EL NIÑO MAGNÉTICO

Edición 2012 - Número 251

Volver al sumario


La Nave de los Locos

(Artículo publicado originalmente en la bitácora de La Nave de los Locos)

Hace unos días apareció en la prensa mundial que un pequeño serbio de siete años, Bodgan, tenía la extraña habilidad de atraer magnéticamente algunas cosas. Su fotografía con el cuerpo lleno de cucharas y algunos videos con sus gracias causaron impacto entre algunos crédulos. Se dijo que la ciencia no tenía explicación para tan particular fenómeno y que Bodgan, un rechonchito con cara de buena onda, había tenido la misma cualidad desde su más tierna infancia. Incluso se supone que los aparatos eléctricos sufren cuando el “niño magnético” se acerca.

Como en La Nave no nos creemos cualquier tontera, acudimos donde Benjamin Radford, editor del Skeptical Inquirer y autor de numerosos libros, entre ellos “Media Mythmakers” y “Tracking the chupacabras”, para que él y su experiencia nos dijeran qué diantres ocurría con Bodgan. Radford amablemente accedió y parte de sus declaraciones fueron publicadas en el diario Las Últimas Noticias del viernes 25 de febrero.

“El pequeño Bogdan es sólo el último de una larga lista de personas que dicen tener esta habilidad. He visto a docenas de personas como ésta, pero casi ninguna ha sido analizada científicamente” parte diciendo Radford. “La clave para entender este fenómeno no radica en el magnetismo ni en alguna clase de habilidad mística, sino en la física de la fricción. La piel es muy elástica y tiende a ajustarse a la forma de los objetos con los que entra en contacto. Esto es especialmente evidente en los días calurosos, cuando la piel se pega al cuero o al plástico. A veces la piel puede parecer adhesiva por las mismas razones”, añade el especialista.

- ¿Y el magnetismo?

- Esto no tiene nada que ver con el magnetismo. De hecho, que materiales no magnéticos o no ferrosos como los platos se peguen a la piel es prueba de ello. ¿Qué tienen en común los metales, el vidrio y los plásticos? Todos ellos tienen superficies lisas.

- ¿Entonces?

- La así llamada “gente magnética” tiene unas pocas características en común. Primero, tienen pocos pelos en su cuerpo. Esto es importante porque cualquier pelo que se interponga entre la piel y el objeto reducirá la fricción. Segundo, que la gente magnética que aparece en las fotos y los videos tiende a inclinarse ligeramente hacia atrás, o a permanecer más o menos perpendiculares al suelo. Si existiera realmente alguna suerte magnetismo que forzara a los objetos a quedarse pegados al cuerpo, la persona debiera poder inclinarse.

- Bodgan aparece sin polera. ¿Por qué?

- Es curioso, pero si la razón de que los objetos se peguen a la piel es el magnetismo y no la simple fricción de la piel, no hay razones para que sólo se pegue en la piel desnuda. La atracción magnética trabaja a través también de un papel, y si el magnetismo es tan fuerte como dicen, la persona magnética debiera ser capaz de hacer el truco también sobre la polera.

- ¿Cuál es el misterio acá?

- No hay ningún secreto o misterio: cualquiera que haya visto a un niño con la cuchara pegada en la nariz ha visto antes este fenómeno.

- ¿Esta gente está engañando para encontrar atención o cree realmente en sus poderes?

- En realidad ellos creen tener estas habilidades especiales. En todo caso probar lo que te digo es simple: en casa, aplique usted una ligera capa de aceite en la piel y mire cómo las cosas se pegan en ella.

URL: http://navelocos.blogspot.com/2011/03/el-nino-magnetico.html

Volver al sumario

El Escéptico: