CARTA ABIERTA A LA MINISTRA BÁÑEZ

Edición 2012 - Número 256

Volver al sumario


Ismael Pérez Fernández

(Artículo publicado originalmente en la bitácora Homínidos).

Excelentísima Ministra Fátima Báñez,

Me dirijo a usted como un ciudadano ciertamente preocupado por la situación actual. Supongo que hoy en día, con los tiempos que corren, no le resulta sorprendente ni digno de mención que haya ciudadanos preocupados, a fin de cuentas, va a ser difícil encontrar alguno que no lo esté.

No obstante, creo que mi caso es algo diferente. Como todos, estoy preocupado por la actual crisis económica, pero la razón de esta misiva no es la crisis que azota estas tierras, la razón de esta carta es que creo tener razones suficientes para concluir que usted, le ruego no se me ofenda, no es la persona indicada para llevar un Ministerio y menos aun el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Discúlpeme la franqueza, al decírselo así, sin tapujo alguno. Me gustaría aclarar que esta opinión no está fundamentada en alguna ideología, o en algún tipo de inquina personal, no, esta opinión está fundamentada en razones, que en breve le expondré. Razones que creo que son fácilmente entendibles por cualquier persona.

Si he llegado a la conclusión de que usted no es una persona adecuada para llevar un Ministerio, es debido a sus declaraciones sobre la Virgen del Rocío que han recogido diversos medios, como se puede leer aquí (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/06/andalucia/1338999694.html) o aquí (http://www.intereconomia.com/noticias-negocios/claves/ministra-se-encomi...). Si me lo permite, primero voy aclarar lo que no estoy argumentando, hago esto, porque sé que cada vez que en este país se intenta debatir o criticar algo lo que acaba surgiendo es un festival de falacias lógicas. Suele ser moneda común que si uno crítica A, B y C se le conteste con críticas a C, D y E, es decir, se contesta a algo que en realidad no se ha dicho. En este país es fácil crear hombres de paja contra los que luego arremeter.

Así pues, procedo a la aclaración. Verá señora Ministra, no estoy en contra de que usted tenga unas determinadas creencias religiosas, considero que todos los seres humanos deben tener el derecho a sostener las creencias religiosas que así estimen oportuno, es más, creo que los estados deben promulgar leyes para proteger ese derecho, dicho de otro modo, los estados deben ser laicos. Así que esté tranquila, no voy a criticar ni a poner en duda su derecho a tener las creencias que tiene, por muy carente de fundamento que me parezca el creer en seres mitológicos.

Aclarado esto, pasaré a exponer las razones que creo que justifican lo poco idóneo que es que usted esté al frente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Según se recoge en los medios usted ha declarado sentirse muy emocionada por:

El regalo que ha hecho la Virgen del Rocío, aliada privilegiada y embajadora universal de Huelva, en el camino hacia la salida de la crisis y en la búsqueda del bienestar ciudadano

No tengo nada en contra de que usted se sienta aliviada por las causas que sean, pero de estas declaraciones se desprenden concepciones ciertamente preocupantes.

Como ya he señalado usted tiene todo el derecho del mundo a creer lo que quiera, pero debe tener en cuenta que desde el momento en el que aceptó el cargo de Ministra, no sólo es una persona, sino que también es un cargo público, y aquí es donde empiezan los problemas. Verá, no podemos confundir el espacio privado con el público, es decir, como persona puede usted creer lo que quiera, pero como Ministra no puede promover leyes, normas, reglas, etc. basándose en sus creencias personales. El ámbito público es el ámbito compartido por toda la sociedad (es el relativo a las leyes, las normas de convivencia, etc.). En ese ámbito no caben las creencias privadas. Es decir las normas, leyes, etc., no pueden hacerse en relación a creencias privadas de nadie, pues las creencias privadas no son compartidas por todos. En el ámbito público solo son válidas las normas, leyes, etc., que se hagan según un procedimiento acordado por todos. Un procedimiento de debate racional e inclusivo cuyas conclusiones sean válidas independientemente de las creencias privadas. Por lo tanto sostener que la Virgen del Rocío nos está ayudando a salir de la crisis es una forma peligrosa de mezclar ambos ámbitos. Usted debe hacer políticas que acaben, por ejemplo, con el problema del paro en este país, dejar la solución de ese y otros problemas a la intervención divina como comprenderá es algo que no corresponde.

No obstante se lo voy a poner fácil a su postura. Por el bien del argumento voy aceptar que esas entidades divinas en las que usted cree, realmente existen. Podemos incluso suponer que a partir del momento en que alguien les ha rezado pidiendo ayuda a esas entidades, éstas han empezado a hacer que descienda la tasa de desempleo de este país. Pues bien, aun en ese caso, lo único que tendríamos serían dos hechos. Uno, la pedida de ayuda mediante el rezo a esos seres divinos, y dos, el descenso de la tasa de desempleo. Pues bien, a partir de esto no se puede concluir que los entes divinos nos estén ayudando, lo que tenemos es una simple sucesión temporal de dos hechos, pero no tenemos la demostración de que el primer suceso sea la causa del segundo. Creer o sostener que realmente es así, como parece que hace usted, es incurrir en una falacia lógica conocida como post hoc ergo proter hoc, es decir, después de esto luego a consecuencia de esto. El incurrir en este error es una clara muestra de la ausencia de pensamiento racional, o al menos, de un defecto de razonamiento en la persona que así “razona”.

Fíjese que ni en el mejor de los casos su postura parece sostenerse. Ni que decir tiene cómo quedaría su postura si esas entidades divinas no existen.

Pero la realidad es incluso más dolorosa, porque lo cierto es que los datos no parecen indicar que haya ninguna ayuda de ningún tipo, ni divina ni humana. Según los últimos datos de la EPA el paro aumento en el primer trimestre de 2012 en 1,59 puntos, lo cual eleva la tasa de paro al 24,44% lo que viene a ser unos 5.639.500 personas. ¿Dónde está esa ayuda divina? Tal vez, esté usted pensando que la ayuda de la Virgen se nota en la mejora del dato del paro para el mes de mayo. Pero lo cierto, es que tampoco parece que ese sea el caso. Como usted bien sabe en el mes de mayo se produjo una reducción del 0,63% de la tasa de desempleo, lo cual sin más parece una buena noticia. Pero a veces para saber la realidad de las cosas y poderse hacer una idea aproximada de lo que está pasando, hay que comparar los datos. En el mismo periodo de 2011 se produjo una reducción del 1,87%, en 2010 fue del 1,84% y en 2009 del 0,68%. Señora Ministra los datos no parecen que apoyen la creencia de que algo o alguien nos está ayudando, la situación no parece ir a mejor sino a peor.

Estas son las razones que me hacen temer que usted no es una persona adecuada para ese tipo de cargos. Por un lado, parece tener una mezcla del espacio privado y público peligrosa, parece tener defectos y problemas a la hora de razonar, y por último, no parece ser consciente de la realidad, ya que sostiene que recibimos ayuda divina cuando en realidad los datos muestran que la situación no mejora sino que empeora, vamos, que de ayuda nada.

Ve como tengo razones para estar preocupado. Creo que es comprensible mi preocupación y zozobra al saber que usted está al frente ni más ni menos que del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. No espero ni de lejos que la dimisión se le pase por su cabeza, soy bien consciente de que eso no es costumbre en este país. Espero que al menos la carta le haga pensar, quizá, quien sabe, con un poco de suerte, si no se da cuenta de que no es la apropiada para ese cargo, al menos empiece a razonar como es debido.

URL: http://www.hominidos.net/2012/06/carta-abierta-la-ministra-banez.html

Volver al sumario

El Escéptico: 
EED: