Pensamiento crítico

El pensamiento crítico hay que cultivarlo

El Escéptico Digital - Edición 2013 - Número 266

Volver al sumario


Helena Matute

(Artículo publicado originalmente en el diario El Correo).

Helena Matute (@HelenaMatute en Twitter) es catedrática de psicología experimental de la Universidad de Deusto.

El Escéptico: 
autores: 

SERAFÍN SENOSIAÍN: "EL FUTURO DE ¡VAYA TIMO! ES CONTINUAR"

Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Entrevista realizada al responsable de la editorial Laetoli, con motivo del quinto aniversario de la colección "¡Vaya timo!"

Cinco años después de la salida de El creacionismo ¡vaya timo! ¿qué balance hace Laetoli de la que es, sin duda, su colección más popular en el mercado?

El balance es muy positivo. Veo los 14 títulos uno tras otro en una estantería (incluso imagino los 8 siguientes, de los cuales 5 manuscritos ya están aquí), y pienso que estamos construyendo entre todos una especie de Enciclopedia de la superchería. Desde ese punto de vista intelectual me siento satisfecho, y la incorporación de autores de largo recorrido y prestigiosos, como Mario Bunge y Gonzalo Puente Ojea, está proporcionando a la colección prestigio y la atención de nuevos lectores. Cada día que pasa, los vayatimos son más conocidos. De hecho, como dices, es la colección más popular de Laetoli, pero eso sucede ahora, no hace un año o dos. Javier Armentia y yo siempre pensamos que era una colección a largo plazo, que debía encontrar sus lectores uno a uno, por así decir. Pues bien, ya los está encontrando. De todos modos, creo que sus posibilidades son muy grandes, y en ese sentido no ha hecho más que despegar.

De sesudos tratados como los de Gonzalo Puente Ojea y Mario Bunge a distendidos relatos sobre brujas y vampiros, pasando por la incursión en temas "tabú" como la homeopatía, el psicoanálisis o el nacionalismo ¿qué ¡Vaya timo! queda por escribir?

Quedan muchos títulos por escribir y publicar, y de hecho unos cuantos están en preparación. El siguiente título es "Los productos naturales ¡vaya timo!", de J. M. Mulet. Un libro incisivo, irónico y muy documentado. Cuando lleguemos al número 50, entonces podremos mirar hacia atrás y pensar si debemos seguir adelante o parar. Mientras tanto, hay mucho por hacer.

En su momento se criticaron la denominación, el tono (de los títulos que habían salido) y hasta el color de la portada ¿qué se puede decir, un lustro después, de estas críticas?

En algún momento, alguna crítica me hizo pensar si nos habíamos equivocado en alguno de esos detalles (en definitiva, secundarios), pero ahora pienso que no. En mi opinión, la mayoría de los críticos no habían entendido cuál era el objetivo de la colección, que es fundamentalmente didáctico, y está dirigido a los más jóvenes. Otras críticas eran muy subjetivas, muy particulares. ¿Qué a alguno no le gusta el color de las portadas? ¡Qué se le va a hacer! ¿Qué a otros no les gustan las ilustraciones de Ricard Robres? ¡Pues bueno, a otros sí...!

¿Qué puedes contarnos de los últimos títulos que han salido?

Me parece muy importante el último título, "Las pseudociencias ¡vaya timo!", de Mario Bunge, porque de algún modo engloba la colección entera y proporciona también la base filosófica de toda ella. Por otro lado, Bunge es uno de los grandes filósofos en la actualidad, con un público fiel en muchos países. Además, no sólo le ha gustado mucho cómo se ha cuidado y editado su libro, sino que ha hecho comentarios elogiosos de le colección entera ("excelente colección"). De hecho, la relación con Bunge se ha hecho muy estrecha. Él me propuso reeditar y traducir libros suyos y yo le propuse dar comienzo a una 'Biblioteca Bunge', similar a la que tenemos con Darwin. Aceptó encantado, y los dos primeros títulos se publicarán antes del verano en la colección 'Las dos culturas': son las reediciones de "Materialismo y ciencia" y "Pseudociencia e ideología". Bunge ha escrito nuevos prólogos a los dos libros. Otros cinco títulos están en preparación, incluida la traducción de "Matter and Mind". Por cierto, los derechos de "Pseudociencia e ideología", así como los de "Las pseudociencias ¡vaya timo!", Bunge ha querido que sean para ARP-SAPC. Me parece todo un detalle.

Después de todo este tiempo ¿sigue sin haber respuesta desde "el otro lado"?

Hemos visto reacciones de psicoanalistas airados y también de homeópatas molestos... De vampiros y abducidos, todavía no.

¿Cuál es el futuro de la colección?

El futuro es continuar, elegir los títulos con tino, editarlos lo mejor posible, y tratar de enganchar a los medios para que hablen de ella. Como decía antes, las posibilidades son muy grandes y en ese sentido hay que ser ambiciosos. Se puede llegar a mucha más gente de la que se llega hasta el momento, por ejemplo en el mundo de la Enseñanza Secundaria (las bibliotecas, las clases de ciencias). Seguramente hay profesores de ciencias que están leyendo esta entrevista que podrían utilizar alguno de los vayatimos en sus clases. Otros ya lo hacen, y les animo a que lo hagan ellos también. El público objetivo no es sólo el de los escépticos en un pub sino cualquier persona interesada por alguno de los temas. Puestos a soñar, me encantaría, por ejemplo, que se regalara, o vendiera por un precio simbólico, con un periódico de ámbito nacional. No es imposible, pero para ello hay que tener al menos unos 25 títulos... O también que se editara en otros países, por ejemplo en Brasil.

Volver al sumario

ALEJANDRO BORGO: "SE NECESITA ESTIMULAR EL PENSAMIENTO CRÍTICO EN LA EDUCACIÓN". ENTREVISTA CONCEDIDA POR EL AUTOR DEL LIBRO "¡¿

Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Aula Cultural "Radio Campus" de la Universidad de La Laguna

1º. ¿Cómo se afronta la idea de volver a la trinchera de la guerra anti-macanas armado con este libro?

Bueno, hace unos 30 años que estoy en la trinchera, así que no volví. Pero este libro tiene un enfoque diferente en cuanto que no es un ataque al charlatanismo, sino más bien una invitación a reflexionar y a difundir el pensamiento crítico, que no es, como algunos piensan, solamente criticar, sino promover la curiosidad, la creatividad, la capacidad de análisis y el librepensamiento. Y por supuesto, sigue la línea que alguna vez sintetizó Bertrand Russell cuando decía que debemos tener una mente abierta, pero no tanto como para que se nos caiga el cerebro.

2º. ¿A quién va dirigida la obra? ¿A quién se recomendaría su lectura? ¿Es un libro para convencidos o abre una puerta al escepticismo para otras personas?

Si fuera un libro para "convencidos", no lo hubiera escrito siquiera. Va dirigido a la gente que lidia con los hechos y experiencias de la vida cotidiana y a veces se pregunta por qué no le salen las cosas bien. Va dirigido a los docentes y educadores en general, que tienen mayor predilección por las respuestas correctas que por las preguntas correctas. También apunta a aquellas personas que están muy pendientes de lo que opinan los demás, muy pendientes de sí mismas, a aquellos que se sienten abrumados por pensamientos que no tienen que ver con la realidad. Básicamente es un libro que examina las creencias y sus primos: prejuicios, convicciones, juicios de valor, fe y opiniones. Y, quizá lo más importante, invita a pensar y a promover el librepensamiento. Y también pretende establecer una suerte de línea divisoria entre creencia y conocimiento.

3º. Después de tanto tiempo en el ámbito del pensamiento crítico ¿estamos más cerca de alcanzar la meta o esto es un caso perdido?

No creo que sea un caso perdido, aunque debo reconocer que hay un largo camino por recorrer. No me atrevo a hablar de una "meta". Sería demasiado pretencioso de mi parte. Pero, por lo menos es un intento de definir conceptos, mostrar cómo podemos tomar decisiones equivocadas basándonos en sistemas de creencias equivocados. Erradicar una creencia equivocada es una de las cosas más difíciles, sobre todo cuando esa creencia nos reconforta y nos impide ver otras alternativas. También, si lo pensamos de otro modo, podríamos decir que conociendo la realidad, aceptándola y entrenándonos un poco, tenemos mayor probabilidad de tomar decisiones acertadas.

4º. ¿No resulta cansino para el divulgador tener que volver constantemente sobre cuestiones que ya deberían estar superadas? ¿Por qué existe tanta predisposición hacia la creencia por parte de la sociedad?

Si las cuestiones que "deberían estar superadas" no lo están, entonces el divulgador tiene trabajo que hacer. La predisposición hacia las creencias sin base en la realidad está dada por montones de motivos: nos gusta escuchar lo que queremos escuchar, hacemos prevalecer la simpatía que le tenemos a alguien por sobre lo que ese alguien dice, estamos ametrallados por eslóganes promovidos hasta el hartazgo por políticos, economistas, sacerdotes y medios de comunicación. El pensamiento mágico abunda y el sentido común no alcanza. El pensamiento crítico puede ayudarnos a salir del pantano. Es una herramienta poderosa. Y una aclaración: no es la sociedad la que cree, los que creen son los individuos.

5º. ¿Hacia dónde cree que debe encaminar sus pasos la divulgación del pensamiento crítico?

Se necesita estimular el pensamiento crítico en la educación, sobre todo en la educación formal, que sigue siendo conservadora, enciclopédica y autoritaria. Se sigue recurriendo al principio de autoridad, a la tradición, a los ataques ad hóminem, y a otras falacias que vamos aprendiendo a lo largo de la vida, desde que somos niños. La lista es larga, pero podríamos empezar por decir que lo que suena fácil, muy fácil y no requiere esfuerzo alguno, no sirve para nada, excepto para perpetuar la ignorancia o hacernos daño, como las promesas de curanderos, videntes, "médicos alternativos" y políticos demagógicos (perdón por el oxímoron). Por eso hay que estimular la curiosidad y el librepensamiento, enemigos del conformismo y la pasividad estériles.

Volver al sumario

LA CIENCIA Y LA UNIVERSIDAD REIVINDICAN EL PENSAMIENTO CRÍTICO

Edición 2010 - Número 7 (240) - 3 de julio de 2010

Volver al sumario


F. Mayor Zaragoza, F. Fernández Buey y J. Ávila

(Artículo publicado originalmente en el diario El País)

El Escéptico: 

Páginas