Astrología

Material para docentes: Carta astral personalizada #astrologíaNO

Una de las primeras experiencias en clase sobre pensamiento crítico es esta que, a continuación, os presentamos. Se trata de realizar un supuesto estudio del horóscopo de cada alumno. Tras la toma de datos de los chicos (fecha de nacimiento, etc), en clase, y de forma independiente, se les muestra su horóscopo "personalizado" sin saber que, en realidad, todos están haciendo el mismo: Un compendio de frases que no dicen nada, pero que muchos chavales van a creer totalmente acertadas.

Al final de la experiencia se anima al alumno a indagar por qué ha sido tan crédulo, y se puede realizar un debate muy sustancioso.

La carta puede leerse aquí:

http://www.escepticos.es/webanterior/docentes/carta.html

 

Amores Horoscopales, por Inés Rodríguez Hidalgo. #astrologíaNO

Recomendamos la lectura de Amores Horoscopales​, un artículo publicado en El Escéptico número 20 (disponible gratuitamente aquí). Su autora, Inés Rodríguez Hidalgo, es astrofísica y directora del Museo de la Ciencia de Valladolid y, además, una excelente divulgadora científica dotada de grandes dosis de sentido del humor. Este artículo es muestra de su capacidad para divulgar entreteniendo, y deja al lector con materia de reflexión y una buena sonrisa.

El artículo Amores Horoscopales​ forma parte de un dossier especial de crítica a la astrología publicada en el número 20 de El Escéptico​. Animamos a los lectores a leer los números disponibles de El Escéptico.

Y ahora, disfruten de la inteligencia y la fina ironía de Inés Rodríguez Hidalgo.

 

 

 

Superstición astrológica en la prensa seria

Nota de redacción: Ismael Pérez es miembro de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, organización de la que fue Director Ejecutivo hasta principios de 2015. Su blog Homínidos trata sobre aspectos diversos de divulgación científica y escepticismo, y dentro de él, la crítica racional a la astrología tiene un lugar importante. Reproducimos aquí uno de sus artículos, escrito en 2009, titulado "Superstición astrológica en la prensa seria".

 

Pensamiento Crítico - Una reflexión de Arturo Bosque #astrologíaNO

Nota de redacción: Reproducimos íntegro el artículo de nuestro compañero Arturo Bosque sobre el imprescindible papel del pensamiento crítico para evitar la desinformación, el error y el engaño en estos tiempos de crecimiento exponencial del conocimiento humano. Arturo Bosque recibió nuestro galardón Lupa Escéptica a título póstumo y seguimos echando de menos su infatigable espíritu crítico.

 

Se ha producido una nueva revolución comparable a la invención de la escritura. La mayor parte de la información que ha acumulado el hombre a lo largo de los siglos está a disposición de cualquiera usando una herramienta sencilla: Internet.

La información… y la desinformación. Una y otra no llevan etiquetas que las distingan. Dado el éxito de la Ciencia en los últimos siglos, ambas se expresan con lenguaje científico. Por ejemplo, la Astronomía y la Astrología hablan del Zodiaco. Los no especialistas en una materia, que somos todos, podemos asumir como verdadero lo erróneo. Nos encontramos con ingenieros que se curan con homeopatía o filósofos que creen que el hombre no ha llegado a la Luna. Y mucho peor: farmacéuticos que defienden la memoria del agua o arqueólogos que dogmatizan que las líneas de Nazca han sido hechas por extraterrestres. Si, además, estos pseudoperitos editan libros o firman artículos y los publican en periódicos o Internet, poniendo su profesión, despistan aún más a los que buscan información veraz.

Estamos asistiendo a un doble fenómeno: por una parte el conocimiento humano crece en forma exponencial y por otra la desinformación aumenta todavía a mayor velocidad de forma que asfixia al primero. Un ejemplo: se ha impuesto la idea que las radiaciones electromagnéticas son malas, malísimas y producen cáncer. La mayoría, sin embargo, desconoce que el calor y  la luz son radiaciones electromagnéticas y que el electromagnetismo es la base del funcionamiento de los átomos, las células y la vida misma. Sin radiación electromagnética, no hay hombre. Hay que distinguir de qué longitudes de onda hablamos para saber si son dañinas para los seres vivos o no pero la idea de su peligrosidad se ha impuesto.



¿Solución? Pensamiento crítico.

¿Cómo se puede distinguir si lo que leemos tiene algún fundamento o es puro “caldo de cabeza”? No es nada fácil. El lenguaje es idéntico y no siempre las afirmaciones son estrambóticas. Casi todo el mundo conoce a fondo un tema: es electricista, agricultor, ingeniero, abogado, especialista en arte o músico. Si alguien está haciendo afirmaciones que contradicen lo que uno verdaderamente conoce, debe ser descartado como fuente veraz en todo lo demás. Iremos descartando y confirmando fuentes. Poco a poco sabremos dónde acudir para conocer tal o cual tema; o de dónde huir para no ser desinformado.

Desde el principio descartaremos a los que no usan la Lógica, por ejemplo a los que unas veces afirman una cosa y otras, la contraria sin ningún rubor. También, a los que hacen afirmaciones que no se pueden someter a experimento para ver si son falsas. “Yo tengo poderes especiales pero desaparecen cuando un escéptico está presente”. No puede ser fuente de veracidad si alguien hace afirmaciones de este tipo. No hay forma de comprobarlas.



Fuentes veraces.

autores: 

Manifiesto contra la astrología: una crónica de Javier Armentia #astrologíaNO

Javier Armentia, uno de los impulsores de la versión española del Manifiesto contra la astrología, hace una completa y amena crónica de este esfuerzo común del escepticismo en España. Hasta entonces, se había escrito y hablado mucho sobre el asunto (baste recordar el admirable libro de Manuel Toharia, "Astrología, ¿ciencia o creencia?), pero el Manifiesto unió por primera vez a la práctica totalidad de los astrónomos profesionales con una sola voz para oponerse a la astrología.

El Manifiesto fue, y sigue siendo hoy, tachado de intento inquisitorial de acallar voces. En realidad fue, y sigue siendo hoy, un intento veraz de evitar que la población caiga en la inutilidad de la desinformación.

Enlazamos a la crónica de Javier Armentia en su imprescindible blog Por la boca muere el pez, y reproducimos sus dos últimos párrafos:

La verdad es que cuando se lanzó el manifiesto ya sabíamos que era muy difícil que el público se hiciera más crítico de la astrología. Al menos, como ya contenté en una columna en LAR, hemos conseguido que se oyera la voz racional. Si esto ha servido para que una sola persona se lo piense dos veces antes de caer en las garras de estos sacacuartos, creo yo que mereció la pena. 



He de terminar, pero no quiero hacerlo sin dejar antes unas palabras escritas para que el posible lector se anime, que esta pequeña llama no decaiga. Con estas y otras acciones, ARP empieza a ser conocida un poco más allá de esa pequeña catacumba que formamos sus socios y suscriptores. Eso es bueno, no porque se puedan conseguir más socios, sino porque al menos desde algunos medios de comunicación se empieza a valorar la opinión racional. Aunque al conectar la telebasura cualquiera pueda pensar que estoy siendo demasiado optimista, les aseguro que algo ha ido cambiando. 

Páginas