VIII EEEP Barcelona: Juego de tronos en la política española

 

La octava edición de escépticos en el pub en Barcelona se celebrará el sábado 21 de abril en el local 7sins y estará a cargo de Guillermo López, profesor de periodismo de la Universidad de Valencia y coautor del blog La Página Definitiva.
 
Después de la charla y como es habitual se celebrará una cena en el restaurante Eucaliptus.
 
Más información y formulario para apuntarse en la página de esceptics.com
 
 

¿Necesitas ayuda para montar un evento de escepticismo y ciencia?

Desde ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico hemos desarrollado un programa de ayuda a la organización de eventos que promuevan el escepticismo, el pensamiento racional y la ciencia.

Las ayudas que ofrecemos desde ARP-SAPC pueden ser de diversa índole, desde colaborar con ponentes, simplemente asesoramiento, o hasta un apoyo económico.

etiquetas generales: 

Ciencia y tertulia en Almería

El próximo viernes 13 de abril tendrá lugar la charla del Dr. Jorge Iglesias-Páramo titulada "la vida social de las galaxias", dentro del ciclo Ciencia y Tertulia en el Demodé Bar (Plaza Masnou, Almería).

Jorge Iglesias-Páramo es doctor en Astrofísica por la Universidad Autónoma de Madrid y divulgador científico; y es miembro del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), donde es jefe del departamento de Astronomía Extragaláctica.

La charla comenzará a las 21:30, y la entrada es libre hasta completar aforo.

 

Manifiesto por un estado Laico

MANIFIESTO POR UN ESTADO LAICO*

ARP-SAPC

 

El principal objetivo de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, es difundir el pensamiento crítico en la sociedad. Para que una sociedad sea crítica, es decir, que sus miembros puedan desarrollar y ejercer el pensamiento crítico es indispensable que estos estén libres de coacciones o adoctrinamientos. El más peligroso de los adoctrinamientos es el que puede venir de parte del estado, no faltan ejemplos de estados teocráticos donde el adoctrinamiento se realiza por toda clase de medios, desde la educación a la violencia. Por eso, entendemos que defender y apoyar el laicismo es de vital importancia a la hora de proteger a todos los ciudadanos y su derecho a pensar libremente haciendo uso de su pensamiento crítico.

 

Hablar de la laicidad suele levantar suspicacias, pero entendemos que eso es porque no se ha hecho el esfuerzo necesario en explicar que es laicidad.  En la obra “Ateísmo y laicidad”, Joan Carles Marset explica en que consiste la laicidad de forma breve, clara y concisa:

 

... Laicidad es la garantía de libertad para todos los ciudadanos a profesar sus propias convicciones, sean cuales sean, siempre que éstas sean respetuosas con todos los demás individuos y sus derechos. La laicidad es la única alternativa a la organización clerical y autocrática de la sociedad. En un sentido amplio el concepto de laicidad debe enfrentarse a cualquier forma de comunitarismo dogmático, sea étnico, racial, geográfico, social, político o simplemente circunstancial.

... Para ello el único requisito necesario debe ser el reconocimiento de la tolerancia entendida como “respeto” a la diferencia, como aceptación del hecho diferencial que además de ser plenamente legítimo debe contribuir a enriquecer el debate social, no como algo que hay que sufrir para hacer soportable la convivencia."

 

El laicismo es la defensa de la libertad de conciencia, que es un derecho individual e implica la prohibición al Estado de violentar esa libertad imponiendo un adoctrinamiento concreto (religioso o no religioso), de ahí que tanto vulneren la laicidad las teocracias como los Estados confesionales como los Estados que impongan el ateísmo. 

 

Para defender la libertad de conciencia hay que hacer una separación necesaria entre el ámbito público y el privado. El privado es el que atañe a las conciencias particulares, es el relativo a los valores, creencias, ideas... que tiene una persona y que son válidos para ella misma aunque reconozca que pueden no serlo para otras personas: creer en Dios, creer en la homeopatía, creer en OVNIs, creer que es bueno llegar virgen al matrimonio, creer en el sexo libre... Los contenidos de ese ámbito son inviolables en ese ámbito, es decir, nadie puede obligar a otra persona a que no crea en esas cosas aunque nos parezcan estúpidas desde nuestro punto de vista particular. Pero, al mismo tiempo, nadie puede pretender que los contenidos de su conciencia privada (sus creencias, valores, etc.) tengan que ser obligatorios para toda la sociedad, es decir, no pueden llegar al ámbito público sino estar siempre circunscritos al ámbito privado. 

 

Páginas