vacunación

No apto para antivacunas: Brote de poliomelitis en Ucrania y vacuna oral de la polio

 

Durante estos primeros días de setiembre los medios de comunicación han reflejado la aparición de un brote de poliomielitis en Ucrania que ha tenido lugar este verano. Dos niños, uno de cuatro años y otro de diez meses han sido afectados.

Este brote tiene una particularidad, y es que ha sido causado por un virus derivado de la propia vacuna oral de la poliomietitis, según ha informado la OMS.

Muchos se preguntarán cómo puede suceder esto. Para contestar es preciso explicar brevemente algunos puntos. 

[Pulsen en el título del artículo para continuar la lectura].

etiquetas generales: 

Muerte por difteria en Olot: Comunicado de prensa conjunto de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico y Círculo Escéptico

Comunicado de prensa de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico y Círculo Escéptico sobre la deplorable muerte de un niño por difteria

etiquetas generales: 

Semana Mundial de la Inmunización 2014 - Organización Mundial de la Salud

Semana Mundial de la Inmunización 2014

 

¿Está usted al día?

 
Mitos y realidades sobre la vacunación

 

 

La Semana Mundial de la Inmunización se orienta a la promoción de la vacunación. Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud, la inmunización evita anualmente entre 2 y 3 millones de muertes. Como ejemplo, entre 2000 y 2012 se redujo en un 78% el número de defunciones causadas por el sarampión.

Reproducimos a continuación un texto de la Organización Mundial de la Salud en el que se combaten los mitos en torno a las vacunas y se proporciona información útil para responder a las dudas que puedan plantearse en torno a la seguridad y la pertinencia de la inmunización.

 

Mito 1

Las mejores condiciones de higiene y saneamiento harán desaparecer las enfermedades; las vacunas no son necesarias. FALSO

Hecho 1

Las enfermedades contra las que podemos vacunar volverían a aparecer si se interrumpieran los programas de vacunación. Si bien la mejor higiene, el lavado de las manos y el agua potable contribuyen a proteger a las personas contra enfermedades infecciosas, muchas infecciones se pueden propagar independientemente de la higiene que mantengamos. Si las personas no estuvieran vacunadas, algunas enfermedades que se han vuelto poco comunes, tales como la poliomielitis y el sarampión, reaparecerían rápidamente.

 

Mito 2

Las vacunas conllevan algunos efectos secundarios nocivos y de largo plazo que aún no se conocen. Más aún, la vacunación puede ser mortal. FALSO

Hecho 2

Las vacunas son muy seguras. La mayoría de las reacciones vacunales son generalmente leves y temporales, por ejemplo, un brazo dolorido o febrícula. Los trastornos de salud graves, que son extremadamente raros, son objeto de seguimiento e investigación. Es más probable padecer un trastorno grave por una enfermedad prevenible mediante vacunación que por una vacuna. Por ejemplo, en el caso de la poliomielitis, la enfermedad puede provocar parálisis; el sarampión puede causar encefalitis y ceguera, y algunas enfermedades prevenibles mediante vacunación pueden ser incluso mortales. Aunque un solo caso de trastorno grave o defunción por vacunas ya es demasiado, los beneficios de la vacunación compensan con creces el riesgo, dado que sin las vacunas se producirían muchos más trastornos y defunciones.

 

Mito 3

La vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tos ferina, así como la vacuna antipoliomielítica, pueden provocar el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS). FALSO

Hecho 3

No existe una relación causal entre la administración de las vacunas y la muerte súbita del lactante, a pesar de que esas vacunas se administran en un período en el que el recién nacido puede sufrir el SIDS. En otras palabras, las defunciones por SIDS son casualmente coincidentes con la vacunación y hubieran ocurrido aunque no se hubiesen administrado las vacunas. Es importante recordar que esas cuatro enfermedades pueden ser mortales, y que el recién nacido no vacunado contra ellas corre graves riesgos de defunción y discapacidad grave.

 

Mito 4

Las enfermedades prevenibles mediante vacunación están casi erradicadas en mi país, por lo tanto no hay motivos para que me vacune. FALSO

Hecho 4

Si bien las enfermedades prevenibles mediante vacunación son actualmente poco comunes en muchos países, los agentes infecciosos que las provocan siguen circulando en algunas partes del mundo. En un mundo sumamente interconectado, esos agentes pueden atravesar las fronteras geográficas e infectar a cualquier persona no protegida. Por ejemplo, a partir de 2005, en Europa occidental se produjeron brotes de sarampión en poblaciones no vacunadas de Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Italia, el Reino Unido y Suiza. Por consiguiente, hay dos motivos fundamentales para vacunarse, a saber, protegernos a nosotros mismos y proteger a quienes nos rodean. Los programas eficaces de vacunación, al igual que las sociedades eficaces, dependen de la cooperación de cada persona para asegurar el bien común. No deberíamos depender de las personas que nos rodean para detener la propagación de enfermedades; nosotros mismos también tenemos que hacer nuestra parte.

 

Mito 5

Las enfermedades de la infancia prevenibles mediante vacunación son algo inevitable en la vida. FALSO