Cartas al director

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
15
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.


Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Cartas al director
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

CARTAS AL DIRECTOR En respuesta a un artículo aparecido en El Heraldo de Aragón que con el titular de «la homeopatía llega a los centros de salud» hablando de las supuestas bondades de la mal llamada medicina alternativa --cuyo predicamento en la Universidad de Zaragoza ha sido denunciado varias veces por ARP-SAPC-- el 8 de octubre del 2009 fue publicada la siguiente al director remitida por Arturo Bosque: «Homeopatía y universidad De niño, por los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado, cuando aprender algo más que a leer y escribir no estaba al alcance de todos, idealicé la universidad como el templo de la razón. Allí se enseñaba la Verdad, con mayúscula. Las supersticiones estaban en el pueblo sin cultura. Ahora, a mis 68 años, ya no lo tengo tan claro. El 3 de octubre apareció en HERALDO un artículo titulado 'La homeopatía llega a los centros de salud', en el que se afirmaba que médicos estudiantes de Homeopatía en la Universidad de Zaragoza pasan consulta... ¡Eh! ¿Mande? ¡Que en la Universidad de Zaragoza se enseña Homeopatía! ¿Y no se enseña también en la Facultad de Ciencias que existe el número de Avogadro y que a partir de ciertas diluciones elevadas la probabilidad de encontrar una partícula del soluto es cero? Hay productos homeopáticos que sobrepasan con creces estos límites. ¿Cómo van a actuar si no tienen ni una sola partícula de elemento activo? ¿Por arte de birlibirloque? ¿Por la magia de la memoria del agua? ¿En qué estructura se esconde esa supuesta memoria, si el agua es simplemente H2O? ¡De risa! ¿Con estos sortilegios nos quiere curar el Salud? Por favor, que la Universidad de Zaragoza expulse de sus facultades todas las supersticiones. Arturo Bosque Foz Sabiñánigo» También fue publicada la carta que fue enviada a varios periódicos del país tratando de la inocuidad de las antenas de telefonía. La misiva, redactada por Carlos Chordá, llevaba la firma de 34 personas más, y fue publicada en periódicos como La Opinión de Málaga, El Periódico de Aragón, Diario de Noticias de Navarra, La Opinión de Coruña y El Norte de Castilla: el escéptico 14 Artículo original de «Le Figaro» al que se hace referencia. (Le Figaro) «Antenas de telefonía: sin evidencias de daños El pasado dieciocho de diciembre el rotativo francés Le Figaro se hacía eco de un comunicado dado a conocer en rueda de prensa por representantes de las academias de ciencias, de tecnología y de medicina el día anterior. Bajo el título ´Antenas repetidoras: ausencia de riesgo confirmada´, desarrollaba las conclusiones a las que habían llegado más de una decena de expertos de las tres academias. Tras revisar 97 estudios, en 86 de ellos no se había encontrado ningún efecto de la radiación de las antenas de telefonía móvil sobre la salud humana; los otros once alertaban de diversos efectos, pero en unos casos los resultados no pudieron ser reproducidos en las condiciones descritas, mientras que en los otros sólo aparecieron dichos efectos con unos niveles de radiación entre 5000 y 30 000 veces superiores a los emitidos por las antenas de telefonía. Con estos datos sobre la mesa, las academias de ciencias, tecnología y medicina de Francia daban a conocer que las radiaciones electromagnéticas de la telefonía móvil "no son genotóxicas, ni cogenotóxicas, ni tienen ningún efecto cancerígeno, ni cocancerígeno, ni alteran en modo alguno el sistema inmune, ni aumentan experimentalmente la tasa de cánceres". Por ello estiman que "reducir la exposición a las ondas de las antenas no está justificado científicamente". En cuanto a los estudios que alertaban de los posibles efectos sobre la salud humana les reprochaban que no habían aportado ni una sola prueba convincente. Cuando los medios de comunicación tratan el tema de los posibles efectos biológicos de la telefonía móvil casi siempre lanzan mensajes alarmistas a la población, lo que contribuye a crear un clima de alarma social. Como resultado, y por desgracia, muchas personas están muy preocupadas por la posibilidad de sufrir alteraciones graves inducidas por la presencia de las antenas de telefonía cercanas a sus hogares, a su centro de trabajo o al colegio de sus hijos, llegando en muchos casos a enfermar como consecuencia de ese temor. Por lo que hemos podido comprobar, y salvo error por nuestra parte, el periódico que usted dirige no ha dado a conocer las conclusiones de las academias francesas sobre la ausencia de efectos biológicos de la radiación de telefonía móvil. Pensamos que su publicación habría sido una buena noticia, especialmente para todas aquellas personas que siguen creyendo que su salud está siendo alterada día a día por las ondas telefónicas. Nos parece que esta es una razón más que suficiente para que los lectores de su diario reciban dichas conclusiones. Nos queda la duda de si habrían presentado esa información, y con qué relevancia, si los académicos hubieran encontrado evidencias de que la radiación de telefonía daña la salud. Carlos Chordá Navarro Doctor en Ciencias, y 34 firmas más» FALLECIMIENTO DE NORMAN LEVITT Y BASVA PREMANAND El pasado 24 de octubre nos dejaba el matemático Norman Levitt, destacado miembro del movimiento escéptico estadounidense, a los 66 años de edad y víctima de una larga enfermedad coronaria. A lo largo de su carrera, Levitt fue una figura clave para la promoción del pensamiento crítico en la ciudad de Nueva York, jugando gran protagonismo en la presentación al público del trabajo de Alan Sokal. En su legado hay varios libros, entre el que destaca Higher Superstition: The Academic Left and its Quarrels with Science (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1994), escrito junto a Paul Gross. No es la única noticia triste. Veinte días antes fallecía Basva Premanand, víctima de un cáncer, en Podannur (India). Personalidad destacada del movimiento escéptico hindú, Premanand recogió el testigo del Dr. Koovor tras la muerte de éste para difundir el pensamiento crítico en el país, que recorrió exhaustivamente ofreciendo un jugoso premio a quién fuera capaz de demostrar cualquier fenómeno paranormal o milagroso. Durante dos décadas publicó Indian Skeptics, y escribió varios libros a través de su Skeptic Book Club, entre los que destaca Science versus Miracles, una recopilación de 150 milagros con su explicación natural. Su trabajo a favor de la ciencia fue reconocido con su galardón por la National Council for Science and Technology Communication of Government of India. Noman Levitt. (Richarddawkins.net) Basva Premanand. (Archivo) 15 el escéptico

 

Página inicial: 
14