El Collar del Neandertal. Juan Luis Arsuaga.

Sección: 
SILLÓN ESCÉPTICO
Pagina final: 
73
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.


Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  El Collar del Neandertal. Juan Luis Arsuaga.
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Sillón Escéptico Coordinado por Juan pablo Fuentes EL COLLAR DEL NEANDERTAL Juan Luis Arsuaga Ediciones Temas de Hoy. Colección Tanto por saber. En el año 1999, Juan Luis Arsuaga continuaba la labor divulgadora iniciada con La especie elegida para dar a conocer al gran público los últimos descubrimientos en torno al origen del ser humano. Sería en El collar del Neandertal donde se centraría específicamente en la especie más próxima al Homo sapiens, para acercar una vez más a los lectores a la historia de la evolución de los homínidos. El Hombre de Neandertal está considerado por los científicos como una especie englobable dentro del género Homo que vivió principalmente en Europa desde hace 230.000 años hasta hace aproximadamente unos 29.000. De complexión robusta y bien adaptada a los climas fríos, los primeros vestigios de su existencia pasada se encontraron durante el segundo tercio del S. XIX en diversos puntos de Europa, pero sería más adelante, al poco de la aparición de El origen de las especies, cuando se planteó la posibilidad de que los restos descubiertos pertenecieran a una especie distinta de la nuestra. Desde Arsuaga quiere dejar patente que el tópico con el que la sociedad conoce a los Neandertales no pasa de ser precisamente eso y que los progresivos descubrimientos en torno a su especie han ido eliminando en el campo de la Ciencia esos planteamientos". entonces, el Hombre de Neandertal se ha convertido, probablemente, en el homínido más popular entre la opinión pública, hasta el punto de que la expresión "neandertal" se ha convertido en una extendida forma de referirse a alguien particularmente bruto. Sin embargo, los integrantes de esta especie distaban mucho de ser trogloditas jorobados que blandían su porra, como queda patente tras la lectura de El collar del Neandertal. Ya desde el propio título, Arsuaga quiere dejar patente que el tópico con el que la sociedad conoce a estos humanos no pasa de ser precisamente eso y que los progresivos descubrimientos en torno a su especie han ido eliminando en el campo de la Ciencia esos planteamientos. A lo el escéptico 72 Portada original del libro (Ediciones Temas de Hoy) largo del libro, el autor hace un pormenorizado y ameno análisis de los neandertales y de su mundo, intentando dar las explicaciones más plausibles a diversos enigmas que, aún hoy, plantea esta otra humanidad. Específicamente, el libro está estructurado en varios capítulos en los que el autor va desgranando los aspectos definitorios de los neandertales en tanto que especie. El punto de partida es un resumen en el que se deja patente el carácter excepcional del Homo sapiens, en tanto que una criatura viva capaz de hacer cosas como controlar el fuego, escribir libros o influir sobre el entorno en el que le ha tocado vivir. A renglón seguido, Arsuaga hace un repaso de la evolución de los homínidos previos al Homo neanderthalensis, lo que hará que quienes leyeran en su momento La especie elegida se encuentren con algunos lugares comunes. Sin embargo, y aunque hay también espacio para especies paralelas como las agrupadas dentro del ámbito de los parántropos, en esta ocasión el tratamiento de estos temas viene dado como introducción inevitable al asunto principal de la obra. Es a partir del tercero de los capítulos en el que el autor asume la tarea de tratar ya directamente con los neandertales, explicando sus rasgos más característicos, así como la influencia de los períodos glaciares en la evolución de las distintas especies humanas. Especial mención merece el tratamiento que se hace de la presencia de estos otros hombres en la Península Ibérica, merced a los restos encontrados en diversos puntos de su geografía, entre los que destaca el de Atapuerca, a cuyos descubrimientos dedica el autor algunos pasajes por motivos evidentes. El clima, la fauna, la alimentación, son descritos a veces a partir de certezas, a veces a partir de hipótesis, según los datos con los que se contaba en el momento de la escritura del libro, dando como resultado un paisaje en el que los neandertales medraron durante más de doscientos mil años. El collar del Neandertal es un libro altamente recomendable, pese a que haya pasado una década desde su primera edición. En este tiempo algunas de las cuestiones que el autor planteaba como hipotéticas han recibido nuevas pruebas favorables, y lo que parecía altamente improbable se halla en el ámbito de lo plausible. Aún y así, sus continuas reediciones son el mejor ejemplo de su valía". Uno de los aspectos centrales del libro es la referencia a aquellos elementos en los que, posiblemente, los neandertales estaban más próximos a nosotros. En concreto, el autor se esfuerza en aclarar lo que, en su momento, se sabía en torno a la cultura de esta especie, así como a la posibilidad de que estuvieran capacitados para el habla. En el primer punto, se muestran ejemplos de enterramiento que indican respeto hacia los muertos del grupo. En el segundo, se apuntan posibilidades en torno a cómo podrían haber desarrollado su propio lenguaje fonético. En este apartado, el autor logra que el lector se plantee la proximidad que tenemos respecto de una especie con la que compartimos el 99,5% de los genes y de la que nos separamos hace menos de medio millón de años. La imagen del «hombre mono» queda eclipsada parcialmente por el descubrimiento de unos seres que no eran tan distintos como se podía creer en un principio y, como reza la portada del libro, queda patente Juan Luis Arsuaga (Archivo) que, a su modo y manera, también podían decir aquello de «pienso, luego existo». Por último se hace un estudio de las posibles causas que motivaron la extinción de la especie, haciendo mención especial al cambio de clima y, sobre todo, a la aparición del Hombre de Cromañón, nuestro antepasado más próximo, con el que el Hombre de Neandertal se relacionó y cuya mejor adaptación redundó al parecer en el éxito de su supervivencia, allí donde sus parientes --los nuestros-- fracasaron. Para concluir, hay que decir que El collar del Neandertal es un libro altamente recomendable, pese a que haya pasado una década desde su primera edición. En este tiempo algunas de las cuestiones que el autor planteaba como hipotéticas han recibido nuevas pruebas favorables, y lo que parecía altamente improbable se halla en el ámbito de lo plausible. Aún y así, sus continuas reediciones son el mejor ejemplo de su valía, sobre todo como texto introductorio para quienes deseen iniciarse en el estudio del conocimiento de la historia de la evolución humana. Si les gustó La especie elegida, este libro es la mejor forma de continuar ahondando en estos temas. Luis Javier Capote Pérez 73 el escéptico

 

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
72