El Museo de los Engaños

Sección: 
GUÍA DIGITAL
Pagina final: 
18
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  El Museo de los Engaños
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Guía Digital EL MUSEO DE LOS ENGAÑOS Ernesto J. Carmena U n amigo me confesó hace tiempo que debía sus Una de las secciones principales está dedicada a "las diez conocimientos de informática a un famoso en- mejores bromas universitarias de todos los tiempos" (engaño. "Aprendí muchos trucos de hacker sobre tre las que se halla, por supuesto, la del embotellamiento fallos de seguridad informática. Lo hice con el único ob- gatuno arriba mencionada). Otro apartado trata sobre cajetivo de hacer daño a los tipos que criaban y vendían melos famosos a lo largo de la historia, desde los perpegatitos-bonsai". trados en la Edad Media en el seno Este sitio web es desde 1997 uno de los luga- de la Iglesia hasta el falso estudio ¿Qué internauta empedernido no ha res de referencia sobre embustes más impor- sobre el cociente intelectual de los oído hablar de los gatitos-bonsai? tantes de la Red. presidentes de EEUU, que asignaEn el año 2000 apareció un sitio ba a George Bush una escasa pero web en el que se explicaba cómo introducir un minino recién nacido en una pequeña botella verosímil puntuación de 91. Muy divertidas son también y lograr que permaneciera vivo en su interior. Al crecer, las "cien mejores bromas del uno de abril de todos los su cuerpo apretujado adoptaba, supuestamente, la forma tiempos" (el uno de abril equivale en varios países a nuestro Día de los Santos Inocentes). Encabeza la lista del recipiente. la gran cosecha de espaguetis de 1957, con imágenes de Tan cruel artesanía provocó el horror y la indignación de granjeros suizos recolectando la filamentosa pasta de los miles de personas y varias organizaciones defensoras de los animales. Incluso el FBI investigó el asunto. Pero los gatitos-bonsai no existían; se trataba de una broma muy elaborada, creada por un grupo de universitarios. Como muchos otros camelos memorables que el ser humano ha elaborado a lo largo de la historia para poner a prueba la credulidad del prójimo o sacarle los cuartos, este caso de los gatitos fascina a Alex Boese, creador y "conservador" del Museum of Hoaxes (Museo de los Engaños). Se trata de un museo virtual, y no de un edificio real con sus paredes y sus vitrinas, aunque mucha gente lo cree así al ver la fachada de la institución... que no es más que un montaje fotográfico. Este sitio web (www. museumofhoaxes.com) es desde 1997 uno de los lugares de referencia sobre embustes más importantes de la Red. Alex Boese es estadounidense, historiador de la ciencia y autor de dos libros sobre grandes engaños (además de un tercero sobre experimentos científicos estrambóticos). En su opinión de experto, hay engaños "malos" que sólo crean miedo y malestar, pero también engaños "buenos" que cumplen una importante función social: la de enseñarnos y advertirnos sobre nuestra propia credulidad. El Museum of Hoaxes es un sitio de estructura tradicional, con sus secciones temáticas, pero adaptado con una portada tipo bitácora o blog que muestra novedades ordenadas cronológicamente. Este sistema permite la publicación de comentarios de los lectores y la navegación cómoda en el archivo de historias que están clasificadas por categorías (falsos emails, teorías de la conspiración, gnomos...) Museum of Hoaxes (Museum of Hoaxes) 1 el escéptico árboles; y en el número 21, por abundar en el tema agrícola, está la creación biotecnológica de zanahorias-silbato, genéticamente modificadas para que piten cuando llegan al punto óptimo de cocción. La sección titulada Tall Tales (que son leyendas con un toque fanfarrón) incluye un buen catálogo de criaturas extrañas, animales que recorren un espectro que va desde la pseudociencia criptozoológica hasta la broma más descarada y absurda. Podemos documentarnos sobre las truchas lanudas de los fríos lagos de Norteamérica, cuyo pelaje muestran orgullosos los pescadores como trofeo. O detectar haggis, simpáticos animalillos similares al ornitorrinco, con la ayuda de las cámaras conectadas a internet que en varios lugares de Escocia se han colocado para tal menester. A veces resulta complicado acceder a una determinada sección en el Museum of Hoaxes. El mapa del sitio, en la columna de la derecha, nos ayudará a encontrar, por ejemplo, la galería de montajes fotográficos o los cuestionarios, con los que pondremos a prueba nuestra capacidad para detectar engañifas. Quizá nos servirán para corregir cierto hiperescepticismo: muchos casos sospechosos son, en realidad, reales, valga la redundancia. Los gallos gigantes están trucados, pero ¿y los conejos gigantes? El sitio cuenta también con un foro de discusión muy concurrido, donde se comentan leyendas urbanas, bromas o noticias dudosas, y donde día tras día se resuelven y se desenmascaran nuevos misterios y montajes. El Museo de los Engaños está actualmente en plena reconstrucción. Gran parte de su contenido está siendo trasladado a una wikipedia (enciclopedia abierta y creada por voluntarios, cuya colaboración se facilita por medio de una tecnología especial que permite añadir o corregir artículos utilizando tan sólo el navegador de internet). Esta enciclopedia de los engaños se llama, obviamente, Hoaxipedia, y podemos acceder a ella en dirección www. museumofhoaxes.com/hoax/Hoaxipedia. Si a las salas del museo se le añade finalmente una gran biblioteca, mejor que mejor. Recursos: 9 Enlaces: 8 Presentación: 6 Hoaxipedia (Hoaxipedia) el escéptico 1

etiquetas generales: 
Página inicial: 
17