Medicinas Alternativas

Una fundación para promover la medicina basada en las 'energías sutiles' y la 'autocuración'

A través de El BOE nuestro de cada día (https://civio.es/el-boe-nuestro-de-cada-dia/ ) nos enteramos de que ha quedado inscrita en el Registro de Fundaciones la fundación ABIO. Entre sus fines, según consta en la base de datos de fundaciones del Ministerio de Justicia (http://fundosbuscador.mjusticia.gob.es/fundosbuscador/DetalleFundacion.action?idFundacion=17652&index=1&lang=es_es ), se encuentran “la promoción y fomento de las medicinas naturales, entendidas tales como aquellas que prescinden del uso de compuestos químicos sintéticos, y especialmente, las medicinas basadas en la consideración de la persona como ser vivo, la capacidad del ser humano para la autocuración, las energías sutiles y los remedios sencillos.”

En la mencionada página de Civio, la periodista Eva Belmonte explica que una entidad requiere, para ser reconocida como fundación (con los beneficios fiscales que ello implica), que sus fines sean considerados de “interés general”, una definición que la Ley de Fundaciones admite que es amplia. “Pero, ¿quién decide si los fines de una entidad son o no de interés general? Lo hace el Protectorado de fundaciones (https://www.msssi.gob.es/fundaciones/protectorado/home.htm  ), un organismo dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que debe emitir un informe sobre si ese requisito se cumple o no”, informa Belmonte.

Así pues, un organismo gubernamental español está dando indirectamente respaldo a que se promueva el prescindir de fármacos, la autocuración, las “energías sutiles” y los “remedios sencillos”, así como la idea de que las medicinas “no naturales” no consideran “a la persona como ser vivo”. ABIO podrá esgrimir su carácter de fundación y, por tanto, el interés general de sus actividades, para solicitar subvenciones o también, se nos ocurre, para buscar la colaboración de entidades públicas para cursos y charlas en los que divulgar su visión de las medicinas naturales.

Según el artículo 43 de la Constitución Española, los poderes públicos son responsables de tutelar la salud pública y fomentar la educación sanitaria. El de ABIO es solo un caso pero viene a mostrar cómo la pseudociencia no encuentra obstáculos para alcanzar unos beneficios y una respetabilidad que, en nuestra opinión, no debería tener.

TERAPIAS PELIGROSAS, PARASITANDO LA SALUD

Sección: 
ANUARIO 2017
Página inicial: 
34
Pagina final: 
49
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.

Vídeo "Crianza basada en la evidencia" - María Martínez Giner en Escépticos en el Pub Madrid

Ya está disponible el vídeo con la charla de María Martínez Giner, licenciada en veterinaria, especialista en cunicultura y en genética de la reproducción, que convocamos para el pasado evento de junio en Escépticos en el Pub Madrid.


La entrevista previa se puede encontrar, como de costumbre, en nuestro Podcast "Pensando Críticamente".

Artículo de bioneuroemoción en inglés

Emilio José Cazorla ha traducido al inglés, con la ayuda de Nigel Bax, su artículo "Sectas 2.0. El origen emocional de la enfermedad", que aparecía en El Escéptico nº 44. Con ello se pretende cubrir un hueco en la escasa bibliografía que existe sobre bioneuroemoción (BNE)en esa lengua.

El artículo se encuentra dentro del apartado de monografías de nuestra web: http://www.escepticos.es/monografia/5261

En el mismo repositorio se encuenta un dossier mucho más completo sobre BNE: http://www.escepticos.es/monografia/4307

La BNE constituye una amalgama de diversas pseudoterapias, junto con una visión y una práctica distorsionadas de herramientas y conocimientos válidos. Sus principales componentes son la Nueva Medicina Germánica, la Biodescodificación, el libro Un curso de milagros, la Programación Neolingüística (PNL), las Constelaciones Familiares y la Hipnosis Ericksoniana.

La web de ARP-SAPC es el mayor repositorio de documentación escéptica en castellano. La revista El Escéptico se mantiene gracias a la aportación de socios y suscriptores. Puede encontrar más información sobre nuestra asociación en http://www.escepticos.es/sobre-ARP-SAPC.

 

Respuestas de la defensora del lector de El País y de Rosa Montero a las críticas por su artículo

Tras las numerosas protestas de lectores, entidades y asociaciones por el artículo de Rosa Montero "Consumidores engañados y cautivos", ha habido una reacción tanto de la defensora del lector de El País como de la propia autora.

Recordemos que el artículo tenía numerosos errores de concepto y fomenta una inexistente conspiración de la industria a sus consumidores y defiende la homeopatía.

La carta que ARP-SAPC había hecho llegar a la Defensora del Lector del El País explicaba de forma somera donde se encuentran estos errores. De hecho fue seleccionada por la propia defensora para dar su réplica:

http://elpais.com/elpais/2017/06/06/defensor_del_lector/1496749694_143122.amp.html

Por su parte, la propia autora ha dejado una respuesta en su perfil de Facebook, que puede leerse en:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1407077162702531&id=121139574629636

Como concluye nuestra carta de protesta, las críticas, cuando no se sostienen sobre argumentos racionales, se caen por su propio peso. Que un problema como la celiaquía se despache con una teoría peregrina basada en un anacronismo es algo que un medio como El País no debería permitirse y que transmite una información incorrecta y muy peligrosa al amparo de la credibilidad de un medio de información como el suyo.

ARP-SAPC trabaja de forma independiente. No recibimos ayudas ni subvenciones de ningún organismo público, ni de empresa privada alguna. Según sus posibilidades trata de informar y de aconsejar a las autoridades y a los medios de comunicación el promover el uso de la razón y de la cultura científica, y que traten en lo posible de evitar la divulgación de afirmaciones sobre terapias o sobre temas de salud en general que no hayan demostrado de forma científica ningún efecto de mejora en los pacientes. También sobre consumo, exigiendo que las afirmaciones al respecto también estén basadas en pruebas científicas que acrediten su veracidad.

Páginas