La cara de Marte

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
15
pinchar aqui para descargar pdf

 

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

 

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  La cara de Marte
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

primer contacto un papel activo y principal en las actividades de promoción de la ciencia ante el público, como lo es esta VI Semana madrileña. Ello no quiere decir que se deba permitir a nadie que convierta estos actos en mera publicidad institucional o empresarial. Algo que debería ser aplicable a todos y cada uno de los actos de la semana y que, en este del 11 de noviembre, queda patente. Otro coladero que nos parece peligroso: simple y pura publicidad y no información, reflexión y divulgación, que es lo que hace falta. y 3. Atenta contra un sector clave y fundamental: los temas relacionados con la salud pública se han de tomar con especial dedicación y seriedad, por la trascendencia social que tienen. En este sentido, otro peligroso coladero, que se puede convertir en peligro para los ciudadanos. ¿Qué tipo de sanidad y salud pública se debe promover desde una Semana de la Ciencia? Estamos convencidos de que se ha de apostar, en un esfuerzo conjunto de administraciones, investigación e industria, por aquellas terapias efectivas que resuelvan realmente problemas sanitarios, no por modas o tendencias con éxito popular y económico. Por ello, nos parece necesario que, cuanto antes, se tomen medidas para evitar algo que ni promociona la ciencia ni pretende sensibilizar al público en temas científicos, y a pesar de ello recibe el amparo de las más altas instituciones madrileñas. Es un error corregible en cualquier momento, con una toma de posición pública por parte de los responsables sobre el tema. Es más, creemos muy necesario ese debate y el conocimiento público del mismo. Quiero hacer mención a lo sucedido el pasado mes de septiembre en el Reino Unido, cuando dentro del famoso "festival de la ciencia" que organiza la Asociación Británica por el Avance de la Ciencia (BA) incluyó un acto público en el que se promocionaban pseudociencias: hubo importantes y relevantes protestas por parte de instituciones científicas y el debate llegó a las páginas de los medios de comunicación. (Información sobre este tema en este enlace). Como sucede ahora con el acto de publicidad homeopática de Boiron, la preocupación de los críticos a que tales barbaridades se incluyan en actos populares de ciencia estriba en el error que supone tal promoción y en la contrapropaganda que supone en una semana cuyo objetivo es "abrir la experiencia científica a la mirada y a la reflexión del ciudadano". No hace falta aclarar que no se trata de acallar ni la libertad de expresión ni libertad de empresa, ni de un ataque de una supuesta ciencia "oficial" contra cualquiera que se mueva fuera de sus dogmas. Es el más fundamental ejercicio del derecho del ciudadano a exigir responsabilidad de las autoridades públicas, también -o especialmente- en los temas que atañen a la ciencia y la tecnología. Quienes amamos la ciencia, todos los que defendemos que sólo el pensamiento crítico nos permite avanzar en el conocimiento y en el progreso, debemos manifestar públicamente que estos errores no se deben cometer nunca. El caso de Cataluña Pero el caso más grave es el del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, que ha decidido tomar las riendas de algunas prácticas pseudomédicas e integrarlas en la red sanitaria pública. Y así, se embarca en un proyecto de decreto por que cual se pone a regular el ejercicio de "determinadas terapias naturales" (presentada el 18 de marzo de 2006 por la Consejera de Salud, Marina Geli, y ya lanzada como proyecto de decreto el 17 de julio de 2006 por voluntad del gobierno catalán). Ese "Decret pel qual es regulen les condicions per a l'exercici de determinades teràpies naturals" no sólo consagra el auge de pseudoterapias sin fundamento científico, sino que les aplica un paraguas institucional simplemente alucinante. ARP ­ Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico presentó el pasado 8 de agosto unas alegaciones al Departamento de Salud, y promueve un "Manifiesto por una sanidad que proteja nuestra salud sólo mediante terapias de eficacia comprobada" del que damos noticia más detallada en este mismo número de El Escéptico. En la página Web, www.escepticos.org, se puede acceder al mismo y apoyarlo activamente. Redacción ARP-SAPC LA CARA DE MARTE La sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea ha obtenido imágenes de la región de Cydonia, en la que se ubica la famosa `cara de Marte' que tanto dio de qué hablar hace unas décadas. Después de muchos intentos por fotografiar esa zona del planeta, realizados entre abril de 2004 y julio de 2006, frustrados todos ellos por el polvo atmosférico, por la niebla o por la altura, las cámaras de la sonda pudieron por fin captar imágenes de alta resolución el 22 de julio. En palabras de Agustín Chicarro, científico de la misión, "las imágenes son verdaderamente espectaculares pues no sólo muestran una visión nueva de un área famosa entre los buscadores de mitos espaciales, sino que es un acercamiento a una zona de gran interés para los el escéptico 14 Una vista en perspectiva de la llamada "cara de Marte" localizada en la región de Cydonia. La cara se hizo famosa en 1976 a raíz de una fotografía tomada por la sonda americana Viking 1 en la que parecía un rostro humano. Cydonia está localizada en una latitud de 40,75º Norte y una longitud de 350,5º Este. (ESA/DLR/FU Berlin G. Neukum, MOC) geólogos planetarios y demuestra una vez más la gran capacidad de las cámaras de la nave". El mito de la cara de Marte se hizo famoso a raíz de una fotografía tomada en 1976 por la nave Viking 1. En un boletín de prensa, la NASA decía que la formación "parece una cabeza humana", pero no se trataba de una interpretación, sino de una comparación, pues los científicos ya habían hecho la interpretación correcta como una ilusión óptica causada por el ángulo de iluminación del Sol y por la morfología de la superficie, dando como resultado la impresión de ojos, nariz y boca. Sin embargo, la cara de Marte fue objeto de grandes especulaciones en todo nuestro planeta acerca de los posibles orígenes y propósitos de algunas estructuras artificiales, la más llamativa de las cuales era la cara. Las estructuras que rodean a esta esfinge natural, han sido interpretadas por algunos entusiastas como paisajes artificiales constituidos por algunas pirámides e incluso por una ciudad en ruinas. Estas especulaciones, que potencian la idea de que el planeta vecino fue alguna vez cuna de una civilización tan avanzada como la de la Tierra, o todavía más, han sido respaldadas por medio de numerosos artículos de prensa y también en la literatura de ciencia-ficción y en muchas páginas de la red. A pesar de todo ello, la interpretación científica ha sido siempre la misma: la cara es un producto de la imaginación humana en una superficie altamente erosionada. Ahora sabemos que tanto la cara como algunas pirámides y una estructura en forma de cráneo, que se encuentran en la misma región, son naturales, pero Cydonia sigue siendo un sitio de gran interés para los científicos que estudian en detalle la singular geología que da origen a esas llamativas ilusiones ópticas. Antonio Bernal González 15 el escéptico

Página inicial: 
14