in Beauty Shops", American Journal of Roentgenology and Radium Therapy vol. 23, No.4, 409-412 (1930). 11. E.Y.S. Chao y N. Inoue, "Biophysical stimulation of bone fracture repair, regeneration and remodelling", European Cells and Materials, vol. 6, p.72-85, (2003). 12. H. Lai y N.P. Singh, "Environmental Magnetic-Field­Induced DNA Strand Breaks in Brain Cells of the Rat", Health Perspectives, 112, 6, p.687-694, Mayo (2004). Resulta sorprendente la persistencia de tratamientos que no han sido estudiados lo suficiente y que podrían resultar dañinos" 59 el escéptico

 

etiquetas generales: 
Página inicial: 
56