ARP-SAPC en la Semana Mundial de la Inmunización

 

El 20 de abril comienza la Semana Mundial de la Inmunización, auspiciada por la Organización Mundial de la Salud. ARP-SAPC aprovechará esta celebración para abrir, dentro de su web www.escepticos.es, un apartado dedicado a aportar información que contrarreste los bulos que inundan internet, y que acusan injustamente a vacunas como la triple vírica de infligir daños graves a la infancia. Con ello, ARP-SAPC aportará, desde la perspectiva del pensamiento crítico, un instrumento para contrarrestar bulos peligrosos, tales como la inexistente conexión entre el autismo y la vacuna triple vírica. La Asamblea de ARP-SAPC de 2013 ha dado su apoyo a esta iniciativa.
 
El acriticismo con que algunas personas aceptan lo que leen en internet  parece heredero de aquella vieja justificación de “lo he oído en la televisión”. Al menos, desde ARP-SAPC podemos aportar unos recursos útiles para quienes hagan una búsqueda aleatoria sobre vacunas en la red.
 
Esta Semana Mundial de la Inmunización, la web de ARP-SAPC pondrá el logotipo de esta iniciativa, y enlazará a él un número pequeño de textos:
 
-         la entrada de Lucas Sánchez en su blog Sonicando, titulada “Si yo fuera padre”. Además de su interés, contiene un número impresionante de enlaces útiles a cuestiones esenciales sobre la vacunación;
 
 
A partir de esta Semana Mundial, ARP-SAPC contará con un espacio desde donde combatir contra una amenaza a la salud pública, basada en un reconocido fraude científico: el artículo del doctor Wakefield en que se vinculaba la vacuna triple vírica con el autismo.

 

Eparquio Delgado, nuevo premio Mario Bohoslavsky

 

EPARQUIO DELGADO, PREMIO MARIO BOHOSLAVSKY 2013

El premio Mario Bohoslavsky, que concede ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, ha recaído este año en Eparquio Delgado, psicólogo clínico (La Orotava, 1979). Eparquio Delgado logró, como delegado de Izquierda Unida, que la coalición aprobara el pasado mes de diciembre en su X Asamblea Federal una resolución de rechazo a la homeopatía y el resto de terapias pseudocientíficas.

Dicha resolución se centra en que la sanidad debe fundamentarse en el método científico y en la evidencia y, por tanto, Izquierda Unida debe defender únicamente las prácticas sanitarias basadas en el conocimiento empírico demostrado. Este  argumento se alinea perfectamente con los objetivos de ARP-SAPC.

El premio Mario Bohoslavsky se otorga a aquellas personas ajenas a la asociación que se han distinguido por impulsar el desarrollo de la ciencia, el pensamiento crítico, la divulgación y la educación científica, y el uso de la razón. La Asamblea de ARP-SAPC, celebrada estos días en Zaragoza, ha considerado el histórico logro de Eparquio Delgado merecedor de este reconocimiento y se felicita por que por primera vez una formación política haya asumido la defensa de un principio tan importante. Sería deseable que otras siguieran su ejemplo.

Madrid, 15 de abril de 2013

Semana Mundial de la Inmunización: Si yo fuera padre

Si yo fuera padre.

 Este texto procede del blog de Sonicando: http://sonicando.com/?p=2118

Posted on 07/06/2011 by sonicando

Si yo fuera padre y tuviera la certeza de que las vacunas son peligrosas no vacunaría a mis hijos. Pero si fuera padre y en mi poder estuviera la salud de mi hijo lo primero que haría sería documentarme profundamente para buscar dichas “certezas”. Me darían igual los comentarios y las habladurías en general. Iría a los datos. Buscaría que es lo que podría hacer dañina a una vacuna. Y seguro que me encontraría  que lo considerado “peligroso” de las vacunas son los excipientes. Entonces me gustaría saber qué son los excipientes y entonces, aprendería que hay tres tipos; conservantes, adyuvantes y aditivos.

Ahí me daría cuenta de que el gran problema, la gran polémica ha recaído sobre los conservantes, en concreto sobre los derivados del mercurio, como el Thimerosal, que se utilizaba en varias vacunas para evitar que se contaminaran las preparaciones con bacterias. También vería que no existe relación entre estos derivados con el autismo, como muchos antivacunas han intentado aleccionarme. También vería que la vida media de estos compuestos no supera una semana en sangre, no toda la vida como dicen “por ahí”.También vería como acto de buen hacer su retirada del mercado “por si acaso” en todas las vacunas posiblesY podría seguir leyendo meses sobre esto hasta quedarme tranquilo.

Aprendería por el camino que los adyuvantes pueden causar efectos secundarios leves, pero que son necesarios para potenciar el efecto de la vacuna. Que los aditivos son sustancias tan normales como azúcares, aminoácidos y proteínas residuales o añadidos para dar estabilidad. Que salvo si uno es alérgico a uno de esos azúcares, aminoácidos o proteínas, no se debe preocupar. Y me creería los datos de los que, cuando tienen el más minimo indicio, advierten, por si acaso.

autores: 

Semana Mundial de la Inmunización: ¿es natural pasar la rubeola, el sarampión y las paperas?

¿Es natural pasar el sarampión, la rubeola y las paperas?

Cuando no se está inmunizado contra ellas, sí.

¿Cómo inmunizarse?

Hay dos vías: una azarosa, que requiere contraer esas tres enfermedades; la otra evita enfermar: se trata de la vacuna trivalente.

Muchos padres no dudan en administrar la vacuna, y evitar a sus hijos enfermedades que causan fiebre y dolores, y que no están libres de riesgos. Haciéndolo así, contribuyen a la meta de la erradicación de tres enfermedades infecciosas. Pero una minoría de padres no vacuna a sus hijos, siguiendo los consejos de los detractores de la trivalente.

¿Cómo nace esta campaña contra la vacuna? Un estudio publicado en la prestigiosa “The Lancet” (y actualmente retirado) establecía una relación causal entre esta vacuna y el autismo. Ese riesgo no está demostrado ni remotamente, y el estudio se considera un ejemplo de fraude científico. Hay también quien afirma que las vacunas contienen mercurio, o que son producto del interés de las empresas farmacéuticas. Entenderemos mejor la situación si consideramos las campañas impulsadas por algunos personajes famosos, así como el prestigio acrítico de que goza lo natural en algunos ámbitos, sin distinguir si lo natural es proteína, virus o bacteria. Incluso se hacen “fiestas”, para que los niños enfermos contagien a los sanos. Se llegan a regalar (¡y a vender!) piruletas lamidas por los niños enfermos para que los sanos las chupen y se contagien.

El eco que los detractores de las vacunas alcanzan en los medios de comunicación han causado una disminución del número de vacunados, un aumento del número de niños enfermos y de los riesgos asociados. Se pone en peligro la salud de bebés que no tienen edad para vacunarse y de adultos no inmunizados. Y se mina la esperanza de poner a esas tres enfermedades en el mismo estante que la viruela: el de las enfermedades erradicadas.

Páginas