Angeología o como la potencia sin control no sirve de nada

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
34
pinchar aqui para descargar pdf

 

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

 


Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Angeología o como la potencia sin control no sirve de nada
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Artículo ANGEOLOGÍA O CÓMO LA POTENCIA SIN CONTROL NO SIRVE DE NADA Jesús M. Landart M e es imposible decidirme por una de las dos. Ambas tan iguales y tan diferentes. La una, representante de la más rancia de las Españas, fascistoide y ultraconservadora. La otra, moderna en el peor sentido de la palabra, y cristiana anticlerical según propia confesión, tan New Age ella, con su pelo azul. Ambas tan nuestras... Me refiero a Pitita Ridruejo y Lucía Bosé. Estas dos damas, representantes de dos Españas aparentemente diferentes comparten una pasión: la angelología. Hay que desplazarse miles de kilómetros para encontrar en Shirley McLaine, el tercer vértice del triángulo angélico de nuestros días. De esta tercera poco sé, y menos me interesa. La tontería patria tiene de bueno que al menos la sentimos un poco nuestra. Que la idiotez anglosajona la investiguen ellos. He querido saber qué fuentes han sido las responsables de que se les haya secado el cerebro a nuestras dos damas. He encontrado cosas muy curiosas. Para empezar, que dichas fuentes son enormemente eruditas, no meros divertimentos. Tenemos por ejemplo la «Summa Teológica» de Santo Tomás de Aquino, en la que se da cumplida respuesta a las siguientes preguntas: Los ángeles, ¿difieren o no difieren en especie? (1) Respondida esta trascendental pregunta, encontramos estas: ­ Los ángeles, ¿tienen o no tienen cuerpos unidos a sí naturalmente? ­ ¿Toman o no toman cuerpos? ­ En los cuerpos que asumen, ¿ejercen o no ejercen acciones vitales? (2) No menos inquietantes son las dudas planteadas por las tres preguntas siguientes, ­ El ángel, ¿ocupa o no ocupa lugar? ­ El ángel, ¿puede o no puede estar en muchos lugares a la vez? ­ ¿Pueden o no pueden muchos ángeles estar en un mismo lugar? (3) Para terminar, no podía faltar un estudio «serio» sobre la localidad o no localidad de los ángeles: ­ El ángel, ¿puede o no puede moverse localmente? ­ ¿Se mueve o no se mueve de un lugar a otro pasando por el medio? ­ El movimiento del ángel, ¿es temporal o instantáneo? (4) Cuando contemplamos cosas como ésta desde la perspectiva que nos da el siglo XXI, no debemos caer en simplismos excesivos. Es demasiado fácil exclamar: ¡Este hombre estaba zumbado! Demasiado fácil y demasiado erróneo. Santo Tomás de Aquino no estaba zumbado. Pero el tiempo transcurrido desde que se escribió la Suma Teológica no explica en absoluto lo absurdo de (1) Summa Teológica, I 50; 4 Santo Tomás de Aquino. Doctor de la Iglesia Católica fue reconocido por su Summa Teológica donde presenta las Cinco Vías que demuestran la existencia de Dios. (Archivo) (2) Summa Teológica, I 51; 1,2 y 3 (3) Summa Teológica, I 52, 1,2 y 3 (4) Summa Teológica, I 53; 1,2 y 3 33 el escéptico sus afirmaciones. A mi no me cabe la menor duda de que Santo Tomás de Aquino fue una mente poderosa de su tiempo. Pero sucede que Euclides, Eratóstenes o Pitágoras también lo fueron mucho antes que él; y no es risa, sino admiración profunda la que nos provocan. ¿Dónde está la diferencia? Nunca se insistirá lo suficiente en una trascendental propiedad del método científico, que es la realimentación que supone la necesidad de volver siempre a la realidad a comprobar la adecuación, o al menos la falsedad de nuestros asertos. En dinámica de sistemas se estudia que las realimentaciones son las que dotan a los sistemas de autocontrol. Es una propiedad universal que lo mismo vale para la economía de un país, para el funcionamiento de un ecosistema, para la producción de insulina en un organismo o para un circuito electrónico. La elucubración y producción de hipótesis mágicas sin posibilidad de falsar es elucubración vana, o dicho de otra manera: sin una buena realimentación no hay control. Y como decía un anuncio de neumáticos: La potencia sin control no sirve de nada. Rodrigo Román Linares --en la fotografía-- y Tomás Nozal fueron los creadores en España de los movimientos de Angeología Agnóstica. El movimiento (más artístico que místico) fue respaldado por diversas instituciones de Valladolid y Palencia. Se puede encontrar más información sobre dicho congreso en http://www.nozal. Nunca se insistirá lo suficiente en una trascendental propiedad del método científico, que es la realimentación que supone la necesidad de volver siempre a la realidad a comprobar la adecuación, o al menos la falsedad de nuestros asertos". Así pues, si el filósofo, teólogo y Doctor de la Iglesia llegó hasta donde llegó en sus elucubraciones descontroladas, imagínense ustedes dónde podrán llegar las mentecillas New Age de estos tiempos, bobos como ninguno en la historia de la humanidad... Para no acabar con esta visión pesimista del asunto, les comento que haciendo suya la máxima escéptica de que más vale una carcajada que mil silogismos, un inteligente grupo de personas organizó en 1990 el I congreso de Angelología Agnóstica en Palencia. Las ponencias llevaban jugosos títulos como Angelitos negros, Morfología alar del Noveno Coro y Psicopatología angelical. Seguramente no llegaron a la seguridad del Doctor de la Iglesia en sus afirmaciones, pero seguro que se lo pasaron en grande. Para terminar, lamento que los tres ejemplos de estulticia angelical de este artículo hayan sido de sexo femenino. Me he dado cuenta una vez terminado el artículo, pero son tres ejemplos tan paradigmáticos que no los quiero quitar. Sin embargo es una simple casualidad. El sexo masculino es igualmente proclive a pensar y decir idioteces parecidas. Para comprobarlo, cualquier día les hablo de Paco Porras. O de Carlos Jesús. O de ... com/angeles/1congres. htm (El Norte de Castilla) el escéptico 34

 

etiquetas generales: 
Página inicial: 
33