Presentación del libro "Economía y Pseudociencia"

El próximo jueves 21 de noviembre, a las 19 h se presentará el libro de José Luis Ferreira "Economía y Pseudociencia", editado por Díaz & Pons.

En el acto, que se celebrará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, intervendrán, además del autor, los economistas Juanjo Dolado y Diego Moreno, y la periodista Patricia Fernández de Lis.

Economía y pseudociencia trata de la ciencia Económica, así como de los usos interesados que en numerosas ocasiones se hacen de ella, más relacionados con las falacias pseudocientíficas que con el estudio de la creación y distribución de los recursos, objeto final de esta disciplina. Con un lenguaje certero José Luis Ferreira acomete la ardua tarea de desenmascarar algunas tendencias imperantes en el debate económico contemporáneo, evidenciando los diagnósticos y las recomendaciones parciales y utilitaristas que en numerosas ocasiones contaminan a la opinión pública.

La entrada es libre hasta completar aforo.

Más información en el blog de José Luis Ferreira.

ARP-SAPC, a favor del derecho a la información, y en contra de la censura a Mauricio-José Schwarz

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, a favor del derecho a la información

El blog "El retorno de los charlatanes", publicado por Mauricio-José Schwarz, no puede ser consultado en su integridad desde España. Google no permite acceder al artículo titulado "El ataque a la educación y las escuelas Waldorf".

 

"El retorno de los charlatanes" está alojado en Blogger, plataforma propiedad de Google. Ha bastado una queja de Triodos Bank para impedir el acceso desde dominios españoles al artículo arriba citado. La política de Google pone a los contenidos publicados en Blogger a merced de terceros, sin opción a defenderse o apelar. No es nuestro Código Penal y por algún concepto contemplado en el, sino la política de contenidos de Google quien limita la libertad de expresión y el derecho a la información.

 

ARP-SAPC halla muy preocupante que se silencie un artículo sobre las inversiones de Triodos Bank en prácticas pseudocientíficas y sobre las vinculaciones de este banco con la antroposofía. Para ARP-SAPC es inadmisible la retirada de publicaciones mediante criterios ajenos a las libertades y garantías establecidas por la normativa nacional e internacional. Google es muy libre de fijar sus normas, Triodos Bank muy dueño de quejarse cuanto guste, y ARP-SAPC más que legitimada para manifestar su grave preocupación por lo que considera un ejemplo de vulneración del derecho de información, sobre todo por tratarse de información referente a sus objetivos societarios. Trasladado al caso de la prensa escrita, una conducta similar habría sido juzgada con gran severidad por la opinión pública.

 

ARP-SAPC tiene el gusto de republicar con permiso el artículo de Mauricio-José Schwarz. Con el único objetivo de contribuir a que no se menoscabe el derecho a la libre información.



Siguen abriéndose escuelas en España regidas por algo que se llama “pedagogía Waldorf”, como “La cabaña del árbol” en Toledo.

Las muñecas sin cara comunes en las escuelas Waldorf. Los niños
tienen prohibido dibujar incluso caritas sonrientes hasta los 7 años.

 

El concepto “pedagogía Waldorf” parece señalar un origen legítimo en las prácticas de esa disciplina, puesto que “pedagogía” es la “ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza”.

Pero no es así. Es un sistema de indoctrinación esotérico, ocultista y producto de las divagaciones de una sola persona, de quien ya hemos hablado aquí al referirnos a la más visible institución perteneciente a su secta: Banca Triodos, el ocultista y médium austriaco Rudolf Steiner.

La “pedagogía Waldorf” es una serie de principios educativos que Rudolf Steiner, fundador de la secta llamada “antroposofía”, dijo haber conocido no estudiando la enseñanza, ni los procesos cognitivos de los niños, ni lo que funciona o no mejor en un aula, sino poniéndose en trance místico y “consultando” de modo clarividente una especie de biblioteca mística universal esotérica de la sabiduría que llamaba “registro akáshico” y que decía que estaba escrito en el “éter”.

Páginas