COMCEPTCON 2017: ESCEPTICISMO E HISTORIA

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
7
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  COMCEPTCON 2017: ESCEPTICISMO E HISTORIA
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Primer contacto
Grados de evidencia
Que las pseudociencias están de moda es un hecho.
Nos podrá doler más o importarnos menos, pero no
tenemos más remedio que aceptarlo. Tras años de trabajo por parte de diferentes asociaciones e individuos
denunciando la situación de vulnerabilidad a que los
pacientes y usuarios se enfrentan a diario frente a este
tipo de abusos, el pasado 21 de septiembre tuvimos
la oportunidad de asistir a un bochornoso espectáculo. Por vez primera, los miembros de la Comisión de
Sanidad en el Congreso de los Diputados iban a debatir sobre cómo abordar el tema de las pseudociencias en el ámbito sanitario. Dos Proposiciones No de
Ley sobre la mesa (Ciudadanos1 y PP2), declaraciones
de intenciones por parte de Podemos3, acciones autonómicas por parte del PSOE4, la creación del Observatorio frente a las Pseudociencias por parte de la
Organización Médica Colegial5, el Informe de la Real
Academia de Farmacia frente a la Homeopatía6 y una
potente visibilización reciente, tanto de las víctimas
potenciales como de sus embaucadores por parte de
los mass media, sugerían buenas noticias de cara a la
implantación de medidas eficaces que protegieran a
los consumidores frente a esta lacra (legislada desde
2003 y protegida desde mucho antes). Nada más lejos
de la realidad. Lo que a primeras luces parecía que iba
a ser una apuesta en firme por enfrentar la realidad y
actuar contra tales infracciones de mala praxis profesional, delitos de intrusismo y publicidad engañosa,
se quedó en una mera manifestación solo de cara al
populacho, ilusoria, vacía de intenciones7. La portavocía de Podemos se ausentó, Ciudadanos marchó solo,
el PP aprobó su PNL placebo y el PSOE clavó(se) la
puntilla (y nos alcanzó con ella). En el seno de un discurso que ponía en duda la capacidad de la evidencia
científica para combatir pseudociencias en materia sanitaria, el portavoz de este último partido alegaba que
estábamos confundiendo los enemigos y defendía que
las «terapias alternativas» no son pseudoterapias; un
médico, cirujano y Portavoz de Sanidad que, además,
aseveraba que «no se puede exigir el mismo nivel de
evidencia científica a terapias que en su mayor parte
son inocuas». En absoluto razonó si debieran denominarse «terapias». Tan elocuente como decepcionante.
El PSOE, a través de su secretaria de Sanidad junto al
secretario de Ciencia, rectificó días después a su portavoz de Sanidad8. Tarde, máxime si tal reprobación carece de acciones concretas. Al menos, a nivel europeo
parecen haber tomado la iniciativa frente a la admisibilidad legal como «medicamento» de la homeopatía9.
Esto es lo que tenemos como portavoces sanitarios, similar a lo que acontece desde la dirección de
la Agencia Española del Medicamento y Productos
Sanitarios, para la que tampoco cabe diferenciar entre
un medicamento homeopático y uno convencional10.
Una vez más, declaraciones desafortunadas que, públiel escéptico 6

Marisa Marquina, Antonia de Oñate y Juan A. Rodríguez

camente, confirman el desconocimiento de su materia
por parte de un portavoz de la misma. Una vez más, la
banalización acerca del método científico y su impacto
en Medicina. Una vez más, grados de evidencia entre
la incultura científica y el pensamiento racional.
Esperemos que las próximas comisiones sean más
propicias y que en algún momento las autoridades sanitarias salgan de su cómodo letargo.
Sin dudarlo, nosotros, todos, adelante.
Elena Campos Sánchez (@ElenaC_S)
Presidenta de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (apetp.com)

ComceptCon 2017: Escepticismo e Historia
El escepticismo suele abordar la Historia a través de
dos aproximaciones: la crítica a la pseudohistoria más
grosera, esa que habla de extraterrestres constructores
de pirámides y demás disparates, y el análisis de las visiones historiográficas que oscilan entre lo legendario
y lo estereotipado. Los amigos escépticos portugueses
de Comcept optaron por dedicar su convención de
2017 (Estórias da História) a las visiones deformantes
de la Historia a través del prisma de la leyenda y del
lugar común.
El Museo de Leiría, instalado en un convento de
frailes exclaustrados, acogió esta Conferencia Escéptica de Portugal como parte de la celebración de su
centenario. El entorno era perfecto por muchas razones, entre ellas por su cercanía a Fátima, que también
celebra un centenario de índole muy distinta: el de las
apariciones marianas. El historiador Luís Filipe Torgal
iba a ilustrarnos sobre la explotación política de ese
fenómeno religioso asentado en la milagrería. Una inoportuna dolencia le impidió unirse a nosotros, lo que
dio pie a todo tipo de bromas sobre la venganza de Fátima. Afortunadamente, pudimos contar con sus notas
sobre el fenómeno social y político de aquel lugar.
Leo Abrantes, presidenta de Comcept, abrió la
jornada cantando las verdades de esos edificios
históricos emblemáticos que, en realidad, son fruto
de intervenciones —frecuentemente brutales—
efectuadas en los siglos XIX y XX. Esa arquitectura
que aspira a erigirse en lección de Historia es, en
realidad, una manipulación que fosiliza los edificios
y elimina buena parte de su verdadera trayectoria a lo
largo del tiempo. El historiador Paulo Pinto nos deleitó
con una conferencia sobre las visiones de la época
mitificada de los descubrimientos portugueses, en la
que también mostró la visión de los otros, los indios,
a través de unos fragmentos de una serie de televisión
gujaratí donde Vasco de Gama aparece como un ser
codicioso y malvado. La última ponencia, sobre
mitos y concepciones erróneas en torno a la Edad
Media, le correspondió a Antonia de Oñate, directora
ejecutiva de ARP-SAPC. Era la primera vez que la
Otoño-Invierno 2017

Comceptcon 2017, en Leiría, Portugal (foto: Leo Abrantes)

organización escéptica portuguesa Comcept invitaba a
ponentes extranjeros y es para ARP-SAPC un honor
haber asistido a la convención de nuestra asociación
hermana. La mesa redonda que cerró el acto debatió
sobre la posible categoría científica de la Historia.
Leiría no solo está cerca de Fátima, sino también
de Lagar Velho, el yacimiento del Paleolítico superior
donde apareció el esqueleto del niño de Lapedo, un
varón de cuatro años en el que muchos han visto una
posible hibridación de neandertales y humanos modernos. El descubrimiento de las pinturas rupestres de
Lagar Velho, en 1998, se debió a las andanzas por el
monte de un chavalín de la zona que, años después,
tuvo la gentileza de mostrar Leiría a los miembros de
Comcept a la mañana siguiente de la Convención. Mil
gracias desde aquí a Pedro Ferreira por sus completas
explicaciones, así como a la directora del Museo de
Leiría, la arqueóloga Vânia Carvalho.
Ojalá podamos organizar una conferencia ibérica
que reúna a las organizaciones escépticas existentes a
ambos lados de la frontera. Mientras tanto, felicitamos
a Comcept por una excelente convención y agradecemos la cálida acogida que nos dispensaron en todo
momento.
Antonia de Oñate

First Dates
Tarot, energías, ovnis y cuestiones paranormales de
toda índole. Eso es lo que nos solemos encontrar ante
el visionado del programa de Cuatro First Dates. Y
es que, ante la búsqueda de amor, un par de sotas y
un rey de bastos son más que suficientes para saber
el pasado, el presente y el futuro del que está al otro
lado de la mesa. ¿Y qué une más que unas vivencias
paranormales?
Encienda la televisión y apague el cerebro porque
empieza... ¡First Dates!
De lunes a jueves preparo la cena con mi pareja, subimos la mesa elevable y ponemos en suspensión nuesOtoño-Invierno 2017

tro circuito neuronal. Vemos a Carlos Sobera presentar
a cada uno de los solteros, siempre con una sonrisa y
unas palabras amables ante cualquier cosa que digan,
sean cuestiones interesantes o auténticas chorradas
(con predominio de esto último). Debo reconocer que
envidio el buen talante del presentador, quien mantiene su sonrisa y su amabilidad ante cualquier disparate
que diga el invitado de turno.
En este programa es común oír el signo zodiacal, y
siempre hay algo bueno para el que quiere creer. Si
son del mismo, se entenderán a la perfección. Si son
opuestos, habrá atracción. Si un signo es demasiado
visceral, dará vida a la relación. Cualquier cosa vale
para reafirmar la creencia y dar una oportunidad al
amor. ¡Y es que lo difícil sería no acertar! Todos cuentan un pasado similar, sin suerte en el amor. ¡Evidentemente! Son muy exigentes y buscan a alguien que,
además de atractivo físicamente, sea inteligente, le
guste viajar, la aventura, sea fiel, divertido y con metas
claras en la vida. ¡Y yo que iba buscando a un cardo
torpe que odie viajar y que prefiera quedarse en casa
sin hacer nada, aburrido y que no sepa qué hacer con
su vida!
Quiero rescatar un par de casos; el primero de ellos
un chico de 19 años que se anunciaba como pensador y
que no encontraba pareja porque era muy maduro: «19
de edad, pero 93 mentales», según anunciaba. El pobre ya estaría chocheando, porque sus conspiraciones
mundiales eran de risa.
El segundo caso me dejó mal sabor de boca. La mujer era un «ser de luz» practicante de reiki, astrología,
tarot y medicinas naturales. En el paripé del programa
llamó a una amiga para que le echase las cartas, para
saber si su cita era de fiar. Y parece que las cartas dijeron que sí, aunque yo después de ver lo que hizo el señor no me hubiese fiado mucho. Él se definía también
como un «ser de luz» y se quejaba, igual que ella, de
lo difícil que era encontrar gente que pensase igual que
ellos. Parece que al final los escépticos vamos a tener
algo en común con los de «mente abierta».
El caballero preparó un pequeño truco para borrachos, que consistía en una tarjeta dada la vuelta, una
caja y tres fichas de colores (negro, amarillo y rojo).
Le pidió a su cita que cogiese con la mano izquierda
una de las fichas, con la derecha otra, que dejase en la
caja la tercera ficha restante y luego que le pusiese en
la mano izquierda la ficha que tenía en la derecha. Una
vez hecho esto, pidió que levantase la tarjeta y leyese en voz alta. La mujer alucinó cuando leyó en voz
alta que en su mano izquierda estaba la ficha amarilla,
en la mano izquierda del chico estaba la roja y en la
caja estaba la negra. ¿Y cuál es el truco? Para empezar,
¿qué «ser de luz» hubiese elegido la ficha negra como
primera o segunda opción? Sabiendo eso, ya quedaban
dos opciones, pero en la tarjeta no ponía los nombres,
sino que decía «en mi mano izquierda» y «en su mano
izquierda». Si las fichas hubiesen estado al revés, bastaba con que la tarjeta la hubiese leído él y no ella.
Aunque hay que entender que este programa no deja
de ser un show con múltiples situaciones forzadas en
7 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
6