Últimos días para conseguir "los libros de autoayuda ¡vaya timo!"

En menos de un mes acabará el plazo para apoyar "los libros de autoayuda ¡vaya timo!" cuyo autor, Eparquio Delgado, ha lanzado como iniciativa "crowdfunding". Cada apoyo tiene como recompensa recibir el libro en casa con gastos de envíos incluidos.

Hace unas semanas el proyecto llegó al 100% de la financiación mínima necesaria para echar a andar, pero aún está abierto el plazo para seguir recibiendo apoyos para conseguir el libro.

Casi todos, en algún momento de nuestra vida, hemos leído, o al menos hojeado uno de esos llamados "libros de autoayuda", esos manuales que nos ofrecen desde historias "ejemplares" a recetas que nos prometen la felicidad, el éxito, la paz interior o el desarrollo personal. Repudiados por unos y ensalzados por otros, los encontramos semana tras semana a la cabeza de las listas de los más vendidos. Este libro nace con el objetivo de analizar el fenómeno y dar respuesta a una pregunta fundamental: ¿funcionan realmente los libros de autoayuda?

Eparquio Delgado es licenciado en Psicología por la Universidad de La Laguna (ULL) y Máster en Psicología Clínica y de la Salud. Dirige el Centro Psicológico RAYUELA desde 2008. Ha participado en televisión durante dos temporadas realizando divulgación de psicología en el programa "Las tardes de El Día". Dirige el programa de radio de divulgación de psicología y neurocienciaConexionesEnRed.com, que se emite también en formato podcast. Actualmente es miembro de la Junta Directiva del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife.

El proyecto se puede apoyar en lanzanos.com:

http://www.lanzanos.com/proyectos/los-libros-de-autoayuda-vaya-timo/

Comentarios

Hola, soy una persona que se considera escéptica desde que era niña y una ferviente lectora (y compradora) de la colección ¡Vaya Timo!, pero desde hace unos a esta parte, empiezan a sorprender una serie de libros que están siendo publicados en la colección, es algo en lo que no he reparado yo sola, sino en lo que coincido con otros escépticos, no me refiero en concreto a este de la autoayuda, que no se como va a ser y no se si adquiriré, ni leeré.

Pero por ejemplo, resulta sorprendente, aunque no es el único, que en una colección dedicada a desenmascarar cosas fraudulentas paranormales y esto hecho desde el punto de vista científico, se hable (valga como ejemplo), de "el nacionalismo", por ejemplo, que no es un hecho paranormal, ni tampoco creo que pueda analizarse desde la ciencia, a menos que entendamos que la política, sociología y filosofía, son ciencias o parte de la ciencia, por supuesto no ciencias exactas, pero ciencias, en ese caso podría ser, no obstante aún en este caso, estaríamos hablando de ciencia no exacta e "interpretables u opinables", estaríamos ante una opinión mas o menos culta sobre un tema y mas o menos acertada, pero una opinión.

Con esto no quiero decir que me opongo a lo que dice este libro (aunque podría perfectamente), sino que dudo que este libro tenga cabida en esta colección, por supuesto que el próximo libro puede ser de cocina o jardinería "¿Las tijeras de podar cortan mejor que los serruchos? o ¡Vaya Timo!", se puede escribir de lo que se quiera, pero parece que se están terminando los temas o se están buscando nuevos patrocinadores o parece que el movimiento va a la deriba.

Es muy importante además recordar que el movimiento escéptico internacional, incluyendo el español (así aparece en los estatutos de ARP), se considera como "APOLÍTICO", pero si luego en una colección crítica de lo paranormal, se empieza hablando desde "el punto de vista científico" de un tema y decantándose por una idéa política o contra una en concreto, pues ya no se trata de un movimiento apolítico... (si es que algo de eso existe), ¿es que no se puede ser entonces nacionalista de ningún tipo (aunque sea moderado) y ser escéptico?.

En el pasado ya se trató de aplicar la ciencia a la vida o determinadas doctrinas sociales o filosóficas o políticas, se declararon científicas, pero luego en su aplicación cotidiana, hicieron cosas buenas pero también crearon múltiples problemas, desde el autodenominado marxismo científico (incluyendo su vertiente atea), el racionalismo, etc., en muchos casos deribaron en cientifismo con tintes totalitarios y dejaron mas de un muerto con sus experimentos sociales, esperemos que el escepticismo científico no empiece a caminar por la misma senda.

También he visto que autores escépticos españoles y también extranjeros (sobre todo norteamericanos), han hecho críticas similares al socialismo o comunismo o anarquismo, está bien, cada uno puede hablar de lo que quiera, no obstante, tomando partido en idéas políticas o en ideologías ya no eres escéptico apolítico, puede que tu planteamiento sea muy racional (eso si no es interesado), pero no por ello tiene que cumplirse, a muchos los planteamientos de Marx les parecían muy racionales y que eran lo que iba a ocurrir en el futuro, creían que era el devenir histórico de la historia y que esto era una verdad icontrovertible y cercana, como un hecho científico, está claro que luego no fue así, Marx se equivocó o se equivocó en parte, meternos a videntes del futuro, por lógico que sea lo que decimos, o por lógico que lo parezca, no es misión de la ciencia, mas bien de videntes que criticamos.

Finalmente, es importante ver que hay escépticos cercanos a medios de comunicación nacionalistas de los mas diversos tipos, lo mismo que algunos también están cercanos a partidos que también lo son o sus proyectos tienen subvenciones de grupos que lo son, ya se que hay gente que le pega a todo, pero no es muy coherente.

En estos casos de críticas a ideologías suele ocurrir que aquellos que están contra esa ideología, están encantados, los que están a favor de la misma, pues no, pero no aportan mucho, ni convencen a casi nadie, mas bien, erosionan un movimiento que se autodenomina apolítico, queda erosionado desde dentro por sus seguidores pues hay de todo en el mismo y desde fuera espanta a nuevos adeptos y le crea enemigos y eso declarándose el movimiento apolítico y sin ser un tema paranormal o científico, si lo fuese nada que decir.

Si alguien quiere buenos libros de política o sociología o filosofía, que analicen las ideologías, los hay, además para todos los niveles (ya que el escepticismo, digamos que no tiene su fuerte en temas sociales...), pero este librito y en esta colección, pues que quieres que te diga.

En mi opinión la colección no está dedicada únicamente a desenmascarar fraudes paranormales, sino que intenta analizar creencias y afirmaciones y las bases sobre la que se sustentan, cuando éstas no son ciertas, o al menos no lo son según el autor. Los hechos paranormales que tú mencionas son sólo un subconjunto de éstas, y así tenemos otros libros de la colección destinados por ejemplo al análisis de la religión, del psicoanálisis o del nacionalismo, en el caso que citas.
Estas creencias se basan muchas veces en premisas y pruebas que sí pueden ser examinadas, si no utilizando la ciencia, sí al menos desde un uso riguroso de la historia e incluso desde el sentido común.
Por ello, el relativismo al que invocas en que todo lo que no sea científico (de ciencias "naturales") es sólo una opinión me parece equivocado, pues tanto en historia, psicología, economía o cualquier otra de esas disciplinas de estudio hay afirmaciones que casan con los hechos y que se basan en un estudio serio de las evidencias, y otras que no.

Por tanto sí, se puede ser "nacionalista moderado" y escéptico, igual que se puede ser "religioso moderado" y escéptico. Únicamente que no estarás aplicando tu escepticismo en esa área en concreto. Casi nadie es escéptico en todo.
El mismo autor reconoce que "Creer que una determinada comunidad es una 'nación' tiene que ver más con la fe que con la razón; es una creencia individual que puede ser compartida con otros y que está más cerca del pensamiento religioso que del científico, de ahí la dificultad de intentar rebatirla racionalmente".

En cuanto a tus alusiones a nuevos patrocinadores (si te refieres a buscar nuevos lectores supongo que sí) y a escépticos del movimiento que son afines a grupos nacionalistas, poco que comentar. No somos una secta, allá cada cual con sus afinidades.
Pero tampoco confundamos el nacionalismo con defender la descentralización de competencias, la autonomía de gobierno o la autodeterminación, que son modelos políticos que no tienen porqué basarse en un "dogma" de nación.

Perdón, la respueta es mía que no estaba logueado.

Hola, Blanca.

Mi nombre es José María Bello Diéguez y soy socio de ARP-SAPC desde hace muchos años. Creo que mucho de lo que dices en tu comentario es correcto y coincido contigo en que el nacionalismo no tiene por qué ser un timo. No he leido el libro, pero sí algunos comentarios y entrevistas al autor, y es posible que el título no responda fielmente a lo que el autor desarrolla en él. Más bien parece abordar ciertos mitos, tergiversaciones de la historia, falacias argumentales y cachondeos similares que, en determinados casos, sirven de falsa (¡y peligrosa!) base a ciertos planteamientos irracionales de ese amplio mundo que es el nacionalimo. Si es así, hay que reconocer que el título no es afortunado, pues parece abarcar a todos los nacionalismos y todos los nacionalistas. Doy fe de que existen nacionalistas que no tienen nada, pero nada de nada, de irracionales en sus planteamientos, y ciertamente debo solidarizarme y me solidarizo con ellos si se han sentido heridos por el título del libro.

Pero lo que sobre todo me gustaría matizar, y ese es el contenido principal de esta respuesta, es que todo lo que te podamos decir va estrictamente a título personal. La colección Vaya Timo es una idea valiente y oportuna de la Editoria Laetoli, y está dirigida por Javier Armentia, otro socio de ARP-SAPC desde su inicio y uno de los más conspicuos pilares de la asociación. Esta, en cuanto tal, avala la colección en su conjunto, pero, como suelen decir las revistas y periódicos, no necesariamente se identifica con las opiniones particulares de las personas que en ella escriben. La elección de autores y títulos corresponde exclusivamente a la Editorial y al director de la colección.

En concreto, sobre el nacionalismo no existe postura oficial de ARP-SAPC de ningún tipo, pues ese asunto nunca se ha debatido en el seno de la asociación. Como tampoco existe postura oficial en relación con la religión, asunto que sí ha sido debatido, y la decisión fue precisamente no hacer posicionamiento expreso más allá de lo que dicen los estatutos, es decir, reafirmarnos en la defensa de la racionalidad y del pensamiento crítico. De hecho hay socios de ARP-SAPC (y del movimiento escéptico en todo el mundo, y baste citar a Francisco Ayala o a Martin Gardner) que son creyentes sin que eso genere ningún tipo de tensión. De la misma forma hay socios y amigos nacionalistas de uno u otro signo, lo que da lugar en ocasiones a debates enriquecedores en los que se participa libremente, pues a nadie se le pide su filiación religiosa o política, como puedes suponer.

Todo lo anterior dicho, evidentemente, a título estrictamente personal.

Ha sido un placer leer tu comentario, que me me parece muy acertado, y que sin duda llegará a Javier Armentia y a la Editorial Laetoli.

Muchas gracias

JM