ARP-SAPC

In memoriam: Sergio López Borgoñoz

Un desgraciado accidente de tráfico nos arrebató ayer a Sergio López Borgoñoz, uno de nuestros socios más antiguos y queridos, y tesorero de nuestra Junta Directiva desde hace años. Sergio formará para siempre parte de nuestras vidas y de la historia de nuestra asociación, a la que tanto esfuerzo dedicó.

Pertenecer a ARP-SAPC

En mi ultima entrada en este blog, copiaba las reflexiones y sensaciones que un amigo había tenido en aquel maravilloso encuentro-semicongresillo que tuvimos por Alfaz del Pi alla cuando vaticinaban "la fin del mundo", que diria mi yaya...

Hoy quiero compartir la experiencia de un compañero que ha demostrado mas que de sobra su motivacion y compromiso en la lucha contra las psudociencias. Es la copia de una entrada de su propio y muy recomendable blog "Ciencia Masticada", entrada a la que podeis acceder siguiendo este enlace:

http://cienciamasticada.blogspot.com.es/2016/08/arp-sociedad-por-el-avan...

Y esto es lo que nos cuenta Luciano alli:

LLevo alrededor de dos años como miembro/socio de ARP (Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico), lo que viene siendo una de las dos asociaciones escépticas de este país. En este tiempo he aprendido muchísimo de gente muy interesante, he aportado todo lo que he podido, aunque siempre tengo la sensación que podría hacer más, y me apetece compartir mi experiencia personal, ya que desde fuera las cosas se ven de una manera diferente a como se ven desde dentro.

 
 
Quiero dejar claro que esta es mi visión personal, no es un artículo respondiendo a nada ni a nadie en particular y estará plagado de mis sesgos, mis limitaciones y mi inexperiencia.
Me asocié a ARP después de conocer a varios de sus socios en las redes sociales. Admiraba a alguno de ellos por su trabajo en la lucha contra las pseudociencias y por su labor divulgadora. Quería poner mi granito de arena, aunque solo fuera con mi aporte económico, para apoyarles en su labor. Me costó un poco dar el paso, ya que no tengo preparación científica ni filosófica que respaldara mi escepticismo, pensaba que dentro podría ser tratado con condescendencia y nada más lejos de la realidad. Una vez dentro descubrí que en la asociación hay grandes y prestigiosos científicos, psicólogos, informáticos, historiadores, abogados, filósofos e incluso personas con formación profesional. Pero si algo tienen todos en común es sus ganas de trabajar por un mundo más escéptico y racional.
Si bien sigo manteniendo mi admiración por los divulgadores, ahora no sólo les admiro a ellos. Dentro de la asociación he visto el incansable trabajo de mis a compañeros y compañeras, organizando charlas, dando soporte a la página web, página de Facebook, Twitter, corrigiendo y editando artículos, la revista en papel y muchas otras labores que requieren de una dedicación de varias horas diarias en algunos casos.
En ARP nadie cobra un duro por su trabajo. Me consta que a algunas personas, aparte de la cuota anual que aportan, el trabajo en la asociación les genera otros gastos y nunca les he visto alardear de ello o quejarse.

Compartir: 

Solicitud de ingreso en ARP-SAPC

IMPORTANTE:

Los datos facilitados en este formulario serán incorporados a nuestro archivo de socios y pueden ser usados por empresas externas que ofrecen servicios a esta asociación (como el ensobrado y etiquetado), una vez la Gestión de Socios/as  haya aprobado esta solicitud.

Nº de DNI / Pasaporte / T. Residente
La aportación de avales, referencias de personas que ya son miembros de ARP-SAPC, agiliza los tramites de alta. Si no dispone de estas referencias no se preocupe: la Junta examina caso por caso y suele otorgar su aval provisional
La dirección de envíos ha de informarse solo cuando la revista y cualquier comunicado por correo postal ordinario haya de enviarse a un lugar distinto del domicilio principal.
La URL de FaceBook o su blog personal nos permiten comprobar el perfil del solicitante.
Comente la manera en cómo nos conoció, si fue asistiendo a algún evento organizado por ARP-SAPC, por las redes sociales, a través de la revista, nuestra web, etc. Y cuándo, si lo recuerda. Esto nos ayuda a mejorar nuestra visibilidad y canales de difusión.

Yo era un magufo...

Un (ahora) amigo me acaba de hacer llegar el siguiente texto que escribió y nunca publicó sobre la experiencia y sensaciones que le depararon aquellos días de octubre de 2011, en el mini-congreso que celebramos en L'Alfàs del Pi. Podéis revisitar algunos enlaces aquí mismo:

Crónica del congreso "Escépticos 2011: Antes del fin del mundo"
La Declaración de L'Alfàs
El vídeo de promoción

 

Para los "arqueólogos" esta fue la web que montamos para su gestión:

http://www.escepticos.es/congreso2011/congreso-2011.html

El caso es que, como decía, mi amigo Héctor (aka Ender) estaba "haciendo limpieza" y se ha encontrado con este texto que me ha hecho llegar.
¿Que queréis que os diga?: por cosas como esta vale la pena liarse y organizar eventos como aquel.
Os dejo con su "confesión" ;):

Yo era un magufo, sin más, años ha.
Ahora soy (creo) un escéptico, o estoy en camino de serlo.

Expondré unos hecho acaecidos el fin de semana pasado, en el que me encontré como por arte de ilusionismo en el centro de toda una jauría de animales sedientos de sangre magufa. Como aún recuerdo con viveza mis orígenes no pude más que temer que olieran mi miedo, que detectaran mis resquicios de irracionalidad, y se me lanzaran directos a la yugular para sorber sin piedad aquellos reductos enfermizos de falsas creencias los cuales sin duda marcaron mi infancia.
Fuí valiente, mucho. Vagué en solitario por las calles de un municipio alicantino al que le acaricia el mar con inquietud hacia un destino concreto pero incierto fijado meses atrás por alguien a quién desconocía. ¿Qué me llevó hasta allí? No lo sé, pero intuyo que cierta curiosidad hacia gente que pregonaba a los cuatro vientos que eran diferentes pero iguales, gente a los que les llamaban cerrados de mente pero ellos se esforzaban por hacer ver que es todo lo contrario, gente pedante en un principio pero llanos, accesibles, amigables, interesantes, lógicos... lo que yo siempre quise ser y me esfuerzo por ello a cada minuto que pasa.

Me senté el primero en la cena. Parecía ansioso por entablar conversación con los otros 38 comensales... aunque creo que lo dominé bien y en principio no se me notó.
La noche transcurrió sushi tras sushi,cerveza tras cerveza, cerveza tras cerveza y cerveza tras cerveza. Me enteré al día siguiente que algunos de esos compañeros de tropelías eran los protagonistas de las charlas. Me ilusionó el haberme ido de cañas con astrofísicos, filósofos, psicólogos y haber mantenido el tipo en las conversaciones... yo... un tío que no terminó el instituto por pura perrería. No me dio en absoluto la impresión de que fueran condescendientes conmigo (o igual lo fueron y yo no me enteré, habría que experimentar). Esa “gente lista” eran muchísimo más llanos que la mayoría de la gente que conozco con sus verdades absolutas, su cinismo, su falta de lógica y su poca (o nula en muchos casos) inteligencia emocional.

Estoy espeso. Los recuerdos de esa noche y el día siguiente se amontonan en mi cerebro oxidado después de tantos años de no memorizar un solo dato más allá de los que a mi me interesan y resultó ser que esos datos que yo tenía por inútiles hay otras personas que hacen de ellos su pasión, su trabajo, su ocio. ¡Qué envidia exponer datos que unos siente como propios! ¡Qué suerte poder enseñar a niños y adolescentes cómo funciona una estrella! ¡Qué placer el disfrutar enseñando ciencia! ¡Qué disfrute el gritar a los cuatro vientos nuestra conexión con el cosmos!

Las charlas fueron magistrales. Las amistades fugaces pero intuyo que algunas cristalizarán a través de la red. La impresión general para una persona como yo, poco acostumbrada a ese tipo de eventos es que ojalá los hubiera todos los fines de semana, y me hizo feliz que toda esa gente expusiera sus ideas desde una perspectiva acorde con la realidad. Me emocionó estar entre tanta gente que se reía con lo que yo me reía, que le molestaba lo que a mí y que se apasionaba con lo que a mi me apasiona. Existía una especie de conexión mística (¡¡¡maguuufo, maguuufo!!!) entre todas las personas que había en la sala. La curiosidad salía por las ventanas. Una luz fluorescente formada por la energía de cerebros pensando y funcionando hacía resplandecer el centro social. Sin duda detectaron toda esa actividad en alguna galaxia muy, muy lejana.

Necesitaré un par de semanas para digerir todas esas emociones.

Yo era un magufo, sin más, años ha.
Ahora soy (creo) un arpío, o estoy en camino de serlo.

Compartir: 

Solicitud de suscripción por tres números a la revista El Escéptico

NOTA ACLARATORIA: La revista El Escéptico es la revista "en papel" (aunque también se distribuye en formato electrónico). No es lo mismo que el boletín electrónico "El Escéptico Digital". Para ver números anteriores visite 

http://www.escepticos.es/revistas

IMPORTANTE:

Nº de DNI / Pasaporte / T. Residente
La dirección de envíos ha de informarse solo cuando la revista y cualquier comunicado por correo postal ordinario haya de enviarse a un lugar distinto del domicilio principal.
Comente la manera en cómo nos conoció, si fue asistiendo a algún evento organizado por ARP-SAPC, por las redes sociales, a través de la revista, nuestra web, etc. Y cuándo, si lo recuerda. Esto nos ayuda a mejorar nuestra visibilidad y canales de difusión.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para evitar el spam, lamentamos los inconvenientes.
9 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Páginas