ARP-SAPC

Los objetivos de ARP-SAPC son...

 

 

 

De vez en cuando me parece muy importante recordar y difundir cúales son los objetivos de ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico.

 

En sus estatutos figura:

TÍTULO II. Objetivos.

Art. 4 º ARP-SAPC impulsa el desarrollo de la ciencia, el pensamiento crítico, la educación científica, el laicismo y el uso de la razón; promueve la investigación crítica de las afirmaciones paranormales y pseudocientíficas desde un punto de vista científico y racional, y divulga la información sobre los resultados de estas investigaciones entre la comunidad científica y el público en general.

Art. 5.º Para el desarrollo de sus objetivos, ARP-SAPC realizará, entre otras, las siguientes actividades:
a) Mantendrá relaciones con otras entidades de similares fines.
b) Establecerá convenios con instituciones y organizaciones.
c) Organizará foros, conferencias y congresos.
d) Fomentará la investigación y la publicación de estudios sobre las materias objeto de su interés.
e) Informará a la opinión pública sobre los fraudes que pudiesen cometerse al amparo de las prácticas pseudocientíficas, y asesorará al ciudadano víctima de esos fraudes.
f) Mantendrá un fondo documental especializado.
g) Mantendrá un equipo de gente interesada en el análisis crítico de lo paranormal y los hechos situados en el límite del saber científico, fomentando especialmente la investigación sobre fenómenos acontecidos en territorio español.
h) Otorgará premios y distinciones como reconocimiento a la labor de personas o instituciones que colaboren a sus fines sociales.

Escépticos hacia el movimiento escéptico

El Escéptico Digital - Edición 2013 - Número 270

Volver al sumario


Vimes

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Así habló Cicerón).

Cuando yo era joven e inocente el movimiento escéptico me impresionó. Un grupo de personas que divulgaban ciencia y luchaban contra la religión y las estafas desde el atril de la objetividad y la imparcialidad. Wow. No podía por menos de encantarme. El problema es que luego crecí y aprendí algunas cosas sobre objetividad, privilegio y control del discurso. También me bajé del pedestal adolescente al que mi supuestamente perfecta y no sesgada razón me había subido. Y descubrí con sorpresa que muchos escépticos, algunos de los cuales me doblan en edad y experiencia, siguen encaramados ahí.

El Escéptico: 
autores: 

Páginas