Gonzalo Puente Ojea y la libertad de conciencia

"Gonzalo Puente Ojea y la libertad de conciencia" es el título del libro que Miguel Ángel López Muñoz ha escrito sobre la obra de Gonzalo Puente Ojea, premio Mario Bohoslavsky 2012.

“Las Iglesias, en tanto que asociaciones de creyentes, poseen el mismo status legal en la res publica que pueda tener una liga o asociación de ateos, ajedrecistas, piragüistas, faquires o cazadores de ballenas.”
 

El libro puede adquirirse en librerías especializadas, o en la página de "libros en su tinta":

http://ensutinta.net/product/gonzalo-puente-ojea-y-la-libertad-de-conciencia/

Miguel Ángel López realizó en el 2009 una entrevista al pensador en la Universidad de Granada, que puede verse y descargar en el enlace http://digibug.ugr.es/handle/10481/19896#.VVCWeZNcIRF

Miguel Ángel López Muñoz es coautor, junto a Juan Antonio Aguilera Mochón, del dossier sobre Gonzalo Puente Ojea que aparece en El Escéptico nº 41.

Amores Horoscopales, por Inés Rodríguez Hidalgo. #astrologíaNO

Recomendamos la lectura de Amores Horoscopales​, un artículo publicado en El Escéptico número 20 (disponible gratuitamente aquí). Su autora, Inés Rodríguez Hidalgo, es astrofísica y directora del Museo de la Ciencia de Valladolid y, además, una excelente divulgadora científica dotada de grandes dosis de sentido del humor. Este artículo es muestra de su capacidad para divulgar entreteniendo, y deja al lector con materia de reflexión y una buena sonrisa.

El artículo Amores Horoscopales​ forma parte de un dossier especial de crítica a la astrología publicada en el número 20 de El Escéptico​. Animamos a los lectores a leer los números disponibles de El Escéptico.

Y ahora, disfruten de la inteligencia y la fina ironía de Inés Rodríguez Hidalgo.

 

 

 

Superstición astrológica en la prensa seria

Nota de redacción: Ismael Pérez es miembro de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, organización de la que fue Director Ejecutivo hasta principios de 2015. Su blog Homínidos trata sobre aspectos diversos de divulgación científica y escepticismo, y dentro de él, la crítica racional a la astrología tiene un lugar importante. Reproducimos aquí uno de sus artículos, escrito en 2009, titulado "Superstición astrológica en la prensa seria".

 

Condena del ataque contra la libertad de expresión sufrido por José Miguel Mulet

ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico condena enérgicamente el ataque contra la libertad de expresión que ha sufrido en Argentina nuestro compañero José Miguel Mulet, profesor titular de Biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia, investigador y divulgador científico.

El profesor Mulet tenía que haber pronunciado una conferencia en la Universidad Nacional de Córdoba el 8 de mayo, pero la conferencia se canceló tras haber recibido amenazas. Esperamos con impaciencia la crónica del propio José Miguel Mulet; mientras tanto, manifestamos nuestra repulsa ante quienes impidieron con amenazas la celebración de la conferencia, en lo que consideramos un atentado contra la libertad de expresión. Es especialmente triste que esto haya ocurrido en una universidad, donde se espera que se produzcan debates civilizados.

Nos alegra extraordinariamente que el profesor Mulet se encuentre bien y que siga, como siempre, dispuesto a investigar y divulgar ciencia, y a defender sus propuestas e ideas. Desde aquí, enviamos a nuestro compañero José Miguel Mulet un abrazo, con todo nuestro apoyo.

Pensamiento Crítico - Una reflexión de Arturo Bosque #astrologíaNO

Nota de redacción: Reproducimos íntegro el artículo de nuestro compañero Arturo Bosque sobre el imprescindible papel del pensamiento crítico para evitar la desinformación, el error y el engaño en estos tiempos de crecimiento exponencial del conocimiento humano. Arturo Bosque recibió nuestro galardón Lupa Escéptica a título póstumo y seguimos echando de menos su infatigable espíritu crítico.

 

Se ha producido una nueva revolución comparable a la invención de la escritura. La mayor parte de la información que ha acumulado el hombre a lo largo de los siglos está a disposición de cualquiera usando una herramienta sencilla: Internet.

La información… y la desinformación. Una y otra no llevan etiquetas que las distingan. Dado el éxito de la Ciencia en los últimos siglos, ambas se expresan con lenguaje científico. Por ejemplo, la Astronomía y la Astrología hablan del Zodiaco. Los no especialistas en una materia, que somos todos, podemos asumir como verdadero lo erróneo. Nos encontramos con ingenieros que se curan con homeopatía o filósofos que creen que el hombre no ha llegado a la Luna. Y mucho peor: farmacéuticos que defienden la memoria del agua o arqueólogos que dogmatizan que las líneas de Nazca han sido hechas por extraterrestres. Si, además, estos pseudoperitos editan libros o firman artículos y los publican en periódicos o Internet, poniendo su profesión, despistan aún más a los que buscan información veraz.

Estamos asistiendo a un doble fenómeno: por una parte el conocimiento humano crece en forma exponencial y por otra la desinformación aumenta todavía a mayor velocidad de forma que asfixia al primero. Un ejemplo: se ha impuesto la idea que las radiaciones electromagnéticas son malas, malísimas y producen cáncer. La mayoría, sin embargo, desconoce que el calor y  la luz son radiaciones electromagnéticas y que el electromagnetismo es la base del funcionamiento de los átomos, las células y la vida misma. Sin radiación electromagnética, no hay hombre. Hay que distinguir de qué longitudes de onda hablamos para saber si son dañinas para los seres vivos o no pero la idea de su peligrosidad se ha impuesto.



¿Solución? Pensamiento crítico.

¿Cómo se puede distinguir si lo que leemos tiene algún fundamento o es puro “caldo de cabeza”? No es nada fácil. El lenguaje es idéntico y no siempre las afirmaciones son estrambóticas. Casi todo el mundo conoce a fondo un tema: es electricista, agricultor, ingeniero, abogado, especialista en arte o músico. Si alguien está haciendo afirmaciones que contradicen lo que uno verdaderamente conoce, debe ser descartado como fuente veraz en todo lo demás. Iremos descartando y confirmando fuentes. Poco a poco sabremos dónde acudir para conocer tal o cual tema; o de dónde huir para no ser desinformado.

Desde el principio descartaremos a los que no usan la Lógica, por ejemplo a los que unas veces afirman una cosa y otras, la contraria sin ningún rubor. También, a los que hacen afirmaciones que no se pueden someter a experimento para ver si son falsas. “Yo tengo poderes especiales pero desaparecen cuando un escéptico está presente”. No puede ser fuente de veracidad si alguien hace afirmaciones de este tipo. No hay forma de comprobarlas.



Fuentes veraces.

autores: 

Páginas