Entrevista a Jon Zabal

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
49
pinchar aqui para descargar pdf

 

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Entrevista a Jon Zabal
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

 

Cualquier mentalista que no se identifique como ilusionista probablemente intenta timarte por Andrés Carmona Campo y Juan Soler Entrevista a Jon Zabal: J on Zabal es un mago y mentalista del País Vasco. Ha trabajado en numerosas ocasiones para la radio y televisión con sus efectos mágicos y actualmente desarrolla dos espectáculos en paralelo: Pensamientos encontrados, su show de mentalismo, y De menú o a la carta más alta, en el que todo gira alrededor de la magia con cartas. Además, Jon Zabal destaca por su forma particular de presentar su magia y mentalismo, siempre en un tono ameno y divertido donde no falta el humor, algo que, aparentemente, choca con la idea tradicional que tenemos sobre el mentalismo. otoño-invierno 2013 47 el escéptico Hola, Jon. Ahora mismo estás presentando dos espectáculos distintos, uno de cartomagia (De menú o a la carta más alta) y otro de mentalismo (Pensamientos encontrados). Evidentemente, estás dejando claro que eres un mago. Pero la pregunta es: ¿es bueno que, como mentalista, la gente sepa que además eres mago? ¿Qué opinas de esos mentalistas que prefieren que no los mezclen con la magia? Nunca he considerado que exista una diferencia entre el mentalista y el mago. Un mentalista es un mago que se ha decantado por esa especialidad. Aunque también es cierto que no combino las dos disciplinas en una misma actuación. El público reacciona de una forma distinta ante el mentalismo que ante la cartomagia. Cuando haces un juego de cartas es muy fácil arrancar un aplauso al final. Al realizar un juego de mentalismo los aplausos suelen ser más tímidos, es una respuesta más intensa y, a la vez, más íntima. Dicho esto, cualquier mentalista que no quiera que se le identifique como ilusionista posiblemente intenta timarte. En tu blog (http://www.jon-zabal.com/) dejas claro en tus comentarios que lo que haces no es auténtico, y llegas a decir: "Somos incapaces de leer el pensamiento, de volar a varios metros del suelo o de cortar a una mujer por la mitad". Lo de cortar a la mujer o volar a varios metros es claro que no puede ser, pero ¿y lo de leer el pensamiento? ¿Cómo es que un mentalista como tú, que "lee" el pensamiento todos los días en el escenario, luego dice que no es capaz de hacerlo? En mis espectáculos no digo que leer la mente es imposible. Simplemente lo hago. El público puede entenderlo como quiera. Al acabar, si algún espectador se acerca y me pregunta, le digo que todo ha sido una ficción. Muchos se llevan un chasco, una especie de "los reyes son los padres", por eso casi nunca me creen y siguen pensando que puedo adivinar sus pensamientos. Da igual lo que les diga. ¿Es necesario decir las cosas tan claramente como tú las dices? ¿No es mejor cierta ambigüedad, dejar la puerta abierta al misterio, a lo insondable... a que lo estudien los "profesionales" del misterio, los Iker Jiménez, J. J. Benítez y compañía? Da igual. Por mucho que haga o diga, la gente no cree o deja de creer por lo que ve en el escenario. El público viene con su pensamiento definido desde casa y buscará siempre Para aquellos que creen, cualquier explicación es innecesaria, para las que no creen, ninguna explicación es suficiente. evidencias que confirmen su hipótesis. Es un comportamiento habitual del ser humano. El que piense que existen los poderes mentales seguirá creyéndolo después de verme, por mucho que yo le diga que tan solo soy un ilusionista. El que no cree, tampoco cambiará de opinión... solo que este último estará en lo cierto. En una ocasión, al acabar mi espectáculo, una señora se acercó y me dijo que yo me hacía pasar por ilusionista para que la gente no se diera cuenta que tenía poderes de verdad. Todo se resume en la tan utilizada frase de Stuart Chase (y que solía usar el gran mentalista Dunninger): "Para aquellos que creen, cualquier explicación es innecesaria, para las que no creen, ninguna explicación es suficiente." Algo que destaca en tus espectáculos es el humor. En la cartomagia y otras ramas de la magia es habitual que haya humor: Juan Tamariz, Mac King, etc. Pero es que tú además mezclas el humor con el mentalismo, cuando lo habitual es el mentalismo más serio, casi que da miedo: ¿cuál es tu experiencia con esta forma de presentar el mentalismo apartada de la tradicional? En el pasado muchos han utilizado el humor al presentar mentalismo. De hecho, es la especialidad del ilusionismo donde más fácil resulta encontrar situaciones cómicas. Lo que ocurre es que en España, la cabeza visible de esta especialidad es el gran Anthony Blake. Él decidió hace años utilizar presentaciones serias e intensas que le funcionan perfectamente...cuando las hace él. La influencia de Blake ha sido tan grande que muchos no ven el mentalismo en otra "clave" y acaban copiándole. Cuando hago demostraciones de telepatía, hipnosis o telekinesia me veo a mí mismo como si fuera un superhéroe. Los cómics están llenos de superhéroes. Algunos se atormentan y se encierran en sí mismos y otro son más divertidos. Hacen bromas, son gamberros y disfrutan del poder que les ha tocado. otoño-invierno 2013 el escéptico 48 Yo, que también tengo poderes, ficticios, pero poderes, soy de estos últimos: los gamberros. La reacción que esto provoca en el público es curiosa, tardan unos minutos en entender el tono del espectáculo pero luego se dejan llevar. Uri Geller, cuando hacía demostraciones de sus supuestos poderes, no era muy serio. Lo hacía todo de forma natural y mira la que montó. Volvemos a lo de antes, el que cree, creerá de todas formas. Los mentalistas clásicos presentaban sus shows como una prueba de poderes mentales, paranormales o esotéricos. Actualmente la tendencia es a huir de eso y a orientarla hacia la psicología, el control verbal, etc., me refiero a mentalistas del tipo Derren Brown, Keith Barry, etc. ¿Qué opinas de este tipo de giro en la forma de presentar el mentalismo? Es una forma de hacer más creíble la mentira escénica que se presenta. Ahora la gente ya no cree tanto en poderes sobrenaturales y conjuros mágicos que al recitarlos te hacen rico. Sin embargo, cualquier tontería que venga revestida con el manto de la psicología resulta perfectamente creíble. A mí no me importa que un mentalista diga que tiene un pacto con el diablo o que es un experto manipulador de mentes o que observando los micromovimentos de otras personas es capaz de saber lo que piensan. Eso no es problema, siempre y cuando lo hagan en un ámbito escénico y no utilicen esos argumentos más allá de las tablas del teatro. Hace poco James Randi estuvo de gira por España y visitó Madrid y Bilbao. ¿Qué opinas de él? Yo le vi en Bilbao. Me pareció curioso que una charla sobre escepticismo se diera en la Universidad de Deusto, una universidad católica. Desde ese escenario, casi nada de lo que dijo parecía congruente. Quitando eso, es una figura que me cae bien. Me hubiera gustado que fuera una charla de él y solo de él y no una entrevista sobre su vida. Creo que muchos querían lo mismo y por eso se quedó un poco corto. Hay que tener mucho cuidado con estas charlas sobre escepticismo. Deben estar bien estructuradas y ofrecer argumentos sólidos. En caso contrario, si los argumentos presentados son pobres, un oyente podría rebatirlos con facilidad y se posicionaría en la hipótesis contraria. Es lo que en psicología social se llama inoculación, porque funciona como antiguamente las vacunas. Esto ha pasado en muchas charlas que he visto de este tipo. En algunos casos por incompetencia del ponente y en otros, como fue el caso de Randi, por no tener posibilidad de explayarse. ¿Y qué opinión te merece el escepticismo organizado? ¿Crees que es necesaria nuestra labor o que no hace falta? Sé sincero, por favor. A pesar de no pertenecer a ninguna asociación soy muy escéptico e incluso ­no puedo evitarlo- con las asociaciones de escépticos. Con esta forma de pensar, algunas veces me ha ido bien y otras he cometido errores garrafales. Pero es mi caso. Evidentemente, todo lo que ayude a evitar que roben a personas está bien. Aunque, para ser sincero, pienso que otoño-invierno 2013 una persona con credulidad absoluta y otra totalmente escéptica son igual de fáciles de engañar. Como eres mentalista, vamos a probar tus poderes como futurólogo: con el paso del tiempo ¿qué crees que va a ocurrir: que va a aumentar el racionalismo y el pensamiento crítico, o que por el contrario lo que aumentarán serás las supersticiones, pseudociencias y otras supercherías? El psicólogo Skinner consiguió, hace muchos años ya, crear conductas supersticiosas en palomas. Pero tuvo que crearlas, no las tenían "de fábrica". Eso es esperanzador. No sé dónde leí hace un tiempo que las creencias en espíritus, dioses y cualquier otro ser que nos observa tiene una función adaptativa porque, al sentirnos observados, nos comportamos mejor. Para demostrarlo hicieron un experimento. No lo recuerdo bien pero la conclusión era que las personas que se encontraban en una casa supuestamente encantada mentían menos que las personas que estaban en una casa "normal". Eso es desesperanzador. Muchas gracias, Jon, por tu tiempo y tus respuestas. Y mucha suerte con tus espectáculos. Gracias a vosotros. Antes de finalizar dejadme que os cuente un pequeño juego para que podáis sentir lo que es que la gente crea que tienes poderes. Imaginad que alguien os invita a ti y más amigos a su casa. En un momento, cuando nadie os vea, coged un objeto de otro invitado ­puede ser unas llaves, una bolso, una cartera, etc.- y escondedla en algún lugar, como si ese objeto hubiera quedado ahí por accidente. Bajo la cama, tras un sofá o algo similar. Cuando llegue la hora de irse, esperad a que la persona en cuestión eche de menos el objeto. La gente le ayudará a buscarlo pero no lo encontrarán. Entonces tú entras en escena. Explica que tienes el poder de la clarividencia, concéntrate y simula encontrar el objeto con tu don. Si la gente te pregunta cómo conseguiste ser clarividente, respóndele con la frase más estúpida de la historia: "Es que solo utilizamos el 10% de nuestra capacidad cerebral." Ficha artística Jon Zabal Portugalete. 12- 09-1979 Espectáculos: "Pensamientos encontrados", "De menú o a la carta más alta" y próximamente "Prodigios". Publicaciones: -Zabal, Jon. Palabra de mago. Barcelona: ediciones Marré, 2009. -Zabal, Jon. Información Reservada. Barcelona: ediciones Marré, 2011 Página web: www.jon-zabal.com/ Blog: www.jon-zabal.com/blog/ 49 el escéptico

Página inicial: 
47