Europa Laica condena el atentado contra Charlie Hebdo

Sección: 
DOSSIER: LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y PENSAMIENTO CRÍTICO
Pagina final: 
31
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Europa Laica condena el atentado contra Charlie Hebdo
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

EUROPA LAICA CONDENA EL ATENTADO CONTRA CHARLIE HEBDO Y PIDE FIRMEZA EN LA DEFENSA DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DE LA LAICIDAD EN LAS INSTITUCIONES DEL ESTADO. Para Europa Laica es un atentado que busca censurar la libertad de expresión, amparándose en motivos religiosos y minar así la laicidad que es la garantía de los derechos civiles. Europa Laica condena de forma enérgica y rotunda el atentado contra la revista Charlie Hebdo y muestra su más solemne pésame a las familias de las víctimas mortales, así como su solidaridad con el pueblo francés. Para Europa Laica, como organización laicista que defiende la libertad de conciencia y los derechos humanos, este atentado no puede entenderse solamente como una brutal violación del derecho a la vida de los trabajadores de Charlie Hebdo, que por supuesto también, sino como algo de mayor calado, supone un ataque a la libertad de expresión, a los derechos civiles universales y a la laicidad del Estado. Los terroristas, con actos de esta naturaleza, pretenden limitar la libertad de expresión amparándose en motivos religiosos: atacando vilmente a quienes la ejercen, tratando de imponer la censura y la autocensura del miedo a quienes posteriormente quieran ejercerla. De esta forma, este atentado ataca uno de los fundamentos de la República francesa que se remonta a la Revolución de 1789 y la Ley de Separación de Iglesias y Estado de 1905, como es la laicidad del Estado y sus instituciones, devenida principio constitucional desde la IIIª República Francesa. Es la laicidad de la República la que garantiza la libertad de conciencia mediante la separación entre política y religión, de forma que los derechos ciudadanos queden a resguardo de injerencias desde ámbitos religiosos. Los integrismos religiosos pretenden justo lo contrario: convertir la religión en norma política, en limitación de los derechos ciudadanos, reinstaurando el pecado como delito, vulnerando la libertad de conciencia y rompiendo la separación entre política y religión. La República francesa, como República laica, garantiza la libertad de conciencia y de expresión de su ciudadanía, sin más limitación que el orden público, lo que protege el derecho a la crítica, también a la crítica de las religiones, incluso en forma de sátira o parodia, y que es el derecho que ejercía la revista Charlie Hebdo cuando ha sido cobardemente atacada por eso mismo. Ante este brutal atentado contra las personas, la libertad de expresión y la laicidad del Estado, la respuesta debe ser contundente por parte de la sociedad francesa y sus instituciones y también en el ámbito internacional. Pese a las amenazas y los ataques del integrismo religioso, la respuesta debe ser la reafirmación y el fortalecimiento de las libertades y los derechos, y de la laicidad que es su condición de posibilidad. Los Estados deben proteger el ejercicio libre de los derechos de sus ciudadanas y ciudadanos y para eso es necesario remarcar la separación tajante entre política y religión y no ceder al miedo ni la censura por ejercer los derechos. Al mismo tiempo, la repulsa total de este atentado, y del terrorismo religioso e ideológico en general, no puede servir de excusa para reducir las libertades ni alimentar la segregación, el racismo o la xenofobia. La laicidad, como principio integrador y unificador, es incompatible con la discriminación en cualesquiera de sus formas, y no se opone sino que protege la libertad de creencias y de increencias en igualdad. A lo que se opone es a la injerencia religiosa en los asuntos políticos, a la limitación de las libertades ciudadanas y de conciencia por motivos religiosos, ya sea la libertad de expresión o la libertad de interrupción del embarazo o cualquier otra. La solución contra el integrismo religioso no pasa por políticas excluyentes, segregadoras o represoras, sino por el reforzamiento y la profundización de la laicidad del Estado y de sus instituciones. verano 2015 31 el escéptico

autores: 
Página inicial: 
31