Ya está a la venta el escéptico nº 34

Ya ha salido a la venta el nº 34 de la revista El Escéptico, que lleva como tema central un dossier sobre las actividades que ARP-SAPC ha realizado durante el año 2010, y que incluye, entre otros contenidos, la crónica del V Congreso sobre Comunicación Social de la Ciencia, celebrado en Pamplona con gran protagonismo del mundo del escepticismo; además de un análisis de lo que han sido las convocatorias de Escépticos en el Pub y el curso de Ciencia y Pseudociencias  de La Laguna por parte de sus organizadores. Además de una entrevista a Richard Monvoisin, que estuvo de visita por España.

El número se completa con otros interesantes artículos:

*Escalofríos, por Gurutz Lizarrasoro.

*Adiós, amigo, adiós, por Juan Soler.

*Los premios In-nobles 2010, por Arnaldo González Arias.

*La medicina: ciencia o creencia, por Pedro Caba.

*Osteopatía - Quiropráctica, por Jean Brissonnet.

*No sé por qué me enfado, por Claudi Mans.

*La ignorancia es contagiosa. La importancia del pensamiento crítico en la gestión medioambiental, por Ian Woodward.

*Sobre ciencia y los medios de comunicación: Entrevista a Ben Goldacre, por Socialist Worker.

Además, en este número se inauguran dos nuevas series por entregas. En la primera Luis R. González Manso vuelve a deleitarnos con sus sellos de temática ufológica, con "un marciano en mi buzón 2.1". Por otro lado, Antoni Escrig nos trae la traducción de la famosa "enciclopedia de las afirmaciones, fraudes y engaños de lo oculto y sobrenatural" de James Randi.

Puede solicitar El Escéptico nº 34 o cualquier otro número retrasado escribiendo a [email protected]

Comentarios

Sobre lo que dice el Sr. D. Ian Woodward en su artículo “La ignorancia es contagiosa”, aparecido en el nº 34, páginas 54 a 61, Enero-Abril de 2011, de la revista “el escéptico” , publicada por ARP.

El primer párrafo comienza así:
“En 1506 España y Portugal sufrieron el acoso de la Inquisición Española y de la Peste Negra, y alguien tenía que ser culpado por ello. Los convertidos de manera forzosa al cristianismo-los conversos- fueron los principales candidatos.”

De acuerdo con la redacción que aparece en el texto, como no conozco el original espero que la traducción sea fidedigna, el autor nos dice que en 1506
a) España y Portugal sufrieron el acoso de la Inquisición española, y que
b) España y Portugal sufrieron el acoso de la Peste Negra.

Sobre el punto designado b), no tengo nada que decir sino puntualizar: el máximo d ela epidemia se produjo en 1507.

Sobre el punto designado a), es de esperar que el Sr. Woodwaard no nos contagie su ignorancia manifiesta.
Supongo que con su referencia a la España de 1506 el Sr. Woodwaard se refiere a las Coronas de Castilla, Aragón y Reino de Navarra. El problema es que en 1506 los portugueses se consideraban tan españoles como los de Cadaqués, los de Valladolid o los de Málaga. Olvida, o ignora, que en Portugal la Inquisición es de mediados del S XVI, es decir, bastante después de la fecha que menciona. Olvida, o ignora, que lo que él llama “Inquisición Española” nació más de doscientos años después de su establecimiento en Francia e Inglaterra, y que no abarcaba ni el Reino de Navarra ni el de Portugal. Olvida, o ignora, que la conversión no era obligatoria y que se podía emigrar, cosa que como treinta años después no podían hacer los católicos cuyo príncipe se volvía “protestante”, lo que conllevaba el que se convertía en dueño y señor de las propiedades eclesiásticas de sus dominios.

El párrafo que sigue al anterior dice:
“Durante aquellos años una extraña luz fue vista cerca de un crucifijo en un monasterio, y fu promovida por los frailes y tomado por el populacho como un milagro, un claro símbolo de que la iglesia les protegería de los horrores de la plaga. Sin embargo, un individuo, que además era converso, cometió la temeridad de sugerir que aquello puede que no fuera un milagro sino simplemente la luz de una vela, tal vez puesta ahí por los propios frailes. Ante tal blasfemia, los ofendidos feligreses arrastraron al hombre a la calle, le golpearon y le prendieron fuego, acabando con su vida. Alentados por los frailes, los feligreses recorrieron las calles capturando conversos y poniéndoles en piras. Cuando la violencia cesó casi 2.000 conversos habían sido quemados hasta la muerte.”

Leído lo anterior, y teniendo en cuenta que en el artículo no aparece otra referencia, se concluye que el Sr. Woodward:
a) Olvida, o ignora, decir donde tuvieron lugar los sucesos que describe, sucesos que ocurrieron el 19 de Abril de 1506 en el Convento de Santo Domingo de Lisboa.
b) Olvida, o ignora, que en ese tumulto participaron marineros extranjeros, sobre todo flamencos, ósea, holandeses, y que eran del orden de medio millar de personas que se enseñorearon de la ciudad durante tres días, hasta que se pudo restablecer el orden.
c) Olvida, o ignora, que dos de los frailes que iniciaron el tumulto fueron condenados a la hoguera por la justicia real.

Es decir, que España no tuvo nada que ver en ese asunto, que tampoco la Inquisición, puesto que en esas fechas no estaba implantada en Portugal, y que una parte importante del protagonismo la tuvieron ciudadanos extranjeros, la mayoría holandeses.
Creo que el traductor, Borja Robert, podía al menos haber puesto alguna nota aclaratoria al respecto, a no ser que, como decimos aquí que “todo se pega menos la hermosura”, a él se le haya pegado la ignorancia o la mala fe del autor del artículo.

Que pena la pseudohistoria a la hora del día con los escépticos.