Escepticismo y Pensamiento crítico

Falacias lógicas, ahora también para compartir en tus redes

Gracias a la iniciativa de David Revilla, esta web cuenta con una completa guía de falacias lógicas explicadas de forma gráfica. Una falacia es un razonamiento inválido o engañoso con apariencia de correcto que pretende ser convincente. Es muy habitual encontrárselas en muchísimos terrenos, sobre todo para argumentar a favor o en contra de causas o intereses de todo tipo. Cualquier comunicación honesta debería prescindir de ellas en la medida de lo posible, por lo que conviene estar muy al tanto de cuáles son, cómo detectarlas y combatirlas:

https://falacias.escepticos.es/

Ahora incluye un botón de copiado, para pegar fácilmente en los muros de las redes sociales

¿Cómo compartir en las redes?

¿Quieres compartir alguna de las imágenes en alguna red social? ¡Ahora lo hemos hecho aún más sencillo! Ve a la falacia que quieras compartir, y haz click en el botón que hay debajo del dibujo:

¡Ya está! Ahora solo tenemos que ir a nuestra red social favorita y seleccionar la opción “pegar”.

Te acabas de ahorrar cinco minutos tratando de explicar por qué el argumento no es válido.

James Randi y el maestro Yoda

James Randi, el “asombroso Randi” (The Amazing Randi) como era conocido en la década de los 50 del siglo pasado en su faceta de ilusionista, cumple ahora 90 años. Aunque su aspecto es más parecido al de un entrañable duende del bosque, también puede recordarnos al misterioso maestro Yoda. En El imperio contraataca (1980) Yoda vive apartado del mundo en el pantanoso planeta Dagobah. Allí lo descubre Luke Skywalker en su huida de las tropas imperiales. Al principio, Luke desprecia a Yoda debido a su aspecto y su tamaño. Sin embargo, acabará descubriendo que no debe fiarse de las apariencias y aprende gracias a él muchos de los secretos Jedi.

El joven James Randi de los años 50 es ahora un anciano nonagenario, menudo y de larga barba blanca. Al igual que el maestro Yoda, el maestro Randi también engaña en apariencia: este débil e indefenso ancianito esconde todo un arsenal de racionalismo, escepticismo y magia que es el horror de timadores y pseudocientíficos. El maestro Yoda entrena a Luke en los secretos de la Fuerza y le advierte de los peligros de su lado oscuro. La Fuerza en sí misma y los poderes que es capaz de otorgar a los Jedis no dejan de ser poderes paranormales (precognición, adivinación, telepatía, telequinesia…), tal vez inspirados en los siddhis (capacidades paranormales muy similares a las de los Jedis) y que supuestamente adquieren los yoguis que alcanzan las más altas cotas de meditación según la religión Yoga. Por cierto, los siddhis también tienen su lado oscuro, y si el yogui se deja llevar por él se convierte en brujo. Sea como sea, el caso es que James Randi también tiene poderes y advierte de su lado oscuro. Pero no son poderes ficticios e imaginarios como los de los Jedis, los yoguis o los que supuestamente estudia la parapsicología. Son poderes reales y consisten en la inteligencia y la habilidad para generar las ilusiones cognitivas y perceptivas en las que consisten los juegos de magia que Randi controla a la perfección. Gracias a ellos puede aparentar la aparición y desaparición de objetos, la lectura de la mente o la transformación de una cosa en otra. Mientras estos “poderes” se utilicen en un escenario para entretener, divertir y, sobre todo, ilusionar al público generándole la “ilusión de lo imposible” en la que consiste la magia, todo es perfecto. El problema es cuando el mago se pasa al lado oscuro y utiliza esos “poderes” para fines perversos e inmorales: para engañar al prójimo haciéndole creer que tiene auténticos poderes paranormales para doblar cucharas con la mente, adivinar el futuro, comunicarse con los difuntos o curar enfermedades con el pensamiento. Entonces es cuando el apacible James Randi se nos muestra como el azote de farsantes, hipócritas y vende-crece-pelos en todo su esplender. En esta faceta, no solo ha desenmascarado a multitud de ellos directamente (uno de los más famosos: Uri Geller), sino a todos ellos gracias a su reto del millón de dólares. Quien afirme tener cualquier poder paranormal o mantenga cualquier proposición pseudocientífica (como la memoria del agua o el origen emocional de las enfermedades) puede optar al reto y llevarse un millón de dólares (y si no tiene intereses egoístas puede donarlos a la ONG u obra de caridad que mejor le parezca). Ningún Darth Vader ha logrado todavía superar el reto y demostrar que realmente tiene los poderes de Darth Vader.

Científicos y divulgadores del pensamiento crítico y el escepticismo hay muchos. Randi añade ese toque mágico que le permite ver los ardides y estratagemas, las cancamusas, que a los demás se les podrían pasar por alto. Eso es lo que mostró James Randi a finales de los años 70 y principios de los 80 con el Proyecto Alpha. Entrenando a varios Skywalkers en los trucos de magia fue capaz de engañar a comités científicos para que creyeran que tenían auténticos poderes paranormales. Señalaba de esta forma la necesidad no solo de vigilar los controles científicos habituales en el diseño de experimentos contra sesgos y errores típicos, sino también de estar atentos a los engaños puros y duros pero sofisticados de quienes usan el lado oscuro del ilusionismo.

A sus 90 años, James Randi continua en la senda, manteniéndose como ejemplo de honradez, ética y firmeza tanto para magos, como para científicos y público en general. Gracias, maestro, y ¡feliz cumpleaños!

 

Andrés Carmona Campo

Imagen sacada de la portada de la revista El Escéptico nº 37: https://www.escepticos.es/revista/3571

«Un escéptico en mi buzón (2): Isaac Asimov», en el nº 49 de El Escéptico

El número 49 de El Escéptico, la revista para el fomento de la razón y la ciencia, que edita ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, publica la segunda parte de "Un escéptico en mi sillón", en esta ocasión dedicada al gran Isaac Asimov. Se trata de otro de los singulares artículos de filatelia de Luis R. González Manso, cuya colección dedicada a la astronomía, ufología y pensamiento crítico es única en el mundo.

El artículo está disponible en https://www.escepticos.es/node/5933

El número completo puede consultarse en nuestra sección de publicaciones: https://www.escepticos.es/revista/5920 tanto en formato html, como en pdf. Como el resto de números, también se encuentra en el portal ISSU: https://issuu.com/arpsapc/docs/ee_49

Declaración sobre la pseudociencia de La Universidade da Coruña

El Comité de ética de la investigación y la docencia de la Universidade da Coruña (CEID-UDC) ha publicado una declaración de rechazo a la pseudociencia, que ha aprobado el Consejo de Gobierno de la institución.

El documento expone, en primer lugar, los intereses de la institución, que están en relación con la ciencia, la técnica y la cultura. En un segundo apartado expone las razones por la que la pseudociencia no debe entrar en la comunidad universitaria; y por último concluye que la universidad debe garantizar la integridad científica y académica dentro de su ámbito, y excluir la pseudociencia del mismo.

El texto completo, en pdf, se encuentra en https://www.udc.gal/export/sites/udc/investigacion/_galeria_down/comiteetica/CEID-UDC_Declaracion_pseudociencia.pdf_2063069239.pdf

No #Fakemed, iniciativa francesa contra las pseudoterapias

No #Fakemed es una iniciativa creada por médicos franceses contra las pseudoterapias. En su manifiesto, apelan al juramento hipocrático y al código ético de los profesionales de la medicina para llamar la atención de sus colegas en relación a este negocio fraudulento que incluso son subvencionados por el sistema de salud francés.

Además de la abundante información que aportan (en francés), están recogiendo firmas de médicos franceses para reclamar al estado más atención a este problema, y eliminar las pseudomedicinas tanto del sistema de salud como de las universidades.

Más información en fakemedecine.blogspot.com/

También en inglés: fakemedecine.blogspot.com/p/english-version.html

Páginas